Batman v Superman: El amanecer de la justicia. Las heridas del 11S alienígena

vacometro3

Tras El hombre de acero no sabía que esperar de Batman v Superman, pero llegó el 23 de marzo de 2016, la hora de despejar las dudas. La nueva película de Zach Snyder supone un paso adelante para la franquicia, a pesar de ser un filme irregular a todas luces. El director repite con sus aciertos y errores habituales. Quizá el mayor de ellos sea ese intento de ser Nolan, cuando es un terreno que le cuesta. Por momentos funciona la representación casi teatral del conflicto, al igual que El caballero oscuro, este crossover mira por momentos a Eurípides, Sófocles y Esquilo, los grandes de la tragedia griega. Hay frases grandilocuentes, y un reparto ajustado de los protagonismos. En esa primera mitad brilla la figura de Jesse Eisenberg, un Lex Luthor juvenil al que la única pega que podemos ponerle es la existencia del Joker de Heath Ledger, su principal fuente de inspiración. Luthor es el auténtico titiritero de la película.

Quizá la peor parte viene cuando empieza el ruido, en el inevitable estallido del conflicto. En el último tercio podemos afirmar que Batman V Superman es la mejor adaptación hasta la fecha… ¡De Dragon Ball! Esa acción excesiva, que recuerda tanto a Akira como a Transformers, rompe con la senda marcada en la primera hora. Al igual que en El hombre de acero o en la reciente La era de Ultrón, la acción es demasiado destructiva. La megadestrucción es tal, que nos preguntamos… Si Batman y Superman montan todo este cirio… ¿Qué pasará cuando tengamos a la Liga de la Justicia al completo? ¿Nos enteraremos de algo o todo se convertirá en un indigesto bocadillo de hostias? Por suerte, la aparición de Wonder Woman, al fin en la gran pantalla, arregla un poco el desaguisado.

batman-superman-wonder-woman-liga-justicia

Dentro de todo ese océano de destrucción, hay algunas islas más. La banda sonora es todo un acierto. Juntar a Zimmer y Junkie XL le sienta como un guante al filme. La parte onírica, con Snyder en estado puro, es una gozada. Imposible no relacionarla con la batalla nazi de Sucker Punch. Snyder sigue siendo un genio en lo visual.

batman-v-superman-amanecer-justicia-de-la-justicia-sueño-sucker-punch

A pesar de estar ante un producto, hay muchas más capas de las que parece. Por momentos, Batman v Superman es una película decididamente política. Desde el principio se intenta hacer un paralalelismo nada sutil entre Metrópolis y el Nueva York post 11-S. Se nos habla de héroes, y sobre todo de la necesidad de buscar un villano. Superman pasa de ser un bombero del 11-S al mismísimo Osama Bin Laden. Asimismo se habla de racismo. No es casual que Batman visite Ciudad Juarez en uno de los pasajes de la película. En tiempos en los que parece que Donald Trump está a un paso de la nominación republicana a la presidencia de Estados Unidos conviene repasar los peligros del odio al diferente, en este caso al alienígena, que a pesar de haber crecido en una granja de Kansas bien podría ser mexicano. Por no hablar de el juego de deidades y falsos profetas. BvS tiene mucha tela por cortar.

batman-v-superman-falso-dios

Acertada la etiqueta de esa “v” en lugar de “vs” en el título, puesto que el filme funciona mejor como presentación de la liga de la justicia que como mero crossover. Por suerte, la película se guarda unas cuantas cartas en la manga, la mayoría en forma de guiños. Incluso a otras películas, como ese inicial a Excalibur, una película de pesadas armaduras, al igual que la que luce el nuevo batman. También encontramos otros a clásico imperecederos, como King Kong, aunque eso mejor lo vais descubriendo vosotros.

A la salida del cine la balanza cuenta más aspectos positivos que negativos, pero la participación de Snyder en la saga muestra evidentes signos de fatiga. Si el Escuadrón suicida de David Ayer logra un buen resultado quizá sea el momento de hacer un cambio de silla que aporte un cambio de estilo, manteniendo todo lo que funciona. Un nuevo paso en falso de DC podría herir de muerte al proyecto.

Lo mejor: La parte onírica de Batman 

Lo peor: La magnitud de la acción es desproporcionada.

Anuncios

El cuento de los cuentos: Lo bello y lo bestia

vacometro4

El director Matteo Garrone (Gomorra, Reality) ha conseguido con El Cuento de los cuentos algo que no es fácil en 2016: Sorprender. Quizá porque su obra de origen, el Pentamerón de Giambattista Basile (1647) no ocupa el lugar que merece en la historia de la literatura universal. El escritor napolitano se anticipó a los relatos infantiles de Perrault y los hermanos Grimm con un compendio de historietas salvajes que convertían en cuento algunos de los deseos más oscuros del ser humano, o de las oscuras maneras de materializarlos. La película adapta tres de sus cincuenta historias.

Técnicamente El cuento de los cuentos es fascinante. Fotografía, banda sonora, efectos especiales… Todo funciona, aunque la gran protagonista es sin duda la dirección artística, una de las mejores de los últimos años. Todo es perfecto en ese sentido. Por momentos parece un paseo por la Galería de los Uffizi. A pesar de estar rodada en inglés y estar deslocalizada argumentalmente, la película se siente italiana en todo momento. Otro logro de la dirección de Garrone.

rapunzel-el-cuento-de-los-cuentos-vieja-joven

fotografia-castilo-el-cuento-de-los-cuentos

el-cuento-de-los-cuentos-laberinto

El cuento de los cuentos es un filme de contrastes. Alterna pasajes de una belleza embriagadora con momentos que llaman a la nausea. La elegancia y la mugre se dan la mano. Por explicarlo de alguna manera, es como comer en un restaurante de estrella Michelín y que el postre sea una mousse de mierda.

Aunque no estamos ante una película de actores, el casting me ha parecido todo un acierto.  Salma Hayek está espléndida encarnando a una reina dispuesta a vender su alma al diablo por tener hijos. Igualmente brillante la selección de Vincent Cassell como Rey Tirano y pervertido.

Que nadie se confunda, El cuento de los cuentos nada tiene que ver con aproximaciones a los cuentos recientes como Into the woods o Cenicienta. Estamos ante relatos para adultos con varios “WTFs” visuales de mucho nivel. La película explora los límites del deseo humano, abre el mercado del alma y se desmarca del happy end Made in Disney. Habla de lo bello y lo bestia, al igual que The new Raemon en uno de sus temas.

Lo mejor: Su impresionante dirección artística.

Lo peor: 135 minutos son demasiados para estas tres historias. En 100 minutos se podía resolver sin problema.

Trailer en castellano:

El FANTrobia para Can Evrenol asegura Gore en el FANT 22

El director turco Can Evrenol recogerá en el FANT 22 el Premio FANTrobia que el festival otorga a jóvenes promesas del Cine Fantástico y de Terror. La entrega del galardón irá acompañada de la proyección de Baskin, su opera prima. Este título de horror gore fue uno de los grandes removedores de estómagos en la última temporada de festivales. Evrenol pasó por Toronto y Sitges, y obtuvo el Premio al mejor director debutante en el Festival de Austin.

baskin-can-evrenol-fant

Los que ya la han visto hablan de terror psicológico, de un mundo onírico que recuerda al Clive Barker de El señor de las ilusiones y a Jodorowski. El “mal buen rato” parece estar asegurado. Directores como Eli Roth y Richard Stanley ya le han dado su visto bueno. Primer acierto en la programación.

Os recomendamos visitar la sórdida página de la película, que incluye inquietantes galerías de imágenes ¡y una shop que tiene hasta muñecos articulados!

baskin-muñeco-articulado-película

Trailer de la película

Batman v. Superman: Motivos para creer y para perder la fe

En poco menos de dos semanas veremos Batman v. Superman: El amanecer de la justicia, una de las películas más esperadas de los últimos años y la gran baza de Warner y DC para luchar contra el imperio Marvel. El éxito en taquilla está totalmente asegurado, pero… ¿Estará la película a la altura de la expectación generada?

Motivos para creer

  • Al frente de la dirección encontramos a Zach Snyder, responsable de la que es a nuestro juicio la mejor adaptación de un cómic al cine hasta la fecha: Watchmen. El director también acertó en 300 y en su relectura de Dawn of the dead. ¿Por qué no volver a ese nivel de nuevo?
  • La presencia de Wonder Woman (Gal Gadot), por primera vez en una película de acción en vivo, o de un Lex Luthor más joven de lo habitual interpretado por Jesse Eisenberg.
  • Los (posibles) ases en la manga que se guarda Snyder. Todo indica que veremos a Aquaman, The Flash y Cyborg en la película, pero de momento son solo rumores. No les hemos visto en los trailers y ese morbo siempre nos gusta. Quién habla de ases habla de comodines ¿Estará también Joker?
  • El Regreso de Hans Zimmer a la partitura del hombre murciélago tras su impresionante trabajo en la trilogía del Caballero Oscuro. Junkie XL, responsables de la BSO de Mad Max: Furia en la carretera, también están en el proyecto.

Motivos para desconfiar

  • Al frente de la dirección encontramos a Zack Snyder, responsable de El hombre de acero, ganadora del premio “Caca de la vaca 2013” que otorga este blog a la peor película del año. Aunque Snyder evita decir la palabra secuela, no olvidamos que Batman v. Superman es la segunda película del gran proyecto que tiene Warner para DC.
  • Ben Affleck, uno de los peores actores de la actualidad, ha sido el elegido para enfundarse el traje de Batman. Si Christian Bale se lo llega a poner estaríamos mucho más tranquilos. ¿Kilmer por Keaton Episodio 2?
  • Al igual que Civil War, Batman V. Superman es un “sí pero no”. Todos sabemos en que la lucha no es a muerte y ambos sobrevivirán, porque ambos son imprescindibles para la Liga de la Justicia. Tememos un final a lo Disney.
  • Sobredosis de Efectos Digitales. Los trailers que nos han llegado hasta el momento muestran a un Batman CGI en el que no es real ni el traje. Parece que más que a puñetazo limpio el duelo de titanes será a lo Dragon Ball.

Motivos para dudar

  • Los 143 minutos de El hombre de acero no le parecieron suficientes a Snyder. Batman v. Superman durará 151 minutos, una longitud similar a los batmans de Nolan. Si está a ese nivel bienvenidos sean, pero como la cosa vaya mal pueden pesar como una losa.

El 23 de marzo saldremos de dudas. Y vosotros ¿Qué esperáis?

Cien años de Perdón: “Disculpen las molestias, pero esto es la Valencia del PP”

vacometro3

El personaje del “Uruguayo”, interpretado magistralmente por Rodrigo De la Serna, entra en un banco valenciano ataviado con una máscara deportiva, al igual que sus compinches. Una vez allí explica con efusividad y educación a los clientes la nueva situación: “Señores y señoras, disculpen las molestias pero esto es un atraco”. Esa frase, aparentemente simple, refleja muy bien el proceder de los bancos en la España de los desahucios. En traje, con educación, y con la efusividad del vendedor de mercadillo vendieron preferentes durante las vacas gordas. Ese traje y esa educación que en ese pasado reciente era el uniforme de la “confianza” de las entidades bancarias. Con ese mismo look nos ofrecían hipotecas para el coche, para las vacaciones, o como dijo un obrero de la construcción en un Salvados “hasta para irte de putas”. Con ese mismo look convencieron a muchos para “meterse” en la casa que hoy les quitan. Y todo esto a cara descubierta, con el antifaz transparente de la impunidad. La diferencia es que a sus clientes nadie vino a inyectarles dinero cuando lo necesitaron.

Cien años de perdón es la Plan Oculto española. Cierto es que la dirección y la puesta en escena de Daniel Calparsoro está por debajo de la de Spike Lee. Quizá lo que le falta para llegar a ese nivel se ve compensado con la gran radiografía de la España de la corrupción. Proponemos venderla en pack con el otro gran título de robos durante la crisis española, la muy lúcida El mundo es nuestro.

Tampoco resulta casual que la trama se desarrolle en un banco de Valencia, lugar donde el Partido Popular podría considerarse (si no se considera ya) una auténtica organización criminal. Los intentos de los políticos que aparecen en la película para intentar ocultar la mierda se parecen demasiado a los que estos días ha llevado a cabo el PP para blindar a Rita Barberá.

cien-años-de-perdon-secuestro-robo-banco

Además, la película es también el Show del argentino Rodrigo De la Serna, con un personaje para la historia del cine español. Todo carisma. Es como si el Tano Pasman se hubiera pasado a esto de los grandes “negocios”. Esto relega a un segundo plano a Luis Tosar, que aunque sigue teniendo presencia no está a la altura de sus mastodontes papeles habituales. Es un problema que se extiende a todo el ramillete de personajes secundarios, todos demasiado planos, aunque los buenos momentos cómicos del torpe asaltante que interpreta Joaquín Furriel, (una suerte de Jesús Castro) ayudan a que la película no se acabe tomando demasiado en serio a si misma, lo que juega en favor del relato.

cien-años-de-perdon-luis-tosar-escena-rodrigo-de-la-serna

El guión no es perfecto, y quizá se echan en falta algunos de los trucos habituales del cine de robos. La película no va en ningún momento por delante del espectador, como si temiera meterse en más jardines de los que lo hace. Aún así Cien años de Perdón es un muy digno entretenimiento por encima del nivel medio de los títulos americanos que nos suelen llegar en este subgénero. Eso si, si buscas evasión no es tu película, todo lo que sucede en ella está pasando.

La habitación: El terror y sus consecuencias

vacometro3

 

Antes de nada he de aclarar que no he leído el libro en el que se basa La habitación, por lo que nos podemos ahorrar el pobre y cansino debate de “Es mejor el libro que la peli”, “Es mejor el árbol que el libro”, “El mejor la semilla que el árbol”… Las referencias que tengo con este filme es el haber vivido en la época en la que se conocieron dos espeluznantes episodios de secuestro: El protagonizado por Natascha Kampusch y el antagonizado por el Monstruo de Amstettem. Dos sórdidas historias parientes muy cercanas de lo que vemos en La habitación. Y creo que tras estas pinceladas no es necesario aportar más pistas sobre el argumento.

La película es fácilmente divisible es dos partes. La primera alterna momentos luminosos con auténtico terror, mientras que la segunda explora una vertiente de los personajes mucho más psicológica. Sin duda el mejor pasaje del filme se encuentra entre sus dos episodios, unos minutos que llevan al espectador al límite. A partir de ahí la película baja revoluciones, y aunque el interés desciende algún peldaño no termina de desaparecer.

la-habitación-brie-larson-oscar

Brie Larson se ha alzado con merecimiento con el Oscar a la mejor actriz gracias a su papel de madre coraje, pero no es ella la cabeza de cartel interpretativa de la película. Jacob Tremblay realiza una de las mejores interpretaciones infantiles de toda la historia del cine. El joven de 9 años pasará a la historia como el actor que la Academia no se atrevió a nominar para no joderle la noche a Leonardo DiCaprio. De ser finalista tendría un Oscar entre sus juguetes.

La habitación es una buena película, con la única tara de que su nivel medio es bastante inferior al de sus momentos álgidos. Aún así es uno de los filmes subrayados en fosforito de la temporada. Lenny Abrahamson, director de la marciana Frank, demuestra que es capaz de aparcar la locura de su anterior filme para narrar sin estridencias, pero con gran solidez. Hay que verla sí  o sí.

Lo mejor: Su primera mitad

Lo peor: No lograr mantener la intensidad de su primera mitad.