Trance: Cine Boylevidable

Curioso lo de Danny Boyle. Tras asistir en dos ocasiones consecutivas a la Ceremonia de los Oscars (Con Slumdog millionaire y 127 horas) uno puede acostumbrarse al cine oscarizable. Con Trance se confirma que no es su caso. No sabemos si sugestionado por un visionado de Origen, Boyle decidió probar suerte en un género desconocido para él: El de los puzzles.

¿De qué va Trance? Un empleado de una casa de subastas de arte participa en el robo de un cuadro de Goya. Durante la operación es golpeado y olvida donde dejó el lienzo. Ante la amenaza de un grupo de delincuentes, una hipnotista le ayudará a recordar lo sucedido.

La película se presenta espectacular con una intro frenética y un Boyle sacando a relucir estilo y presumiendo de montaje, destellos reconocibles a estas alturas de su carrera. Una pena, porque tras esos primeros diez minutos, la trama se estanca y pierde interés progresivamente, y es que a medida que avanza el metraje menos nos importa el desenlace.

trance sin cabeza

Los giros del último tercio rozan lo ridículo. Entre WTF y WTF uno piensa que quizá lo que este viendo es simplemente una película de serie B. La segunda mitad de la función parece una de esas secuelas 4 o 5 del filme que se nos presentaba inicialmente. Se mantiene la esperanza de un final a lo The Game, pero el brillo nunca llega. Por el camino encontramos frases sacadas de @ifilosofia que hablan de la perfección, curioso en un filme tan irregular.

La recreación urbana de los sueños y no sueños de McAvoy están muy lejos de los paraisos oníricos de filmes como la ya mencionada Origen o La Celda. El extravagante uso de la violencia y el sexo separan más a la película de cualquier síntoma de coherencia. A veces hace falta un poco de realismo para inmiscuir al espectador en la trama, aunque se quiera incorporar una tonelada de paranoia posteriormente.

Rosario dawson trance

El trio protagonista: James McAvoy, Rosario Dawson y Vincent Cassell empata a cero, un cero para cada uno. Pero en este caso la culpa es totalmente del entrenador. No se les puede pedir que cumplan cuando sus reacciones en escena no son las que deberian ser. Parece que más que actuando estén simplemente jugando. Eso sí, los fans de la Dawson no se verán decepcionados, y no, no me refiero al plano puramente interpretativo.

Sabes que el puzzle ha funcionado cuando hay un rico debate después de ver una película. Tras Trance solo hay una enumeración de errores. Esperemos que el director de Trainspotting y 28 días después, sus dos mejores obras, recupere el sentido del ritmo para ese Trainspotting 2 del que ya se habla, y que la música electrónica deje paso a nuevos himnos del brit-pop.

Anuncios

Un comentario en “Trance: Cine Boylevidable”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s