Los Juegos del hambre: En llamas. El sinsajo que te trajo.

Jlaw dando caña en en llamas

En 2012, Gary Ross, director de la infravalorada Pleasantville, llevó al cine Los juegos del hambre. Se puede decir que completó un buen trabajo. Sin lucimientos, pero efectivo, creando un buen universo para una saga. El objetivo se vió cumplido gracias a una gran taquilla que convertiría a la película en fenómeno.

Tras desvincularse Ross de la saga, el sustituto elegido para la tarea de dirección fue Francis Lawrence, responsable de trabajos de género como Soy leyenda o Constantine, y de la romántica Agua para elefantes. Hoy podemos decir que fue una elección correcta.

Esta secuela narra las andanzas de Peeta y, sobre todo de Katniss, tras ganar su edición de Los juegos del hambre. Los que se han llenado la boca comparando a la saga con Battle Royale tendrán esta vez que meterse la lengua en el trasero, puesto que la saga adquiere su propia personalidad, basándose sobre todo en una diferencia… Donde la cinta de Fukasaku proponía juego, la de Lawrence propone revolución, algo que ya se intuía en la primera película. Y ojo, que la vaca es muy fan de Battle Royale.

saludo los juegos del hambre

Dejando oriente al margen hay cuatro fuentes visibles de las que bebe el filme. La parte revolucionaria frente al sistema totalitario la adquiere de V de Vendetta. Los agentes de la paz haciendo uso del lanzallamas recuerdan a los bomberos de Farenheit 451, El campo de batalla y su lógica es un Perdidos a pequeña escala, con el espíritu de una obra maestra: El Show de Truman. Todo esto puede considerarse un halago.

Puede que estos juegos no entren en las ligas mayores de sagas (El señor de los anillos, Star wars…) pero posee un as del que carecen las anteriormente mencionadas. el de otorgarle el protagonismo absoluto a una actriz capaz de cargar sobre sus hombros con toda la mitología de la novela: Jennifer Lawrence. Y es que JLaw es de esas actrices sobre las que se puede apoyar una saga entera sin miedo al fracaso. Donde Mark Hamill o Elijah Wood fracasaron, la Lawrence triunfa. No se conforma con estar, porque la actriz tiene capacidad para ser. Cabeza, físico privilegiado y corazón. No le falta nada a esta Katniss, a la que hay que añadirle el plus de ser un arma letal.

Entre los secundarios destacan sobre todo lo demás dos incorporaciones. La primera es la del siempre perfecto Philip Seymour Hoffman, que borda su papel de nuevo hijo de puta al servicio del Presidente encarnado por Donald Sutherland. La otra es una Jena Malone con ganas de dar mucha guerra, y que empieza con una escena subidita de tono en un ascensor. Una bad girl necesaria.

jena malone escena ascensor elevator scene

Los Juegos del hambre: En llamas es una buena película, casi una gran película, pero carece del brillo necesario para alcanzar la excelencia. Apuesta por el oficio y se agarra a él para evitar el patinazo. Quizá darle más pretensiones hubiera acabado con todo. Lo que es incuestionable es su capacidad de entretener. En la sala, tras dos horas y media, nadie parecía querer irse, y todo el mundo espera ansioso Sinsajo: Parte 1 con el brazo en alto mientras imitan el silbido del pájaro. Cuestionable decisión la de separar esa última parte en dos entregas. Esperemos que al menos se mantenga el nivel. Sería un conjunto para el recuerdo. Es esperanzador de cara a Sinsajo que lo que pasa en Panem, fuera del campo de batalla ha mejorado mucho en esta entrega, creando un perfecto equilibrio entre indoor y outdoor.

Espero que a pesar del fanatismo que genera entre los adolescentes esta película haya dejado de verse como un Crepúsculo 2.0. Es cine adolescente, no es lo despiadada que podría ser, pero es cine adolescente de calidad, con las flechas suficientes para cargarse a toda la estirpe de los Cullen.

Anuncios

4 pensamientos en “Los Juegos del hambre: En llamas. El sinsajo que te trajo.”

  1. Hola,

    La primera ya tenía tintes revolucionarios como bien dices. A mí también me encanta ‘Battle Royale’ pero dejando un lado lo de “1,2,3… a matar!” y cierta crudeza de marcado carácter asiático, se intuía una diferencia en el mensaje.

    Me gusta

  2. Tras leer tu articulo, una cuestion se me plantea.
    ¿Has leido el Libro?
    Lo digo por las frases: “La otra es una Jena Malone con ganas de dar mucha guerra, y que empieza con una escena subidita de tono en un ascensor” ya que en el libro se desnuda y es ese echo el que origina la rivalidad con Katniss por querer atraer a Peeta.
    “Apuesta por el oficio y se agarra a él para evitar el patinazo” Creo que la pelicula refleja el libro bastante bien por lo que no entiendo esa frase.

    Un Saludo

    Me gusta

  3. No he leído el segundo libro, por ello he analizado la película como película, no como “adaptación de”. Sobre lo de “Apuesta por el oficio…” me refería a la forma de rodar, no al argumento. Te pongo un ejemplo… El club de la lucha es una adaptación literaria, pero está rodada de una forma muy arriesgada formalmente. Hay adaptaciones que arriesgan más y ganan, como es el caso de Blade Runner. No se si me he explicado bien XD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s