Cuando el sinsajo vuela bajo hace un frío del carajo

“Divide y vénceras” dijo Julio César, “Divide y la cagarás” respondió La Vaca de Twister. Nuestros peores temores se han confirmado tras ver Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1. Y es que la trilogía de esta saga adolescente nos estaba habiendo disfrutar… Hasta ahora. Las leyes del mercado mandan, y Hollywood nos ha colado un episodio de 30 minutos hormonado hasta las dos horas. Ya le vimos al amigo Harry Potter partir sus reliquias de la muerte, lo que dañó bastante el resultado final. No había necesidad alguna de rodar esta película. El Sinsajo nunca debió ser guillotinado.

La película comienza donde nos dejó En Llamas, con una Katniss rescatada del concurso y separada de Peetah en los albores de una revolución. El comienzo es prometedor. Nos encontramos en las profundidades terrenales de lo que queda del Distrito 13. Julianne Moore y el difunto Philipp Seymour Hoffman preparan a Katniss para que sea un arma, pero no ese arma letal que demostró ser en los juegos, si no un arma propagandística.

SS_D105-310019.dng

Siempre se ha acusado despectivamente a Los juegos del hambre de ser una saga para adolescentes, afirmación con la que no estoy de acuerdo. Pienso en muchos de los padres que ayer estaban con sus hijas en el cine viendo la película y en todos los elementos adultos con los que pueden disfrutar. LJDH no es únicamente una historia de amor. Habla de los regímenes totalitarios, la manipulación política, el abuso de poder, la socialización del dolor o el uso de la propaganda. Es este último tema el que desarrolla Sinsajo Parte 1. Lástima que a medida que avanza el metraje vaya perdiendo fuerza progresivamente.

El gran problema del filme es que en ningún momento termina de coger altura este Sinsajo. La Lawrence sigue funcionando, y cargando en sus espaldas la película para que no se derrumbe estrepitosamente y aún nos queden ganas de asistir al final de la saga.

sinsajo-yo-soy-espartaco

cressida-sinsajo-parte-1

La acción es sustituida por una tensa calma que en ocasiones cae en el aburrimiento. Vemos escenas que están como colocadas con pegamento de barra a última hora para darle a esta intro entidad de película. Vemos a Katniss cantar, al pueblo empezando la revolución con cierto aroma a Los Miserables, pero en nngún momento se alcanza la épica necesaria. Y el falso final que se nos ofrece nos deja muy lejos de la satisfacción. Salimos de la sala con el estómago vacío.

Solo nos queda agarrarnos a la fe de que la última película pueda volver a el nivel de En llamas, aunque buena parte de el mal ya está hecho. Muy mal Hollywood, muy mal. Entendemos que el cine es un negocio, pero engordar con pienso una franquicia no es bueno para nuestro amado séptimo arte.

The amazing Spiderman 2: The power of love

The amazing Spiderman fue una película irregular que alternaba potentes imágenes del trepamuros entre edificios con un drama demasiado profundo para una película de este tipo. Aún así, su director Marc Webb (500 días juntos) fue reelegido para ponerse al frente de su secuela. Objetivo: Revitalizar una franquicia, que a pesar del carisma del personaje rinde muy por debajo de Los Vengadores o X Men. Un Marvel menor.

¿De qué va?

La película desarrolla el romance entre Peter Parker y Gwen Stacey. De fondo todo lo demás. Un nuevo archienemigo se presenta en sociedad: Electro. También seremos testigos de la decadencia de Harry Osborn.

La primera conclusión es clara: Marc Webb centra la historia de Spiderman en el amor. Un error monumental. ¿Alguien ha comprado alguna vez un comic de Spiderman por la historia de amor que cuenta? Ahora vendrá algún friki y me dirá que sí, pero si eres una persona sin antecedentes penales lo normal es que digas que es por el carisma del personaje, por la acción, por su conflicto interior, por sus peleas con archienemigos… pero no por amor, para eso es mejor una película de Jennifer Aniston.

Resumen de la película:

spiderman-resumen

El segundo gran error es un error de casting. En esta secuela el protagonista finalmente se despeña. Andrew Garfield puede funcionar en su papel de adolescente enrrollado, pero como actor es pésimo. No es que Emma Stone sea una diosa de la interpretación, pero lo devora en cada escena. Tiene toda la chispa de la que carece Garfield ¿No tuvimos suficiente con Tobey Maguaire? Con lo bien que me caía el Spiderman de la serie animada…

electro-spiderman-poder-electro

Aquí no se salva ni el malo de turno. Curioso el caso de Electro, que pasa de desconocer lo que le pasa a dominar por completo su poder en cuestión de segundos. ¿En qué estaría pensando Jamie Foxx al aceptar semejante personaje?.  Atentos a sus lineas de guión. Su frase célebre y malvada es…  “Voy a cortar la luz”. No jodas anda, que a mi se me va un par de veces al día y no me ha pasado nada. Estamos ante una mezcla entre el azul del Doctor Manhattan de Watchmen y la gilipollez del Mr. Freeze de Batman y Robin. De vergüenza ajena.

El guión es uno de los más chirriantes que se han rodado en los últimos tiempos. Todo ocurre sin razón alguna y los cambios de humor de los personajes les lleva a la multipolaridad desenfrenada. Ya sea Spiderman, su novia, su tia, su amigo o su enemigo. Todo está pegado con cinta aislante. Ojo al hallazgo y conversión de la estación de metro abandonada. No tengo palabras. El montaje tampoco se salva. El collage final sobre Gwen es una práctica que creí extinguida.  La BSO solo funciona en los momentos de Electro. Se recurre hasta al típico momento canción romántica. Y la duración… ¿De verdad eran necesarias dos horas y veinte para esto? Os aseguro que en los primeros 50 minutos no sucede nada con fundamento. Realmente nada con fundamente sucede en la película.

El poder de Electro se puede definir como una secuela de transición. En su recta final bien parece un trailer interesante de lo que podemos ver en una tercera película. Parece que aquí deciden incoporar al filme lo que en otras aparece tras los créditos, pero visto lo visto… o cambian mucho las cosas o no leereis en la vaca de twister la crítica de ese tercer capítulo.

edificio-oscorp

En definitiva, estamos ante un bodrio. Una película que va de mal en peor y con la que he tenido la tentación de “pasar hacia adelante”. Desde esta humilde página queremos lanzar una iniciativa para que Marc Webb no siga destrozando a un personaje de la talla de Spiderman. La única forma de salvar esta nueva saga es cambiarlo todo: Director, guionista y  protagonista. Basta ya de este Spiderman repelente.

Interstellar: Una odisea en el tiempo

En unos tiempos en los que solo llegan al cine adaptaciones y el capítulo X de una saga se agradece una película como Interstellar. Christopher Nolan continúa demostrando que se puede realizar cine de autor para las masas, y todo esto en riguroso 2D. Estamos ante una nueva obra maestra de su cine.

Interstellar cuenta la historia de un ex piloto de la NASA metido a granjera por culpa de la devastación del planeta. En ese contexto el protagonista tendrá que elegir entre permanecer con su familia o enrrolarse en una complicada misión que busca un nuevo lugar para la especie humana.

agujeros-negros-interstellar

Esta vez Christopher Nolan se lo ha puesto muy fácil a los detractores en la que es su primera película controvertida. Incluso para mi sería fácil y divertido destrozarla, puesto que estamos ante una película que te obliga a creer en ella. Si no entras en su juego sus soluciones pueden parecer ridículas. De nuevo veremos en infimidad de críticas la acusación de “cine pretencioso” ¿Pero no es esto lo que necesita el cine? Si Tarantino no hubiese sido pretencioso jamás hubiera filmado Pulp Fiction, sin un pretencioso Ridley Scott no hubiera llegado Blade Runner. Eso es lo que necesitamos, directores que intenten en cada película hacer su obra definitiva. No hay motivos para relajarse. El final traerá cola, como ya lo hizo el de las infravaloradas Contact, de Robert Zemeckis o Misión a Marte, de Brian de Palma.

Me apasiona la capacidad de Nolan para responder sus propios enigmas de forma lógica, dentro de la naturaleza de su argumento. Ya lo vimos en Origen, que a pesar de lo extraño de las piezas todas encajaban perfectamente.  Es una expectativa que no cumplió Perdidos, la madre de todos los enigmas. Damon Lindelof prometió mediada la serie que se responderían todas las preguntas, y el final pareció un “Vamonos de aquí que esto empieza a arder”, vamos, que no sabían como acabar y tomaron un atajo. Nolan en cambio no se conforma con generar cuestiones, también se afana en resolverlas. Por algo es el gran arquitecto de nuestro tiempo, en materia cine.

nave-espacial-interstellar

Las influencias son claras. Es evidente que sin la existencia de 2001: Una odisea en el espacio, Interstellar no hubiera sido la misma película. ¿Se puede hacer una película de este tipo sin mirarse en Kubrick? No lo creo. También hay influencias más mundanas. La explicación sobre los agujeros de gusano es exactamente igual a la que hizo Sam Neill en Event Horizon (Horizonte final), la mejor película del comercialísimo Paul Anderson.

En el apartado musical y sonoro Interstellar va sobrada. Hans Zimmer ha vuelto a crear otro monumento compositivo que actua de traje a medida no solo para las imágenes de Nolan, también para lo que el director nos quiere contar. Una auténtica maravilla. La fotografía, como en todo el cine de Nolan, vuelve a tener un papel principal. Es ahí donde mejor podemos apreciar las reminiscencias del mastodonte cinematográfico que crearon Kubrick y Clarke.

matthew-mccanaughey-coche-interstellar

Al frente del reparto un Matthew McConaughey (Juro que he escrito el apellido sin mirar) en el esplendor de su carisma. Parte del éxito de Interstellar radica en su capacidad para hacer de guía en esta compleja trama. Si entiendes las motivaciones de su personaje no es complicado entender la película. El actor brilla con luz propia sobre un cast en el que también encontramos a Michael Caine o Anne Hathaway, entre otros.Que bueno es Nolan guardándose cartas.

La película nos deja una profunda reflexión sobre nuestro papel en el universo y nuestra relación con el planeta. Además crea un inevitable paralelismo con la situación de la ciencia en España, en peligro de extinción tras una atroz política de recortes que ha ejecutado el PP. En el filme sucede algo parecido. Cuando los alimentos escasean la inversión espacial se ve reducida drasticamente, y es relegada a vivir en la sombra. Peligra la única carta que puede salvar al planeta. En la España de hoy se están cerrando laboratorios que investigan enfermedades como el cancer, y eso también puede ser definitivo para nuestro futuro.

traje-espacial-interstellar

Y ya no hace falta que sepais más. Puede que la fascinante Interstellar no guste a todos los públicos, pero lo que es seguro es que no deja indiferente. Ya tengo ganas de volver a disfrutarla, pero eso ya será en el sofá de mi casa cuando sea editada en formato doméstico. Interstellar ya es historia del género, y el tiempo dirá si es también historia del cine.