Archivo de la categoría: Tops Vacunos

Noche de paz… y cine

foto-arthur-christmas-operacion-regalo-9-697

por RAQUEL ORTEGA MARTÍNEZ

Se acerca la Navidad y, junto con los turrones, los villancicos y las obligadas citas familiares, llega también un género cinematográfico que, con mayor o menor acierto, ha ido abriéndose un hueco a lo largo de los años.

Al contrario de lo que se pueda pensar, no todas las películas navideñas son cursis y empalagosas hasta la naúsea, algo que quedará de sobra demostrado en esta pequeña selección de títulos para pasar en el sofá una probablemente soporífera tarde del día de Navidad.

Tenemos para todos los públicos. Para mantener quietos a tus sobrinos un rato. Para entretener a tu madre con una de las de llorar. Para que tu novia no te diga eso de “nunca vemos películas que me gusten a mí”. Para descargar adrenalina con Bruce Willis y de paso confraternizar con tu padre. Para echarte unas buenas risas. Para recordar tu infancia. Para sacar a relucir ese lado gamberro. Incluso las tenemos para cantar.

Simplemente saca la manta, siéntate delante de la tele y disfruta: ya es Navidad.

Una histórica: Joyeux Noël (2005)

Declarar, sin autorización y sin previo aviso, una tregua en mitad de la sangrienta Primera Guerra Mundial para poder celebrar la Nochebuena. Esta cinta basada en acontecimientos reales nos ofrece una historia reconfortante y bienintencionada sobre lo que debería de ser la Navidad en realidad.

 

Una para ver una familia:¡Socorro! Ya es Navidad (1989)

Ah, las desastrosas Navidades de la familia Griswold… todo un clásico. Un estupendo y divertidísimo guión de John Hughes uniendo lo peor de la Navidad (cenas familiares y parientes pesados) con la omnipresente ley de Murphy. Que vuelva Chevy Chase, por favor…

 

Una atípica: La vida de Brian(1979)

Hagamos la vista gorda al incluirla pensando que, al contar una historia ‘religiosa’, bien nos podría encajar en esta lista. Pijus Magníficus y el Frente Popular de Judea lo aprobarían. Y es que La vida de Brian ya forma parte de la cultura popular, lo que la convierte en una película perfecta para cualquier momento y ocasión.

 

Una de acción:La jungla de cristal(1988)

¿Qué sería de la Navidad sin John McClane? ¡Terroristas alemanes! ¡Alan Rickman antes de convertirse en un hombre atractivo (y posteriormente en Severus Snape)! ¡Explosiones! ¡Rascacielos! ¡Un Bruce Willis sudoroso y musculado! Sin duda, la mejor película navideña de la historia del cine. Punto.

 

Una lacrimógena: Qué bello es vivir (1946)

No es Navidad en Yankilandia hasta que no emiten Qué bello es vivir por televisión. Un James Stewart al borde del suicidio, un ángel tratando de ganarse sus alas, un milagro navideño y un clásico de Frank Capra que ha hecho llorar a generaciones y que fue ninguneada en los Oscar a pesar de contar con cinco nominaciones.

 

Una para los pequeños de la casa: Sólo en casa (1990)

¿Quién querría pasar unas Navidades en París con toda la familia pudiendo defender tu casa de los ladrones más torpes del mundo? Con guión de John Hughes y bajo la dirección de Chris Columbus, Macaulay Culkin nos sigue haciendo disfrutar 22 años después. ¡Y quédate con el cambio, sabandija asquerosa!

 

Una para los nostálgicos: Gremlins (1984)

Gremlins encaja un poco en todas las listas de cine posibles: las de películas de terror, las de mejores títulos de los 80, las de cintas de tu infancia, las de cine navideño,… Unos bichos muy monos que al mojarse se multiplican y se hacen malos-malísimos. ¡PUM! Clásico instantáneo. Gracias, Chris Columbus.

 

Un musical: Meet me in Saint Louis (1944)

A pesar de que no es una película estrictamente navideña, sí se ha convertido en un clásico de estas fechas gracias a la preciosa Have Yourself A Merry Little Christmas. Una Judy Garland en la cumbre de su carrera y la buena mano del gran Vicente Minelli nos hacen disfrutar de una historia familiar y optimista.

 

Una comedia romántica: Love actually (2003)

Un reparto más que coral dirigido por el también guionista (y experto en comedias románticas de éxito) Richard Curtis. Deseos, esperanzas y desilusiones pululando en torno a un heterogéneo grupo de personas en los días previos a la Navidad londinense. Taquillazo asegurado. ¿Lo mejor de la película? Bill Nighy, sin duda.

 

Una comedia gamberra: Bad Santa (2003)

¿Odias la Navidad con el ardor de mil soles? Ésta es tu película. Un estafador irreverente, perdedor y pasado de vueltas que intenta robar un centro comercial disfrazado de Papá Noel y ayudado de un enano. No hace falta decir más. El hecho de que el director sea Terry Zwigoff es un plus.

 

Una de animación: Pesadilla antes de Navidad (1993)

Antes de convertirse en fuente de inspiración ilimitada de las góticas pseudo-pijas, Pesadilla antes de Navidad fue la película que contribuyó a revitalizar el cine en stop-motion. Basada en un estupendo relato de Tim Burton, la mezcla de Halloween con la tradición navideña sigue atrayendo tanto a niños como a adultos.

 

Un clásico diferente: Los fantasmas atacan al jefe (1988)

Un RichardDonner post-goonies dirigiendo a Bill Murray en una libre adaptación del clásico de Charles Dickens Un cuento de Navidad. Suena estrambótica, pero en realidad es una película terriblemente divertida. Imperdible ese memorable comienzo con Lee Majors en el taller de Papá Noel.

Anuncios

Días más cortos, pelis más largas

Lo nuevo de Tarantino se acerca a las tres horas
Lo nuevo de Tarantino se acerca a las tres horas de duración

Nos espera un invierno muy largo. Si eres de los que se excitaron con el Hamlet de cuatro horas de Keneth Branagh, te viste seguidas las versiones extendidas de El Señor de los anillos o te supieron a poco los 197 minutos de Intolerancia de D.W. Griffith… Este es tu artículo.

No voy a hablar de las películas más esperadas, se trata de una cuestión de longitud. No me malinterpreteis, hablo simple y llanamente de minutaje, y es que el cine se suele poner por estas fechas el traje largo. Deber ser que al tio Oscar no le van las minifaldas.

8. The master, 137 minutos

Paul Thomas Anderson no se anda con tonterías. Utilizará 2 horas y 17 minutos para hablarnos de cienciología, y conociéndole, no le sobrará nada. Lejos queda esta cinta de los 188 minutacos que utilizó para Magnolia. Boogie nights, su primera peli larga, ya duraba 156 minutos, y Pozos de ambición, su última película hasta la fecha, ofrecía 158 minutos inmensos.

Estreno 4 de enero

7. El vuelo (Flight), 138 minutos.

En el manual de estilo de Robert Zemeckis hay una máxima. “Si hay un gran actor al frente del reparto me puedo ir más allá de las dos horas debe pensar” y más cuando has dirigido los 142 minutos de un clásico imperecedero como Forrest Gump. Repitió fórmula con Jodie Foster en la infravaloradísima Contact (150 minutos) y en la tomhanksiana Naufrago (143 minutos). Ahora vuelve al alto minutaje con la ayuda de un piloto alcohólico interpretado por la bestia Denzel Washington. Pisa sobre seguro.

Estreno 25 de enero

6. Lincoln, 149 minutos.

A ver quien es el listo que le dice a estas alturas a Spielberg lo que tiene que hacer. Con el respaldo de Daniel Day Lewis y la historia de Estados Unidos se sienta en la primera fila de candidatos a los Oscars 2012. El rey Midas conoce bien este terreno tras los 170 minutos de Salvar al soldado Ryan o los 164 de Munich. Aunque su marca personal la tienen los 195 de La lista de Schindler, para muchos, su mejor película en territorio drama.

Estreno 18 de enero

5. Los miserables, 152 minutos.

El oscar es un buen argumento para poder pedir la tarifa plana de duración. Eso es lo que ha debido de pensar Tom Hooper tras lograr la estatuilla por El discurso del rey. Los otros son utilizar el texto de Victor Hugo en clave musical respaldado por Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway o Sacha Baron Coen, entre otros. Apriori tiene una buena mano.

Estreno 25 de diciembre

4. La noche más oscura, 157 minutos.

Otras en apoyarse en el tio Oscar para ganar minutaje es Kathryn Bigelow, oscarizada por En tierra hostíl. Aunque sus Días extraños de 1995 ya llegaban hasta los 139 minutos. Parece que cuenta con un buen material para la ocasión. Nada menos que la ejecución de Bin Laden por parte del ejército USA. Nos morimos de ganas por verla.

Estreno 4 de enero

3. Django desencadenado, 160 minutos.

El que batirá su propio registro es Quentin Tarantino con su nuevo western. Pulp Fiction, Jackie Brown o Malditos bastardos ya superaban los 150 minutos, pero sin llegar a la nueva plusmarca. Eso si, la versión inicial de Kill Bill la superaba, pero decidieron amputarla en dos gloriosas entregas.

Estreno 25 de enero

2. El Hobbit: Un viaje inesperado, 170 minutos.

Otro que no tiene miedo a que nos durmamos en la butaca del cine es Peter Jackson. Ya lo demostró en El señor de los Anillos o en su remake de King Kong. Finalmente tendremos tres películas de El Hobbit, y la primera de ellas dura casi tres horas. Menos mal que el libro es infinitamente más breve que su primera visita a la Tierra Media. Si aún quereis más intuyo una buena dosis más de metraje para el mercado doméstico.

Estreno 14 de diciembre

1. El Atlas de las Nubes, 172 minutos.

Y la más osados son… ¡¡Los hermanos Wachowski y Tom Tywker!! El osado trio que ha creado la ambiciosa El Atlas de las nubes. Su trailer ya era más largo que muchas películas… Tom Hanks, Halle Berry complejidad e historias cruzadas. Veremos si son capaces de llegar a las nubes del título.

Estreno 22 de febrero

Lo peor del cine adolescente de los 90

por Raquel Ortega-Martínez

Ah, ese maravilloso cine adolescente de los 90, el último eslabón entre el impecable cine pubescente de John Hughes en los 80 y el desparrame sosaina y sin sentido que vendría a partir del año 2000. Si bien hubo películas para adolescentes notablemente buenas en la década de los 90  (‘Mallrats’, ‘Scream’, ‘Las vírgenes suicidas’, ‘Cry Baby’, ‘Movida del 76’, ‘Los chicos del barrio’, ‘The Faculty’, ‘Academia Rushmore’, ‘Election’,…) lo mejor del género quinceañero son esas películas tan malas que nos encanta odiar.

5- ‘Ya no puedo esperar’ (1998)

Espero que seáis de aquellos que sí pudieron esperar y os hayáis librado de ver una película que representa lo peor de lo que es considerado como cine para adolescentes: un revoltillo de lo mejor de John Hughes en los 80 y de los clichés más trillados sobre la vida en un instituto norteamericano. Predecible, sosa y carente de interés, sobre todo porque intentó de manera muy forzada ser la película definitoria de una generación. Ahá, ya.

Caras secundarias conocidas para aburrir, eso sí: Jennifer Love Hewitt, Ethan Embry, Peter Facinelli, Lauren Ambrose, Seth Green, Freddy Rodríguez, Sean Patrick Thomas, Jason Segel, Jaime Pressly, Selma Blair, Eric Balfour, Clea DuVall, Melissa Joan Hart… e incluso el niño protagonista de ‘Hook’, Charlie Korsmo.

La película, al menos, otorga un punto de originalidad al empezar donde el resto de comedias adolescentes terminan, tras el baile de graduación. Historias paralelas que se entrelazan, amores de instituto nunca confesados, amigos que se prometen amistad eterna a pesar de que uno vaya a estudiar a Minnesota y el otro a Kansas, adolescentes obsesionados por perder la virginidad,… Nada nuevo a este lado del Mississippi.

4- ‘Comportamiento perturbado’ (1998)

Sin duda uno de los puntos más bajos en los que cayó el cine adolescente de pseudo-terror que tan de moda se puso a finales de los 90: James Marsden interpretando una vez más su papel de guaperas oficial con corazón de oro y Katie Holmes intentando sacudirse de encima a la buena de Joey Potter con un papel de chica asocial y llena de piercings y tatuajes… y fracasando estrepitosamente. Bajo esta premisa, ¿cómo iba a funcionar esta película?

Su argumento podría resumirse en la moraleja que intenta transmitir y con la que tan de acuerdo estarían las facciones más conservadoras: adolescentes del mundo, desobedecer a vuestros padres está mal, ser promiscuo está mal, tomar drogas está mal, sacar malas notas en clase está mal. ¿No sería muchísimo mejor que os sometieseis a un lavado completo de cerebro que os permitiese ser mucho más felices y azulados?

Si bien la película tiene un buen comienzo con los personajes de Katie Holmes y Nick Stahl sumidos en la paranoia en un instituto que pondría los pelos de punta a cualquiera, el desarrollo de la historia se va desmoronando poco a poco hasta desembocar en un final absolutamente demencial que deja lugar a una posible continuación. Menos mal que a nadie se le ocurrió rodar una segunda parte.

3- ‘Aún sé lo que hicisteis el último verano’ (1998)

Reconozcamos que ésta es una de esas películas que disfrutamos poniendo verde, una cinta de terror adolescente que intentó igualar a la impecable ‘Scream’ y se quedó a medio camino. Aún así, es un entretenimiento palomitero divertido que disfrutamos mucho en los 90. Sin embargo, su totalmente prescindible segunda parte se rodó única y exclusivamente para hacer disfrutar al adolescente pajillero de medio mundo con el estupendo escote de Jennifer Love Hewitt. O al menos eso creo yo, porque si no no entiendo cómo se atrevieron a rodar semejante disparate.

No sólo la película no daba miedo, sino que encima rallaba el esperpento. La primera parte tenía un hilo argumental rudimentario, pero que se mantenía de manera más o  menos sólida: grupo de adolescentes borrachos matan a un hombre en la carretera y un año después les persigue un asesino maníaco enfundado en un chubasquero. Previsible, pero entretenida. ‘Aún sé lo que hicisteis el último verano’, sin embargo, no es más que una concatenación de sangre falsa y asesinatos absurdos sin orden ni concierto ni lógica ni guión ni nada de nada. Lo cierto es que los personajes son irritantes hasta la naúsea y te pasas media película deseando que se los carguen.

Lo verdaderamente terrorífico de esta película es que alguien se atrevió incluso a rodar una tercera parte, ‘Siempre sabré lo que hicisteis el último verano’, que, afortunadamente para todos, fue directa al videoclub sin pasar por los cines antes.

2- ‘The rage: La ira (Carrie 2) (1999)

Alguna cabeza bienpensante de Hollywood decidió que la mejor manera de aprovechar el tirón del cine de terror adolescente de finales de los 90 era hacer una segunda parte de la estupenda y terrorífica ‘Carrie’. Espero que alguien despidiese a semejante lumbrera.

Si bien la película tiene dos o tres detalles que la conectan con la original (el personaje de Amy Irving, por ejemplo), más bien deberíamos estar hablando de un remake que aprovechó claramente el tirón del título. Durante 90 minutos da la sensación de que estamos presenciando un drama de los de Antena 3 sobre una adolescente acosada por sus compañeros de instituto. Solamente al final asistimos a un baño de sangre que intenta ser gore pero resulta más bien cómico y que más bien parece una excusa para suplir los evidentes agujeros en el guión.

Vale, reconozcamos que Emily Bergl daba miedo, mucho miedo, pero la película era tan lamentable y sus diálogos tan penosos que es difícil explicarlo con palabras. Dejémoslo simplemente en que Rachel, la protagonista y sufrido objeto de burlas de sus compañeros, asesinaba pobres adolescentes lanzándoles CD’s con el poder de su mente.

Chloë Grace Moretz y Julianne Moore han rodado un remake (esta vez sí) de la ‘Carrie’ original a las órdenes de Kimberly Peirce, directora de la excelente ‘Boys don’t cry’ y la olvidable ‘Stop-Loss,’ que se estrena en 2013. Esperemos que esta vez sí se le pueda hacer algo de justicia al clásico de Brian De Palma.

1- ‘Colega, ¿dónde está mi coche?’ (2000)

De acuerdo, técnicamente esta película no pertenece a los 90, pero es tan sangrantemente mala que merece el honor de ser incluida en esta lista. Hay películas decididamente estúpidas que de tan malas acaban siendo buenas. ‘El diablo metió la mano’ (1999) es uno de los mejores ejemplos en los 90. Pero ésta… supongo que hay que estar en un estado etílico muy elevado para que la historia te haga un poco de gracia.

Ashton Kutcher y Seann William Scott  se convertían con ‘Colega, ¿dónde está mi coche?’ en los nuevos Antonio Resines. O en los Bruce Willis, si os gustan más los símiles hollywoodienses. Es decir, especialistas en repetir el mismo papel una y otra vez. Kutcher con el de Kelso en ‘Aquellos maravillosos 70’; Scott con el de Stifler en ‘American Pie’.

¿Os acordáis de ‘Dos tontos muy tontos’? Maravillosa y apoteósica comedia de lo absurdo con cuyo ejemplo ‘Colega, ¿dónde está mi coche?’ intentó seguir para acabar ofreciendo una película todavía peor de lo que se espera viendo el tráiler. Lo más trágico del asunto es que muchos de nosotros llegamos a pagar por ver ésto en el cine.

Tías buenas metidas a la fuerza para enganchar al público masculino, juegos de palabras disparatados (¿os recuerdo la escena de los tatuajes?), invasiones alienígenas, strippers transexuales,… En fin, un despropósito de principio a fin.

Top Vacuno: Créditos iniciales

Hay muchas opciones para empezar una película. Desde los sencillos créditos iniciales de Woody Allen a la omisión total o parcial de presentaciones. Sea como fuere, esta intro que responde al “¿quién?” es parte del ritual cinéfilo. A la espera de vuestras opiniones, os contamos cuales son nuestros favoritos:

 

5. Pi (Fe en el caos)

Los créditos iniciales de Pi son la síntesis perfecta del estilo Aronofsky/Mansell, que posteriormente viviría su plenitud artística en el viaje alucinante al fondo de la mente que supuso Requiem por un sueño. Títulos acelerados de efecto hipnótico para presentar una película que va directa al cerebro.

 

4. Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres (Versión Fincher)

Si antes hablabamos del tandem Aronofsky/Mansell ahora habría que hablar de otra pareja director/compositor igualmente exitosa: Fincher/Reznor. El director de Seven y el lider de Nine Inch Nails se hicieron uno para oscarizarse posteriormente en La red social. Para su comienzo del nuevo Millenium optaron por una intro videoclipesca de derroche abstracto, visceral y  creativo. Todo esto bebiendo de Led Zeppelin y con la colaboración de Karen O, lider de Yeah Yeah Yeahs. Todo un acierto para olvidar de un montajazo la versión nórdica.

 

3. Balada triste de trompeta

Para su gran metáfora sobre la transición, el director bilbaino optó por contarnos la historia de España mediante imágenes, golpes bizarros y música de semana santa. El resultado es atronador.

 

2. Se7en

Los desconcertantes títulos de Seven trajeron consigo una revolución en la forma de titular. Apostando por el hipnotismo y la música psicofónica, se mezclan recortes, sombras, letras, tinta, páginas… Una intro perfecta de lo que sería una larga investigación sobre unos crímenes nada comunes. El resto ya es historia.

 

1. Watchmen

Aquí se mezclan cuatro cartas de peso: El comic de Alan Moore, la música de Bob Dylan, el preciosismo de Zach Snyder y la historia de Estados Unidos. Probablemente, los mejores creditos iniciales de la historia…

 

 

Estas son solo nuestras propuestas. Ahora para cerrar el círculo estaría bien saber cuales son vuestros favoritos.

Top 5 vacuno de Mel Gibson Enfurecido

Que si escucho lo que piensan las mujeres, que si tengo una marioneta con la que hablo… No y mil veces no. Nos gusta el Mel Gibson que se alimenta de odio y venganza, el que tras una matanza solo piensa en el fin, nunca en los medios, el que no se arrepiente. Y ese subgénero tiene un nombre: Mel Gibson Enfurecido. Hemos elaborado un Top 5 vacuno con lo mejor de la mala leche Gibsoniana.

5. Rescate, de Ron Howard. USA, 1996, 121 min.

Secuestran al hijo del tio Mel, y no, como comprendereis no iba a llamar a Paco Lobatón. Mel Gibson no llama a la policia, es la policia. Así que nada mejor que ir a un plató de televisión y ofrecer dinero… ¿por el rescate? No… ¡¡Por la cabeza del secuestrador!! ¿No es genial? Lástima que visto el trailer… Vista la película.

Calidad de la leche: Lleva unos dias fuera del frigorífico…

4. Conspiración, de Richard Donner, USA 1997, 135 min.

En esta ocasión encarna a un taxisto neoyorkino que ve conspiraciones hasta en la cola del super. Sin ser una obra magna, ni mucho menos, entretiene bastante, y eso a pesar de contar con Julia Roberts en el reparto, actriz con efecto somnífero, y eso es mucho decir.

Calidad de la leche: Potable

3. Vacaciones en el infierno (Get the Gringo) de Adrian Grunberg, USA, 2011, 95 min.

Esta aventura bien podía haberse titulado Mel Gibson en México. Interesante excursión de un ladrón por una de las decadentes prisiones mexicana. El papel de gringo astuto le va como anillo al dedo.

Calidad de la leche: Buena

2. Al límite (Edge of darkness) de Martin Campbell, usa 2010, 117 min.

Película que pasó timidamente por salas y fue injustamente infravalorada. Aquí Mel encarna al agente Thomas Craven, un padre coraje que intenta resolver el asesinato de su hija. En ese descenso a los infiernos de la corrupción se verá envuelto en una conspiranoia de complicada resolución. Gibson traspasa la pantalla con una presencia extraordinaria.

Calidad de la leche: Se ve que esas vacas no han pasado hambre.

1. Payback, de Brian Helgeland, USA 1999, 90 min.

Esta remake de A quemarropa es el máximo exponente del subgénero Mel Gibson Enfurecido. En ella, el actor emprende una matanza por una deuda de un puñado de dolares, venganza que llevará hasta sus ultimas consecuencias. Filme a reivindicar con un Gibson completamente desatado, no en vano su eslogan reza “Ya se acabó lo del buen chico”. 90 minutos de altura.

Calidad de la leche: Recien ordeñada