Archivo de la etiqueta: Christian Bale

Exodus (Dioses y reyes): El que la hace la plaga

A estas alturas de la película Ridley Scott ya debería ser reconocido como uno de los mejores directores de todos los tiempos. Parece que hay algunos que están esperando a que estire la pata para reconocer toda su grandeza. Los haters direis que este tipo hizo La teniente O’Neill, o Un buen año, pero son tan grandes los aciertos que Ridley se puede tomar estas licencias. No olvidemos que hablamos del director de Alien, El Octavo pasajero y Blade Runner, dos de las mejores películas de la historia del cine. Si sus obras maestras no son suficientes en su filmografía también encontramos Gladiator, Thelma & Louise, Prometheus, Hannibal, Black Rain, American Gangster o la infravalorada El reino de los cielos (ver su versión del director para entender esta afirmación). Casi nada.

Tras este alegato hablemos de Exodus (Dioses y reyes). La película adapta el segundo libro del Antiguo Testamento al estilo Scott. La verdad es que a pesar de haber estudiado en un colegio de monjas no recordaba bien el pasaje del Éxodo, lo que creo que ha jugado a favor de la película. Tampoco recuerdo bien Los diez mandamientos, película que me apasioaba de pequeño, pero que vería por última vez con unos 12 años.

exodus-dioses-y-reyes-christian-bale-joel-edgerton

En el apartado técnico, Exodus es una película fascinante. El diseño de producción, la fotografía y la banda sonora, obra de Alberto Iglesias, son poderosas. Ayudan las localizaciones (Fuerteventura en buena parte) y unos cuidados FX que siempre suman. Estamos ante una megaconstrucción cinematográfica.

Pero que Scott triunfe en lo técnico era algo de esperar. Lo que me ha convencido en Exodus es el discurso, a nivel político y teológico. En lo político vemos la dureza del látigo del faraón, el poder de una dictadura que machacaba esclavos para levantar monumentos. También veremos el destierro, y en todo ese proceso es imposible que no aparezcan en nuestras cabezas Israel y Palestina.

Más interesante aún me ha resultado la parte religiosa, en la que vemos la ira de Dios, su brutalidad. En sus discursos con Moisés le vemos encarnado en la figura de un niño, un niño despiadado que ejecutará a su manera el concepto de justicia divina. Tampoco en La Biblia los buenos eran tan buenos.

exodus-dioses-y-reyes-cocodrilos

exodus-dioses-y-reyes-diez-plagas

La figura de Moisés se ve engrandecida por Christian Bale, un actor que es un seguro de vida, la encarnación actual que Hollywood utiliza para el héroe, ya sea superheroica o bíblica. Además se plantea sobre el personaje una curiosa sombra de la duda. ¿Estamos ante un tipo que tenía linea directa con Dios o era Moisés simplemente un esquizofrénico? Saquen sus propias conclusiones.

En el apartado secundario encontramos a John Turturro, que realiza una curiosa interpretación faraónica y a María Valverde, que encarna a Séfora. Está irreconocible en el look, tanto que no he visto hasta los créditos que se trataba de María Valverde. Joel Edgerton cumplé interpretando a una versión muy choni de Ramsés. Ben Kingsley hace un remember de su interpretación de Gandhi en versión ZIP.  Eso sí, la presencia de Sigourney Weaver es un tremendo y épico WTF. 3 apariciones sin gesticular y un par de frases ¿De verdad tenía que ser la Weaver y no una canaria?

exodus-be-kingsley-gandhi

La cinta tiene varios peros, y el principal en su duración, dos horas y media nada menos. Su segundo cuarto es sin duda el menos afortunado y el que hará que muchos espectadores se queden en el camino. Si sobrevives a eso llegarás al final, porque de las diez plagas hasta el final la película va a toda pastilla, pero claro, Scott echa un ancla que en ese segundo cuarto puede pesar demasiado. El desenlace tiene como recompensa un cruce entre Deep Impact y Twister, así que merece la pena. Cine de Semana Santa, pero no exento de adrenalina.

Lo mejor: Las diez plagas de Egipto.

Lo peor: A Scott se le cala la película en el segundo cuarto.

 

Anuncios

La gran estafa americana: Lo bello y lo cutre de los 70

guerra de escotes en la gran estafa americana

Advertencia: No estamos ante una película para todo tipo de paladares. Esto no es un Ocean’s Eleven con estafadores. La cinta de David Owen Russell está hecha para ser amada y odiada a partes iguales, por lo que se me antoja dificil recomendarla. El comentario más repetido a la salida del cine era “Menudo tostón”. Dicho esto, La gran estafa Americana es una gran película.

El filme recrea el Caso Abscam (Si Robocop era robot + Cop, Abscam viene del mix Abdul + Scam -estafa-. A lo fácil), en el que una pareja de estafadores se vió obligada a colaborar con la justicia con el fin de reducir su pena atrapando a unos cuantos corruptos. Una vez más, estamos ante uno de esos casos en los que el cómo está muy encima del qué. La trama no resulta apasionante, y pasa a un segundo plano en beneficio del vestuario, el maquillaje y peluquería, la dirección artística y la banda sonora. Ahí es donde la película toma altura.

La escena inicial, con Christian Bale colocándose el peluquín, sin música, es toda una declaración de intenciones. Si tuviera que utilizar una palabra para definir el “Cómo”, optaría por “Esperpento” (Según la RAE: Género literario creado por Ramón del Valle-Inclán, escritor español de la generación del 98, en el que se deforma la realidad, recargando sus rasgos grotescos, sometiendo a una elaboración muy personal el lenguaje coloquial y desgarrado).

Christian Bale;Amy Adams;Bradley Cooper

El guión se puede describir como un guión de incidencia o referencia anterior. Se presentan escenas en las que se habla de nada en la parte inicial para volver sobre ellas posteriormente, donde cobran sentido. Por ello la película tarda en arrancar, pero por suerte reacciona justo cuando el motor empieza a echar humo.

El casting es de altura. La más inspirada es Jennifer Lawrence, apoyada en un gran personaje secundario, especialista en dar la vuelta a la tortilla. Ella nos entrega una de los mejores momentos del filme, el del “horno científico”. También la vemos dejándose las cuerdas vocales. En resumen, JLaw sigue en racha.

Amy Adams brilla como nunca gracias a su doble función actriz/maniquí. En el apartado interpretativo está estupenda, pero ¡¡Ojo a los vestidos y escotes de la Adams!! actriz que además se encuentra en su esplendor físico. Gracias a su aportación el Oscar de vestuario está practicamente ganado. Supongo que el presupuesto de FX se lo han gastado tapando pezones en la sala de montaje.

escote amy adams

En el apartado masculino encontramos a Christian Bale, que a pesar de que su aspecto físico es una auténtica muestra de compromiso (Tripa y calva letales) no brilla como en otras ocasiones. De ahí que su nominación al Oscar me parezca excesiva, más cuando se ha dejado fuera de la pelea a un inspirado Tom Hanks en Capitán Phillips. El que si está como nunca en cambio es Bradley Cooper, dejando a un lado al guaperas que le persigue para enfundarse en un policía looser con delirios de grandeza. Completa el cast principal un competente Jeremy Renner con tupé.

En definitiva estamos ante una película que nos deja unos cuantos momentos importantes, como los enfrentamientos de tensión sexual no resuelta Adams vs Cooper con victoria infinita de la primera. Atentos al brillante grito de wc discotequero tras un temazo de Dona Summer, o la aparición en modo cameo del gran… me guardo el nombre, puesto que le han dejado fuera de la promo para mantener el factor sorpresa. David O. Russell no alcanza la excelencia, pero le da una gran personalidad al conjunto. La cámara se mueve a velocidad de vértigo. Desconfiad de las críticas que hablen de Scorsese imitado. Aquí la trascendencia es sustituida por el surrealismo.

De regalo os dejo el Main theme que han utilizado para el filme, la 10538 Overture de la mítica ELO.