Archivo de la etiqueta: cine de superhéroes

Logan: Slow food para la última cena mutante

vacometro2

Reconozco la valentía de la pareja Hugh Jackman-James Mangold al intentar darle un final digno a uno de los grandes personajes del cine de superhéroes. Tras dos spin-offs insatisfactorios, Logan no solo pone fin al más célebre personaje de la Patrulla X, también despide a la primera generación cinematográfica de mutantes. La apuesta de Mangold era dejar de lado el fast-food cinema para hacer una pellicula más pausada, más íntima, con sabor a western crepuscular. Algo más que la habitual empanadilla de hostias. El director sacrifica acción poniendo corazón, y en parte funciona. La pena es que al resultado final le falta cabeza.

La acción nos sitúa en un futuro incierto en el que los mutantes se encuentran en peligro de extinción. En ese contexto, un Lobezno alcohólico y desmejorado parece haber olvidado su pasado mutante. Alguien se cruzará en su camino para encomendarlo una último misión.

logan-laura.jpg

La película se alimenta de algunos de los grandes títulos de los últimos años. La relación Logan-Laura recuerda a la que mantuvieron en los 90 Arnold Schwarzenagger y Edward Furlong en Terminator 2, y los enemigos del filme parecen lanzados por Skynet.  La búsqueda de la tierra prometida y algunas escenas en vehículo nos llevan a Mad Max: Furia en la carretera. También está presente el terror fronterizo de No es país para viejos. Y no nos olvidamos de las series. La película parece en ocasiones pariente de Stranger Things. Los paralelismos entre Once y Laura son evidentes, al igual que los de sus lugares de origen.

logan-viejo-hugh-jackman

Logan es además un gran espectáculo interpretativo. Jackman rinde a gran altura. Hugh Jackman es Lobezno, y Lobezno es Hugh Jackman. Por muchos Lobeznos que veamos en el futuro nunca habrá debate. No habrá uno mejor. Si los premios consideraran este género, Hugh Jackman sería una de los cinco candidatos finales al próximo Oscar. No se queda atrás Patrick Stewart, que encarna a un profesor Xavier entrado en la noventena y con importantes problemas de salud.

malo-logan-lobezno

 

A pesar de las virtudes, los problemas de Logan son evidentes. El principal sus 135 minutos de duración, que se hacen largos ante el vacío de acontecimientos en algunas partes. A eso hay que sumar un guión nunca está a la altura de la estética. Vemos el ocaso del héroe, pero en ocasiones falta un porqué. La película avanza con claros acelerones y frenazos. Nunca encuentra su ritmo. Por suerte, su antológico plano final y el Hurt de Johnny Cash en los créditos elevan un escalón la calidad de la película.

Estamos ante una película para devotos del personaje que gustará a muchos cinéfilos ajenos al género, pero que decepcionará a los que busquen la película definitiva de los X Men. Al menos en esta ocasión hay amputaciones sin censura Made in Lobezno. Decepcionante, pero Logan no es ni mucho menos una mala película.

 

 

Anuncios

Doctor Strange: Un ‘Origen’ para las guerras venideras

vacometro3

Tras la muy física Civil War, Marvel termina 2016 mostrando su lado más místico con Doctor Strange, un estimulante entretenimiento bajo el sello de la casa de las ideas. La película cuenta la historia de Stephen Strange, un excéntrico cirujano de la escuela ‘House’ que se verá obligado a buscar soluciones más allá de la medicina tras un accidente de coche.

El éxito del filme tiene nombre y apellido: Benedict Cumberbatch, que resulta un acierto total del equipo de casting. Una vez más, el actor interpreta a la perfección a un personaje más complejo de lo que Marvel nos tiene habituados. Si una mitad es Cumberbatch, la otra mitad es la psicodélica dirección artística. Los FX funcionan, pero… ¿Hubieran sido así de no existir Origen de Christopher Nolan? El parecido es tan evidente que la duda es más que razonable. La película también tiene imágenes que recuerdan a Matrix o conceptos que parecen sacados de Star Wars, e incluso Star Trek.

null

doctor-strange-extrano

Entre los puntos débiles encontramos a un desaprovechado Madds Mikkelsen, que interpreta a Kaecilius y un descafeinado Chiwetel Ejiofor, que da vida a Mordo. Lo compensa Tilda Swinton, interpretando a una especie de Maestra Miyagi nepalí.

Doctor Strange es un nuevo acierto de Marvel. No está a la altura de las entregas de las dos últimas entregas de Capitán América, pero supone una atractiva variación en la saga a la que seguro que podrán sacar más partido en el futuro. Lo mejor, es que a pesar de su complejidad (Habla de multiversos y viajes en el tiempo) la saga no pierdo una de sus principales cartas: El humor. Este doctor Extraño nos prepara además para las guerras venideras. No olvidemos que el próximo año vuelven Thor y los guardianes de la galaxia.

Lo mejor: La parte nepalí

Lo peor: Le falta un climax potente

 

Escuadrón suicida: DC viene de DeCepción

vacometro2

Tras la decepción general que supuso Batman v. Superman: El amanecer de la justicia, Escuadrón suicida, con otro tono y otro director (David Ayer) lo tenía todo para levantar a DC. Los trailers prometían humor, acción y una embriagadora dirección artística. Prometía… porque tras salir del cine Escuadrón suicida solo acentúa los problemas argumentarles de una franquicia que parece más preocupada por aparentar que por ser.

No empieza mal la película, dejándose de pajas y relleno para deleitarnos con unos 20 minutos iniciales que se basan en un ágil reclutamiento. Las presentaciones no hacen más que aumentar el tamaño de una burbuja que pronto acabará explotando. Y es que la película no se sostiene. En Batman V. Superman los enemigos no lo eran tanto, y en Escuadrón suicido los malos están muy lejos de serlo.

El impuesto Smith

El Deadshot de Will Smith es quizá el villano menos interesante de la función, y curiosamente el personaje con más protagonismo y minutos en pantalla. Ese es el precio que ha pagado DC por contar en un actor que prácticamente cuenta sus películas por papeles protagonistas en las mismas. Lo peor es esa forzadísima carga dramática que le viene añadida. En ocasiones parece un repaso por la carrera del actor, con momentos de acción a lo Soy leyenda y pasajes paternofiliales del tipo En busca de la felicidad. ¡Que gran error!

escuadron-sucida-al-completo

La que si sale victoriosa en el casting es sin duda Margot Robbie, dando vida a una Harley Quinn para la posteridad. Un auténtico espectáculo en cada una de sus apariciones. Ni siquiera el mismísimo Joker consigue darle la réplica. Y es que en todo en lo que destaca Quinn flaquea el nuevo payaso, el peor que ha dado el cine hasta el momento. Un personaje plano, ñoño e interpretado sin alma por un acomodado Jared Leto. Su interpretación hace más grande a Nicholson, y sobre todo al irrepetible Guasón de Heath Ledger.

Viola Davis, que realiza el papel equivalente a Nick Furia en Los Vengadores, también convence interpretando a una auténtica perra de Satán. Mención aparte merece el mierda-personaje que le han puesto a la pobre Clara Delevingne. Un personaje mitad mujer florero-mitad embrujada que no interesa lo más mínimo. Mención especial a la infrahistoria de su origen a lo Indiana Jones. Todas sus intervenciones provocan vergüenza ajena, y no por su culpa.

Si por algo se salva de la quema total la película es por su tremenda banda sonora, un auténtico espectáculo. The animals, Queen, Rolling Stones, Eminem, Twenty One Pilots… Sin duda la película pisa sobre seguro jugando con clásicos de ayer y de hoy en lo que por momentos parece un gran videoclip. La pena es que todo quede vacío de contenido. Todo el mensaje político que respiraba el interior de Batman V. Superman es enterrado y sustituido por moralina barata de primero de Walt Disney.

Tras este nuevo paso en falso de la franquicia, las expectativas ante la película de La liga de la justicia serán mínimas. Quizá en ese momento Snyder consigue levantarse. La clave del éxito está muy clara: Un buen guión.

Batman v Superman: El amanecer de la justicia. Las heridas del 11S alienígena

vacometro3

Tras El hombre de acero no sabía que esperar de Batman v Superman, pero llegó el 23 de marzo de 2016, la hora de despejar las dudas. La nueva película de Zach Snyder supone un paso adelante para la franquicia, a pesar de ser un filme irregular a todas luces. El director repite con sus aciertos y errores habituales. Quizá el mayor de ellos sea ese intento de ser Nolan, cuando es un terreno que le cuesta. Por momentos funciona la representación casi teatral del conflicto, al igual que El caballero oscuro, este crossover mira por momentos a Eurípides, Sófocles y Esquilo, los grandes de la tragedia griega. Hay frases grandilocuentes, y un reparto ajustado de los protagonismos. En esa primera mitad brilla la figura de Jesse Eisenberg, un Lex Luthor juvenil al que la única pega que podemos ponerle es la existencia del Joker de Heath Ledger, su principal fuente de inspiración. Luthor es el auténtico titiritero de la película.

Quizá la peor parte viene cuando empieza el ruido, en el inevitable estallido del conflicto. En el último tercio podemos afirmar que Batman V Superman es la mejor adaptación hasta la fecha… ¡De Dragon Ball! Esa acción excesiva, que recuerda tanto a Akira como a Transformers, rompe con la senda marcada en la primera hora. Al igual que en El hombre de acero o en la reciente La era de Ultrón, la acción es demasiado destructiva. La megadestrucción es tal, que nos preguntamos… Si Batman y Superman montan todo este cirio… ¿Qué pasará cuando tengamos a la Liga de la Justicia al completo? ¿Nos enteraremos de algo o todo se convertirá en un indigesto bocadillo de hostias? Por suerte, la aparición de Wonder Woman, al fin en la gran pantalla, arregla un poco el desaguisado.

batman-superman-wonder-woman-liga-justicia

Dentro de todo ese océano de destrucción, hay algunas islas más. La banda sonora es todo un acierto. Juntar a Zimmer y Junkie XL le sienta como un guante al filme. La parte onírica, con Snyder en estado puro, es una gozada. Imposible no relacionarla con la batalla nazi de Sucker Punch. Snyder sigue siendo un genio en lo visual.

batman-v-superman-amanecer-justicia-de-la-justicia-sueño-sucker-punch

A pesar de estar ante un producto, hay muchas más capas de las que parece. Por momentos, Batman v Superman es una película decididamente política. Desde el principio se intenta hacer un paralalelismo nada sutil entre Metrópolis y el Nueva York post 11-S. Se nos habla de héroes, y sobre todo de la necesidad de buscar un villano. Superman pasa de ser un bombero del 11-S al mismísimo Osama Bin Laden. Asimismo se habla de racismo. No es casual que Batman visite Ciudad Juarez en uno de los pasajes de la película. En tiempos en los que parece que Donald Trump está a un paso de la nominación republicana a la presidencia de Estados Unidos conviene repasar los peligros del odio al diferente, en este caso al alienígena, que a pesar de haber crecido en una granja de Kansas bien podría ser mexicano. Por no hablar de el juego de deidades y falsos profetas. BvS tiene mucha tela por cortar.

batman-v-superman-falso-dios

Acertada la etiqueta de esa “v” en lugar de “vs” en el título, puesto que el filme funciona mejor como presentación de la liga de la justicia que como mero crossover. Por suerte, la película se guarda unas cuantas cartas en la manga, la mayoría en forma de guiños. Incluso a otras películas, como ese inicial a Excalibur, una película de pesadas armaduras, al igual que la que luce el nuevo batman. También encontramos otros a clásico imperecederos, como King Kong, aunque eso mejor lo vais descubriendo vosotros.

A la salida del cine la balanza cuenta más aspectos positivos que negativos, pero la participación de Snyder en la saga muestra evidentes signos de fatiga. Si el Escuadrón suicida de David Ayer logra un buen resultado quizá sea el momento de hacer un cambio de silla que aporte un cambio de estilo, manteniendo todo lo que funciona. Un nuevo paso en falso de DC podría herir de muerte al proyecto.

Lo mejor: La parte onírica de Batman 

Lo peor: La magnitud de la acción es desproporcionada.

Batman v. Superman: Motivos para creer y para perder la fe

En poco menos de dos semanas veremos Batman v. Superman: El amanecer de la justicia, una de las películas más esperadas de los últimos años y la gran baza de Warner y DC para luchar contra el imperio Marvel. El éxito en taquilla está totalmente asegurado, pero… ¿Estará la película a la altura de la expectación generada?

Motivos para creer

  • Al frente de la dirección encontramos a Zach Snyder, responsable de la que es a nuestro juicio la mejor adaptación de un cómic al cine hasta la fecha: Watchmen. El director también acertó en 300 y en su relectura de Dawn of the dead. ¿Por qué no volver a ese nivel de nuevo?
  • La presencia de Wonder Woman (Gal Gadot), por primera vez en una película de acción en vivo, o de un Lex Luthor más joven de lo habitual interpretado por Jesse Eisenberg.
  • Los (posibles) ases en la manga que se guarda Snyder. Todo indica que veremos a Aquaman, The Flash y Cyborg en la película, pero de momento son solo rumores. No les hemos visto en los trailers y ese morbo siempre nos gusta. Quién habla de ases habla de comodines ¿Estará también Joker?
  • El Regreso de Hans Zimmer a la partitura del hombre murciélago tras su impresionante trabajo en la trilogía del Caballero Oscuro. Junkie XL, responsables de la BSO de Mad Max: Furia en la carretera, también están en el proyecto.

Motivos para desconfiar

  • Al frente de la dirección encontramos a Zack Snyder, responsable de El hombre de acero, ganadora del premio “Caca de la vaca 2013” que otorga este blog a la peor película del año. Aunque Snyder evita decir la palabra secuela, no olvidamos que Batman v. Superman es la segunda película del gran proyecto que tiene Warner para DC.
  • Ben Affleck, uno de los peores actores de la actualidad, ha sido el elegido para enfundarse el traje de Batman. Si Christian Bale se lo llega a poner estaríamos mucho más tranquilos. ¿Kilmer por Keaton Episodio 2?
  • Al igual que Civil War, Batman V. Superman es un “sí pero no”. Todos sabemos en que la lucha no es a muerte y ambos sobrevivirán, porque ambos son imprescindibles para la Liga de la Justicia. Tememos un final a lo Disney.
  • Sobredosis de Efectos Digitales. Los trailers que nos han llegado hasta el momento muestran a un Batman CGI en el que no es real ni el traje. Parece que más que a puñetazo limpio el duelo de titanes será a lo Dragon Ball.

Motivos para dudar

  • Los 143 minutos de El hombre de acero no le parecieron suficientes a Snyder. Batman v. Superman durará 151 minutos, una longitud similar a los batmans de Nolan. Si está a ese nivel bienvenidos sean, pero como la cosa vaya mal pueden pesar como una losa.

El 23 de marzo saldremos de dudas. Y vosotros ¿Qué esperáis?

Los Vengadores. La Era de Ultrón: Otro sparring con masillas para el Dream Team

vacometro2

Es dificil explicar lo que me pasa por la cabeza tras el visionado de la Ultrairregular secuela de Los Vengadores, una película capaz de mutar del espectáculo a la vergüenza ajena en cuestión de segundos.

En la Era de Ultrón, la pandilla superheroica se enfrenta a un robot licencidado en filosofía consecuencia de las chapuzas de Tony Stark. No está solo, los Gemeliers también se unirán a la causa antivengadora. Toca salvar el mundo, otra vez.

bruja-escarlata-era-de-ultron

la-era-de-ultron-plano-vengadores

iron-man-megazord-los-vengadores

Josh Whedon empieza fuerte en su última aparición al frente de la franquicia. Los vengadores comienza como una crítica en todo regla al invasionismo americano. Ese que se cuela en un país X con la excusa Y para imponer su particular ley del talión. Y lo hace además con acción dinámica y varios vengadores en plano. Vamos, que empezaba bien. Lástima que tras un afortunado prólogo la película se convierta por momentos en algo demasiado parecido a Trascendence, la película que se alzó el pasado año con la caca de la vaca 2015. En otras palabras, se mete en una ciénaga de inteligencia artificial de la que es dificil salir.

Ultrón, el malo de turno, es fiel reflejo de lo que le sucede a la cinta. Estamos ante un robot de inteligencia avanzada que alterna interesantes monólogos con pataletas de niño chico. Son esas incongruencias las que impiden que esta entrega sea lo buena que pudo haber sido. Al igual que en la primera entrega, el oponente es un mierdas secundado por millones de masillas de los power rangers. Aquí falta un Joker, un Bane, un hijoputa del universo DC.

masillas-chitauri-la-era-de-ultron

A algunos vengadores se les nota ya el desgaste de tanta entrega, lo que se traduce en una gran pérdida de carisma. El que más lo sufre es Iron Man, convertido en una parodia de si mismo. Lo mismo le ocurre a Thor o El Capitán América, aunque en menor medida. La única que parece aguantar el tipo entrega tras entrega es la viuda negra, más ligera de equipaje al carecer de película propia. Johansson protagoniza además un guiño en camilla de Whedon a la escalera de Jacob.

la-era-de-ultron-la-escalera-de-jacob

Por suerte encontramos también algún pasaje de acción digno de mención, como ese Iron Man en versión Megazord que tendrá que enfrentarse a un Hulk completamente desatado. El gigante verde sigue funcionando mejor como criatura que como “persona humana”. De hecho Mark Ruffalo nunca estuvo peor que en esta entrega. ¿De verdad alguien pretende que nos creamos que Romanov se quiera chuscar a este pan sin sal?

romance-la-era-de-ultron

A pesar de algún tramo de acción inspirado, también hay acción de relleno. Incluso los FX flaquean cuando los vengadores comienzan a volar. El final también peca de excesos. En el desenlace Whedon se postula a ser el próximo director en trasladar el universo de Bola de dragón a la gran pantalla. En otras palabras, nos cuela un miniepisodio de la serie de Akira Toriyama cambiando a Goku por Ironman.

bola-de-dragon-los-vengadores

A pesar de los pesares hay que reconocer que estamos ante una película adictiva. Como dice Visión en la recta final de la película: “Hay belleza en sus defectos”. Así que los que ya esteis en el barro Marvel podeis degustarla sin problema. Eso sí… Si no os gustaron las anteriores ¡CORRED INSENSATOS!

Ant-man: Paul Rudd se divierte en El hormiguero

vacometro3

Ant-man es una de esas películas en las que si no das con la tecla adecuada  te puede salir una película totalmente ridícula. Hablamos del Hombre Hormiga, un superhéroe que no tiene el peso de Iron Man o El Capitán América. Pero Marvel ha vuelto a dar en el clavo y le ha dado al personaje justo la película que necesita.

Ant-Man cuenta la historia de Scott, célebre Robin Hood del robo que tras dejar la penitenciaria de San Quintín busca empezar una nueva vida dejando atrás la amistad con lo ajeno. La reinserción no será un camino de rosas, por lo que se verá tentado de nuevo por el delito. En un nuevo atraco conocerá al Doctor Hank Pym, el hombre que le convertirá en un superhéroe con la capacidad de hacerse diminuto.

ant-man-michael-douglas-antman

ant-man-bañera

Todo esto puede parecer esperpéntico, pero Peyton Reed en la dirección y Edgard Wright, Joe Cornish, Adam McKay y Paul Rudd en tareas de guión han hecho que todo fluya. La clave ha sido deshacerse completamente de la capa de seriedad que en infinidad de ocasiones mandan al traste estos proyectos y apostar por una película desenfadada y sin complejos de principio a fin. Que suena música latina junto a los créditos iniciales de Marvel es un aviso de lo que viene.

ant-man-amor-rudd-lilly

El carismático casting funciona a la perfección siguiendo la premisa. Paul Rudd es el Ant-Man perfecto. Tiene todo lo que echamos en falta en personajes como Spiderman. Evangeline Lilly conquista cada una de las escenas en las que aparece. La mítica Kate de Perdidos pide a gritos un papel de heroína protagonista. Michael Douglas funciona con una presencia imponente que también se presta al juego cómico. La sorpresa es la aportación de Michael Peña, como pez en el agua como personaje torpe cuya intervención es una sucesión de gags.

Evangeline-Lilly-Ant-Man-escena-final

paul-rudd-ant-man-puente-san-francisco

La película rinde pleitesía al clásico El increible hombre menguante, que Jack Arnold dirigió en 1957. Imposible no tenerla en mente durante el metraje. En ella Scott Carey  veía como tras un incidente nuclear su tamaño empezaba a disminuir progresivamente hasta llegar a lo infinitesimal. El drama de Douglas por la pérdida de su esposa recuerda al sufrimiento de Carey por los micromundos. Ant man no llega al nivel de la obra maestra de Arnold, pero si está por encima del clásico familiar Cariño, he encogido a los niños o la infumable Los Borrowers.

De esta forma, Marvel acaba con buena nota la fase II de su universo, que ya espera a la guerra civil del Capitán América. El logro de Ant-Man es similar al que consiguió Guardianes de la galaxia el pasado verano: Aportar buenas dosis de humor e imaginación a la franquicia. No tengais miedo a lo ridículo que pueda sonar ir a ver una película de “El hombre hormiga” y dejaros llevar por este señor de los insectos. La película es más grande de lo que aparenta.

*No olvideis permanecer en el cine hasta el final de los créditos. Vereis un aviso de lo que viene.