No es el Borbón… Es el Bourbon

He encontrado esta curiosa imagen en la última película protagonizada por Mel Gibson, titulada Get the Gringo (Vacaciones en el infierno) y cuya acción se desarrolla en Ciudad Juarez (México). El cartel publicita una marca de Bourbon llamada SanSans, pero en Google no he encontrado nada al respecto. ¿Promo real o mensajito al Bourbon? Perdón al Borbón… No vaya a ser que me cierren el blog a los dos días de vida. Sobre Vacaciones en el infierno, cuyo estreno está previsto en España el día 26 de octubre, hablaremos más adelante.

Rojo sobre blanco

The Grey (Infierno Blanco) de Joe Carnahan, 2o11, USA, 117 min.

“Mirad, yo os envio como ovejas en medio de lobos” Mateo 10:16

Joe Carnahan se pone serio y se desplaza hacia la nieve para resarcise del fracaso que supuso “El equipo A”. Quien fuera Hannibal Smith a sus órdenes, Liam Nesson, lidera a un ejercito de inadaptados en su travesía hacia la supervivencia.

El subgénero del cine survivor se divide en dos grandes bloques: La humanidad contra los elementos y El hombre y la tierra. En el primer grupo encontramos una historia entre la desesperación colectiva, provocada por el cambio climático, la amenaza de un meteorito o los siempre incómodos marcianos. En el segundo bloque, un hombre o un grupo reducido de estos, intenta sobrevivir en plena naturaleza. “The grey”, titulada en España “Infierno blanco” pertenece a esa facción, en la que también encontramos títulos como “El desafio”, con guión de David Mamet. En esta ocasión un grupo de trabajadores del petróleo intentarán sobrevivir entre nieves y bosques tras un accidente aéreo.

Carnahan se puso manos a la obra alejándose totalmente de la película que le colocó en el mapa cinematográfico, Ases calientes. En esta ocasión se sustituye el gamberrismo por tensión. En sus dos horas de metraje la película pasa por varios estados. Durante su primera mitad se pasea sin demasiado éxito por lugares comunes, y solo la presencia de un todopoderoso Neeson consigue marcar la hoja de ruta. A partir de ahí encuentra el camino para ir claramente de menos a más, y es que no es fácil caminar sobre la nieve.

Siempre hay una amenaza externa, y en este caso se trata de una manada de lobos que intentará menguar el número de vidas. Su presencia se va convirtiendo en una amenaza más mística que real con el paso de los minutos, lo cual hace que la peli suba un escalón. En ese punto, Carnahan consigue sacar lo mejor de los personajes y sacar partido a una fotografia que tiene mucho donde nutrirse. Los acertados movimientos de cámara en las escenas de acción también ayudan a un resultado final, que si no alcanza un notable, salva con creces los muebles.

Calidad de la leche: Buena

Un blog de cine con muy mala leche