Birdman (O la inesperada virtud de la ignorancia): Alas sobre Broadway

Birdman comenzó en Cannes una meteórica carrera de premios y reconocimientos que la han llevado hasta la noche de los Oscar, donde parte en primera linea de la parrilla con 9 nominaciones. Quizá por eso nos temíamos otra película del gusto de los académicos, pero al salir del cine respiramos tranquilos. Birdman es otra cosa. De hecho, hacía mucho tiempo que no veía tantos espectadores con cara de poker al terminar una proyección.

Y es que Iñarritu se ha quitado el freno de mano para ofrecernos una película arriesgada, y creo que completamente controvertida. Birdman es fácil de amar, fácil de odiar, pero su esfuerzo por aportar algo diferente es innegable. Quizá le pase factura ahora esa moda crítica de poner a parir y vilipendiar todo lo que oficialmente mola. Ya le pasó (inexplicablemente) a una película que al contrario que esta es cero controvertida, una joya llamada Boyhood.

watts-keaton-birdman

Birdman cuenta la historia de un actor célebre por encarnar a un superhéroe que pretende reconducir su carrera ganándose el respeto del público de Broadway con una obra que además dirige.

Su forma es llamativa, un falso plano secuencia no cronológico que hace uso de la elipsis, Nada que no hayamos visto a estas alturas. Quizá lo más llamativo sea el uso del espacio. Si algo consigue el tandem Iñarritu-Lubezki es llevarnos a la primera linea de Broadway.

Al frente del reparto encontramos a Michael Keaton, que hace una parodia de si mismo (No olvidemos que fue murciélago antes que pájaro). Si bien consigue una buena interpretación, pierde en su duelo con un afilado Edward Norton o una inspirada Emma Stone. Ambos acaban con él en cada escena compartida.

emma-stone-birdman-flores

_AF_6405.CR2

Birdman tiene tantas aristas que os recomendaría huir de toda crítica que incluya verdades absolutas o minimice su mensaje a “Crítica del Blockbuster” o “Crítica de la industria“. Solo hay que ver como el personaje de Emma Stone se cepilla salvajemente al público de “Arte y ensayo”, quizá en un intento de equipararlo al (inexplicablemente) poco respetado gran público, sobre todo por parte de esa (supuesta) élite intelectual cinematográfica. También leereis que estamos ante una crítica a la crítica, cuando la película más bien critica el como se las toman algunos en la profesión, tanto los que viven de las buenas  (Como es el caso de Norton) como los que se azotan con las malas.

Dicho todo esto veo dos cosas que le puedo achacar al filme. La primera es subjetiva, y es que no me ha llegado, no ha conseguido tocarme la fibra. La segunda es más general, y se trata de la ausencia de una premisa potente que hace muchos se tiren del barco del interés. Birdman hipnotiza, pero no te pega a la butaca y te somete a un “¿Qué pasará?”. Esa banda sonora whiplashiana tampoco consigue marcar bien los tiempos, y a veces apunta directamente a la cabeza. Para mi sobraba.

emma-stone-ojos-birdman

En definitiva, estamos ante una peculiar película de esas “que hay que ver”, aunque sea para discrepar, que de ganar en la noche de los Oscar sería una “rara avis” (nunca mejor dicho).  Para mi gusto, una buena película que queda en intento de ser algo más. Aún así me he quedado con ganas de verla otra vez, lo cual ya se puede considerar positivo.

Un consejo, si no la habeis visto aún huid de trailers que os den pistas de su argumento. No hay nada como llegar virgen al cine.

Anuncios

Un comentario en “Birdman (O la inesperada virtud de la ignorancia): Alas sobre Broadway”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s