Noche de paz… y cine

foto-arthur-christmas-operacion-regalo-9-697

por RAQUEL ORTEGA MARTÍNEZ

Se acerca la Navidad y, junto con los turrones, los villancicos y las obligadas citas familiares, llega también un género cinematográfico que, con mayor o menor acierto, ha ido abriéndose un hueco a lo largo de los años.

Al contrario de lo que se pueda pensar, no todas las películas navideñas son cursis y empalagosas hasta la naúsea, algo que quedará de sobra demostrado en esta pequeña selección de títulos para pasar en el sofá una probablemente soporífera tarde del día de Navidad.

Tenemos para todos los públicos. Para mantener quietos a tus sobrinos un rato. Para entretener a tu madre con una de las de llorar. Para que tu novia no te diga eso de “nunca vemos películas que me gusten a mí”. Para descargar adrenalina con Bruce Willis y de paso confraternizar con tu padre. Para echarte unas buenas risas. Para recordar tu infancia. Para sacar a relucir ese lado gamberro. Incluso las tenemos para cantar.

Simplemente saca la manta, siéntate delante de la tele y disfruta: ya es Navidad.

Una histórica: Joyeux Noël (2005)

Declarar, sin autorización y sin previo aviso, una tregua en mitad de la sangrienta Primera Guerra Mundial para poder celebrar la Nochebuena. Esta cinta basada en acontecimientos reales nos ofrece una historia reconfortante y bienintencionada sobre lo que debería de ser la Navidad en realidad.

 

Una para ver una familia:¡Socorro! Ya es Navidad (1989)

Ah, las desastrosas Navidades de la familia Griswold… todo un clásico. Un estupendo y divertidísimo guión de John Hughes uniendo lo peor de la Navidad (cenas familiares y parientes pesados) con la omnipresente ley de Murphy. Que vuelva Chevy Chase, por favor…

 

Una atípica: La vida de Brian(1979)

Hagamos la vista gorda al incluirla pensando que, al contar una historia ‘religiosa’, bien nos podría encajar en esta lista. Pijus Magníficus y el Frente Popular de Judea lo aprobarían. Y es que La vida de Brian ya forma parte de la cultura popular, lo que la convierte en una película perfecta para cualquier momento y ocasión.

 

Una de acción:La jungla de cristal(1988)

¿Qué sería de la Navidad sin John McClane? ¡Terroristas alemanes! ¡Alan Rickman antes de convertirse en un hombre atractivo (y posteriormente en Severus Snape)! ¡Explosiones! ¡Rascacielos! ¡Un Bruce Willis sudoroso y musculado! Sin duda, la mejor película navideña de la historia del cine. Punto.

 

Una lacrimógena: Qué bello es vivir (1946)

No es Navidad en Yankilandia hasta que no emiten Qué bello es vivir por televisión. Un James Stewart al borde del suicidio, un ángel tratando de ganarse sus alas, un milagro navideño y un clásico de Frank Capra que ha hecho llorar a generaciones y que fue ninguneada en los Oscar a pesar de contar con cinco nominaciones.

 

Una para los pequeños de la casa: Sólo en casa (1990)

¿Quién querría pasar unas Navidades en París con toda la familia pudiendo defender tu casa de los ladrones más torpes del mundo? Con guión de John Hughes y bajo la dirección de Chris Columbus, Macaulay Culkin nos sigue haciendo disfrutar 22 años después. ¡Y quédate con el cambio, sabandija asquerosa!

 

Una para los nostálgicos: Gremlins (1984)

Gremlins encaja un poco en todas las listas de cine posibles: las de películas de terror, las de mejores títulos de los 80, las de cintas de tu infancia, las de cine navideño,… Unos bichos muy monos que al mojarse se multiplican y se hacen malos-malísimos. ¡PUM! Clásico instantáneo. Gracias, Chris Columbus.

 

Un musical: Meet me in Saint Louis (1944)

A pesar de que no es una película estrictamente navideña, sí se ha convertido en un clásico de estas fechas gracias a la preciosa Have Yourself A Merry Little Christmas. Una Judy Garland en la cumbre de su carrera y la buena mano del gran Vicente Minelli nos hacen disfrutar de una historia familiar y optimista.

 

Una comedia romántica: Love actually (2003)

Un reparto más que coral dirigido por el también guionista (y experto en comedias románticas de éxito) Richard Curtis. Deseos, esperanzas y desilusiones pululando en torno a un heterogéneo grupo de personas en los días previos a la Navidad londinense. Taquillazo asegurado. ¿Lo mejor de la película? Bill Nighy, sin duda.

 

Una comedia gamberra: Bad Santa (2003)

¿Odias la Navidad con el ardor de mil soles? Ésta es tu película. Un estafador irreverente, perdedor y pasado de vueltas que intenta robar un centro comercial disfrazado de Papá Noel y ayudado de un enano. No hace falta decir más. El hecho de que el director sea Terry Zwigoff es un plus.

 

Una de animación: Pesadilla antes de Navidad (1993)

Antes de convertirse en fuente de inspiración ilimitada de las góticas pseudo-pijas, Pesadilla antes de Navidad fue la película que contribuyó a revitalizar el cine en stop-motion. Basada en un estupendo relato de Tim Burton, la mezcla de Halloween con la tradición navideña sigue atrayendo tanto a niños como a adultos.

 

Un clásico diferente: Los fantasmas atacan al jefe (1988)

Un RichardDonner post-goonies dirigiendo a Bill Murray en una libre adaptación del clásico de Charles Dickens Un cuento de Navidad. Suena estrambótica, pero en realidad es una película terriblemente divertida. Imperdible ese memorable comienzo con Lee Majors en el taller de Papá Noel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s