Archivo de la etiqueta: aventuras

Assassin’s Creed: Videojuego en Sevilla, ninguna maravilla

vacometro1

Es un poco triste tener que abrir un artículo con un tópico, pero Assassin’s Creed confirma de nuevo que el salto a la pantalla de los videojuegos suele ser un salto al vacío que casi siempre acaba en hostiazo. Y eso que daba la impresión de que esta vez la cosa podía funcionar. El director Justin Kurzel repetía con Michael Fassbender y Marion Cotillard, con los que acababa de trabajar en su reciente adaptación de Macbeth. Parecía que el estudio no quería renunciar a intentar hacer algo más que un producto, y tras ver la película, ese intento de dignificar la película es quizá lo que ha terminado de hundirla.

En Assasin’s Creed un condenado a muerte se libra de la ejecución a cambio de participar en un programa que pretende recuperar la manzana mordida de Eva, una reliquia que puede hacer que la violencia desaparezca de la sociedad. La acción se desarrolla a caballo entre el presente y la España de 1492.

assassins-creed-torquemada

Tras unas intrigantes y prometedoras escenas iniciales todo se viene abajo rápidamente. Ese continuo juego presente-pasado provoca que nunca nos acabemos de trasladarnos a ninguna de las dos épocas. El vehículo que utiliza la película para hacer el viaje se denomina el ‘Animus’, una evolución tecnológica capaz de viajar a los recuerdos. Las escenas de Fassbender en el presente y de Aguilar, su antepasado español, son lo peor de la película. Justo cuando parecemos estar ante la inquisición volvemos adelante para ver como Fassbender sufre jugando a una especie de Wii extrema.

Kurzel se empeña en darle trascendencia a lo que en realidad es poco más que una película de hostias, y el interés cae en picado con el paso del metraje. Llega un momento en el que ya no sabes si estas viendo El código Da Vinci, La Isla, El Ministerio del tiempo o Aguila roja. Las interpretaciones no ayudan. Fassbender y Cotillard están peor que nunca. Uno se pregunta quién les convenció para meterse en este jardín, y todo indica que la respuesta tiene unos cuantos ceros.

Estamos ante una película que ni siquiera agradará a los ultras de la saga de la videoconsolas. Asassin’s Creed no es solo decepcionante, también es muy mala. De momento la única adaptación potable de un videojuego sigue siendo la de Silent Hill. ‘El caballero oscuro’ de este subgénero aún está por venir.

 

Anuncios

Animales fantásticos y donde encontrarlos: Jugando a Pokemon Go en el Nueva York de los años veinte

 

vacometro3

Sin ser Harrypotterófilo, recorrí la saga del mago con interés, aunque sin gran entusiasmo. Aún así reconozco que fue un placer tropezar en la piedra filosofal en plena adolescencia, al igual que cerrar el ciclo con la segunda entrega de Las reliquias de la muerte diez años después (pero en plena adolescencia igualmente). Por el camino películas buenas, e incluso alguna notable, como esa gran versión de El prisionero de Azkhaban que regaló Alfonso Cuarón.  Las de David Yates (Las cuatro últimas) mantuvieron un buen nivel, aunque quizá como cinéfilo me resultaba más interesante la idea del director invitado.  La saga ha disfrutado de una regularidad envidiable.

Sin gran entusiasmo, pero con mucha curiosidad he accedido a ver Animales fantásticos y donde encontrarlos, un nuevo comienzo para el universo Potter. El título responde al homónimo de uno de los libros de magia de lectura obligada en Hogwarts, y la acción se desarrolla en 1926, a modo de precuela, aunque la Rowling afirme que se trata de una historia diferente en el mismo universo de la saga.

No se si afirmar que se trata de la mejor película de la franquicia desde El cáliz de fuego, pero de lo que no tengo duda alguna es que es el mejor trabajo de dirección de David Yates para el universo Potter. Este reinicio le ha venido estupendamente para mostrar su propia personalidad y construir un puñado de buenas escenas. Todas bajo el regusto clásico que aporta el Nueva York de los años veinte.

tina-animales-fantasticos-donde-encontrarlos-macusa

Una de las claves que el buen sabor de boca que deja la película son sus personajes. Newt Scaramander, magníficamente interpretado por Eddie Redmayne, encarna a la perfección a un bicho raro especialista en bichos raros. Lo mismo ocurre con Dan Fogler, que interpreta a Jacob Kowalski (El personaje más cómico) o Katherine Waterston, que interpreta a Tina Goldstein, oveja negra del MACUSA (Congreso Mágico de los Estados Unidos). El otro protagonista es la espectacular y muy cuidada dirección artística, complementada con unos adecuados efectos especiales.

Las influencias de ‘Animales fantásticos’ son claras y diversas:

Cazafantasmas: El (divertido) caos que provoca la fuga de criaturas de Scaramander recuerda al que montaban los fantasmas de las películas de Ivan Reitman.

Pokemon: Los animales fantásticos de la película

X-Men: El conflicto entre magos y no-majs recuerda a la tensa situación política que viven los mutantes con el resto de la humanidad.

Star Wars: Al igual que en la saga Potter, la magia oscura recuerda al lado oscuro de la fuerza.

Por último, es de agradecer que a pesar de que vivimos en la era del spoiler la película entregue en su parte final alguna sorpresa inesperada. No era fácil levantar de nuevo el fenómeno Potter, y el riesgo a pegársela era grande, pero la película sale airosa del desafío. El resultado es que ya esperamos ansiosos la segunda entrega, en la que ya se rumorea el regreso de uno de los grandes personajes de la saga.

 

Jurassic World: Dinos del futuro pasado

vacometro2

La franquicia de dinosaurios por excelencia ha vuelto, y más que en forma de secuela, reboot o remake lo ha hecho en forma de revival, una película hecha para los nostálgicos del parque original.

La historia es la de siempre. A pesar de los incidentes anteriores, Jurassic World se ha convertido en el Disney World del planeta. En ese contexto dos jóvenes visitarán el parque con pulsera VIP cortería de su tía. Todo idílico hasta que, como era de esperar, alguien deja una jaula abierta.

Jurassic-World-velociraptores

bryce-dallas-howard-bengala

Lo primero que se agradece en este nuevo parque es la falta de pretensiones, y más en la época en la que se tiende a hacer la versión “seria” de todo Blockbuster. Así es como nos tragamos el pasado año un drama familiar llamado Godzilla, que ni siquiera era capaz de ofrecer una gota de humor. La capacidad de autoparodia de este Jurassic World juega en favor del conjunto. Estamos ante un blockbuster de los de antes.

Los nuevos tiempos han llegado al parque, que a pesar de los avances tecnológicos comparte ese aire cutre y prefabricado de todo parque temático, ese look Marina D’or con aspecto zoológico. En los tiempos en los que la parada de metro de Sol se llama Vodafone Sol era de esperar que la nave principal del complejo estuviera patrocinanda por Samsung. También han llegado nuevos dinosaurios, fabricados a medida del consumidor, lo que hace que se pierda un poco de esa magia de antaño, en la que el tiranosaurio nos dejó boquiabiertos. Ver una especie de la que no hablan los libros nunca será tan espectacular.

La crisis también ha llegado al recinto. La célebre frase “No hemos reparado en gastos”, de John Hammond, ha sido enterrada, y ahora se busca patrocinios fuertes y capital extranjero. El que pone la pasta en este capítulo viene de Asia, como uno de esos jeques que por capricho se comprar un equipo de fútbol.

El director Colin Trevorrow parece dirigir convencido de que el trabajo de Spielberg en la primera entrega no se puede superar. Teniendo eso en cuenta nada mejor que utilizar la nostalgia como arma. Esto se hace recurriendo a la banda sonora o a los elementos que hicieron grande el inicio de la saga. Se busca esa sensación de cuando encontramos por ahí el cuadernos del instituto o el book de plástica del colegio, que por un momento añoremos ese pasado y, como todos sabemos, eso suele funcionar.

Además de recorrer la película original, Jurassic World deja interesantes guiños a otras películas. El morsasaurio toma el relevo de Tiburón en clara referencia al clásico de Spielberg. La escena de los dinos alados es un claro homenaje a los pájaros de Hitchcock. También asistimos a una persecución en la jungla con inspiración y colores de Depredador.

jurassic-world-predator

Chris Pratt y Bryce Dallas Howard son los héroes de ocasión. El primero ejerce el rol de Indiana Jones rollo empotrador. Un hombre que tiene la templanza para adiestrar velociraptores y la pasión suficiente como para dar un puñetazo sin antes preguntar. La segunda pasa de esclava del trabajo a Teniente Ripley en tacones. ¿Quién dijo Gore Tex? Dallas Howard se mete a la selva con zapatos y sale de ella impecable, como para ir de boda. Ambos forman un tandem cómico-romántico-erótico inspirado en el cine de aventuras clásico. Se ha sustituido la inteligencia de los personajes de Sam Neill y Laura Dern por músculo y acción. Son como Hannah y Mess. O en el Cadillac & Dinosaurs de recreativas.

Jurassic-World-Chris-Pratt-empotrador

cadillac-dinosaurs-jurassic-world

bryce-dallas-howard-tacones

Los efectos especiales han confirmado algunos temores que dejó el trailer. Los dinosaurios digitales son menos dinosaurios. El realismo del primer Jurassic Park ha desaparecido. Tan solo en algunos planos aparece la grandeza de esa primera etapa. Los dinosaurios han perdido la capacidad de sorpresa.

En definitiva, estamos ante un homenaje diseñado para los fans de la película original, que sin ser una gran película si puede ser disfrutable. Un digno regreso que aporta poco o nada nuevo. La franquicia muestra evidentes síntomas de agotamiento, y otro regreso al parque podría ser letal. Veo imposible una secuela. Lo de soltar a tiranosaurios por la city dio un resultado nulo en El mundo perdido, y para ver a este especie conquistar la tierra me quedo con los simios.

El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos. Tensión sexual no resuelta

Muchas cosas por comentar tras ver El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos. La primera pregunta sería… ¿Ha merecido la pena esta nueva trilogía? Yo diría que la experiencia no ha sido satisfactoria, pero lo digo después de haber pagado cada navidad la entrada de la película. Este viaje ha sido “lo mismo pero peor”. A pesar de que El Hobbit y El señor de los anillos adaptan libros diferentes hemos visto películas idénticas, sobre todo en sus respectivas primera y tercera película. Tanto La comunidad del anillo como Un viaje inesperado eran dos películas de aventuras y caminata que partían desde La Comarca, pasando por tierra de elfos y desembocaban en un final inconcluso. Lo mismo ocurre con El retorno del rey y La batalla de los cinco ejércitos, películas que se pueden calificar como bélicas, o vulgarmente “de gente que ha quedao pa’ darse unas hostias”.

fesco-enanos-hobbit

Si en la mítica primera trilogía se hablaba de versiones extendidas en el Hobbit podemos hablar de versión alargada. Peter Jackson debió de ser uno de los primeros compradores del Jes Extender (nombre del más célebre de los alargadores de pene), porque no se entiende de otra manera el hacer tres películas de un libro de 324 páginas. Para que os hagais una idea, El señor de los anillos tenía un total de 1.368 hojas.

La batalla de los cinco ejércitos es El retorno del rey, pero despojada de épica. Peter Jackson ha intentado metérnosla haciendonos creer que El Hobbit es una sucesión de peleas, cuando en realidad el libro no es más que una gran aventura. Tolkien se hubiese llevado las manos a la cabeza al ver lo que Jackson ha hecho con la esencia de su ejemplar.

THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUG

Si en El señor de los anillos Jackson nos hablaba de la relación de amor entre Frodo y Sam, en esta ocasión hace lo propio con Thorin y Bilbo Bolsón, un amor homosexual entre razas de la tierra media que no termina de materializarse. No explico de otra manera que Bilbo, claramente nervioso y reprimido diga “Es mi… Es mi… Es mi… Es mi… Es mi… Amigo” ¿Tan dificil era decir Amor platónico? Las ganas de estos dos de acabar entre arbustos son evidentes. Como ya dijo Jay en Clerks II, ese hubiera sido el final lógico, en referencia al interminable final de El retorno. Quizá hubiera sido la escena salvadora de tan recatada trilogía.

Los FX son una de las cosas que menos me han gustado de este filme. ¿El problema? Ahorrar pasta con orcos con ordenador. SI al menos dieran el pego… Pero no, estos orcos se acercan más a masillas de los Power Rangers que a temibles archienemigos. En tres palabras, son unos mierdas. Otro elemento que se podían haber ahorrado son esas escenas unicamente dedicadas al 3D. Hollywood debe asumir que las tres dimensiones ya no funcionan.

THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUG

Quizá el gran error de esta trilogía fue sentar en la silla de nuevo a Jackson. Nos quedamos con la duda de como hubiera sido este proyecto otorgándole plenos poderes a Guillermo Del Toro, o a Whedon, o a Nolan, o a Gunn, o a Ken Loach, pues tampoco se ha terminado de exprimir uno de los principales temas de la tierra media: La avaricia humana, o como nos corrompemos, tema muy de moda por cierto.

No se si volveremos a la Tierra de Media, pero de volver me gustaría ver enterito a Sauron.