Nightcrawler: El mercader de Violencia

Nightcrawler se presenta como una película de coche y noche, y por un momento pensé que estábamos ante otra hija bastarda de Drive, pero las dudas se disiparon en cuestión de minutos. Aquí el protagonista se llama sensacionalismo, la crónica de sucesos llevada al límite. Estamos ante unte un filme que empalmaría a Pedro Piqueras.

La película nos cuenta la historia de Lou Bloom, un ladrón de chatarra con aspiraciones de grandeza que encontrará en el periodismo de sucesos un auténtico filón.

En la dirección encontramos a Dan Gilroy, hermano de Tony Gilroy (Michael Clayton) y guionista de The fall (El sueño de Alexandra), Acero puro o El legado de Bourne. Ejecuta una ópera prima prometedora impulsada por la mala hostia.

gyllenhaal-nightcrawler-loco

NIGHTCRAWLER

Jake Gyllenhaal es el encargado de encarnar al gran hijo de puta protagonista, y lo hace magistralmente. Desde el minuto cero vemos su lado psicópata y malrrollista, y no tardamos demasiado en cogerle manía. Inexplicable el ninguneo de la Academia de los Oscars en la que es una de las mejores interpretaciones de su carrera.  Entre el reparto destaca también una recuperada Rene Russo, que encarna a algo muy parecido a Ana Rosa Quintana. El protagonismo material  es para el coche que maneja Gyllenhaal, modelo Challenger SRT8 392, un coche que enamora, y lo digo yo, que estoy muy lejos de ser un friki del motor.

gyllenhaal-nightcrawler-modelo-coche-challenger

nightcrawler-coche-challenger

Nightcrawler es una de esas películas en las que no hay doble lectura, y cuyo mensaje es fácil de interpretar. Critica con dureza el negocio de las desgracias ajenas, del todo vale por un punto de share. De hecho, no hay lugar para los redormientos. Gilroy parece decirnos “Esto es lo que hay, y no va a cambiar”, y razón no le falta. No estamos ante una fábula con moraleja.  No solo los medios salen mal parados, también el ser humano, y esa ambición desmedida de muchos compañeros de especie que crecen pisando a otros, que matan al sherpa cerca de la cima para coger energia comiendose sus restos.

En definitiva, Nightcrawler es una muy entretenida película que avanza libre de moralina por el infierno terrenal, el cotidiano. Que nadie espere realismo, eso si, porque no estamos ante un guión que hile demasiado fino. La trama avanza a veces sin demasiado sentido, pero merece muchísimo transitar su interminable tramo de accidentes, por lo que os la recomiendo encarecidamente. Una película interesante para mostrarle lo que no hay que hacer a futuros estudiantes de periodismo.

Lo mejor: Jake Gyllenhaal desatado.

Lo peor: Algunos agujeros de guión que entierran la verosimilitud.

Anuncios

Un pensamiento en “Nightcrawler: El mercader de Violencia”

  1. Buena recomendación. Esta “The network” pasada de vuelta deberían verla muchos de los que hoy se califican periodistas. Pobre sherpa… Sobresale Jake Gyllenhaal que no ha dejado de escoger guiones arriesgados: Enemy, Prisioneros…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s