Archivo de la etiqueta: eva green

The Salvation: Falsas promesas del oeste

vacometro3

El Pre-Fant abrió su sección Sitges Tour A contracorriente con la proyección de The Salvation, un western made in Dinamarca rodado en Sudáfrica. A pesar de esta singularidad, el director Kristian Levring ha hecho un western revival correctísimo con elementos comunes de directores grandes del género, como Eastwood y Leone.

La película cuenta la historia de un inmigrante europeo que tras abrirse paso en Estados Unidos decide traerse al país a la mujer y al hijo que dejó en la otra orilla. Lo que parecía la consecución del sueño americano pronto se tornará en tragedia.

The Salvation arranca con crudeza, de manera despiadada. El impactante pasaje de la diligencia que abre la trama es a mi juicio el mejor de la película. La primera mitad de la cinta supera ampliamente al desenlace. El último tramo, aunque correcto, se agarra demasiado al homenaje. Un poco más de riesgo en esos minutos podría haber hecho crecer a un filme que pisa demasiado sobre seguro.

En el casting destaca el siempre acertado Mads Mikkelsen, que carga sin problema con el peso de la película. El actor danés demuestra una vez más que está hecho de otra pasta. El antagonista, interpretado por Jeffrey Dean Morgan también realiza un trabajo de nivel. El problema de algunos intérpretes, como el del Eric Cantona o Eva Green, es el de defender a personajes sin fundamento, de esos que han llegado a la película con pegamento de barra. Presencia y poco más. El ex futbolista apenas aporta dos frases al relato. Imposible no recordar el spot de western que hizo para Pepsi cuando aún estaba en activo.  En el caso de Eva Green encontramos un personaje icónico a base de cicatrices que a pesar de su protagonismo progresivo queda totalmente desaprovechado. Al menos la actriz aporta su ración de morbo habitual.

the-salvation-eva-green-sex-scene

La película habla de corrupción, de caciquismo y del uso del miedo como manera de gobierno, problemas globales que parecen estar aún lejos de la extinción. Levring no deja pasar la oportunidad de darle el enésimo tartazo en la cara al sueño americano. Es todo ese mensaje lo más europeo de un filme que mantiene la esencia de uno de los grandes géneros del cine estadounidense.

Anuncios

300: El origen de un imperio. 100 minutos de escenas eliminadas.

Me apresuro a escribir la crítica de 300: El origen de un imperio antes de que la película desaparezca por completo de mi memoria. No es tarea fácil. Se trata de esas películas de consumo rápido y digestión inmediata. Me agarro a un clavo ardiendo llamado Eva Green para que no se vaya todo mi recuerdo al célebre agujero del primer 300, aquel por el que descendió violentamente un emisario persa tras un “Madness? This is Sparta” de Gerald Butler.

Al salir del cine la sensación es similar a la de haber asistido a una procesión de Semana Santa. La banda sonora, parece compuesta por Safri duo en colaboración con Manolo el del Bombo. Riete tú de la tamborrada donostiarra.

El viaje por esta precusecuela no ha sido satisfactorio. La trama pasa demasiado tiempo en alta mar sin biodramina. Películas bélicas como la muy recomendable Acantalido rojo funcionaban de maravilla gracias a su sentido táctico militar. Aquí todo es empotrar tú barco contra el de al lado como si fuera un auto de choque. Se echa de menos un enfrentamiento con los pies en la tierra.

El nuevo director, Noam Murro,  no muestra ningún tipo de personalidad, y se pliega a un modelo continuista. Esta película no se llama Casi 300 porque el título ya está pillado. En ocasiones parece una recopilación de escenas eliminadas de la película original.

300-rise-of-an-empire-movie-image-16

A la cinta le falta algo fundamental en este tipo de historias. Se llama épica. Toda la que podía tener se la llevó su predecesora. Estos hechos ocurridos durante 300 carecen de la grandeza del glorioso pasaje de las Termópilas. Lo peor es que la cinta intenta hacernos creer que no es así, y aunque dota de motivos para atacar al ejército persa, nunca acaba de posicionarnos, ni a favor de unos ni de otros.

El primer 300 era un hombres contra monstruos con todo más claro. 300 tipos duros contra monstruos persas del inframundo. Los persas eran malos malísimos y todo encajaba mejor. La frankensteinación de Xerxes de la secuela no termina de funcionar. A pesar de algún pez mutante, echo de menos más criaturas extrañas.

Cineastas del futuro. Hay algo que no debeis olvidar. Si en el guión hay personajes que no funcionan, no dudeis en eliminarlos. Hay uno concretamente en este 300 que es jodidamente ridículo. Este tipo:

300 wtf

A veces le enfocan y ni siquiera habla, y a diez minutos para el final sigo sin saber quien es y porque le han dado esa presencia mística junto al protagonista. ¿Me podría desvelar alguien quien carajo es y que pinta en esta película?

¿El acierto? Artemisa, encarnada por Eva Green. Una zorra retorcida de esas que caen bien, la hermana malvada de la Katniss Everdeen de Los juegos del hambre. Es lo mejor de la película. Se folla al protagonista Sullivan Stapleton, en sentido literal y figurado. Escena, por cierto, que alcanza una ridiculez sublime.

300-eva-green

A pesar de todo lo anterior, este producto de la factoria Snyder tiene cierto encanto. He de confesar que si hay tercera cometeré encantado el mismo error. Todo por ver un poco más de La locura del rey Xerxes. El sello Snyder ha aplicado algo de arte al cine de acción serie B que ejercen orgullosos cineastas como Paul W. Anderson. En esencia, la factoría Snyder no está muy lejos de películas como Mortal Kombat o Resident evil. Nos encantaría ver una producción de la escuela Snyderiana de la primera de ellas. Nadie mejor que Zack para recrear la muerte más salvaje y hermosa de la historia del videojuego: El fatality.