Archivo de la etiqueta: cine adolescente

IT: El trauma infantil se disfraza de payaso

vacometro4

Lo tenía verdaderamente jodido Andrés Muschietti. El nuevo proyecto de IT cobró relevancia gracias a las noticias que sentaban en la silla del director a Cary Joji Fukunaga, director de la primera temporada de True Detective. Una noticia ilusionante que dejó de serlo cuando se confirmó que el también autor de Beast of no nation y Jane Eyre abandonaba el proyecto tras desavenencias con el estudio. El marrón le quedada a Muschietti, autor argentino que debutó en el terror sin pena ni gloria con Mamá. Las expectativas bajaron, pero volvieron a subir tras los primeros screenings y las aterradoras imágenes promocionales. El hype comenzó a crecer, y parecía que la burbuja, una vez más, iba a explotar. Pero esta nueva IT ha flotado por encima de las expectativas. Contra todo pronóstico, estamos ante uno de los mejores trabajos de horror de los últimos años.

El gran acierto de la película es tomar la valiente decisión de apostar por los personajes, una opción que no es la mayoritaria dentro del género. Los niños protagonistas crean un vínculo casi inmediato con el espectador, lo que nos hace cómplices de su terror. Un mecanismo más elaborado que la habitual colección de sustos, que seguramente defraude a los que solo acudan al cine a paliar los problemas de estreñimiento, pero que a la vez conquistará a los que busquen algo más que entretenimiento.

It_09162016_Day 57_16230.dng

IT es una gemela oscura de títulos como Los Goonies, Cuenta conmigo o Super 8, aunque su pariente actual más cercano se llama Stranger Things. La nostalgia vuelve a dar buenos resultados. Estamos ante una nueva confirmación de que lo retro es tendencia en el presente audiovisual.

IT es uno de esos proyectos en los que si algo falla el resultado final puede ser completamente ridículo, pero el acabado técnico de la cinta logra colocarse fuera de la sombra de la serie B. Esto se consigue gracias a una elegante fotografía, una banda sonora de calidad y unos impolutos efectos especiales. El resto lo hace un acertado casting en el que destaca la magnética Sophia Lillis, la actriz que da vida a Beverly. Ojo, que quizá estemos ante el nacimiento de una estrella.

De Pennywise, el payaso protagonista al que da vida Bill Skarsgård, decir que en los primeros minutos me ha dado la impresión de que quedaba eclipsado por el recuerdo del excelso trabajo de Tim Curry en la TV movie noventera. Ese payaso, de apariencia más humana que en esta nueva versión, es sin duda uno de los rostros más célebres de la historia del género. Pero este Pennywise se hace ‘querer’ según avanza el metraje. Aunque hay que tener en cuenta que el clown no deja de ser un falso nueve dentro de lo que de verdad cuenta la película. Los niños protagonistas desarrollan diferentes fobias, pero cada una de ellas esconde un problema más grave que el natural temor infantil. El verdadero miedo del grupo de ‘Los perdedores’ está en la vida real.

it-2-1

A pesar de todas las virtudes, el título también cuenta con algunos problemas, como la redundancia de algunas escenas o el alargamiento excesivo del desenlace. No obstante, queda patente que en la sala de montaje se ha tenido que tirar de tijera. Por suerte, hablamos de exceso, pero no de aburrimiento. De hecho este IT deja con ganas de más. De esa segunda parte ya en proyecto que muestra a los protagonistas 27 años después del fatídico encuentro. Por si fuera pequeño el Hype, suena Jessica Chastain como Beverly adulta. Por favor, que así sea.

 

Anuncios

CRUDO: PRIMERO DE CANIBALISMO

vacometro4

A Crudo le ha pasado lo mismo que a The Witch el año pasado. Películas de autor que acaban en mutilsalas debido a campañas de marketing engañosas. Ni The witch era la película más terrorífica de la historia, ni Crudo es la gran salvajada que han querido vender. El filme se ha hecho hueco gracias al eslogan “Puede provocar mareos” que se ha vendido en los medios. Ahora bien, el debut en la dirección de Julia Ducournau merece todos los elogios que ha recibido por parte de la crítica.

La película nos lleva a la universidad de la mano de Justine, una joven que llega al Campus para iniciar sus estudios de veterinaria. Formada en una educación vegetariana, su vida cambiará por completo al descubrir los encantos de la carne.

crudo-raw-carne-nevera

Crudo naturaliza una cuestión que la sociedad ha convertido en tabú: El canibalismo, al que Ducournau decide darle un tratamiento similar al de la adicción a las drogas. A partir de ahí se abre la veda para que cada espectador decida jugar con esa metáfora de ‘comernos unos a otros’, más si cabe en un entorno universitario en el que los novatos viven sometidos por los alumnos de segundo curso.

Estamos también ante el enésimo viaje iniciático puente entre la adolescencia y la edad adulta tras dejar atrás el hogar familiar. Quien haya pasado por esa franja horaria vital sabrá que es una zona gobernada por el cambio constante. De hacer y dejar de hacer cosas por el ‘que dirán’. Una época de influencia del entorno que acaba cuando encontramos nuestra propia identidad. Encontrareis todo esto en Crudo. dejando a la vista que a pesar del factor canibal estamos ante un retrato de personaje fascinante y jodidamente veraz.

crudo-raw-hermanas

La fuerza de los personajes femeninos y ese aire francés, evoca a La Vida de Adele. Las jóvenes Garance Marillier y Ella Rumpf  son el equivalente perfecto a Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux, aunque en el caso de Crudo el nexo sea únicamente fraternal. Todo el trabajo interpretativo se ve apoyado en una fotografía excelsa y en una hipnótica banda sonora que recuerda al trabajo de Rob para la versión francesa de Maniac, dirigida por Frank Khalfoun. También encontramos un guiño a Carrie, la obra maestra de Brian De Palma. Mezclando sangre y novatadas era imposible no recurrir a ella.

Crudo sin duda será recordada como una de las grandes de este 2017. A pesar de la hemoglobina, una cinta que puede gustar a cualquier cinéfilo. Más difícil lo van a tener los que esperen encontrar una película de terror al uso. Ya esperamos ansiosos el próximo paso de Ducournau tras esta brillante opera prima.

Incidencias durante la proyección: Niños/as en la sala

En la sala a que acudimos había niños, y no me refiero a niños de 14 años, si no a niños de menos de diez. Al girarnos para ver su reacción ante alguna de las escenas hardcore,  vimos a uno de ellos con el envase de palomitas en la cabeza.  ¿Qué lleva a alguien a llevar a niños pequeños a ver este tipo de películas? ¿Hasta que punto debería haber cierta regulación en la entrada de menores a según que proyecciones? Dejo abierto el debate por si alguien quiere comentar algo al respecto.

 

 

Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 2. Al carajo con el sinsajo

¡Madre mía! Y yo pensando que ya habíamos visto lo peor de la saga de los Juegos del Hambre en el primer episodio de Sinsajo… Que inocente. Tras dos episodios notables, Hollywood decidió que para ver el último episodio de la saga esperaráramos 12 meses y pagáramos 9 euros más. Asumido el despropósito pensé que al menos nos iban a premiar con un final digno. Error.

El desenlace solo ha servido para confirmar a Josh Hutcherson y su Peeta Mellark como una de las peores interpretaciones de todos los tiempos. Personaje e intérprete consiguen que cada una de de sus apariciones durante cuatro películas se conviertan insoportables, especialmente en esta última.

katniss-peeta-mellark-juegos-de-hambre

¿Harto de personajes femeninos florero? Tranquilos, Liam Hemsworth ha demostrado que la versión masculina de ese rol residual también existe. Su aparición solo transmite un pensamiento en el espectador… “¿Se parece más a Piqué o a Llorente?”.

Lo único salvable aquí es una vez más Jennifer Lawrence, que parece asumir con resignación que esta vez no ha podido salvar la película. Ni él, ni Donald Sutherland, ni Julianne Moore, ni siquiera el difunto Philip Seymour Hoffman.

SS_D125-37207.dng
SS_D125-37207.dng

El guión no es del todo malo. Es remarcable su intento de hacer una película política que se eleve por encima de la superficialidad que se le presupone. Siguen presentes temas como la propaganda o la manipulación mediática, y se explota un mensaje que ya se presentó en su predecesora: “El totalitarismo no es propiedad exclusiva de la derecha”. Lástima que solo sean estrellas fugaces en un final de ritmo pausado y duración excesiva.

La realidad es que todo era mejor dentro del cuadrilátero en que se disputaban los juegos del hambre.  Amigos, Hollywood nos la ha vuelto a meter.

Lo mejor: La escena del ataque de los mutos en las cloacas.

Lo peor: ¿Donde sinsajo está la épica?

Spring breakers: Poesía cani para intelectuales

Los que hayais visto En la Casa recordareis la escena en la que el profesor de literatura que interpreta Fabrice Luchini se queja amargamente de los alumnos de hoy en dia mientras corrige unas redacciones sobre el fin de semana. “El sábado me la pasé bien, el domingo no” dice una, “mis padres me quitaron el celular” se puede leer en otra. Más tarde encuentra una maravilla de redacción en la que un alumno describe la vida familiar de un compañero de clase. No nos desviemos del tema, Spring Breakers pertenece al estilo de las dos primeras redacciones, pertenece a la nada.

Confiábamos en que Korine haría de Killer y nos encontramos con una peli lírica de canis y ni siquiera para canis poblada por los personajes más planos que han pasado por la pantalla últimamente. Independientemente del mensaje, lo que nos llega nítido es que Spring Breakers es una película aburrida que puede hacerse insoportable.

spring breakers bikinis

Y es que la película no funciona ni como pasatiempos. Esperaba en el peor de los casos encontrarme con una peli superficial y entretenida, fast food de domingo tarde, pero lo peor es que esa forma de filmar del amigo Korine aspira a tener pretensiones para que algún crítico borracho o con ausencia de una vida sexual estable escriba “un retrato sobre esta generación perdida debido al…”. Humo, nada más que humo.

Y es que cuesta hacerse a una película cuando el espectador no es capaz de empatizar ni de lejos con ninguno de los personajes. Ni siquiera dan lástima. En el apartado técnico la película tampoco destaca. La dirección artística es cutre, busca la modernidad y el resultado queda francamente antiguo para cualquiera que conozca la MTV. Para ver fiestas salvajes ya tenemos Project X.

james franco dientes de oro

Otro de los pecados del retratista de vidas residuales Korine es tomar a los espectadores por tontos. Los personajes repiten y repiten sus últimos parlamentos, lo que hace pensar que esta oda a la desidia podría haberse quedado en un mediometraje eliminandonos el poblado costero de bises y la repetición de primeros planos de pechos femeninos, pectorales y nalgas.

Durante su visionado, llegó un momento en el cine en el que las caras de estupor de los espectadores le robaron la atención al filme. Parece que todo el mundo estaba esperando a alguien que lanzara su litro de Coca cola industrial contra la pantalla al grito de “A la mierda”. En la sala solo había parejas. Imagino a muchas de ellas en la primera cita despidiéndose con un “ya si eso te llamo” traumatizadas por el visionado de este despropósito.

????????????????????????

He de reconocer que como si de una película de horror se tratara, me tape los ojos en un par de momentos. Se hace duro ver a James Franco con piños de oro tocando al piano una versión de Britney Spears. No lo pasaba tan mal desde el momento bipolar de Tobey Maguaire en la tercera entrega de Spiderman.

La teoría de la mierda empaquetada

Korine y algunos críticos se escudan en el mensaje para defender y alabar el filme. Lo explicaré brevemente. Yo puedo regalarle a un amigo una mierda en una caja con papel de regalo. Le puedo decir a mi amigo que es una crítica al consumismo, a esa manía que tiene la sociedad de regalarse cosas unos a otros y que luego desemboca en tramas como la de Gürtel. Mucho sentido y lo que querais, pero aquí estamos para analizar el regalo, más allá de las pretensiones del amigo, y el regalo es lo que es, un zurullo, un mojón, un excremento sólido, por muy cool que sea el papel en el que está envuelto.

Es imposible no relacionar esta película con la disfrutable Piraña 3D, eso si que son tetas y culos no exentos de crítica y parodia. Las pirañas que invaden el Lago Victoria en la película de Alexandre Ajá hubieran dado un final digno a Spring breakers devorando a los personajes y al equipo técnico de la trasnochada y tardía película Korineana.

piraña 3D lago victoria

Es una pena no poder salvar a ningún tripulante de este naufragio. Cualquier capítulo de Jersey o Gandía Shore se mea en la cara de esta película. Esteis de acuerdo o no espero que os haya llegado cristalino el mensaje: Teneis que hacer una sesión doble con En la casa y Piraña 3D, dos grandes cintas de autores franceses.

Calidad de la leche: Leche en polvos