Archivo de la etiqueta: Cine de acción

Spectre: El Jes Extender de James Bond

vacometro2

Para los no iniciados, el Jes Extender es un mítico alargador de pene que anunciaba la teletienda. Es lo primero que me viene a la cabeza tras ver el último Bond, una película de 80 minutos extendida hasta los 148 por un Sam Mendes con licencia para alargar. Hasta me ha parecido ver hobbits. Hacía tiempo que no iba a mear en mitad de una película.

El último Bond empieza bien, con buenas secuencias durante el día de los muertos en el DF mexicano y con uno títulos de crédito de Top Ten sellados por la música de un inspirado Sam Smith, y no me atrevería a decir que estamos ante una mala película, pero ya he hablado en el primer párrafo de su principal pecado, pero no es el único. Se podría hablar de Spectre como una colección de actores desaprovechados, desde Christoph Waltz a Lea Seydoux pasando por una muy fugaz Monica Bellucci. La brillante idea del malo de malos que encarna el actor alemán es víctima de una película cuyo guión no termina de funcionar.

espectre-tarradellas

Quizá lo más interesante de este willyfoggiano episodio es el uso del metalenguaje bondiano, con un choque de placas tectónicas en el que impactan el bourneizado Bond de los últimos capítulos y el Bond en sentido más clásico. El de Martini con Vodka intenta hacerse camino en lugares en los que no está bien visto beber alcohol. La esencia del cine de espionaje a la antigua usanza se abre paso en un mundo de drones y amenaza ciberterrorista.

Quizá lo que acaba de reventar la cinta es que su predecesora sea Skyfall, indiscutiblemente la mejor película de toda la saga. Y no solo eso, la franquicia Misión imposible también le come terreno. Lo mejor sería un MI6 que cruce a Hunt con el agente británico. Con un “No hay huevos” igual se anima algún productor.

Anuncios

Misión imposible: Nación secreta. Ethan Hunt en terreno Bond

vacometro4

La saga Misión Imposible carga tras cinco películas con una mala fama a mi juicio exagerada. Esto quizá se deba a que la franquicia  comenzó con un primer episodio dirigido con acierto por el maestro Brian de Palma al que sucedió una fantasmada extrema dirigida por el hiperbólico John Woo. El cine de espionaje dio pase a un copipasteo de escenas de acción a cual más ridícula. Los episodios 3 y 4 siguieron el camino de la acción de gran estudio, con más éxito que en Mi2 pero sin llegar a enamorar. Ha tenido que llegar el director Christopher McQuarrie (Jack Reacher) para poner a la saga en el lugar cinematográfico que le corresponde.

Misión Imposible: Nación secreta compite con el título de De Palma por ser la mejor película de la saga, y lo hace combinando lo mejor de las secuelas con la esencia de espias old school del primer episodio. Además el filme ofrece momentos que aseguran que la película perdurará, como la antológica secuencia de Turandot en Viena.

mision-imposible-nacion-secreta-ferguson-turandot

Buena parte de la acción transcurre en las calles de Londres. Por un momento he pensado que ibamos a ver un crossover entre Ethan Hunt y James Bond. La verdad es que su presencia, aunque fuera en forma de sombra o de nota en la banda sonora, hubiera sido apoteósica, pero claro, supongo que una maniobra de ese calibre será economicamente inalcanzable.

Nación secreta no alcanza a mi juicio el nivel de la maravillosa Skyfall, pero podría ser el “Casino Royale” de la saga Misión imposible. La película consigue dar mucho más de lo que a priori ofrecía. Sus giros de guión logran mantener el interés y darle un gran contexto lógico a sus espectaculares escenas de acción.

mision-imposible-nacion-secreta-cruise-doble

La película sirve además para reivindicar la figura de Tom Cruise, que a sus 53 años realiza un trabajo físico impresionante. Buen momento el que vive el actor, que tras Oblivion o Al filo de la mañana demuestra que aún puede darnos un trabajo de calidad cada año. Es imposible obviar el trabajo de la guapa y magnética Rebecca Ferguson, que consigue brillar por encima de Cruise en un puñado de escenas de acción, y eso es mucho decir.

Lo peor de la película es sin duda Simon Pegg, otrora actor inspirado en comedia, que ahora solo resulta cargante. No estaría de más que el “sindicato” buscara la manera de darle de baja.

mision-imposible-nacion-secreta-persecucion-motos

En definitiva, estamos ante una película que encantará a los fans de la saga y se meterá en el saco a otros tantos que no lo son o que habían perdido la fe. Una lección magistral de como a hacer un blockbuster y, desde ya, una de las mejores quintas partes de la historia del cine.

Terminator Génesis: La culpa de todo la tiene John Connor

vacometro3

Regresa la franquicia de la humanidad contra las máquinas, y lo hace con una nueva Sarah Connor (Emilia Clarke), con un nuevo John Connor (Jason Clarke), con un nuevo Kyle Reese (Jay Courtney) y con el T-800 de siempre: Arnold Schwarzenegger. Los sucesos son idénticos a los de la primera entrega, pero en esta ocasión una nueva linea temporal mandará al carajo ese pasado que ya vimos en 1984.

En Terminator Génesis el malo de la película no ha sido el T-800, el T-1000 o una Terminatrix. Ha sido el trailer. Estamos ante el caso más flagrante de la historia de los trailers destripadores, que más que vender la película lo que ha hecho es comprimir buena parte de sus highlights. Si no habeis recurrido al material promocional para abrir boca os llevareis una sorpresa tras otra. Si lo habeis visto, lo siento, os han jodido media película.

terminator-kyle-reese-culo-abdominales

Aún así he disfrutado de la nueva entrega, sobre todo gracias al guión, pero la ejecución de Alan Taylor (Thor: El mundo oscuro) deja bastante que desear. Estamos ante una labor de dirección que carece de cualquier atisbo de personalidad. Cameron, Mostow y McG dejaron su huella en la saga. Taylor no lo ha conseguido.

terminator-genesis-genisys-abuelo

Lo mejor sin duda de la cinta es Arnold Schwarzenegger, que esta vez es apodado “El abuelo” por Sarah Connor. Teniendo esto en cuenta la película bien podía haberse titulado “El abuelo que saltó por el helicóptero y se largó”. Arnie no ha perdido ni un ápice de su carisma. El guión le ha otorgado las mejores frases de la función, y también los mejores gestos, como esa sonrisa que parece decir “Dientes, que es lo que les jode” en homenaje a la Pantoja.

terminator-dientes-pantoja

terminator-puente-genisys-genesis-puente-autobus

terminator-genesis-clarke-madre-de-dragones

A su lado también brilla Emilia Clarke, la archiconocida Madre de dragones de Juego de Tronos. No es Linda Hamilton, pero es una gran solución para sustituirla. La elección de Kyle Reese no me parece tan acertada. El Michael Biehn de la primera entrega tenía menos discurso, y mucha más alma. Este Reese que interpreta Jay Courtney solo es un torso con abdonimales. El que me ha convencido es J.K. Simmons en su breve papel de “iluminado”. Nos deja con ganas de más.

Lo que menos me ha gustado de este revival es su falta de crudeza. La violencia es demasiado blanca y está muy cocinada. No recuerdo haber visto una sola gota de sangre, y los personajes hablan y hablan antes de apretar el gatillo (Salvo el T-800). Lejos queda la primera entrega, en la que no había ningún tipo de miramiento. Supongo que todo esto se debe a las restricciones de la calificación de edad. Estados Unidos la ha estrenado como PG-13 (Sugiere la compañía de un adulto para los menores de 13 años). Se intuye el miedo a ser calificada R y perder buena parte del potencial público adolescente. Demasiado light para una saga como Terminator.

terminator-genisys-primer-terminator-1984

La película aprovecha su planteamiento para hacer una radiografía de la dependencia tecnológica en nuestra sociedad. Solo hay que coger el metro para darse cuenta de que Skynet ha ganado. Somos esclavos de la pantalla, por lo que esos campos de concentración de las máquinas del futuro no quedan tan lejanos, lo que pasa que en esta ocasión entraremos en ellos voluntariamente. Al Sistema operativo Génesis del que habla la película solo le falta “la manzanita”. Cuidado al comprar el iPhone 7. Aunque el verdadero juicio final llegará cuando se haga un wikileaks de vuestros whatsapp.

terminator-genisys-t800

A pesar de que Terminator Génesis puede que sea la peor Terminator hasta la fecha (Las otras me gustan mucho, incluso 3 y Salvation como podeis leer aquí) ha conseguido dejarme con ganas de más. Tengo ya un par de ideas para llevar a buen puerto la saga para el futuro, y la mejor de ellas incluye a J.K. Simmons encarnando a un Terminator. No me digais que no sería increible ver un T-Whiplash dispuesto a todo. Aunque su debut en taquilla ha sido un poco flojo, espero que remonte y podamos saber más sobre Skynet, el futuro, el pasado, el juicio final… Terminator lo merece.

Terminator 3 y Terminator: Salvation. Las hijas bastardas

Ante la insistencia de muchos en apartar de la saga Terminator a la tercera y cuarta entrega, me veo en la obligación de desenterrarlas y colocarlas en el lugar que merecen. No voy a decir que estén al nivel de los dos primeros episodios, pero ambas son dignas integrantes de una de las mejores franquicias que ha dado al cine. Hubo vida después de James Cameron (de la Isla).

Terminator 3: La rebelión de las máquinas. De Terminator a Terminatrix

terminatrix-kristana-lokken

La narración nos lleva a 2003 para mostrarnos las horas previas al juicio final, el momento en el que Skynet toma conciencia de si misma. En ese preciso momento una Terminatrix, modelo T-X, será enviada al pasado para acabar los líderes de la resistencia futura. Un modelo 101 de la serie T-850, de apariencia idéntica al T-800 de las dos anteriores entregas, volverá al pasado para intentar protegerlos.

Si el mayor cambio en Terminator 2 era darle el papel protagónico al antagónico primer Terminator, en esta ocasión era la feminización del Terminator. Kristana Lokken era la encargada de ponerle rostro y romper con el monopolio masculino de la apariencia tecnológica. La actriz mezcla a la perfección tres adjetivos: fria, bella y letal. Con su expresión corporal y su neutralidad facial consigue una interpretación de nivel.

terminator3-kristana-lokken

©2002 T3 Productions, Inc. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION

Completando el elenco, el propio Arnie, en su último  papel pre-Gobernator, mi ya adorada por esos tiempos Claire Danes pre-Homeland y Nick Stahl, un John Connor deprimido y capaz de meterse una caja de de las que se usan para castrar animales al que podríamos rebautizar como Yonki Onnor.

terminator3-claire-danes-kate-connor

La primera hora de la peícula es antológica. Puede que adolezca de la esencia y el factor sorpresa de las dos primeras entregas, pero el director Jonathan Mostow demuestra un gran amor al material de origen. La tensión de las dos primeras entregas se sustituyen por un tono desenfadado plagado de humor. Terminator 3 tiene mucho de autoparodia, como la entrada de Arnie en un local de boys para volver su look  original, ese que pasaba de estar en cueros a vestirse de cuero. Su outfit se ve completado con unas gafas que no tienen desperdicio.

Pero Mostow no se ha olvidado de uno de los puntos fuertes de la saga: Las persecuciones. Y es que la saga Terminator tiene muchísimos elementos sacados de los cartoons entre Correcaminos y Coyote. La escena del T-X manejando una grua de grandes dimensiones mientras acaba con todo a su paso es sencillamente brutal. Absolutamente nada que envidiar a la tan de moda Mad Max: Fury road. Quizá George Miller sacó de ella un par de ideas. Una megadestrucción de las que me ponen.

Los FX dan un paso atrás respecto a Terminator 2. Ya no consiguen dejarnos boquiabiertos como antaño. Aunque la dirección artística se ha esmerado en otros aspectos, como el diseño del T-X, tanto por fuera como en su exoesqueleto, o la sorpresa que supone ver en acción al primer modelo de la era de las máquinas: El T-1, que recuerda más a la saga Robocop que a la propia Terminator. Esas máquinas se construyeron, no son solo CGI, y eso se nota en las escenas de acción. El trabajo de Stan Winston es impecable, una vez más.

Otro de los pecados de esta cuarta entrega en su pre-final, con el T-800 tomando decisiones muy humanas. El momento reinicio a través del trance que tiene Schwarzenegger es francamente ridículo. Por suerte, el sosegado desenlace arregla el estropicio y hace que terminemos la película con un buen sabor de boca.

Tras el revisionado soy incapaz de entender como este filme, más que digno, fue tan denostado. Mostow ya ha demostrado en U-571 o Breakdown ser un director efectivo, y lo confirma llevando a buen puerto el legado de Cameron. Merece la pena volver a ver esta versión autoparódica del mito.

Terminator: Salvation. El valle de la muerte de Skynet

terminator-salvation-john-connor-christian-bale

No hay tres sin cuatro, y para la cuarta entrega se tomó la arriesgada decisión de contar con MCG para las labores de dirección, un director que ya habia dejado claro en las dos entregas de Los Angeles de Charle, que en su cine el estilo está por encima de la narración. A eso había que sumarle la “ausencia” de Schwarzenegger, aún inmiscuido en tareas políticas. Era normal sentir miedo.

Por primera vez se nos muestra el futuro, la era de la guerra contra las máquinas. Los primeros minutos confirman lo que podíamos esperar de MCG, la película tiene un look fascinante. Se nos presenta a Marcus Wright, un reo condenado a muerto en el pasado que aparece misteriosamente en ese tiempo futuro. Tras sobrevivir a un ataque de las máquinas se encontrará con un adolescente Kyle Reese y con su hijo, un ya adulto John Connor convertido en lider de la resistencia humana en la guerra contra las máquinas.

TS-VFX-00122 A T-800 Terminator in a scene from Warner Bros. Pictures’ action/sci-fi feature “Terminator Salvation,” a Warner Bros. Pictures release. The film stars Christian Bale and Sam Worthington. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION. ALL RIGHTS RESERVED.

 

El tono informal de Terminator 3 desaparece y es sustituido por uno mucho más serio. MCG intenta dar nuevos aires a la franquicia creando un retrofuturo que tiene mucho de Mad Max.

A pesar de estar en el futuro, se nos cuentan hechos anteriores a la primera entrega de Terminator. El T-800 está aún en la cadena de montaje, y predominan Terminators más rudimentarios, como el T-600, una versión más grande y más torpe, o los gigantescos Harvester, encargados de recolectar humanos para el campo de concentración de Skynet.

terminator_salvation-harvester-giant-terminator

Las escenas de acción están al nivel de lo que se puede esperar de un episodio de esta saga. Las explosiones no son digitales, y eso se nota. Tanto la escena inicial del helicóptero como el ataque del Harvester y la posterior persecución de mototerminators son de altura, si bien echo en falta la sensación letal que tenían las máquinas en los capítulos anteriores. En esta ocasión no parecen tan duras de matar.

terminator-salvation-mototerminator

TS-FP-00155r (L-r) CHRISTIAN BALE stars as John Connor and SAM WORTHINGTON stars as Marcus Wright in Warner Bros. PicturesÕ action/sci-fi feature ÒTerminator Salvation,Ó a Warner Bros. Pictures release. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION. ALL RIGHTS RESERVED.

Quizá es la parte dramática es el punto debil del filme. Cuesta empatizar con los personajes, unos personajes demasiado estereotipados. Incluso John Connor, interpretado por Christian Bale, parece una máquina. Me parece un error el papel florero otorgado a la Kate Connor que interpreta esta vez Bryce Dallas Howard y que tan bien había funcionado en la tercera entrega.

A pesar de estos defectos estamos ante una entrega satisfactoria. Una gran creación de universo que no ha ido a más porque la taquilla no fue la esperada, pero que merece la pena recuperar. Una pena que Terminator: Génesis haya decidido prescindir de estos capítulos, que sin ser Cameron aportaron más mitología a una saga imprescindible. Somos tan de la resistencia como de Skynet. Larga vida a la saga Terminator.

En el ojo de la Tormenta: La otra vaca de twister

Podría definirse En el Ojo de la tormenta como un reboot no oficial de Twister, porque es imposible hacer una crítica de esta película abstrayéndose de que Jan De Bont dirigió en 1996. Estamos ante una película para nostálgicos, para los que disfrutaron con ese repunte del cine de catástrofes que nos trajo en los 90 además de tornados, volcanes y meteoritos.

Aquí asistimos ante una puesta al día del mito. Para eso hay tres consignas. La primera es aprovechar la tecnología de hoy para los FX. La segunda responde al plus de las secuelas: Multiplicar destrozos y magnitud de la tragedia. La tercera es adaptarse a los tiempos actuales. Eso se ha conseguido rodándola como un falso mockumentary que meta en el saco a la generación youtube. Digo falso Mockumentary porque no respeta al 100% ese formato, pero la mayoría del metraje sale de las cámaras de los protagonistas.

en-el-ojo-de-la-tormenta-tornado

A pesar de su falta de pretensiones y estar bien enclavada en el cine de entretenimiento, En el ojo de la tormenta se guarda un as en forma de mensaje. Vivimos en los tiempos del “Grábalo todo, por tu puta madre” de REC, en días en los que ir a un concierto se convierte en un “He tenido que esquivar a Cannon y a Nikon para ver al batería de The Black Keys”, lo que se ha visto agravado por el crecimiento progresivo de las pantallas de los Smarthphone, convertidos ya en phablets. El periodismo 2.0, que convierte a los usuarios en emisores de información, ha llegado a niveles enfermizos de exhibicionismo, y esta película es uno de los mejores ejemplos. El pasado verano leí una noticia de una pareja que cayó por un barranco mientras se hacía un selfie. Eso es en pocas palabras En el ojo de la tormenta.

en-el-ojo-de-la-tormenta-graduacion

en-el-ojo-de-la-tormenta-escote-profesora

en-el-ojo-de-la-tormenta-frikis

en-el-ojo-de-la-tormenta-rec

Uno de los aciertos de la película es el de sustituir la ranchera de twister por el Titus, un vehículo diseñado para entrar en un tornado. Se trata de una mezcla entre el batmovil de Nolan y un tanque, que sustituye armamento por toda clase de cámaras. La información es un arma.

en-el-ojo-de-la-tormenta-titus

Puede sonar retorcido, pero En el ojo de la tormenta también tiene algo de las películas con psychokiller. Tiene el horror, tiene las carreras, y tiene a gente gritando “Va directo al colegio”. En este caso el enemigo es un tornado, por lo que no podemos decir que se trata de algo sobrenatural.

La vaca de twister returns

Capítulo aparte merece el guiño a la ya mítica vaca sagrada de twister, que os sonará porque entre otras cosas da nombre a esta página web. Su escena sirve para engrandecer a la vaca original, puesto que esta… ¡¡ES DE CARTÓN PIEDRA!!. Respiramos tranquilos tras ver que se la ha respetado. Os dejamos unas imágenes del cameo:

vaca-de-twister-en-el-ojo-de-la-tormenta

vaca-de-twister-en-el-ojo-de-la-tormenta-2

vaca-de-twister-en-el-ojo-de-la-tormenta-3

En definitiva, si disfrutaste con Twister seguramente disfrutes también con este efectivo “pasatiempos” que da más de lo que podíamos esperar. Ideal para una tarde de domingo en el que la resaca impide pensar.

Lo mejor: Su tono desenfadado y su absoluta falta de pretensiones.

Lo peor: Ya la hemos visto antes.

Dolor y dinero: Tres tontos muy tontos

Michael Bay ha aportado grandes cosas al cine. Y cuando hablo de grandes no hablo de calidad, si no de magnitud. Blockbuster es su segundo apellido. El director se ganó un sitio en los 90 sentando las bases del nuevo cine de acción. Dirigió tres títulos consecutivos de este género y de calidad destacable que consiguieron romper las taquillas de la época: Dos policías rebeldes (1995), La Roca (1996) y Armaggedon (1998). La segunda es junto a Jungla de Cristal III: La venganza, la mejor película de acción de la década.

La borrachera de éxito le llevó a creerse James Cameron y afrontar un nuevo Titanic encubierto bajo el nombre de Pearl Harbor, que resultó a la postre un estrepitoso fracaso de crítica y público. De ahí que decidiera recurrir a la semilla de su éxito con la pasable secuela de dos policias rebeldes. Tras ella intentó hacerse el Paul Verhoeven en una realidad distópica adaptando La Isla, que funcionó bien en taquilla pero no aportó nada al género, salvo unas cuantas escenas de Scarlett Johansson en todo su esplendor y HD.

Por suerte recuperó la chispa con la primera entrega de Transformers. Un producto bien montado y de calidad razonable, que desgraciadamente ha padecido dos míseras secuelas que también figuran bajo la firma Bay. Y ese es el peor error de su cine, limitarse en ocasiones a fabricar el producto.

Dwayne johnson la roca dolor y dinero

Con su carrera en clara decadencia pega un volantazo que deja a los FX fuera de la ecuación en Dolor y dinero, la historia de tres ratas de gimnasio que toman la vía del crimen como atajo para cumplir el sueño americano. ¿Su plan? Secuestrar a un millonario para desplumarle y quedarse con toda su fortuna. Hasta aquí todo bien, si no fuera porque los musculosos protagonistas sumar un cerebro entre los tres, por lo que las decisiones que adoptan son ridículas en su mayor parte, pero eso ya lo dejo que lo comprobeis por vosotros mismos. Aquí como sabeis no incluimos ningún spoiler, de hecho estamos convencidos que spoiler es una raza de perro.

Lo que más nos llama la atención de este rocambolesco relato es que está basado en un suceso real que fue recogido en un artículo del Miami New Times. Incluso Bay se toma la licencia de recordárnoslo con un rótulo de vez en cuando. No es para menos, Dolor y dinero es en suma una gran recopilación de WTF’s.

Bay deja la sutilidad a un lado para ir de frente contra el sueño americano y todos los que nos venden la moto. Refleja con nitidez toda la superficialidad made in USA, y lo hace retratando a un estereotipo de Hércules con la cabeza hueca. Nadie mejor que un director de cine superficial para criticarlo. En ocasiones parece una película autoparódica del propio cine de Bay. Sería muy fácil hacer la crítica desde un sello independiente a lo Korine, pero en esta ocasión se hace desde un gran estudio, desde el imperio de Hollywood, y eso siempre tiene más mérito.

Tony shalhoub en dolor y dinero

El apartado interpretativo está liderado por unos mastodónticos Mark Whalberg y Dwayne Johnson. Sobre todo es La roca el que brilla con luz propia, gracias a su simpático personaje de Delincuente religioso. Con él se alcanza el esplendor cómico. Otro que merece mención especial es Tony “Monk” Shalhoub, descacharrante en su papel de judio cabrón.

Que nadie se engañe, aunque la portada del filme pueda llevar a pensar que estamos antes el enésimo título de acción, Dolor y dinero es una comedia surrealista. Pero tranquilos, que también hay dosis de disparos y violencia. La imagen y el estilo de producción no pierde el sello Bay. La banda sonora mantiene el tono fílmico tirando de hits como el main theme de Mentes peligrosas. Gran acompañamiento. Puedo afirmar también que los 130 minutos de metraje no pesan. La acción se pasa volando y los buenos momentos están bien repartidos entre introducción, nudo y desenlace.

Las primera críticas y los discretos resultados en taquilla hacen pensar que Dolor y dinero está aún por descubir. Creedme cuando os digo que con el tiempo se la valorará en su justa medida como lo que es… No solo un gran entretenimiento, también una gran película. Además se trata de una historia con personajes de altura. Tres tontos muy tontos a los que nos les cuesta nada meterse al espectador en el bolsillo.

dolor y dinero trio

Y de propina nos deja una cita para la historia del cine… “My name is Daniel Lugo and I believe in fitness”

Calidad de la leche: Leche proteínica.

Jack Reacher: El hermano cabrón de Tom Cruise

El género del cine de acción no pasa por su mejor momento. Desde que entraran en auge las películas de superhéroes, las escenas trepidantes están muy ligadas a superpoderes y superarmas. Mientras tanto, hemos vivido el declive de sagas como Jungla de Cristal, quizá la más grande serie de películas de acción a pie de calle. Solo The Fast & the furious parece abstraerse de este clima, ganando adeptos con cada entrega.

A su vez estamos en la época de bournezación del género policiaco. Y es que hasta James Bond se ha convertido en Jason Bourne. En este extraño contexto llegó a las salas Jack Reacher, un thriller de acción que adapta la novela de Lee Child.

Jack Reacher es un antiguo policía militar que ayudará a una abogada a resolver el caso del asesinato de cinco personas a manos de su cliente. El acusado, tras recibir una paliza durante un interrogatorio, pronuncia el nombre de Reacher. Así es como Reacher se verá envuelto en una espiral de violencia que intentará resolver en favor de la justicia.

jack reacher no necesita armas

El encargado de dar vida a Reacher no es otro que Tom Cruise, actor de sonrisa eterna que parece vivir en una juventud infinita. Cruise no acaba de irse del estrellato ni de regresar a él. Ni arrasa entre la crítica ni defrauda. Ni arrasa en taquilla ni fracasa. Con películas como Misión imposible: Protocolo fantasma, Oblivion o este Reacher, se ha convertido en el señor de los seises de Filmaffinity.

En un nuevo intento de borrar esa figura de hijo predilecto de América, Tom Cruise encarna a un cabronazo, un cabronazo fuerte, astuto e inteligente. Un tipo que no necesita armas para reventar cabezas y no necesita apuntar las cosas para recordarlas. Un juez Dredd sin armadura, que como el héroe de comic es a la vez juez y jurado.

La película, que dirige Christopher McQuarrie, empieza fuerte, con un gran cuarto de hora. Aunque por el camino se convencionaliza. Cruise coge la batuta desde su primera aparición y no la suelta hasta el final. Su chispa mantiene viva la acción y la atención del espectador, que decae un poco por las altas expectativas de los primeros minutos y la simpleza argumental.

Tom Cruise y Rosemund Pike en Jack reacher

Estamos ante un filme sólido y bien rodado. Lo que podría ser una buena cerveza. No deja de ser cerveza, pero es una birra que se consume a gusto. Evidentemente Jack Reacher no inventa la pólvora, pero se puede decir que estamos ante un buen producto. A esto también ayuda la aportación de la abogada, encarnada de Rosamund Pike. Junto a Cruise forma una extraña pareja que no pega ni con cola, pero que a pesar de eso consigue química y una gran tensión sexual no resuelta. También ayuda la aportación de Werner Herzog o Robert Duvall en la zona secundaria.

Seguramente los productores vieron este Reacher como una posible saga que no sabemos si llegará a hacerse realidad. Sin fracasar estrepitosamente, la película no ha brillado en taquilla, lo que mantendrá la incertidumbre hasta el final. A pesar de que Jack Reacher cumple objetivos, su personaje da para una gran película. Quizá sea el momento de llamar a un director que pueda completar la misión. En ausencia de Tony Scott, que en paz descanse, Ridley sería un gran candidato.