Misión imposible: Nación secreta. Ethan Hunt en terreno Bond

vacometro4

La saga Misión Imposible carga tras cinco películas con una mala fama a mi juicio exagerada. Esto quizá se deba a que la franquicia  comenzó con un primer episodio dirigido con acierto por el maestro Brian de Palma al que sucedió una fantasmada extrema dirigida por el hiperbólico John Woo. El cine de espionaje dio pase a un copipasteo de escenas de acción a cual más ridícula. Los episodios 3 y 4 siguieron el camino de la acción de gran estudio, con más éxito que en Mi2 pero sin llegar a enamorar. Ha tenido que llegar el director Christopher McQuarrie (Jack Reacher) para poner a la saga en el lugar cinematográfico que le corresponde.

Misión Imposible: Nación secreta compite con el título de De Palma por ser la mejor película de la saga, y lo hace combinando lo mejor de las secuelas con la esencia de espias old school del primer episodio. Además el filme ofrece momentos que aseguran que la película perdurará, como la antológica secuencia de Turandot en Viena.

mision-imposible-nacion-secreta-ferguson-turandot

Buena parte de la acción transcurre en las calles de Londres. Por un momento he pensado que ibamos a ver un crossover entre Ethan Hunt y James Bond. La verdad es que su presencia, aunque fuera en forma de sombra o de nota en la banda sonora, hubiera sido apoteósica, pero claro, supongo que una maniobra de ese calibre será economicamente inalcanzable.

Nación secreta no alcanza a mi juicio el nivel de la maravillosa Skyfall, pero podría ser el “Casino Royale” de la saga Misión imposible. La película consigue dar mucho más de lo que a priori ofrecía. Sus giros de guión logran mantener el interés y darle un gran contexto lógico a sus espectaculares escenas de acción.

mision-imposible-nacion-secreta-cruise-doble

La película sirve además para reivindicar la figura de Tom Cruise, que a sus 53 años realiza un trabajo físico impresionante. Buen momento el que vive el actor, que tras Oblivion o Al filo de la mañana demuestra que aún puede darnos un trabajo de calidad cada año. Es imposible obviar el trabajo de la guapa y magnética Rebecca Ferguson, que consigue brillar por encima de Cruise en un puñado de escenas de acción, y eso es mucho decir.

Lo peor de la película es sin duda Simon Pegg, otrora actor inspirado en comedia, que ahora solo resulta cargante. No estaría de más que el “sindicato” buscara la manera de darle de baja.

mision-imposible-nacion-secreta-persecucion-motos

En definitiva, estamos ante una película que encantará a los fans de la saga y se meterá en el saco a otros tantos que no lo son o que habían perdido la fe. Una lección magistral de como a hacer un blockbuster y, desde ya, una de las mejores quintas partes de la historia del cine.