Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

Black Mirror. Tercera temporada. Rozando el presente

Netflix ha acertado de pleno incorporando Black Mirror a su sello en su tercera temporada. Tras una primera temporada de tres episodios y una segunda de otros tres más especial navideño, parecía que ofrecer seis capítulos esta temporada incrementaba el riesgo de cagarla. Va a ser que no, estamos ante la mejor y más entretenida temporada de la serie. Imprescindible.

3×01 Caída en picado vacometro4

black-mirror-temporada-3-bryce-dallas-howard-caida-en-picado

Brillantísimo inicio de temporada que plantea un mundo regido por una app prima-hermana de Instagram que puntúa a todo el mundo. La popularidad del instituto hecha aplicación de móvil, un filmaffinity humano. Posiblemente sea el episodio más entretenido de toda la serie. Engancha desde el minuto uno sin necesidad de giros. Por si fuera poco, Bryce Dallas Howard está de diez. Gran trabajo en la dirección de Joe Wright, director de Orgullo y prejuicio o Expiación.

3×02 Playtesting  vacometro3

Black Mirror S1 EP5-6

Era cuestión de tiempo que la temática de los videojuegos protagonizara un episodio de Black Mirror. También que se apostara por el terror. Playtesting se abona al ya visto dilema de ‘Juego o realidad’ mezclándolo con elementos de películas como Cabin in the woods o ExistenZ. Entretenido, aunque deja poco poso. El arriesgado giro final mejora el resultado. Dirige Dan Trachtenberg, responsable de la recomendable Calle Cloverfield 10.

3×03 Cállate y baila vacometro4

black-mirror-callate-y-baila-chantaje-juego-tronos

La serie saca su lado más crudo y malrollero en este episodio con el ciber-chantaje como tema estrella. Un niño se verá amenazado por unos hackers que asaltan la intimidad del usuario para jugar a titiriteros bajo la amenaza de airear sonrojantes actos privados. Deja muy mal cuerpo, y lo peor, el futuro que muestra está demasiado cerca. Mañana, si no es hoy. Un mundo dominado por los trolls 2.0. Lo redondea el Exit music (for a film), temazo del Ok computer de Radiohead. “Wake… from your sleep. The drying of your tears… Today.. we escape… we escape. Dirige James Watkins, responsable de la imprescindible Edén Lake y la hammeriana La mujer de negro.

3×04 San Junipero vacamarketmaszul

black-mirror-temporada-3-san-junipero-gugu-mbatha-raw-mackenzie-davis-mejor-capitulo

Y llegó la madre de todos los capítulos de Black Mirror (Con permiso de Tu historia completa, el 1×03). Curiosamente el menos oscuro, el menos atroz, quizá el menos Black mirror. Su primera mitad trascurre sin rastro de Sci-fi, con brillantes referencias de nivel al cine, la música y los videojuegos. A mi me ponen Girlfriend in a coma de Los Smiths, Scream y el Bubble Bobble en el mismo capítulo y es imposible no conquistarme. Excepcionales la dirección artística y vestuario. Una historia de amor como nunca habíamos visto, ni seguramente veremos, en Black Mirror.

Charlie Brooker, creador de la serie,  ha subido a Spotify el insondable setlist del episodio: https://open.spotify.com/user/charliebrooker/playlist/1enamd7IoA2KtAoMxeiINW

 

3×05 La ciencia de matar vacometro3

black-mirror-la-ciencia-de-matar

Y llegaron los zombies. Primer episodio a lo The Walking dead de la serie. También el primero que muestra la guerra. Gran entretenimiento, en la linea de la temporada, aunque se agarra demasiado a una (interesante) única idea. Como Playtesting, un escalón por debajo del resto, dentro del buen nivel. Participa Michael Kelly, el Doug Stamper de House of cards.

3×06 Odio nacional vacometro4

black-mirror-odio-nacional-blue-faye-marsay

Para cerrar la temporada 89 minutos de Thriller. Si Caída en picado daba protagonismo a Instagram, Odio nacional se lo la a otra de las redes más populares: Twitter.  Como tema principal el control gubernamental, y cierto homenaje al subgénero de terror por plaga, debidamente modernizado. Gran química entre la pareja de investigadoras Kelly Macdonald y Faye Marsay. Termina con Fall into me de Alev Lenz, un temazo. Belleza dentro del caos. Un buen colofón.

Anuncios

Warcraft: El Origen. Algunos orcos buenos

vacometro3

Es increíble la de mensajes contradictorios que en ocasiones puede mandar un mismo largometraje. Voy a compartir con vosotros pensamientos internos durante los 120 minutos que dura Warcraft, completamente basado en hechos reales y en orden cronológico:

  • “Pinta bien”
  • “¿Qué coño es esto?”
  • “No entiendo nada”
  • “Me he perdido con tanto nombre. ¿Algún personaje que no tenga nombre de medicamento”
  • “Los efectos no están mal”
  • “¿Una orco que está buena? Es contradictorio”
  • “Vergüenza ajena”
  • “Los efectos flojean”
  • “Duncan Jones es mentira. ¿De verdad este tipo dirigió Moon?”
  • “Las escenas de acción aburren”
  • “Igual la dejo aquí”
  • “Espérate que remonta”
  • “Pues igual no está tan mal”
  • “Parece que Duncan Jones ha hecho lo que quería hacer”
  • “Juego de tronos”
  • “Me gusta lo directo de las batallas”
  • “Duncan Jones es un genio”
  • “Quiero secuela”

Una puta montaña rusa amigos. Y no, no siempre me pasa esto. Warcraft es un auténtico cocktail molotov que mete en la licuadora El señor de los anillos, Stargate, Avatar, Star Wars y Juego de tronos, y que a pesar de todo al final acaba encontrando un lenguaje propio. De el Señor de los anillos tiene las razas y el escenario, de Stargate el portal hacia otros mundos, de Avatar el componente humanista y los efectos especiales, de Star Wars el alto precio de las artes oscuras y de Juego de Tronos las intrigas palaciegas y la mano larga con las muertes.

He de decir que nunca he jugado al célebre World of Warcraft, videojuego que adapta el filme. Quizá por eso en algunos momentos no he hecho pie y he añorado la simpleza de la cameroniana cinta de extraterrestres azules. Lo bueno es que todo ese entramado se va desenredando a medida que transcurre la trama para desembocar en un final lógico (y épico).

warcraft-pelicula-orca

Si me llegan a decir que Warcraft adapta una novela escrita hace cien años me lo hubiera creído. A pesar de basarse en algo tan reciente como un videojuego, Duncan Jones (Moon, Código fuente) apuesta por el lenguaje clásico. Por momentos la película parece una inmensa tragedia griega, con toques de Shakespeare y Tolkien.

Ahora la productora se enfrenta al dilema de entregar o no una segunda parte de un filme que ha fracasado estrepitosamente en Estados Unidos y ha sido un taquillazo en china. Incluso se habla de una secuela de capital chino. Parece que a Jones no le importaría ponerse de nuevo al mando. Por mi encantado.

Cazafantasmas (2016): Nuevo equipo, misma esencia

vacometro3

Entro a la sala de cine a ver Cazafantasmas con cierto miedo a este reboot del clásico de los 80 por dos motivos: La decepcionante taquilla del filme y la estúpida guerra de sexos que se ha montado en torno al nuevo equipo protagonista. Se ha escrito tanta mierda que la película ha quedado en segundo plano, sepultada entre las toneladas de estiércol del debate. Pero esto es La vaca de Twister y estamos aquí hablar de cine. Tampoco vamos a caer en el habitual error de comparar cada elemento de esta cinta con su original. Para eso ya tenemos una sección que se llama Cine contra Cine. Cazafantasmas cumple con nota sus dos principales objetivos: Entretener y divertir, entendiendo por divertir el provocar unas risas entre los presentes.

La clave de la victoria es justo lo que muchos han puesto en duda: El cuarteto protagonista. Cuatro actrices inspiradas y con una química que deja con ganas de más. Mención especial para Kate McKinnon, en pantalla un maquinón (Como ya he dicho al pronunciar su apellido). Con más gesto que texto se convierte en la auténtica jefa de la función. Kristen Wiig y Melissa McCarthy, más habituales en pantalla, también funcionan. Quizá el personaje menos afortunado es el de Leslie Jones, con un rol más tosco y menos lúcido que el de sus compañeras. Aún así, a nivel colectivo merecen un notable.

cazafantasmas-chicas-2016

Otro de los aciertos es lo adecuado del plan renove de trajes, vehículo o logo. Una divertida y efectiva actualización del mito. La búsqueda y aparición de easter eggs también juega a favor de obra. Merecen igualmente comentario los notables FX ¡Al fin efectos digitales bien utilizados!

Aunque suene retorcido, es fácil emparentar Cazafantasmas con El despertar de la fuerza. Ambos títulos se han agarrado al material de origen para no cagarla, y ambos han salido victoriosos en esa misión. La esencia queda intacta, aunque el esqueleto argumental sea prácticamente el mismo.

Quizá el mayor ‘pero’ lo pondría en la insistencia del personaje de Chris Hemsworth, que ni siquiera abandona el filme en los créditos. En una ración pequeña agrada, pero su porción del pastel acaba siendo demasiado grande y repetitiva.

La franquicia Cazafantasmas merecía ser desempolvada. Estamos ante una meritoria resurrección que deja con ganas de más. Esperemos que los bajos números obtenidos no echen para atrás el plan de realizar varias películas. El Nueva York espectral de la saga aún tiene recorrido.

Election: La noche de las bestias. Halloween para adultos

vacometro2

James DeMonaco (Desconocemos su relación con el Principado) empezó la saga de la purga con un tremendo bodrio que partía de una genial idea. Una noche al año los americanos podían salir a matar sin que ello fuera considerado delito. En este trasfondo, nos encontramos la típica película de invasión casera, casera sin gas, o sea, de las malas. Vista la rentabilidad de la cinta, el estudio preparo otra secuela low cost con DeMonaco (si pones una I después de la N podrías invocar a Satanás) de nuevo al mando. Esta vez el director nos mostró la purga de verdad, nos enseñó lo que pasaba en la calle. El resultado fue tremendamente satisfactorio. Cine antisistema desde el sistema, y el origen de su propia iconografía, caretas blancas en tiempos oscuros.

Y en esa línea comenzaba Election, la tercera entrega de esta exitosa saga. Con aún más contenido político, y con el desarrollo de las líneas estéticas que dejó Anarchy. La primera hora de la película consigue enganchar gracias a todos los WTF, con la noche de la purga convertida en toda una festividad. Entre tanto, una candidata a la presidencia americana intentando sobrevivir, con ayuda del guardaespaldas Frank Grillo, en un auténtico infierno de asfalto.

la-purga-quiero-mi-chocolatina

Las influencias son claras. La principal es 1997: Rescate en Nueva York, con Grillo en el papel de Snake Plissken, intentando salvar a la clase política. La segunda es The Warriors, con una ciudad tomada por las bandas, bandas ataviadas con ropajes que nos acercan a la tercera gran referencia: Mad Max: Fury Road. El carnaval veneciano en la dirección artística es la versión low cost de lo que nos ofreció el pasado año la dirección de Frank Miller.

Y todo iba bien… Hasta que las ideas se agotaron y la película se convirtió en una ensalada de disparos y hostias. Como bien apuntó mi amigo Julen “El final es una película de Jean Claude Van Damme” (Con todos respetos a JCVD). Es como si de pronto la construcción sólida levantada en la primera hora de película se hubiera venido abajo. Quizá el problema resida en el propósito de contentar al verdadero público de la cinta, cinéfagos amantes de la acción de videoclub, pero tras ofrecer un sólido discurso político Demonaco deja tirados a los que buscábamos algo más.

En el apartado interpretativo, Grillo demuestra auténticos signos de fatiga en su segunda participación en la saga. Su personaje debió limitarse a Anarchy. Elizabeth Mitchel tampoco atina con su pobre versión rubia de Pablo Iglesias, a la que podríamos rebautizar como la coletas.

la-purga-padres-fundadores

En definitiva, un gatillazo cuando más estábamos disfrutando. Eso sí, si hay cuarta purga volveremos a caer. Eso no lo dudeis ni un minuto. Nos la volverán a meter con el trailer, y picaremos de nuevo. Si es que antes no se impone esta ‘curiosa’ celebración. Desde luego que Trump tiene potencial para ser uno de los padres fundadores.

 

 

High-Rise: Salto al vacio creativo

vacometro4

High-Rise llegó al FANT el domingo noche como una de las películas con más ‘caché’ de la Sección Oficial. Había expectativas con esta adaptación de la novela ‘Rascacielos’ de J.G. Ballard, y se superaron con creces. Da gusto ser testigo de un ejercicio de cine tan libre.

Estamos ante un título de culto instantáneo, que seguramente enamorará a unos y será odiada por otros. Los haters podrán quejarse de su libre albedrío, pero jamás de su realización. High-rise está maravillosamente rodada y montada. La banda sonora de Clint Mansell, es, como casi siempre, de muchos kilates, y la versión del SOS de ABBA que hace Portishead ya justifica con creces el precio de una entrada. Además la canción no está incluida en la BSO, por lo que el filme es de momento la única manera de disfrutarla.

high-rise-luke-evans

En el reparto dos actores brillan sobre todas las cosas. Tom Hiddleston aporta clase interpretando a un hombre gris que nos quita a Loki de la cabeza. Pero el jefe de la función es sin duda Luke Evans, el líder de los pisos bajos, el Che Guevara desfasado. Un vendaval en cada escena. Mención especial también a la femme fatale que interpreta a la perfección Sienna Miller.

La película  podría dar para cientos de horas de tertulia. Funcionaría muy bien en pack con la fantástica Snowpiercer (Rompenieves), el título que reducía el universo a un tren de alta velocidad, con los más desfavorecidos en los últimos vagones. Algo muy similar a lo que vemos en High-Rise, solo que en la primera el espectador tiene más sencillo hacer pie. Las ideas se suceden, y todas muy interesantes, como la de darle a las clases altas de su “propia medicina”, atacar mediante fiestones épicos. La película no deja títere con cabeza, y nadie sale ileso en la atroz lucha de clases en la que ningún bando queda libre de pecado. La decadencia se apodera de la función, consecuencia del egoísmo de una sociedad que valora más el estar que el ser.

high-rise-edificio-rascacielos-pelicula

El rascacielos de la película es primo del edificio de Mega City uno que vimos en Dredd con cierto toque Blade Runner. Sin duda, High Rise es uno de los acontecimientos cinéfilos de la temporada. Muy recomendable disfrutarla en cine. Ojo a su director Ben Weathley (Turistas, The kill list), que por momentos juega a ser Kubrick y no le sale nada mal. Ya estamos con ganas de ver Free Fire, su próximo proyecto. De momento nos pondremos con sus anteriores trabajos.

 

10 sesiones del FANT 22 que no te puedes perder

El viernes 6 de mayo volverá la cita preferida de los amantes del cine de género de Bilbao y alrededores: El FANT, Festival de Cine Fantástico y de Terror de Bilbao. El programa, un año más, se presenta sensacional, y con propuestas para todos los paladares cinéfilos. Hemos recopilado las sesiones que, a priori, parecen más interesantes.

1. The Hollow Point

Viernes 6, 20:00. Teatro Campos

HOLLOW-POINT-estreno-fant

The hollow point tiene al director Gonzalo López Gallego como principal reclamo. Su anterior película, Open Grave, ya obtuvo el premio al mejor guión en FANT 2014. En esta ocasión presentará un thriller fronterizo que, a priori, no parece muy FANT, pero que puede conquistar a varios públicos.

2. Midnight Horror (Nina Forever + The howl + Night fare + Deathgasm)

Viernes 6, 2:00. Teatro Campos

deathgasm-fant

A las 2:00 comenzará la primera ‘guapasa’ en sala de la historia del festival. Para la ocasión cuatro propuestas gore y ligeras para amenizar la noche, y que han sido bien recibidas en otros festivales: Nina forever, The Howl, Night fare y Deathgasm.

3. The Boy

Sábado 7, 22:15. Sala 1 Golem Alhóndiga

Una familia conserva como hijo a un muñeco. Este boy puede hacer temblar a la muñeca Annabelle. Atentos al malrollista trailer. ¿No dan ganas de acariciarlo?

4. Scare Campaign

Domingo 8, 20:00, Sala 1 Golem Alhóndiga

scare-campaign-estreno-fant-bromas

De esta cinta australiana nos ha conquistado la sinopsis, que mezcla terror con un programa de bromas pesadas de televisión.Así nos la cuenta la página del FANT: “El programa de televisión sobre bromas Scare Campaign ha entretenido al público durante los últimos 5 años con su mezcla de cámara oculta y sustos de la vieja escuela. Pero a medida que entramos en una nueva era de la televisión online, los productores se enfrentan a una nueva y cruda web-serie que hace que su programa parezca anticuado. Es hora de subir la apuesta, pero ¿irá el equipo demasiado lejos esta vez, y estará a punto de gastar una broma a la persona equivocada?”. Esperemos que esté a la altura de la premisa.

5. High rise

Domingo 8, 22:15. Sala 1 Golem Alhóndiga

Una propuesta de ciencia ficción con personalidad y buenas referencias poblada de caras conocidas como Tom Hiddleston (Quizá Loki os diga más), Sienna Miller, Jeremy Irons y Luke Evans.

6. The green inferno

Martes 10, 19:45. Sala 2 Golem Alhóndiga (Sesión gratuita)

La película de Eli Roth, director de Hostel, resucita el subgénero de caníbales con Holocausto canibal como referencia principal. Un festín gore en plena selva tropical avalada por la marca Roth.

7. Green Room

Miércoles 11, 22:15. Sala 1 Golem Alhóndiga

Sin salirnos del verde esperamos con ganas The Green Room. El director de Blue Ruin, ganadora en Sitges 2014, vuelve mezclando metal, serie B y gore con el actor Patrick Stewart como invitado especial. Toda una garantía. Estais invitados a la fiesta del machete.

8. Rendezvous

Miércoles 11, 20:00. Sala 1 Golem Alhóndiga

Rendezvous-estreno-fant

Propuesta de un género en el que se prodiga poco el cine español: La ciencia ficción. Dos reclamos importantes: Directores bilbaínos y la última ganadora del Goya a la Mejor Actriz: Natalia de Molina.

9. Summer camp

Jueves 12, 20:00. Sala 1 Golem Alhóndiga

Tampoco llegan muchas películas españolas de terror a los cines, así que sentimos curiosidad ante Summer Camp, cuyo título apesta a Slasher. La trama un poco lo de siempre… Jóvenes norteamericanos que van a pasar el verano a España y acaban en el típico caserón. Difícil resistirnos.

10. Baskin (Sesión de Clausura)

Viernes 13, 20:00. Sala BBK

baskin-can-evrenol-fant

Nada mejor que terminar el festival con un festín gore en la clausura. Su director Can Evrenol, recibirá en la sesión el premio FANTrobia. Esperamos una película ‘Heavy metal’ con litros de sangre derramada.

Seguro que nos hemos dejado muchas cosas interesantes. Puede que la sorpresa del festival no esté en este artículo, así que os dejamos bucear en la programación del FANT por vosotros mismos. ¡A disfrutar!

Círculo: Cube solo hay una

vacometro2

Explorando en el catálogo de Netflix he encontrado Círculo, película con una sinopsis que hace que pique la curiosidad. “Varias personas que no se conocen son detenidas para ser ejecutadas. Les espera una complicada tarea: elegir quién del grupo merece librarse de la muerte”. Si además del planteamiento macabro añadimos una figura geométrica, la comparación con Cube, la obra maestra de Vincenzo Natali, es inevitable.

Círculo elige también un escenario limitado. En esta ocasión es una especie de plató de televisión en formato circular sustituyendo al Sobera de turno por un extraño núcleo circular. A su alrededor 50 personas que no saben que hacen ahí, pero que deberán intentar descubrir de que va el rollo antes de que vayan cayendo uno por uno. Y esto es todo lo que tienes que saber sobre el argumento.

Ahora vamos con lo bueno. Círculo es una película jodidamente entretenida que se puede ver dejando el cerebro en modo ahorro. Aunque inquieta no estamos ante una comedura de tarro extrema ni ante una compleja trama. La película arranca ágilmente sin necesidad de la habitual chapa introductoria, y avanza veloz hacia el desenlace. El escenario, en rojo y negro, tiene mucho encanto. Un macabro tablero de Twister.

¿Lo malo? Que Cube ya está inventada, y que por su calidad podría jugar en la liga de sus secuelas. Aunque se atreve con temas puntillosos de debate (religión, racismo, familia…) se queda siempre en la superficie. Aún así cualquier fallo del filme es perdonable a excepción de su final, y no me refiero a la parte argumental, si no a su ejecución. Entiendo que estamos ante una película Low Cost, ¿pero no había alguna manera de que no cantara tanto? En Google Play hay apps que añaden mejores FX a tus videos de los que se ven en la película. Definiría ese tiempo de descuento como “dejadez”, y esa falta de ambición final es la que lleva a la película al suspenso. Aún así estamos ante un digno título del género lúdico-mortal que hará el domingo más entretenido.

 

 

 

 

Star Wars. El despertar de la fuerza: La chatarrera que desafió a un imperio

vacometro4

Termina la proyección y empiezan los aplausos en la sala. Si tuviera que resumir  El despertar de la fuerza en una palabra tendría muy claro cual sería: Continuismo. JJ Abrams tenía muy claro el camino a seguir: La primera trilogía. Hay cambios, pero no van más allá de un mero cambio de cromos. Los fans de siempre están de enhorabuena. La esencia sigue intacta, sin olvidar que estamos ante un entretenimiento de primera división. Podemos estar contentos.

Hay guiños, hay revival, pero la película es “más de lo mismo” en el mejor de los sentidos. No es solo una copia, los personajes han evolucionado para participar en una nueva historia. Y si, hay sorpresas que por suerte han llegado vivas al estreno.

kylo-ren-matanza-poblado-espada

Todos los apartados técnicos lucen de maravilla. Hay CGI, pero el uso de ordenador es mucho más inteligente que el de los episodios I, II y III. El universo de El despertar de la fuerza se puede tocar, lo que provocará que el paso del tiempo no pese como una losa sobre la película.

A pesar de todos sus fuegos artificiales, este nuevo episodio sigue siendo tan teatral como lo fue la trilogía original. Los FX siguen ahí, pero la película nunca deja de ser un filme de personajes. Una decisión acertada en unos tiempos en los que es dificil que la técnica nos deje boquiabiertos.

finn-nave-destruida

Los nuevos rinden a gran nivel, especialmente Rey, la nueva protagonista interpretrada por Daisy Ridley, que demostrará que “chatarrera” es una profesión de futuro.  También maravilla BB-8, el nuevo androide, que no tiene absolutamenta nada que envidiar al mítico R2-D2. Por su parte el lado oscuro ha creado un antagonista de altura, Kylo Ren, un digno sucesor de Darth Vader.

Abrams ha aplicado a Star Wars el ritmo que tan bien ha funcionado en Star Trek. Agradecemos que la acción, presente durante todo el minutaje, está más que justificada. No hay exhibiciones de tiros gratuitas, lo que hace que nunca perdamos la atención. No faltan momentazos para la historia de la saga, engrandecidos por una acertada fotografía que crea grandes contrastes tanto en paisajes desérticos como nevados.

Quizá lo único que he echado en falta ha sido un poco más de contenido más allá de la aventura. La saga sigue contando con contenido político, pero su impacto es menor que el del Eposido III, una película en la incluso veíamos usar los escaños como arma. En esta ocasión, La Nueva Orden, que así se llama lo que queda del imperio, mezcla la estética nazi con la iconografía de Corea del Norte, apuntando al peligro de los totalistarismos de cualquier signo. Algunas ideas no se desarrollan del todo por la necesaria presentación de personajes, pero aún hay tiempo para retomarlas.

En definitiva, estamos ante una película notable. Un regreso que ha respondido a las altas expectativas y que por suerte no ha caído en el corsé de la marca Disney. Hay motivos para sonreir, pero un poco de riesgo en la próxima entrega puede hacer que lo “muy bueno” se convierta en “excelente”. Visto lo visto, se puede conseguir en el episodio VIII.

 

Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 2. Al carajo con el sinsajo

¡Madre mía! Y yo pensando que ya habíamos visto lo peor de la saga de los Juegos del Hambre en el primer episodio de Sinsajo… Que inocente. Tras dos episodios notables, Hollywood decidió que para ver el último episodio de la saga esperaráramos 12 meses y pagáramos 9 euros más. Asumido el despropósito pensé que al menos nos iban a premiar con un final digno. Error.

El desenlace solo ha servido para confirmar a Josh Hutcherson y su Peeta Mellark como una de las peores interpretaciones de todos los tiempos. Personaje e intérprete consiguen que cada una de de sus apariciones durante cuatro películas se conviertan insoportables, especialmente en esta última.

katniss-peeta-mellark-juegos-de-hambre

¿Harto de personajes femeninos florero? Tranquilos, Liam Hemsworth ha demostrado que la versión masculina de ese rol residual también existe. Su aparición solo transmite un pensamiento en el espectador… “¿Se parece más a Piqué o a Llorente?”.

Lo único salvable aquí es una vez más Jennifer Lawrence, que parece asumir con resignación que esta vez no ha podido salvar la película. Ni él, ni Donald Sutherland, ni Julianne Moore, ni siquiera el difunto Philip Seymour Hoffman.

SS_D125-37207.dng
SS_D125-37207.dng

El guión no es del todo malo. Es remarcable su intento de hacer una película política que se eleve por encima de la superficialidad que se le presupone. Siguen presentes temas como la propaganda o la manipulación mediática, y se explota un mensaje que ya se presentó en su predecesora: “El totalitarismo no es propiedad exclusiva de la derecha”. Lástima que solo sean estrellas fugaces en un final de ritmo pausado y duración excesiva.

La realidad es que todo era mejor dentro del cuadrilátero en que se disputaban los juegos del hambre.  Amigos, Hollywood nos la ha vuelto a meter.

Lo mejor: La escena del ataque de los mutos en las cloacas.

Lo peor: ¿Donde sinsajo está la épica?

Marte (The Martian): Matt nos ahorra el Dramon

vacometro4

¡Al fin una película de supervivencia en la que el espectador no sufre hasta vomitar sangre! Esa es mi primera reflexión tras salir del cine de ver Marte (The Martian), todo un acierto de Ridley Scott. Este tipo de cine suele basarse en que el espectador las pase putas. Por suerte, The Martian apuesta por la diversión sin complejos, entretenimiento además de primera calidad.

The Martian nos cuenta la historia de Mark Watney, un astronauta especializado en botánica que es dado por muerto erroneamente en el planeta rojo. Watney se las apañará para sobrevivir convirtiendose en un auténtico Juan Palomo espacial mientras en la tierra se estudia la posibilidad de traerle de vuelta.

jessica-chastain-nasa-marte-capitan

Las dos horas y media que dura la película pasan como un suspiro. Todo encaja, desde la acertada fotografía marciana al ágil trabajo en la sala de montaje, amenizado por una banda sonora repleta de éxitos de la música disco. Otro tanto más a favor, cuando lo obvio hubiera sido añadir una partitura tensionista del palo “vamos a vomir todos”.

Muchos hijos del cine de autor acusan a The Martian de ser un producto, condición que la película asume sin ningún tipo de complejo. En la época de la trascendencia, Marte se quita peso para que disfrutemos del “Qué”, y el “qué” es mucho “qué”. El uso del humor también funciona.

marte-fotografia-matt-damon

Hay que aplaudir el gran trabajo de Matt Damon, que triunfa en un papel  sobre el que recae la posibilidad de éxito de la película. Damon está mejor que nunca. Ni desatado ni comedido. Una interpretación que se apoya en el vitalismo apartando el drama. A mi juicio merece como mínimo una nominación al oscar, aunque seguramente la vena comercial de la película le aleje de la carrera por la estatuilla. En realidad todo el casting resulta encantador, desde la Chastain a Ejiofor. Lo cual nos ayuda aún más a empatizar con la película.

Cierto es que la personalidad de Ridley Scott está menos marcada en esta cinta que en trabajos como la reciente Exodus o en Prometheus, lo que tratándose de una adaptación literaria hay que tomarlo como algo positivo. Recordaremos Marte como la mejor película sobre el planeta rojo hasta la fecha. Una cinta de aventura con vocación de clásico.