El Soldado de invierno: Algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D.

Tras apostar por el juego aéreo en anteriores partidos, Marvel ha decidido poner la pelota en el piso con El Soldado de invierno, la mejor película Marvel hasta la fecha.

En el punto de partida nos encontramos a un Steve Rogers que ya ha superado el efecto “Los visitantes: No nacieron ayer” de la descongelación. El problema, haciendo referencia al inicio del Hamlet de Wlliam Shakespeare, es que algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D. El Capitán América y la agente Romanoff (Scarlett Johansson) se verán obligados a bajar a las cloacas.

Este cambio de tercio en Marvel se puede definir como valiente. En El soldado de invierno se deja en el laboratorio todo el “yo me lanzas rayos, tú me lanzas rayos” para apostar por las peleas cuerpo a cuerpo. En ese aspecto debemos aplaudir a los directores, los hermanos Russo, que han introducido en la cinta magníficas coreografías de combate.

amazing-espectacular-scarlett-johansson-viuda-negra-romanoff

Y no sólo asistimos a un severo reparto de ostias. En el Soldado de invierno también hay cerebro. La habitual trama de indios contra vaqueros, buenos contra malos, se enreda. Veremos a personajes importantes en peligro y a los protagonistas intentando resolver que se esconde detrás.

También, por primera vez, veremos a la franquicia hablar de política. Se menciona a la crisis, y se critica el exceso de celo en la seguridad post-11M, la gran obsesión americana. Estamos en un momento histórico en el que ese control sobre la población, más que un aliado, puede ser el principal enemigo.  El personaje del Capitán América, encarnación de los valores norteamericanos, se ha vuelto más progresista, y no solo se limita a cumplir ordenes. Ahora tiene ideas propias. Lejos queda aquel tipo que en Los Vengadores le daba propina a Nick Furia.

Una de las grandes carencias de la franquicia es sin duda la ausencia de archienemigos de nivel. El Soldado de Invierno llega para tapar ese vacío. En esta ocasón tenemos la sensación de que El Capitán América se enfrenta a un enemigo peligroso de verdad, a una amenaza letal. Lo confirman las brillantes secuencias en asfalto. Eso sí, no pasamos por alto su parecido con Michael Jackson.

soldado-invierno-michael-jackson

El capitán cumple, en gran parte gracias a la aportación de Scarlett Johansson, que vuelve a interpretar a Natasha Romanoff, la viuda negra. Armada y pelirroja, mejorando lo que vimos en The avengers.

No queremos desvelar demasiado, pero también encontramos guiños maestros en la película y referencias a la cultura popular. Brillante idea la de adaptar por países la lista de “pendientes” del Capitán, que hace que en nuestros cines Camilo José Cela, Rafa Nadal o Heroes del Silencio entren en el debe. ¿Nuestro guiño favorito? El de Saw, como no podría ser de otra manera.

De postre nos esperan dos escenas tras los créditos. Se acerca la Era de Ultrón con Marvel al alza. Las expectativas pasan de altas a muy altas. Esperamos que Whedon pueda ir un paso más allá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s