El cuento de los cuentos: Lo bello y lo bestia

vacometro4

El director Matteo Garrone (Gomorra, Reality) ha conseguido con El Cuento de los cuentos algo que no es fácil en 2016: Sorprender. Quizá porque su obra de origen, el Pentamerón de Giambattista Basile (1647) no ocupa el lugar que merece en la historia de la literatura universal. El escritor napolitano se anticipó a los relatos infantiles de Perrault y los hermanos Grimm con un compendio de historietas salvajes que convertían en cuento algunos de los deseos más oscuros del ser humano, o de las oscuras maneras de materializarlos. La película adapta tres de sus cincuenta historias.

Técnicamente El cuento de los cuentos es fascinante. Fotografía, banda sonora, efectos especiales… Todo funciona, aunque la gran protagonista es sin duda la dirección artística, una de las mejores de los últimos años. Todo es perfecto en ese sentido. Por momentos parece un paseo por la Galería de los Uffizi. A pesar de estar rodada en inglés y estar deslocalizada argumentalmente, la película se siente italiana en todo momento. Otro logro de la dirección de Garrone.

rapunzel-el-cuento-de-los-cuentos-vieja-joven

fotografia-castilo-el-cuento-de-los-cuentos

el-cuento-de-los-cuentos-laberinto

El cuento de los cuentos es un filme de contrastes. Alterna pasajes de una belleza embriagadora con momentos que llaman a la nausea. La elegancia y la mugre se dan la mano. Por explicarlo de alguna manera, es como comer en un restaurante de estrella Michelín y que el postre sea una mousse de mierda.

Aunque no estamos ante una película de actores, el casting me ha parecido todo un acierto.  Salma Hayek está espléndida encarnando a una reina dispuesta a vender su alma al diablo por tener hijos. Igualmente brillante la selección de Vincent Cassell como Rey Tirano y pervertido.

Que nadie se confunda, El cuento de los cuentos nada tiene que ver con aproximaciones a los cuentos recientes como Into the woods o Cenicienta. Estamos ante relatos para adultos con varios “WTFs” visuales de mucho nivel. La película explora los límites del deseo humano, abre el mercado del alma y se desmarca del happy end Made in Disney. Habla de lo bello y lo bestia, al igual que The new Raemon en uno de sus temas.

Lo mejor: Su impresionante dirección artística.

Lo peor: 135 minutos son demasiados para estas tres historias. En 100 minutos se podía resolver sin problema.

Trailer en castellano:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s