El Consejero: La avaricia y sus consecuencias

Michael Fassbender, Cameron Diaz, Javier Bardem, Penélope Cruz y Brad Pitt a las órdenes de Ridley Scott con un guión original del escritor Cormac McCarthy. La base de El consejero era espectacular. De vez en cuando Hollywood nos ofrece una de estas películas del género Constelación de estrellas, películas que rara vez funcionan. El consejero no es una excepción. Ya me duele decir esto, porque la película tiene un gran look, pero claro, para hacer un buen regalo no basta con un buen papel de regalo.

El viaje que propone Scott llevará a un abogado a inmiscuirse (Fassbender) en asuntos turbios. Un descenso a los infiernos por elección personal con compañías nada recomendables.

Uno de los grandes fallos de la película es la impaciencia. Nos quiere colar diálogos magistrales desde el primer minuto de película, pero eso no puede hacerse dejando al espectador fuera de juego, necesitamos motivos. El filme echa de menos una buena premisa, una buena base que haga que esas conversaciones, brillantes por momentos, no lleguen a nosotros como palabras vacías. Falta un “que” potente que le de sentido a esas grandilocuentes conversaciones. En este sentido estamos ante una película tremendamente teatralizada.

el-consejero-camisa-javier-bardem

Lo más interesante es sin duda el duelo interpretativo, del que solo sale victoriosa una inmensa Cameron Díaz, de largo lo mejor de la película. Erotismo al servicio de la inteligencia. Consigue que el resto del reparto baile a su son. A Fassbender no le acaba de sentar bien el traje de “víctima”. Como en No es país para viejos, al personaje de Javier Bardem lo recordaremos solo por las pintas. Penélope Cruz interpreta a un florero, y ni en esas cumple, pero quizá el peor parado sea Brad Pitt, un cowboy con pinta de chuloputas del que no no me he creído absolutamente nada. Su caracterización está más cercana a un imitador de Elvis que al tiburón que pretende ser.

No diré que estamos ante un bodrio, porque El consejero aporta hermosas imágenes y contiene una escena de sexo al estilo Cronenberg de Crash que puede dejar satisfechos algunos paladares. Se puede hablar de pelicula fallida, puesto que Scott parece creer que hace una obra maestra, y esa ambición en un veterano merece un aplauso. Es un filme ideal, por ejemplo, para crear debate en una clase de filosofía.

Cameron Díaz en las Bardenas reales

cameron-diaz-bardenas-realesç

el-consejero-bardenas-reales

Una de las primeras escenas, en la que Bardem y Díaz ven cazar a sus leopardos, está rodada en Navarra, concretamente en el Parque Natural de las Bardenas Reales. Alex De la Iglesia ya utilizó este escenario semidesértico para dar vida al Planeta Asturias de Acción Mutante.

accion-mutante-bardenas-reales

También Terry Gilliam pensó allí parte de su frustrada El hombre que mató a  Don Quijote, que podemos ver en el documental su rodaje Lost in La Mancha.

don-quijote-bardenas-reales

El mundo nunca es suficiente o Airbag, el clásico de Juanma Bajo Ulloa, también pisaron las Bardenas reales.

 

Anuncios

Un comentario en “El Consejero: La avaricia y sus consecuencias”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s