Sólo Dios perdona: Violencia y Karaokes

A pesar de haber dirigido ya varias películas, el director Nicolas Winding Refn se enfrentaba con Sólo Dios perdona a su reválida, a un reto similar al de sacar un segundo disco tras arrasar con el primero. Con Drive, su anterior película, no solo consiguió una obra maestra, también creó un icono de nuestro tiempo. Por alguna extraña razón la película me ha recordado a Congratulations, el segundo disco de MGMT.

No voy a negar que mis expectativas eran  altas, no era para menos, pero tras su controvertida acogida entre la crítica sabía que me exponía ante un producto extremo, que levanta amor y odio en cada proyección. Y es que la apuesta Winding Refn ha sido arriesgada, y el director ha optado por la estética en detrimento de la narración.

kristin scott thomas en solo dios perdona

La historia se desarrolla en Thailandia, una historia de violencia y karaokes, de venganza, de familia, aunque se puede decir que la historia es lo de menos. La dirección artística y la fotografía rinden a gran nivel. Calles, pasillos, gimnasios, luces de neón… Y la utilización de la violencia como una de las bellas artes. Lástima que el argumento no esté a la altura.

Refn no capta la realidad, si no una percepción de la realidad en la que las cosas suceden a un ritmo demasiado pausado, como si un exceso de texto pudiera destruir la estética. Así es como la trama desemboca en pesadez y aburrimiento. El director nos muestra los pasos, pero no nos lleva a ninguna parte. Parece que en ocasiones andamos por el desfiladero de David Lynch, pero sin caer por el barranco de la paranoia.

ryan gosling solo dios perdona

Al frente del reparto Ryan Gosling, que en cada gesto da la sensación de no haberse leído el guión, aunque quizá era eso lo que quería el director. La presencia de Kristin Scott Thomas es magnética, pero solo es eso, presencia, porque tanto Scott como Gosling más que actuar, figuran.

Una pena que Sólo Dios perdona no consiga ser una buena película. Nos ofrece el escenario para una gran película, pero no termina de cumplir. La banda sonora espera un Nightcall que nunca llega, y en su lugar nos da interpretaciones vocales del antagonista en un karaoke. Lucen, pero no brillan. A pesar de esto, sigo confiando en que Winding Refn se levante y construya su nueva película desde el guión, con algo más que pájaros y flores.

Anuncios

Woody Allen para principiantes

desmontando a Harry

En mi adolescencia crecí junto a un comentario: “Woody Allen apesta”. Era una época en la que el director estaba mal visto. Intuyo que en gran parte por lo inexplicable de su vida personal. Recordemos que el director se vió envuelto en un escándalo tras romper su relación con Mia Farrow e iniciar una con su hijastra, 35 años menor. Supongo que eso hizo que los detractores se hicieran más detractores, y los que no habían visto nada de él se convirtieron por arte de magia en detractores.

Había visto fragmentos de sus películas, pero lo cierto es que me echaban muy para atrás. Para un fan de Scream era muy extraño ver películas de gente hablando, y al ritmo vertiginoso de Allen. Además hablaba sobre cosas que me importaban una mierda, principalmente porque aún no tenía cultura suficiente para entenderlas.

¿Cómo cambió todo esto? Vi un fragmento de Desmontando a Harry en aquel programa de cine de sábado al mediodía en la 1: “Cartelera”. No se, algo me debió hacer gracia, así que me armé de valentía para verla. El resultado fue contundente: Había visto una obra maestra, es más, me vengo arriba… Había visto una de las mejores comedias de todos los tiempos.

woody allen match point borroso

Tras esto tuve que obligar a mis amigos a hacer una quedada en mi casa, y puedo afirmar que a todos les encantó. Es lo bueno del cine de Allen: hace buenas películas, y además sabe hacer reir.

Fue así como cambió mi percepción, del miedo a la devoción. En ello ayudó mucho Salva, un compañero de la universidad, que me prestó sus clásicos básicos: Annie Hall y Manhattan, que provocaron que definitivamente lo colocara entre los grandes.

Recuerdo ver Match Point en el cine, creo que la primera que vi de Allen sin Allen, y recuerdo la sensación de satisfacción en los créditos, en la difunta y extraña Sala 2 del Capitol de Bilbao. Creo que ha sido esa película la que terminó reconciliar a Allen con el gran público, al margen de los cinéfilos que nunca le abandonaron.

scarlett match pont beso bajo la lluvia

A Woody Allen hay que medirle por la escala Allen. Nunca te hace una película mala, como mucho te hace una de la que se podía esperar más, pero la escala Allen solo funciona entre el 6 y el 10. Es el caso de obras de su etapa menor, como Un final Made in Hollywood o Todo lo demás. La primera brilla por lo descacharrante y absurdo del planteamiento, y demuestra que Allen dirigiría bien hasta ciego. La segunda es un volcado de Allen en un Jason Biggs que venía de American Pie, con el contrapunto de Christina Ricci. Y ya lo dijo Carlos Boyero “No es una obra maestra, no muestra la crema del genio de Allen, pero tiene más inteligencia, gracia, imaginación y personalidad en cada plano que casi todo lo que puede ofrecer el cine actual”.

Se puede decir que mi proceso con Woody Allen ha sido cronológicamente inverso, pues mis últimos acercamientos han sido hacia sus obras primerizas, que tienen mucho del slapstick y menos del Allen verborreico, pero a las que les sobra talento y capacidad humorística: Toma el dinero y corre o La última noche de Boris Gruschenko.

woody la ultima noche de boris gruschenko

A día de hoy se puede decir que ya estoy actualizado. Total, que iba a escribir un top de películas de Woody Allen y he acabado escribiendo mis memorias. En fin… Para hacerlo más esquemático os dejo con mi Top ten:

10. El dormilón (1973)

9. Todo lo demás (2003)

8. La última noche de Boris Gruschenko (1975)

7. Hannah y sus hermanas (1986)

6. Midnight in Paris (2011)

5. Annie Hall (1977)

4. Match Point (2003)

3. Manhattan (1979)

2. Delitos y faltas (1989)

1. Desmontando a Harry (1997)

Películas en las que el espectador no hace pie

peliculas en las que el espectador no hace pie

Entras al cine y buscas tu butaca. Empieza la película, títulos de crédito tal y cual. Minuto diez, hasta aquí todo va bien. A mitad de película te empiezas a dar cuenta de que no te estás enterando de nada. Ninguna de las 5W’s del periódismo  (¿Quién? ¿Còmo? ¿Cuándo? ¿Por qué? y ¿Dónde he dejado las llaves de casa?) se responde en tu cabeza.  Te avergüenzas y decides hacer como si nada, puesto que tu acompañante sigue con atención la trama. “Joder, pero si le cuesta restar con llevadas. ¿Cómo lo está entendiendo? Si hasta estuvo de público en la ruleta de la suerte ¿Será que soy gilipollas? Pero sí una vez acerté una pregunta de Saber y ganar. No puede ser” piensas. Avanza el metraje, os mirais, y ahí es cuando tu acompañante mueve las cejas. Perfecto, tampoco se entera de la fiesta. Suspiras. ¿Te ha pasado esto alguna vez? Este es tu artículo. Hablaremos de películas en las que el espectador no hace pie. Ideales si estás pensando en desconcertar a alguien o quieres tirar del caballo a tu amigo el listillo.

Primer, de Shane Carruth (2004)

primer, viajes en el tiempo

¿Eres licenciado en física por la universidad de Harvard? Estás de Enhorabuena, quizá entiendas algo. ¿Perteneces al pueblo llano? Date por jodido. Después de tres visionados creo que empiezo a pillar de que va el tema, pero solo creo. El director Shane Carruth es matemático, eso se nota, y consiguió finalizar la cinta con un presupuesto low cost de 7.000 dólares La película va sobre unos tipos que crean por error una máquina del tiempo. Y tampoco os puedo contar mucho más porque el nivel del juego es muy dificil. De hecho podeis encontrar en internet infinidad de mapas que puede que os ayuden a entender algo. Sólo puede.

primertimeline

Peliculón, eso sí. Y a partir del cuarto visionado, obra magna.

Mulholland drive, de David Lynch (2001)

mulholland drive, con watts y harring

La primera mitad de esta película, piloto de una serie en origen, pasa sin dificultades. Todo va bien hasta que llegamos a un teatro, vemos a un mago y todo se va a la mierda. Buscando en internet podréis encontrar mil explicaciones, pero Lynch lo tiene claro, su cine es como los sueños, y no hay que buscarle tres pies al gato. No todo tiene por qué seguir una lógica. La película incluye una de las escenas más escalofriantes que he visto en mi vida:

Lynch consiguió con esta película una de las nominaciones a mejor director más marcianas de la historia de los Oscar. Sin duda estamos ante una de las mejores películas de las últimas décadas.

Uncle Boonme recuerda sus vidas pasadas, de Apichatpong Weerasethakul (2010)

El tio boonme que recuerda sus vidas pasadas

¿Os parece dificil el apellido del director? Pues su obra  no se queda atrás. Empieza la película. Una escena, otra, hasta que de pronto… Un ewok se sienta a la mesa. Su puta madre ¿Qué carajo es esto? ¿Se perdió durante el rodaje de El retorno del Jedi? El tema va de reencarnaciones, creo. Aún así el WTF de fantasmas del pasado es lo mejor de la función ¿El resto? Aburre y mucho.

Carretera perdida, de David Lynch (1997)

patricia arquette en carretera perdida

Recuerdo pillarla en el videoclub con 16 años y verla. Recuerdo perderme a mitad de película, tras el encarcelamiento de Pullman. Recuerdo que ahí deje de entender. Así que me la volví a poner… y volvió a pasar lo mismo. Me la pusieron en la universidad… Y la cosa no mejoró… Para el recuerdo quedará la excitante interpretación de Patricia Arquette, y la escalofriante interpretación de Robert Blake, quien tras esta película sería acusado, juzgado y absuelto en el juicio por el asesinato de su esposa, Bonnie Lee Bakley.

Inland empire, de David Lynch (2006)

conejos en inland empire

Comienza con unos conejos que se sientan en el sofá… Eh ¿Hola? Esto es David Lynch ya en nivel avanzado, y durante tres horas. Ojo, que me lo pasé pipa viendo como Laura Dern las pasa putas. Estamos ante otro peliculón. Para los que no tuvieron suficiente se editó More Things that happened, con 76 minutos de material desechado y según su sinopsis momentos como “un fantasma vendiendo un reloj, Laura Dern masturbándose al teléfono o el encuentro de una pareja de prostitutas con un objeto no identificado”. No me digais que no es apasionante.

Holy motors, de Leos Carax (2012)

holy motors limusinas

Al principio pensé que Leos Carax solo quería provocar, pero más tarde me di cuenta de que estaba ante una obra de arte. No en vano es la tercera en el ranking de películas del pasado curso según La vaca de twister. ¿De qué va el tema? Pues seguramente sea un homenaje a la profesión de actor, a esos hombres de las mil caras, pero realmente una película en la que las limusinas hablan es difícil de encajar.

Último capítulo de Twin peaks, de David Lynch (para variar) (1991)

final de twin peaks

No podía acabar este artículo sin esta pequeña trampa, puesto que hablamos ya de un capítulo de una serie. Estaba un verano haciendo Zapping y caí en la reposición de Twin peaks que emitía Cuatro. Tras un par de minutos hipnóticos y de locura decidí ver la serie entera. Es una de las tres mejores series que he visto (con Lost y The Wire) y sin duda mi preferida. La segunda temporada flojeó, pero este capítulo es el más arriesgado que se ha hecho nunca para televisión. La serie comienza con Lynch para principiantes, para convertirse en un Lynch en estado puro. En este final descubrí que ese par de minutos que me llevaron a ver la serie pertenecían a este episodio. Imprescindible.

P.D: Ahora seguro que aparece alguno aplicando “pues yo si que la entendí” a cualquiera de estas obras. Disparen a la cabeza.