El lobo de Wall Street: Simpatía por el diablo

Film Fall Preview

Al grano. El lobo de Wall Street no solo es una obra maestra, también es la mejor película de Scorsese en los últimos 18 años. Vale, ya he dicho todo lo que tenía que decir en la primera línea, pero bueno ¿de eso va el lead no? Ahora vamos a ver como consigo que sigais manteniendo la atención sin tener que recurrir a chistes de leprosos.

¿Qué hace un leproso tocando la guitarra… Perdón, que me desvío. Scorsese ha adaptado su cine al contexto actual, por ello ha cambiado a los mafiosos, cocodrilos de cloacas, por tiburones de traje y corbata, brokers sin escrúpulos. El elegido para contar en primera persona como nos estafó es Jordan Belfort, un adicto a todo tipo de sustancias, en especial a la más letal: el dinero. Como es de esperar, veremos su ascenso y posterior caída.

No es la primera vez que se ve esto en pantalla. El mismo caso de Jordan inspiró la sencilla pero efectiva Boiler Room (El informador). Incluso Paul Verhoeven utilizó a su Robocop para hacer una sátira del estilo de vida Yuppie vía megacorporaciones. La parte antropológica la toma prestada de la alucinógena Miedo y asco en Las vegas. Scorsese ha tomado el camino del exceso para reirse en la cara del sueño americano. La película encajaría bien en una sesión doble con Dolor y dinero, otro filme sobre hechos reales difíciles de creer. La diferencia entre ellas es que El lobo habla del tengo, tengo, tengo, y la de Bay del quiero, quiero, quiero.

ellobo de wall street escena avión

El lobo de Wall Street es una apisonadora. Tiene la energía de un veinteañero. Cuesta creer que el hombre que la ha dirigido tiene 71 años. El director de Uno de los nuestros o Toro Salvaje vuelve a estar en forma. Sin nada que demostrar, el tio Martin sigue aportando al cine, y que alguien de su talla no haya caído en la tentación de vivir de las rentas es honorable.

Uno de los mayores logros de la cinta es conseguir que el hijo de la gran puta protagonista nos caiga estupendamente. Somos conscientes en todo momento de que Leo no es “el bueno”, pero con sus tácticas de persuasión, el personaje consigue que pasemos por alto todas sus malas artes. A la mierda nuestros valores. A partir del minuto 1 permitiremos toda clase de infidelidades, estafas y traiciones. Pero ojo. He leído comentarios que tildan a esta película de apología de la corrupción y las drogas. Quien piense esto no ha entendido absolutamente nada. Por si acaso Martin Scorsese nos lanza un mensaje antes de abandonar la sala… “No olvideis que estamos ante alguien que utiliza los métodos de un delincuente, ya sea de Queens o de Manhattan”. Antes ya nos había lanzado una pregunta… “¿Prefieres ir en metro toda la vida o ir en yate por un tiempo?”.

el lobo de wall street mujer de dicaprio

Leonardo Dicaprio consigue su Everest gracias su hombre lobo americano en América. Tiene que ser una gozada interpretar a un tipo tan desatado, un sin límites. Incluso se permite el lujo de dirigirse directamente al espectador. Soy muy fan de ese recurso (desde Funny games). Eso sí, también os digo que hubiera pagado un buen puñado de euros por ver a Nicolas Cage haciendo este personaje. En segunda linea encontramos al escudero Jonah Hill, disfrutando sin la contención de su personaje en Moneyball. En el bando policía cumple como siempre Kyle Chandler, el hombre de ley de América. Os diría que también destaca la intervención inicial de Matthew Mcpollas, pero como no me apetece buscar en google el apellido lo pasaré por alto.

Si digo que los Oscars no son serios no digo nada nuevo. No quiero detenerme demasiado en esto pero… ¿Cómo es posible que El lobo de Wall Street no compita en la categoría de Mejor montaje? Es esa sala de edición la que ha creado escenas memorables, bien para explicarnos un colocón o para hacer épica una redada del FBI a ritmo de Simon & Garfunkel. En fin, pocas opciones para la película en el sprint de los Oscars. La Academia es demasiado mojigata. No obstante, estamos ante una seria candidata para película vacuna del 2014.

Antes de que se me olvide… Carne picada.

Anuncios

3 comentarios en “El lobo de Wall Street: Simpatía por el diablo”

  1. Totalmente de acuerdo!
    Cuando vi las tres horas de Jordan Belfort en el cine disfruté como una enana. Sí, lo que hace el protagonista (y por lo tanto el personaje real) está mal, pero el mérito de Scorsese es que sepamos entender por qué hace todo eso, y lo que es mejor, hacernos reflexionar sobre si haríamos lo mismo. Creo que en muchos casos la respuesta a esa pregunta es “sí, ¿por qué no?” y eso es una verdad incómoda para muchos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s