Maniac: Como ser el hijo de puta de Elijah Wood

Maniac se ha hecho con total merecimiento con el Premio al Mejor largometraje de la Sección Oficial en el 19º FANT, Festival de Cine Fantástico de Bilbao. La película de Franck Khalfoun (Parking 2) remakea al clásico Slasher de 1980 dirigido por William Lustig en el que un psycokiller asesina mujeres para embellecer sus maniquís.

Khalfoun no está solo. Alexandre Aja le respalda en el guión y en la producción, y eso se nota y mucho. No obstante Aja se encuentra sentado en el trono del terror actual. Ha demostrado su buen hacer con productos propios (Alta tensión) o ajenos (los remakes de Las colinas tienen ojos o Piraña).

Si algo coloca a Maniac por encima de la media del horror actual es su ambientación. Recuerda por momentos al estilo Drive gracias al retrato al volante de una ciudad, acompañado por la excelente banda sonora de Rob, un Kavinsky por momentos. También me vino a la cabeza el retrato urbano que se hace en Shame, el descenso a los infiernos de Michael Fassbender.

La otra carta ganadora de la película es el uso de la cámara en primera persona. Aquí debemos alejarnos del cine y afirmar que su principal fuente es Smack my bitch up, el excelso videoclip del temazo de Prodigy dirigido por Jonas Akerlund.

Los ojos de la cámara son los de su protagonista, un Elijah Wood en estado de gracia que tiene más que ver con Frodo que con Gollum. Da gusto viajar por la noche en la piel de este desequilibrado con trauma infantil que posee en su casa un auténtico museo del horror. En ocasiones parece un remake mezquino de otro título que también vimos hace unas temporadas en el FANT: Lars y una chica de verdad, en el que Ryan Gosling se enamoraba de una muñeca hinchable.

Otra de las películas que tienen parentesco con este Maniac es sin duda El fotógrafo del pánico, por eso de los traumas infantiles y del morbo de ver las cosas desde una cámara, en este caso la de los ojos de Elijah.

maniac cabellera

Los asistentes a la proyección de la película en la sección del lunes noche del FANT aplaudieron entusiastas las primeras cuchilladas de nuestro psycokiller. Es todo lo que un buen espectador de FANT quiere ver: Horror y momentos gore de altura, y además con un gran look. Así de gusto.

Anuncios

Stake land: Tu estaca me suena

El FANT proyectó ayer en la Sala Cúpula del Teatro Campos Stake Land dentro de su sección gratuita. La sinopsis hablaba de vampiros zombies, por lo que dificilmente se podía encontrar un plan mejor para la tarde del martes.

La película de Jim Mickle va directa al grano, sin medias tintas, y en los primeros minutos de metraje ya podemos ver a uno de estos vampiros zombies. Tras vagar por carreteras secundarias de un Estados Unidos apocalíptico tomado por estos seres y por sectas cristianas el filme empieza a tropezar una vez tras otra en los tópicos que hemos visto una y mil veces: Pareja alumno maestro formada por tipo implacable y adolescente huerfano, búsqueda de El Dorado, embarazada, Tipo que va a mear y aparece muerto, malo malísimo que suelta un speaching para dar vida al protagonista… Podría seguir pero tampoco quiero destriparos la peli.

Todo indica que el filme se rodó con un presupuesto ínfimo, pero a pesar de eso la creación de este universo aparte no chirría y la fotografía puede ser lo mejor de la cinta. En ocasiones me vino a la cabeza el Vampiros de John Carpenter, lo cual es bastante bueno. Lo peor es que el filme parece tomarse demasiado en serio por momentos, con una voz en off trascendente, lo cual también juega en contra del resultado.

stake land fant

Es curiosa la visión que aporta el director sobre el cristianismo, al que coloca un nivel por debajo de los vampiros zombies. Esta película hará las delicias del vaticano. El melón que abre con las sectas resulta interesante en un primer momento, pero esa vía no se acaba de explotar.

El guión dibuja personajes completamente estereotipados. El lánguido protagonista tiene menos carisma que un político de nuestro tiempo, mientras que el tipo duro está completamente vacío. No le hubieran venido mal unos cuantos chistes para aderezar su discurso. La troupe de secundarios: Una embarazada, un ex militar, una monja que iba a ser violada… tampoco mejora el cast.

stake land estaca

El apartado musical y sonoro merece un episodio aparte. La banda sonora podría definirse como intimista, más cerca de El Piano que de una peli del género, lo cual en ocasiones resulta ridículo. El otro aspecto que chirría demasiado es el de los efectos sonoros. Ningún disparo suena real. No es que haya oído yo muchos disparos reales, pero parece que los protas van armados con pistolaes de balines. Lo mismo ocurre con las cuchilladas. Aquí lo único que importa es el omnipresente piano.

Lo mejor de Stake Land es que a pesar de su calidad cuestionable se ve con facilidad y los hechos van lo bastante rápidos como para no aburrir. Estamos ante un buen pasatardes zombie vampírico mutante, pero nada nuevo bajo el sol.

In the house of flies: Sawsonite

La noche empezaba bien con los simpáticos y aduladores Gabriel Carrer y Angus McLellan presentando In the house of flies en una Sala 1 de los Golem Alhóndiga que presentaba de nuevo una buena entrada. El título en rosa de la película también daba buenas vibraciones, pero ahí quedo todo.

Y es que cuesta y mucho escribir sobre una película en la que no ocurre nada. Una pareja es secuestrada… Y hasta aquí puedo leer. Días y días de cautiverio en los que un secuestrador sin chispa alguna se comunica vía telefónica con sus secuestrados. De vez en cuando les abre una maleta, de vez en cuando provoca que se intenten matar… Pero nada nuevo bajo el sol.

cartel rosa in the house of flies

Quizá la existencia de títulos como el primer Saw o Enterrado lapiden cualquier posibilidad de triunfo de esta película, que no alcanza unas cotas mínimas de horror, angustia e ingenio. Cualquiera de los dos títulos anteriores son filmes con calidad y una gran capacidad de entretenimiento. En la casa de las moscas no hay ni lo uno ni lo otro.

La verdad es que da pena no poder rescatar nada de este filme áspero y seco, adjetivos que en otros ojos pueden resultar virtudes y que a mi me han provocado indiferencia. Fijaros que la película intenta dar asco provocando que los protagonistas se zampen una rata, y a mi al verla cocinada me ha entrado hambre. En fín, que por no gustar no me está gustando ni esta crítica.

Aún quedan dos días de FANT para remontar el vuelo. Dulces sueños.

FANT en corto internacional 2013

El segundo día del FANT 19 tenía en el FANT en corto internacional a su mayor atractivo. La sesión es todo un clásico, y aunque ha perdido el salvajismo de los tiempos de los cines Ideales, mantiene la fidelidad de público. Por ello la Sala 1 de los Golem Alhóndiga Bilbao puso el cartel de Sold Out en taquilla. Sold Out universal, con Jean Claude Van Damme. Me estaban pareciendo demasiado serias las primeras líneas y tenía que meter un chiste, así con calzador y sin miedo a nada.

EFÍMERA de Diego Modino

En Efímera chocan dos mundos: El del rollo Amelie y el de la mafia del este. Esto me recuerda a que Jeunet dirigió seguidas Amelie y Alien resurrección. Pues imaginaos por un momento que decidiera insertar el mundo de la Tautou en la nave Nostromo. Me estoy desviando, porque el tema no tiene nada que ver con Aliens, pero si con ese realismo mágico y como insertarlo en los sucesos más turbios. El resultado es espectacular. Merece la pena verlo.

 

ZOMBIRAMA de Ariel López V. y Nano Benayón

Zombiarama se sube al carro de la moda zombie para mostrarnos las consecuencias del modo de vida de los No muertos tras una infección. ¿Usarían el coche? ¿El móvil? Parece ser que si… y que las cosas tampoco cambiarían tanto. Dibujos simpáticos para un corto simpático que cumple su función sin descubrir América.

 

EX MIME de Mathijs Geijsjke

Encasillarse es un problema y más si no eres capaz de salir del personaje. Es lo que le ocurre al mimo protagonista de este corto, que tiene que ir a por su hijo a casa de su ex mujer. Una simpática y divertida propuesta que al final se guarda un notable as en la manga.

Lo podeis ver aquí integramente:

 

HOTEL de José Luis Alemán

Vagando por el desiento, un hombre moribundo encuentra un extraño hotel en el que todo es de cartón. Justo antes de perder la fe encuentra una sala con un gran banquete preparado. Como bien sabeis gracias a todos esos cuentos que nos contaron de pequeños… Estos hallazgos suelen tener trampa… Interesantísima dirección artística. El maquillaje me ha recordado mucho a una de las transformaciones de Terrorificamente muertos. El director es José Luis Alemán, que supera con crecer a sus dos largos de La Herencia Valdemar.

 

RUBIK’S CUBE TERROR de Sander Maran

Curiosa aportación al terror estonio en la que un cubo de Rubik se dedica a cazar autoestopistas. Argumento hilarante y de fórmula sencilla pero simpática. Otra pieza digna de un Raimi primerizo.

Lo podeis ver aquí completo:

 

EL ÚLTIMO ONVRE BIBO de Daniel Aguirre y Luna Martín

Olvidaros de Charlton Heston o Will Smith. Lo que encontramos aquí es a una persona normal que debe nos cuenta sus peripecias siendo el último habitante de la tierra. El apocalipsis contado con naturalidad y a modo de falso documental. Las carcajadas de la sala evidencian que el corto conectó y mucho con el público asistente.

 

MARION de Julián Zuazo

Todo aciertos hasta que llegó Marion: El peor corto de la noche y uno de los peores que he visto en los últimos tiempos. 20 minutazos que aburren y cansan, y ya sabeis, este género tiene prohibido aburrir. ¿La historia? Un tipo que disfruta de la realidad virtual… En este caso con una chica informática con sumisión total. Todo el mundo esperaba un giro final, y lo hay, pero es totalmente desafortunado y caducado. Tan poca gracias como hacer un chiste de negros… Los que estuvisteis sabeis a lo que me refiero.

 

LOVE WARS de Vicente Bonet

Dos soldados del imperio viven un amor en secreto. Hasta aquí parece brillante, pero la idea está bastante por encima del resultado final, que mete con calzados el tema del 15m. Un “lo que pudo ser y casi fue”.

Este también lo tenemos íntegro:

 

DOOD VAN EEN SCHADUW de Tom Van Avermaet

Curioso corto nominado al Oscar sobre un fotógrafo cazador de sombras de muerte. Unas gotas de Jeunet y Caro con Steampunk que desembocan en una gran estética. Una pequeña reflexión sobre amor y muerte que da buen resultado, aunque demasiado trascendente para una sesión que hasta entonces había sido más prosaica que lírica.

 

8 de Raúl Cerezo

Con la semilla del diablo como referencia empieza 8, una historia de un siniestro cumpleaños en la que participan rostros conocidos como los de Carmen Ruiz o la televisiva Sonia Ferrer. Mucha niebla y mucha música terrorífica sobrepresenciada, pero la verdad es que me enteré de poco. Da para varias teorías.

 

EL OTRO, de Jorge Dorado

“Ostia Bardem” es lo que piensa uno tras el primer plano de El otro. Pero no, es Hovik Keuchkerian, o sea, Pilar Bardem, o sea no, que vamos, que es un tio que se parece. No sabemos si de ahí el título del corto. Por lo demás… la muy manida trama del hombre lobo, del Jekyll y Hyde, del joder no me acuerdo pero la he liado parda. Se ve venir de lejos…

 

FUGA, de Juan Antonio Espigares

Excelente animación y música de un corto que ya se impuso en Sitges. Por el camino… la evasión, el miedo, la enfermedad… Un vistoso laberinto con música de violines que dejará satisfechos a los amantes del género.

 

La calidad de la sesión fue buena, aunque a partir de la mitad los cortos perdieron capacidad de entretener para trascender y es ahí donde se perdió parte del cachondeo inicial. Un sábado noche de FANT exige sangre, Zombies, desparrame, un monologuista que amenice, un descanso para fumar, charlar o ligar, y directores con chispa que presenten sus obras. Ténganlo en cuenta para futuras ediciones. Rescaten a Flipy y al Sr. Vigalondo para la ocasión y todo lo demás irá rodado.

Quedamos a la espera del ganador votado por el público, que llegará con el Palmarés de la presente edición. Apostamos por El último onvre bibo. ¡¡Larga vida al FANT en Corto!!

Baila para mí, nena

Salma Hayek en abierto hasta el amanecer

Por Raquel Ortega-Martínez

¿A quién no le gusta ver un buen striptease en pantalla grande? Y digo uno bueno, porque lo de Natalie Portman, Penélope CruzJessica Alba fueron ñoñerías. Mientras que, generalmente, las escenas que implican música y desnudo masculino en una película por norma general tienden a incluir un cierto regusto humorístico (el efecto ‘Full Monty’, que lo llaman algunos), los stripteases femeninos sí suelen ser puramente sensuales.

Algunos se han quedado en el tintero por recauchutados (Demi Moore en ‘Striptease‘)  o agresivos (Elizabeth Berkley en ‘Showgirls‘) o pasados de vueltas (Jessica Biel en ‘Powder Blue’), pero aquí está la lista de mis preferidos, de los que me hacen replantearte seriamente mi propia sexualidad.

Advertencia: Como YouTube es un poco mojigato, me temo que vais a tener que confirmar vuestra edad para ver la mayoría de los vídeos que vienen a continuación.

Kim Basinger (‘Nueve semanas y media’, 1986)

La voz rota de Joe Cocker, una fusta, unas esposas, un traje de dos piezas y el escultural cuerpo de una Kim Basinger de 33 añitos. Únicamente hacen falta estos tres ingredientes para fabricar uno de los stripteases más famosos de la historia del celuloide. Reconozcámoslo, la película en sí no tenía ni chicha ni limoná, pero al menos convirtió a Kim Basinger y a Mickey Rourke en dos de los mayores iconos sexuales de los80. La Basinger debió de cogerle gustillo a esto de los stripteases, y si no que le pregunten a Dan Aykroyd.

Jamie Lee Curtis (‘Mentiras arriesgadas’, 1994)

Ya sabíamos que Jamie Lee Curtis tenía un cuerpazo espectacular y un sentido del ritmo fantástico, pero en ‘Mentiras arriesgadas’ nos dejó con la boca abierta a todos. Es el mejor (y más inesperado) striptease visto en la gran pantalla. Punto. De cero a cien en algo más de dos minutos. Cabe mencionar que Curtis se empeñó en traerse su propia lencería de casa para rodar esta ya mítica escena. No me extraña que al pobre Arnold se le cayese la grabadora al suelo de la impresión.

Salma Hayek (‘Abierto hasta el amanecer’, 1996)

Oh, Salma. A pesar de que muchos ya habían visto a Salma Hayek corriendo entre explosiones de la mano de Antonio Banderas en ‘Desperado’, fue ‘Abierto hasta el amanecer la película que dio a conocer esta mexicana chaparrudita y exuberante al gran público de Hollywood. Y de qué manera. ¿Recordáis la cara de bobalicón de Quentin Tarantino durante la archifamosa escena de baile con la serpiente? Dudo mucho que estuviese interpretando en ese momento. Qué mujer, por dios.

Rebecca Romijn (‘Femme Fatale’, 2002)

¿Os acordáis de cuando Brian De Palma hacía buen cine? Sí, ha llovido desde entonces… En fin. Lo de Rebecca Romijn (allá por 2002 todavía Stamos) es más bien un calentón, un ‘ven, que te voy a poner a cien y luego te mando pa’ casa’. Pero oye, al margen de que eso sea un putadón para el pobre que lo sufre, la verdad es que la chica sabe lo que se hace en lo que a quitarse la ropa con estilo se refiere.

Vanessa Ferlito (‘Death Proof’, 2007)

No hay grandes escenarios sexualmente atrayentes en este lap dance. Nada de lencería ni ambientes íntimos. Aun así, una Vanessa Ferlito en chanclas y sin enseñar prácticamente nada consigue dejar a Kurt Russell con esa media sonrisa de “Pero qué mal me lo estás haciendo pasar, nena”. Eliminado del metraje original de ‘Death Proof’, algo que cabreó mucho a Ferlito, afortunadamente podemos disfrutar de este sensual baile en las ediciones posteriores de la película. Nunca The Coasters resultaron más eróticos.

Rose McGowan (‘Planet Terror’, 2007)

Admitámoslo, es más un baile en barra que un striptease, pero, madre mía, Rose McGowan sabe moverse. Se podría decir que no fue una de las escenas preferidas de McGowan durante el rodaje de la película, ya que sufre de misofobia (miedo a los gérmenes) y obligó al equipo de producción a que esterilizasen la barra antes de rodar este bailecito.