Cien años de Perdón: “Disculpen las molestias, pero esto es la Valencia del PP”

vacometro3

El personaje del “Uruguayo”, interpretado magistralmente por Rodrigo De la Serna, entra en un banco valenciano ataviado con una máscara deportiva, al igual que sus compinches. Una vez allí explica con efusividad y educación a los clientes la nueva situación: “Señores y señoras, disculpen las molestias pero esto es un atraco”. Esa frase, aparentemente simple, refleja muy bien el proceder de los bancos en la España de los desahucios. En traje, con educación, y con la efusividad del vendedor de mercadillo vendieron preferentes durante las vacas gordas. Ese traje y esa educación que en ese pasado reciente era el uniforme de la “confianza” de las entidades bancarias. Con ese mismo look nos ofrecían hipotecas para el coche, para las vacaciones, o como dijo un obrero de la construcción en un Salvados “hasta para irte de putas”. Con ese mismo look convencieron a muchos para “meterse” en la casa que hoy les quitan. Y todo esto a cara descubierta, con el antifaz transparente de la impunidad. La diferencia es que a sus clientes nadie vino a inyectarles dinero cuando lo necesitaron.

Cien años de perdón es la Plan Oculto española. Cierto es que la dirección y la puesta en escena de Daniel Calparsoro está por debajo de la de Spike Lee. Quizá lo que le falta para llegar a ese nivel se ve compensado con la gran radiografía de la España de la corrupción. Proponemos venderla en pack con el otro gran título de robos durante la crisis española, la muy lúcida El mundo es nuestro.

Tampoco resulta casual que la trama se desarrolle en un banco de Valencia, lugar donde el Partido Popular podría considerarse (si no se considera ya) una auténtica organización criminal. Los intentos de los políticos que aparecen en la película para intentar ocultar la mierda se parecen demasiado a los que estos días ha llevado a cabo el PP para blindar a Rita Barberá.

cien-años-de-perdon-secuestro-robo-banco

Además, la película es también el Show del argentino Rodrigo De la Serna, con un personaje para la historia del cine español. Todo carisma. Es como si el Tano Pasman se hubiera pasado a esto de los grandes “negocios”. Esto relega a un segundo plano a Luis Tosar, que aunque sigue teniendo presencia no está a la altura de sus mastodontes papeles habituales. Es un problema que se extiende a todo el ramillete de personajes secundarios, todos demasiado planos, aunque los buenos momentos cómicos del torpe asaltante que interpreta Joaquín Furriel, (una suerte de Jesús Castro) ayudan a que la película no se acabe tomando demasiado en serio a si misma, lo que juega en favor del relato.

cien-años-de-perdon-luis-tosar-escena-rodrigo-de-la-serna

El guión no es perfecto, y quizá se echan en falta algunos de los trucos habituales del cine de robos. La película no va en ningún momento por delante del espectador, como si temiera meterse en más jardines de los que lo hace. Aún así Cien años de Perdón es un muy digno entretenimiento por encima del nivel medio de los títulos americanos que nos suelen llegar en este subgénero. Eso si, si buscas evasión no es tu película, todo lo que sucede en ella está pasando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s