Archivo de la etiqueta: drama

The imitation game (Descrifrando enigma): Todo por un Oscar

De no existir la noche de los Oscar puede que The imitation Game (Descrifrando enigma) hubiese sido una gran película. Sin duda estamos ante una cinta correcta, pero tanta corrección es lo que la acaba matando. Lástima, porque el material sobre el que se trabajaba es extraordinario.

La película cuenta la historia de Alan Turing, el padre del primer ordenador. Por un lado veremos su gran hito, la creación de la máquina que logró desifrar los mensajes encriptados que enviaban los nazis durante la segunda guerra mundial. Por otro, su lado más íntimo, en el que se trata como vivió su homosexualidad.

Del director Mortem Tydlum nos apasionó su anterior película: Headhunters. Estaba repleta de irreverencia y mala leche, así que aún entendemos menos este biopic hecho con corsé, aunque podría apostar a que no han faltado presiones por parte del estudio.

the-imitation-game-computadora

El nudo, que nos habla de la creación de la máquina tiene a mi entender un problema. No se nos explica bien su funcionamiento. Sabemos que está hecha para traducir la máquina Enigma, sabemos que tiene cables y elementos que dan vueltas y vueltas, pero podían haberse esforzado en explicarnos como se consigue, aunque sea en versión para niños. Más acertado me parece como trata la homosexualidad del personaje, usando su historia para recordar la persecución que vivieron estos en la Inglaterra de la época. Que nadie piense que los únicos enemigos de las libertades estaban en el eje del mal.

Solo he oído halagos para la interpretación de Cummberbatch, halagos que no comparto. Mi razón es sencilla: He visto durante dos horas a Benedict Cummberbatch. Ni rastro de Alan Turing. A nuestra amiga Keira Knightley le quedaba bastante mejor su encantador personaje de Begin Again que el de florero inteligente que vemos aquí. Más allá de Turing solo vemos una inmensa llanura de personajes planos.

keira-knightley-descifrando-enigma

THE IMITATION GAME

Puede que la partitura de Alexandre Desplat no esté mal, pero estamos ante una de esas músicas que intentan guiar todo sentimiento. Imagino a los montadores diciendo… “Mete ese pasaje aquí que el espectador tiene que llorar”. Curiosamente a mi me pasa al revés. Cuando se pretende emocionar con música de llorar me acuerdo de que estoy viendo una película, lo que me descentra totalmente.

Para las escenas bélicas se ha usado la fórmula de “El discurso del rey”. Escenas con FX muy poco elaboradas, más dignas de un producto para TV que del cine. Si no quieren mostrar nada sobre la guerra hay un recurso ideal, y se llama elipsis. El segundo se llama archivo.

En definitiva, quizá sería injusto decir que The imitation game es una mala película, pero es un filme hecho con el piloto automático, con la cabeza puesta en el gusto académico. El riesgo es mínimo, es ir a la playa con protección 50, usar flotador en la piscina infantil… Vaya símiles se me ocurren en pleno invierno… Los aficionados a esto tendreis que verla para tener opinión en la lo noche de las estatuillas, pero no hay mucho más allá. Corran riesgos señores/as.

Anuncios

Boyhood: Los años difíciles

En una escena de Boyhood,  Mason, el protagonista, charla con una chica sobre las clases de claqué que ella imparte a niños.

-¿Qué edad tienen?

-De 6 a 8. No tienen ningún miedo ni sentido del ridículo.

-No han llegado todavía a los años difíciles.

Y de eso va la película, de los años difíciles de Mason, interpretado por Ellar Coltrane, del largo camino a la independencia, de los lazos familiares, del amor, de los primeros reveses y de la ausencia de una guía para hacerles frente. El director Richard Linklater tardó 12 años en rodar esta película, en la que vemos evolucionar a Mason de los 6 a los 18 años sin necesidad de maquillaje.

mac-boyhood

Linklater aprovecha además para hacer una voraz desmitificación de la gran familia americana, de ese American way of life que nos enseña una familia feliz fotografiándose con su perro en el porche de una casa con jardín. Boyhood nos muestra que no todas las familias son perfectas, no todas tienen mascota y que esas casas no se pagan solas. Tampoco se olvida del contexto. El director se acerca a grandes temas como Política, religión, cultura o deporte. Tendremos tiempo para ver como cambia todo de Bush a Obama.

La banda sonora le da un plus a todo el conjunto gracias a la selección de temas para la ocasión. Empezamos con Yellow, de cuando Coldplay parecía que iban a marcar una época. Seguimos con el Hate to Say I told you de los Hives más garajeros, y no digo más para que los que aún no hayais visto la película podais jugar a adivinar temas. La selección está al nivel de la película, y eso es mucho decir.

boyhood-novia-mason-hermana

fotografía-boyhood

Agradezco encontrarme esta vez con un Linklater menos filosófico que el de la trilogía formada por antes del amanecer, atardecer y anochecer, lo que juega en favor de la película. Tres horas hablando sobre lo humano y lo divino hubieran sido un tremendo error. El director huye de la tentación de sermonearnos.

Las nominaciones al oscar para Linklater y su Boyhood están cantadas. Más dudas nos generan las del apartado interpretativo. No porque no lo merezcan, si no porque muestran a personas de verdad, sin enfermedades terminales o problemas mentales, y ya sabemos lo que le gusta todo esto a la Academia. Phoenix suena con fuerza en la categoría de Actor principal. Cumple con creces, pero no vemos el suyo un papel premiable. Seguramente al joven Coltrane le pase factura la falta de histrionismo de su personaje. Su papel es en ocasiones el de observador. Pone ojos a la película, y no tarda en convertirse en fotógrafo del alma.

ethan-hawke-boyhood

boyhood-arquette1

La que brilla y de que manera es Patricia Arquette, a la que vemos caer víctima del paso del tiempo en el apartado físico, a la vez que aumenta el tamaño de sus tetas. Lejos queda la imponente Arquette de Carretera perdida, pero su versión de andar por casa ofrece una interpretación para el recuerdo. Arquette se beneficia de un gran guión que habla desde el silencio. Es fácil comprender las miradas de su personaje, ver en ella lo que no se dice, y eso es todo un logro.

Los maridos de la Arquette pasan por la vida de Mason como los amos de El Lazarillo de Tormes. Mención especial a Marco Perella, que interpreta magistralmente a un profesor con reverso tenebroso. Por nosotros debería estar en la categoría de mejor actor secundario sí o sí. Aporta terror al conjunto, y del peor de los terrores: el terror cotidiano. Esto convierte a Boyhood en una tremenda película sobre el alcoholismo. A pesar de ser un subtema me ha llegado más que Flight, todo un filme dedicado a ello.

marido-boyhood

Llegados a este punto es hora de decir esa dichosa palabra que escuece a muchos tanto como la de bodrio. Boyhood es una obra maestra llamada a permanecer en el tiempo. Las expectativas eran tan altas que creí que la hostia que me iba a dar iba a ser épica, pero me equivoqué. Boyhood cumple,  y de que manera. Su impacto emocional es similar al que me produjo La vida de Ádele el pasado año. Se puede hacer cine con mayúsculas de la vida cotidiana. Linklater ha demostrado que su esfuerzo mereció la pena. En fin, que grande es el cine.