Archivo de la categoría: Crónicas vacunas

Crónica del 13 de octubre en Sitges: Happy death day, Errementari y Blade of the immortal

Viernes 13 en la 50ª edición del Festival de Sitges. Contra todo pronóstico, una película mainstream made in USA de terror adolescente y bucles temporales, se ha convertido en mi preferida de lo que va de Sitges. Happy death day (Feliz día de tu muerte), de Christopher Landon, es un Atrapado en el tiempo protagonizada por la chica popular de la universidad. La joven despierta una y otra vez en el día de su cumpleaños, una jornada en la que siempre acaba asesinada.

feliz-dia-de-tu-muerte

Ojito, porque puede que estemos ante el Scream de los milennials. La ridícula máscara de Ghostface es traje de etiqueta al lado del Babyface de esta función. Hora y media de referencias sin complejos y música juvenil. Entretenimiento puro. Le deseamos la mejor de las suertes en la taquilla USA. El terror necesita esta clase de fenómenos.

errementari-paul-urkijo

La segunda del día ha sido un golpe de mano ejecutado por Paul Urkijo Alijo, director al que veníamos siguiendo del corto y que ya demostró en El bosque negro su buen hacer en el género de Espada y Brujería. En Errementari, se sirve de la mitología vasca para contarnos un cuento en euskera de herreros y demonios. Una película que lo apuesta todo a la dirección artística para acabar ganado la partida. La película soluciona los problemas de presupuesto con imaginación, aunque a veces se nota que hay más ambición que euros. El herrero Kandido Urania y Uma Brancaglia, la niña protagonista, son dos aciertos totales de casting. En conjunto, una buena opera prima que esperamos que sea el Batman Begins de Urkijo. La primera de muchas.

blade-of-immortal

Para acabar, una carrerita hasta el Retiro para disfrutar de Blade of the immortal, live action del manga homónimo del género de espadazos nipón. La película 100 del prolífico Takashi Miike, que incluso se permite hacer algún guiño autorreferencial en la película a esta cuestión. 140 minutos de amputaciones con tiempos muertos para filosofar al estilo oriental. La película está a años luz de Ichi the killer, Gozu y Audition, pero es una de sus obras más destacadas en los últimos tiempos. Quizá lo más negativo, es que la gran secuencia de la película es la primera de todas. Un largo ‘yo contra el mundo’ con violencia extrema en elegante blanco y negro. A partir de ahí, demasiada repetición por momentos.

 

Que la sala haya recibido a Takashi al grito unánime de “Miike, Miike, Miike” demuestra la importancia de su figura en el microcosmos de Sitges. Estamos ante una leyenda viva.

Anuncios

Crónica del 12 de octubre en Sitges: Survival family, Krotkaya, Stephanie y La piel fría

El sueño se acumula en Sitges. Por eso suele ser importante que la primera película del día no sea un ladrillaco que haga perder la esperanza. No ha sido el caso de la japonesa Survival Family, de Shinobu Yaguchi, una simpática película que sigue los pasos de una familia tras un apagón tecnológico completo.

survival-family-sitges

A pesar de ser comedia, el humor no es su punto fuerte. Lo mejor es su manera de hacer pensar por la vía ligera, y destapar la mentira de que la tecnología une a las personas. Con la ‘obligación’ de comunicarse, veremos que los lazos familiares se vuelven a estrechar. Unos lazos que se van destensando de generación en generación. Disfrazada en ocasiones de película de aventuras, la película consigue además entretener de principio a fin.

A Gentle Creature

Tras ella, tocaba Krotkaya (A Gentle creature), de Sergei Loznitsa, una película que llega a la sección Noves Visions procedente de la Sección Oficial del Festival de Cannes, donde recogió palos y alabanzas a partes iguales. Y contra pronóstico, esta es la mejor película de lo que llevamos de festival. Eso sí, de Festival de Sitges tiene más bien poco. El filme nos hace cómplices del infierno que vive una mujer cuyo deseo es entregar un paquete a su marido encarcelado. Su viaje se convertirá en un frustrante laberinto sin salida poblado por personajes en forma de obstáculo. Cine en estado puro. Cine para interesados en adentrarse en las profundas heridas de la vieja Europa. Y un puñado de buenas canciones a capella que hacen mucho más llevaderos sus 143 minutazos. Su cierre es antológico.

stephanie-sitges

Ya por la tarde, ligera decepción con Stephanie, dirigida por el guionista Akiva Goldsman, responsable de los libretos de Cinderella man, Una mente maravillosa, Tiempo de matar o El cliente. Una vuelta de tuerca al terror con presencia infantil que tras unos potables primeros minutos se va desvaneciendo. Hablamos de Low Cost, pero los FX dejan mucho, muchísimo que desear. Algunas Apps de FX para video en el móvil cantan menos que los del tramo final de esta película. A eso hay que añadir que Goldsman está muy, pero que muy lejos de ser Shyamalan.

la-piel-fria-aura

Por último, turno para La piel fría de Xavier Gens. Una historia de supervivencia en la que lobos de mar se enfrentan a los primos de los masillas. Adaptación literaria de estética Lovecraftiana que destaca especialmente en lo visual y sonoro. A nivel técnico, esta coproducción entre España y Francia está a la altura de cualquier película de Hollywood. Hay que resaltar especialmente el nivel de detalle de la horda de criaturas. Tecnología digital bien utilizada. ¿Lo malo? Problemas de ritmo, reiteraciones y un metraje que acaba resultando pesado. Empieza todo demasiado pronto, y en la última media hora hay signos evidentes de fatiga.

Termina una jornada sin peliculón, pero seguimos disfrutando del ambiente festivalero. Mañana más, y seguramente mejor.

Crónica del 11 de octubre en Sitges: Thelma, Hostile y A day

Primer día en Sitges 2017 para La Vaca de Twister. Jornada de repescas de la Sección Oficial (Thelma y A day) y una francesa de Panorama Fantástico: Hostile.

joaquim-trier-thelma-sitges

Empezamos al mediodia en el Retiro, con el pase de una de las películas más destacadas hasta el momento en la Sección Oficial; la noruega Thelma, de Joaquim Trier. La película empieza en un punto de partida muy similar al que nos mostró Raw (Crudo), con una joven raruna que deja el hogar para empezar la carrera de Biología. La socialización será inevitable, y también el choque frontal entre sus valores cristianos y la vida propia de una adolescente. Estamos ante una versión psíquica de Carrie que recuerda a títulos como Camino, La Vida de Adele, La señal, Requiem (El exorcismo de Micaela) y Chronicle. Todo ello con frío y ritmo propios del cine nórdico. Al dejar la sala cuesta aterrizar, y dar un veredicto claro, pero una vez superada la hora de reflexión hay que decir que Thelma no enamora, pero es una buena película. Lo es por sus ideas y la potencia de sus imágenes. En la parte negativa está esa frialdad. El exceso de contención no le sienta bien a un filme al que nos gustaría haber visto sin corsé.

hostile-sitges-ashworth

IMG_2735

Tras Thelma, una película a priori más ligera en la sección Panorama Fantástico; la francesa Hostile, de Mathieu Turi. En sus primeros minutos parece que vamos a ver un filme similar a Infectados, de los hermanos Pastor, pero pronto muta hacia otra película que pasó por Sitges la pasada temporada: La simpática It stains the sands red, en la que una choni americana era perseguida en el desierto por un zombie. En esta ocasión se nos presenta a una heroína más al uso. Pero lo que parecía iba a ser un survival horror futurista se convierte de pronto y mediante flashbacks en una especie de Pretty Woman, en la que un tipo guapo y forrado recicla a un yonki que tocaba fondo. El drama aumenta en las escenas del pasado, mientras las imágenes del apocalíptico presente se convierten en una mera excusa para presentar la película en el festival de Sitges. Inevitablemente llegan las risas a las butacas, provocadas por un final que aún no se si es ridículo o la mejor forma en la que podría terminar. Poca cosa. Eso sí, destacable la gran interpretación a nivel físico de Brittany Ashworth.

a-day-sitges-cho-sun-ho

Y para terminar, A day, de Cho Sun-ho, la alternativa surcoreana a Atrapado en el tiempo. Una entretenida muestra del subgénero ‘bucle temporal’ que empieza frenética y divertida pero se desinfla en su parte final. Cuenta la historia de un padre disaster atrapado en una bucle que acaba siempre con el atropello (Salvaje y explícito) de su hijo. En su último acto la acción decae y la sus momentos cómicos desaparecen para dar paso al típico tramo moralizante que hace que lleguemos a la meta cansados. Sermones en Sitges no, por favor.

Así con todo, y tras unos mojitos en la playa de Balmins, una gran toma de contacto de un festival que los aficionados al género hacen único. Seguiremos desinformando.

 

FANT 23: FANT en corto internacional

El FANT en corto internacional ha elevado esta edición un peldaño su nivel gracias a una elaborada selección de trabajos que demuestran el buen estado del género más allá del largo. Si tendríamos que resumir los trabajos proyectados en un palabra la tendríamos clara: ORIGINALIDAD.

The bald future, de Paul Cabon (Francia, 2017)

the-bald-future-corto

Una parodia en defensa de los que perdemos pelo que llama a su integración en la sociedad. Habla de la calvicie, pero podría ser aplicable a cualquier característica física que se sale del canon de belleza impuesto. Con lo bonita que es la imperfección… Gran trabajo.

Driven, de Johannes Bachman (Suiza, 2015)

driven-corto

Una mujer huye de su vehículo tras un accidente en una carretera secundaria. Un trabajo que, aunque no se entiende nítidamente, consigue inquietar con su puesta en escena. Nos quedamos con ganas de saber más de su trama. Buena señal.

Fucking Bunnies (Saatanan Kanit), de Teemu Niukkanen (Finlandia, 2017)

fuckin-bunnies-corto

No conseguí conectar con el rollo de este corto finlandés que mezcla death metal y el subgénero ‘nuevos y extraños vecinos’. Aunque por las carcajadas de los espectadores puede ser que quizá fuera el único. Aún así entretenido trabajo, que no es poco. Y muy del gusto del FANT.

Humaine, de Jean-Philippe Alix y Quentin Alix (Francia, 2016)

HUMAINE

El término pretencioso va como anillo al dedo a este corto entre crítico y espiritual que intenta resumir el histórico maltrato que el hombre ha dado a la mujer, para a continuación hacer un llamamiento a la esperanza. Eso y fotos moñas en las nubes.

A Father’s day, de Mat Johns (Reino Unido, 2016)

a-father-day-corto

Lo mejor de este trabajo de temática zombie son precisamente sus extraordinariamente maquillados muertos vivientes. El guión nada que no hayamos visto antes. El amor paterno-filial llevado al campo de los no muertos.

La voce, de David Uloth (Canada, 2016)

la-voce-corto

Una gran ópera en corto con una inquietante idea. La de adquirir la última voz escuchada. Cuando este fenómeno se da en un matadero las consecuencias pueden ser terribles. Un trabajo imperfecto, pero curioso. Absténganse animalistas.

Neron, de Rubin Stein (España, 2017)

neron-corto

Ambientación de diez, y desarrollo digno de un episodio de HBO. Lo cierto es que su desenlace no está a la altura de su magnífica puesta en escena, así que lo dejamos en ‘gran ejercicio de estilo’. El director parece preparado para un largo.

Pussy, de Renata Gasiorowska  (Polonia, 2016)

Pussy-corto

En Pussy, un coño cobra vida y decide buscar el placer por su cuenta. El orgasmo femenino llevado al terreno de la animación, con humor y absurdidad. Trazos ingeniosos en un trabajo original y divertido.

Save, de Iván Sáinz-Pardo (Alemania, 2016)

save-corto

Ya disfrutamos de Save en la Semana de Terror de Donostia. Cortometraje con bebé que juega con una idea sencilla, pero completamente terrorífica. Gran trabajo.

The App, de Julián Merino (España, 2016)

the-app-corto

Para mí, el mejor corto de la noche. Explora los peligros de la iphonización mundial con sentido del humor. Un miniepisodio de Black mirror a la española, con Carlos Areces y un señor de Pontevedra. Her para no hipsters.

Actualización:

LA VOCE se ha alzado con el Premio del jurado, mientras que The App ha conseguido el Premio del Público. 

FANT 23: FANT en corto vasco

Tras la inauguración con Pieles, llegó el momento de mostrar el estado del cine vasco de género. El FANT en corto vasco es una gran oportunidad de detectar el talento que viene.

Bestealdetik, de Mar González Ruiz de Larramendi ·

bestealdetik-fant

Empieza como una película de terror en cabaña, pero Bestealdetik es un auténtico poema en imágenes. Más cerca de la lírica que de la prosa. Una gran reflexión sobre el peso del tiempo y el inevitable final. Mikel Laboa remata la jugada.

Decorado, de Alberto Vázquez

decoradocorto

Estuvimos hace unos meses en la Semana de Terror de Donosti. El desatado público del Festival gritaba en alto Decorado en cada una de las películas. Ahora lo entendemos todo. Decorado es ya una obra magna de la animación absurda. Una auténtica joya.

Nunca pasa nada, de Javier Prieto

20170126115222_foto1

Nunca pasa nada recorre la cola del INEM con una técnica de animación cercana a la de Waking life y A Scanner Darkly de Linkater. Corto de tiempos de crisis, de como vemos la vida pasar sin que nada cambie. Mención especial a su potente banda sonora.

Ihesa, de Alejandro Díaz Castaño

ihesa_foto3-600x336

Empieza como terror con invasión casera, pero no nos muestra hasta el final su verdadera naturaleza. Un trabajo que invita a cierta reflexión y con el que no cuesta demasiado empatizar. Que dura es la rutina.

Bright lights, de María Zabala

Bright-Lights

Más que un cortometraje, un buen videoclip para el tema Molly & Pete de Belako. Funciona a nivel estético, pero su guión no está a la altura de las imágenes.

Precious Moments, de Asier Iza

precious-moments-01

El cortometraje de la noche. Comienza con tono cómico en uno de esos picaderos de carretera secundaria, después se pasa al lado inquietante. El resultado final parece cómico, pero pasados unos minutos te das cuenta de que has visto algo terrorífico. Una original vuelta de tuerca al Christine de Stephen king.

Si la oscuridad nos lleva, de Mikel R. Alonso

SI-LA-OSCURIDAD-NOS-LLEVA

Estamos ante un microretrato de asesino comprimido en un ZIP. Su ambientación resulta inquietante. (Muy) Breve, pero intenso.

Villa Mnemósine, de Rubén Salazar

VillaMnemosine

El corto de más presupuesto de la lista (O eso creemos por su diseño de producción). Una interesante idea que llama a la reflexión. Tiene calidad, pero el FANT no era su lugar.

Ulises, de Aitor Gutiérrez

Ulises-kandido-uranga

Una de las sorpresas de la noche. Un hombre llega a un hotel para ser varios hombres. Un interesante juego de rol cómico para un solo jugador. Si habría un premio al Mejor Actor de este FANT en Corto sería sin duda para Kandido Uranga. Sencillamente lo borda. Además, el cortometraje sirve de homenaje a la profesión de actor

Extático, de Azahara Gómez

Exta--tico

Cortometraje en plano tarantiniano sobre dos guardias forestales y un cadáver. Una vez más, homo homini lupus est. La sorpresa no es tal, y la sangre final resulta demasiado artificial.

Jules D., de Norma Vila

Jules-D.

Empieza tan bien que acaba decepcionando al elegir la vía más ‘gótica’ del relato Un canto de amor a Drácula con un gran look y una dirección prometedora. Lástima que el ‘Qué’ no esté a la altura del ‘Cómo’.

 

FANT2FUN 2015: Wyrmwood y Hunger Z. Como entrenar a tus Zombis

Tras la sesión TROMA del pasado año, asistimos a un nuevo saturday night de FANT2FUN, cita obligada para todo fan de la serie Z. Los protagonistas de este año son los zombies, que tras convertirse en fenómeno gracias a productos como The walking dead o Guerra mundial Z van volviendo poco a poco al fondo del armario, a ser algo minoritario. Pero para los que ya seguíamos las andanzas de George A. Romero o acudíamos al videoclub a alquilar algún título que llevara la palabra zombi (Zombi, Mondo zombi, Mortal Zombi, Yo anduve con un Zombi…) los muertos vivientes siempre estaron y estarán.

Wyrmwood: Como entrenar a tu zombi

wyrmwood-indie-zombi-mad-max

Comenzó la noche con la proyección de Wyrmwood. Que en Oceania saben de zombis lo sabíamos desde que a Peter Jackson se le ocurrió hacer la gran obra maestra del fun gore: la neozelandesa Braindead, tu madre se ha comido a mi perro. No es de extrañar que en la isla de enfrente tomaran buena nota, y la conjugaran con su ideario fantástico. Y en la punta de lanza de todo el género australiano encontramos Mad Max, saga que no podemos obviar al escribir esta crítica.

La premisa es la de siempre. La llegada de un Apocalipsis Zombi une a varios supervivientes. Uno de ellos es Barry, que tras la pérdida de su mujer e hija, intentará salvar a su hermana Brooke, secuestrada por un Mad Doctor.

wyrmwood-mad-doctor

La película me ha dado justo lo que demandaba:  Hora y media de entretenimiento. Wyrmwood me ha hecho disfrutar con los zombies como hacía tiempo. Sí, tiene tópicos, pero también aporta novedades, como ese vínculo entre los zombis y el mundo del motor que tampoco quiero desvelar mucho, y que se presenta como un guiño suicida a la ya mencionada Mad Max. También se añade el tema de la posesión, otro elemento que no recuerdo haber visto  antes.

Aunque tiene elementos de comedia, en su mayoría de la mano del personaje de Benny, no es una película puramente fun gore. Se podría decir que mezcla aventuras, acción, humor y por supuesto… Zombis.

El gran descubrimiento ha sido el de la actriz Bianca Bradey, que interpreta a Brooke, y no lo digo únicamente por su atractivo (que también). Su look de heroína encajaría a la perfección en un reboot de Tomb Raider o Resident Evil.

wyrmwood-fant-brooke-bianca-bradey

zombis-wyrmwood

En definitiva, Wyrmwood es carne fresca para los incondicionales del genero. Si hay secuela tragaremos gustosamente.

Hunger Z: Como entrenar a tu zombi 2

hunger-z-bodrio-zombi

Saqué lo que me queda de orgullo friki, que he decir que es mucho, para afrontar el visionado de la segunda película de la sesión nocturna: El de Hunger Z. La película es tan mala como creía que iba a ser, que va, es peor aún. Quizá Filmaffinity la haya sobrevalorado con el 2,0 que luce acutalmente.

El tema va de zombis japos, o de japos mal maquillados. Uno de los pocos supervivientes es reclutado en una especie de hotel zombi en el que los muertos vivientes cuidan a los humanos como los humanos cuidan al ganado de gran calidad. Les mantienen bien alimentados con un único fin: Que procreen para comerse a sus bebés. Para el virgen protagonista la idea es estupenda.

Leído lo leído alguien puede pensar… Ni tan mal, interesante idea de granja humana… ERROR. El ritmo, la ejecución, el mensaje… Nada funciona, está muy lejos de hacerlo. Los zombis se mueven como mi abuela imitando a un robot, mientras hacen “tik-tik-tik-tik” con la boca. Vergonzante. Cualquiera con una cámara puede hacerlo mejor. Hasta alguien que no haya visto una nunca. Basta con explicar donde están el on y el off, y ya mejorará Hunger Z.

¿Qué si hubo carcajadas? Las hubo, y las definiría como carcajadas de incredulidad antes lo que estábamos viendo. ¿Cómo no las va a haber si veíamos a zombis atacando al grito de “Tortilla” o “hojaldre de chocolate”? Agradezco al festival el darme la posibilidad de ver la que se convertirá con el paso del tiempo en una de las peores películas de la historia del cine.

La reflexión al final la hizo mi amigo Jon Ajuria: “Es mejor que Redneck Zombis (Zombis paletos). Y lo cierto es que tiene razón.

FANT en Corto Vasco 2015: Mejor que nunca

El FANT en Corto Vasco 2015 será recordado como la sesión con más calidad media de cuantos FANT en Corto he visto, y creedme que no he visto pocas. Solo por eso ya hay que dar las gracias a todos los participantes y a las personas encargadas de entregarnos esta maravillosa selección. En lo estilístico predominó el uso de la voz en off sobre cualquier otro elemento. También vimos grandes FX, a pesar de los ínfimos presupuestos. El cine vasco está en muy buenas manos.

El buen mal, de Joaquín Urrutikoetxea

EL-Buen-Mal-fant

vacometro3

Brillante trabajo con voz en off sobre los recuerdos y la imposibilidad de volver a vivirlos. Desconozco las influencias del director, pero su idea final (patrocinada por Black&Decker) me ha recordado a una escena de una de mis películas favoritas, la del taladro en Pi (Fe en el caos).

Tempo Inverso, de Gregorio Muro y Mikel Muro

Tempo-Inverso-1024x434

vacometro3

Tempo inverso cuenta la historia de un hombre con el don de retroceder en el tiempo. Lo que en principio resulta un superpoder pronto se convierte en algo problemático. Este corto de animación  desemboca en un gran mensaje sobre las relaciones paternofiliales. Y lo mejor de todo esto es que la pieza ha sido dirigida por un padre y un hijo.

El bosque negro, de Paul Urkijo Alijo

el-bosque-negro-fant

vacometro3

Paul Urkijo Alijo revolucionó la presentación corriendo de aquí para allá armado con casco, escudo, espada y una épica camiseta del mítico Golden Axe. Su corto estuvo a la altura de su presentación. Espada y brujería a la antigua usanza, y con unos efectos especiales muy competitivos. Un poco de Legend de Ridley Scott y otro poco de Excalibur de John Boorman, aderezado con el metal de los créditos ¿El principio de una gran saga?

A través del espejo, Iván Mena Tinoco

2014_THROUGH_THE_BREAKING_GLASS_shot2-440x175

vacometro3

Interesante trabajo bajo la influencia de la obra de Lewis Carroll. En este caso se mezcla con un accidente y la insistencia de una niña por salvar a su madre. Especialmente trabajada la parte visual, con cierto aroma Timburtoniano. El corto demuestra que con pocos medios se pueden conseguir unos buenos FX.

Magia, de Iker Arce

magia-fant-iker-arce

vacometro4

Breve y brutal. Así podría definir magia, uno de los mejores trabajos de la noche. La dulzura e inocencia de una niña que dibuja una escena familiar es el principio de un viaje. Una linea más sería spoiler.

Viaje a Pies, de Khris Cembe

viaje-a-pies-fant

vacometro3

Un corto de tren y sobre algo que toca de cuando en cuando, un compañero de viaje insufrible. En este caso se trata de uno que apesta. Me ha encantado la animación, esa estética tan de comic y su humor negro y mala hostia.

Homunculus, de Kepa Peñil y Travis J. Flint

Homunculus-1024x683

vacometro2

El WTF stop motion raruno de la noche. Reconozco no estar capacitado para valorar esta “singular” obra. Para mi, una versión tenebrosa de Sonic: The Hedgeog.

Anómalo, de Aitor Gutiérrez

anomalo-fant-ladoire

vacometro3

Estupendo trabajo que engrandecen sus tres experimentados protagonistas: Oscar Ladoire, Paco Sagarzazu y Zorion Eguileor. Pero lo mejor es sin duda el brillante traje “de luces” de Ladoire. Lo demás, una mezcla entre The game y la ventana indiscreta.

Oscar desafinado, de Mikel Alvariño

osacar_desafinado-fant

vacometro4

Se trata de una comedia perfecta de principio a fin durante sus 20 minutos. El cortometraje va sobre lo que puede desencadenar una de esas conversaciones de ” que pasaría si me muero”. El corto consigue entretener y unas buenas carcajadas sin caer en el humor tonto. Barbara Goenaga está excelente en su papel de “Soy demasiado para ti y lo sabes”.

Don Miguel, de Kote Camacho

don-miguel-fant

vacometro3

Con estética Sincitiniana el realizador Kote Camacho nos explica como devolverle la partida a una de las instituciones más malvadas de nuestro tiempo: Los bancos. Un cortometraje astuto.

La Sra. Jesus Mari, de Aitor Arenas

srajesus

vacometro4

Brutal corto sobre los hijos cuarentones y el que pasaría si pierden a esa “ama” que les mantiene en el nido bien alimentados. Nos lo explica el director Aitor Arenas tirando de un humor negro y con un excelso Iñigo Salinero, que encarna a  ese hijo con raya al lado, ropa demodé y bufanda del athletic al cuello. La alternativa arrigorriagatarra a la Sra. Doubtfire.

Fant 2 fun: El vengador tóxico + Zombies paletos. Prueba de resistencia friki

Llego el sábado noche, y con él una de las sesiones más esperadas, la del Fant 2 fun, dedicada a la factoría Troma. La actriz porno Estrella Ramos, más conocida como Sextrella, se encargó de presentar la noche, como embajadora de la Troma que es. En momentos como éste, el Festival echa en falta una barra en la que sirvan alcohol, porque el destete gratuito de la actriz ante un público frío, distante y sereno se convirtió en un extraño suceso.

Tras esto, Lloyd Kaufman, el hombre fuerte de Troma, nos mandó un discurso al estilo Rey de España en navidades, pero con referencias constantes a Bilbao. Un copy paste de serie Z.

El vengador tóxico

vengador-toxico-torres-gemelas
El vengador tóxico ya sabía lo del 11S

La última vez que vi esta película tenía unos 16 años, en mi fase de “Mi género favorito es el gore”. Creo que me tragué todo lo Troma del Videoclub, de Kabukiman a El condón asesino, todo en riguroso VHS. EL 2×1 de las no novedades me llevaba por estos caminos, que le voy a hacer.

La película es tan… tan… tan… tan Troma como la recordaba. La verdad es que entretiene y ofrece unas carcajadas de vez en cuando. No podemos pedir más.  Por si no conoceis la historia… El vengador tóxico cuenta la historia de Melvin, un pardillo que trabaja como friegasuelos en un gimnasio. En la película pasará de ser el blanco de todas las putadas a hacerlas personalmente, por un mundo mejor por supuesto.

He visto algunos detalles con los que no me quedé en mi adolescencia. La putada final a Melvin es un claro guiño a Carrie, de Brian de Palma. Una broma muy pesada. La idea del videojuego sobre puntuación por atropello por viandantes aparece en la película. ¿Casualidad o fuente de inspiración?

Os paso dos fotogramas delirantes del filme. El vengador tóxico echando un pitillo después de echar un kiki con su novia ciega:

vengador-toxico-cigarro-despues

Y el vengador tóxico haciendo el chorra con un cono en la cabeza. ¿Quién no se sintió identificado con esta escena?

vengador-toxico-cono

La Troma nos cuenta la milonga de serie Z, cine cutre y todo eso, pero… ¿No es El vengador tóxico una brillante denuncia del bullying? Y ese Tromaville tan decadente y contaminado… ¿Es la alegato ecologista más importante de los 80? Lamento no poder responderos a ninguna de estas de cuestiones, pero ahí quedan.

Zombies paletos: Una troma pesada

zombies-paletos

Mira que me he tragado mierdas… Pero no recuerdo una experiencia similar en toda mi existencia. Supongo que ver esta película es lo más parecido al LSD que existe. El título engaña, porque los zombies tardan tanto en llegar que perfectamente podría haberse llamado “Paletos paletos”, y aquí incluyo a los actores, guionistas…

A destacar artítsticamente los efectos de la bebida verde (provocadora del desastre) en el organismo, que hace que visualicemos de una tacada todos los filtros del instagram. Una locura de edición que juega con la curva de color, saturación, umbral… Por favor, que alguien la restaure y la convierta a 3D.  Su visionado podría ser muy efectivo en los interrogatorios….

Mención especial al insoportable sonido de la película. En ocasiones se ve el micro en plano. Creo que solo era para dejar constancia de que utilizaron uno. Y yo creo que estaba apagado…

Si hay que darle un premio al mejor figurante iría a parar al pobre niño de dos años que sale comiendo tripas. ¿Qué clase de progenitores permitieron esto? Os lo digo, unos genios. ¿No dicen que los niños tienen que comer de todo?

zombies-paletos-niño

La espantada de público fue progresiva, hasta quedarnos una treintena de valientes hijos de puta. Supongo que, como yo, más de uno estuvo esperando a que pasara alguien a entregarnos el diploma que acreditara semejante logro. Poner que viste Zombies paletos hasta el final podría ser una linea atractiva en un buen curriculum vitae.

Vamos con el mensaje.  Si el vengador tóxico nos hablaba de los peligros de la contaminacion, Zombies paletos nos advierte de los riesgos del alcohol y el tabaco. Aquí quien bebe se transforma en un repugnante zombie, y de la parte del tabaco se encarga un tal “señor tabaco” (o algo así, he intentado expulsar la película de mi memoria) que ya nos habla sin metáforas de los males que provoca fumar.

8 apellidos vascos: Hasta mañana corazones

Por Pilar Berbegal

Nunca pensé que ver a Carmen Machi, alias ‘Ane’, con una cogorza a txakolis me hiciera reír tanto. Tampoco creía que Clara Lago iba a entonar con ese papel. Menos esperaba que después de ver esta película iba a pensar en sus escenas. Quizás porque ‘Ocho apellidos vascos’ es una de esas cintas de las que ni siquiera pierdes tiempo en ver el trailer ni en leer nada sobre ésta, y vas al cine porque todo el mundo va en manada y todos te dicen lo divertida que es, y además hay unas colas para entrar que indican: “esto es un peliculón bien promocionado, hay que verlo aunque solo sea para opinar luego con los amigos”. Así lo hice y no me ha defraudado en absoluto.

Los topicazos nos hacen sonreir, por su simpleza, por su simpatía y porque ante todo, tenemos muchas ganas de reír. Y si no es así, ni pises el cine para ver esta película. Muchos definen la cinta como “un monólogo de hora y media”, pero no podemos quedarnos ahí, ¡para eso no se hace un guión! Hay que exprimir lo que hemos visto y criticar. Sobre todo si has vivido en Euskadi siendo de fuera de Euskadi, porque la película se enfunda, en su casi totalidad, con tópicos de vascos; es más, no te vas a librar de los típicos chistes malos de levantadores de piedras, de su frialdad en las relaciones, de sus posturas políticas y sociales, sus comilonas, y del fútbol como no.

Aunque con menos protagonismo, los andaluces, en concreto los sevillanos, también reciben su dosis de tópicos. Bien es cierto que yo esperaba mucho más protagonismo del carácter andaluz en la cinta, mucho más Rovira en estado puro, pero bueno, esperaremos a la segunda parte, que seguro estará más que pensada.

8apellidosvascos-padre-hija-clara-lago-karra-elejalde
‘Ocho apellidos vascos’ me ha traído de nuevo a esa hoja de pros y contras que hice antes de irme a estudiar a Euskadi. Esos prejuicios escritos en un papel, esos miedos a lo desconocido, al mundo del independentismo, a ese carácter vasco del que solo tenía un par de referencias, -estupendas, eso sí-, ¡al idioma!. Al final vas conociendo lo vasco a medida que vas viviendo con ello. ¿Topicazo? No lo sé. Pero es cierto que muchas de las frases, comportamientos y tozudeces de los personajes vascos de la película solamente se comprenden si has vivido allí.

Exagerado o no, el papel de Karra Elejalde, Koldo, es en mi opinión, una descripción bastante aproximada de lo que para mí es un vasco: inteligente, observador, tozudo y con un corazón más grande que el de Anne Igartiburu. Al final, todos esos prejuicios, al igual que el que yo misma tenía antes de ir a ver la película, se desvanecieron cuando pasé el primer mes viviendo en Bilbao. Y aunque sea increíble, no, no todos los vascos son iguales ni tienen el mismo color especial.

Maniac: Como ser el hijo de puta de Elijah Wood

Maniac se ha hecho con total merecimiento con el Premio al Mejor largometraje de la Sección Oficial en el 19º FANT, Festival de Cine Fantástico de Bilbao. La película de Franck Khalfoun (Parking 2) remakea al clásico Slasher de 1980 dirigido por William Lustig en el que un psycokiller asesina mujeres para embellecer sus maniquís.

Khalfoun no está solo. Alexandre Aja le respalda en el guión y en la producción, y eso se nota y mucho. No obstante Aja se encuentra sentado en el trono del terror actual. Ha demostrado su buen hacer con productos propios (Alta tensión) o ajenos (los remakes de Las colinas tienen ojos o Piraña).

Si algo coloca a Maniac por encima de la media del horror actual es su ambientación. Recuerda por momentos al estilo Drive gracias al retrato al volante de una ciudad, acompañado por la excelente banda sonora de Rob, un Kavinsky por momentos. También me vino a la cabeza el retrato urbano que se hace en Shame, el descenso a los infiernos de Michael Fassbender.

La otra carta ganadora de la película es el uso de la cámara en primera persona. Aquí debemos alejarnos del cine y afirmar que su principal fuente es Smack my bitch up, el excelso videoclip del temazo de Prodigy dirigido por Jonas Akerlund.

Los ojos de la cámara son los de su protagonista, un Elijah Wood en estado de gracia que tiene más que ver con Frodo que con Gollum. Da gusto viajar por la noche en la piel de este desequilibrado con trauma infantil que posee en su casa un auténtico museo del horror. En ocasiones parece un remake mezquino de otro título que también vimos hace unas temporadas en el FANT: Lars y una chica de verdad, en el que Ryan Gosling se enamoraba de una muñeca hinchable.

Otra de las películas que tienen parentesco con este Maniac es sin duda El fotógrafo del pánico, por eso de los traumas infantiles y del morbo de ver las cosas desde una cámara, en este caso la de los ojos de Elijah.

maniac cabellera

Los asistentes a la proyección de la película en la sección del lunes noche del FANT aplaudieron entusiastas las primeras cuchilladas de nuestro psycokiller. Es todo lo que un buen espectador de FANT quiere ver: Horror y momentos gore de altura, y además con un gran look. Así de gusto.