Archivo de la etiqueta: juego de tronos

Top Vacuno: Los diez mejores momentos de Juego de Tronos

Con el principio del fin a la vuelta de la esquina, repasamos los momentazos que nos ha dejado Juego de Tronos en este top vacuno de las primeras siete temporadas. ¿Estará la octava y última temporada a la altura? De entrada lo tiene complicado, pero nosotros queremos más. 

10. La última rosa se marchita

Episodio 7×03: La justicia de la reina

El final del 7×03 se guardaba una sorpresa final. La invasión de Roca Casterly fue más fácil de lo esperado ¿Donde están los demás Lannister se preguntaba preocupado Gusano Gris. Pues resulta que estaban tomando Altojardín. El capítulo dejó lo mejor para el final, el crudo cara a cara entre Jamie y Olenna en el que la superviviente de la casa Tyrell asumía su final. Y así fue. Una nueva muestra de humanidad de Jaime, que apostó por veneno libre de agonía, y la venganza final de Olenna, confesando el asesinato de Joffrey. Una partida de ajedrez. 

 

9. Juicio rápido a Petyr Baelish

Episodio 7×07 El dragón y el lobo

La serie nos empezaba a hacer creer que Sansa tenía a Arya en el punto de mira, y que Meñique iba a salirse con la suya, como casi siempre. Pero esta vez no fue así, y tras siete temporadas el gran manipulador recibía su castigo en Invernalia. Sansa Stark sin concesiones, preparada para reinar. Arya en la ejecución. Un buen combo guitarra y batería. 

8. El paseo de la vergüenza

Episodio 5×10: La misericordia de la madre

De verdad que no creíamos que esto pasaría, pero el tour de la vergüenza de Cersei por las calles de Desembarco del rey casi consiguió que empatizáramos con ella. La fe de los siete la condenó a la humillación en la vía pública, para el regocijo general la masa enfurecida. La serie mostrando las consecuencias del fanatismo religioso, y no era la primera vez. Algunas ya murieron quemadas por él. 

7. La boda púrpura

Episodio 4×02: El león y la rosa

El rey Joffrey pereció en público para desmentir el tópico de que “Siempre se van los mejores”. Muerte agónica por envenenamiento en la celebración de su boda con Margaery. Se ajusticiaba así a un joven que se lo había ganado a pulso. Ovación cerrada. Parece que en Juego de Tronos no hay bodas sin funeral. 

6. La ejecución de Ned Stark

Episodio 1×09: Baelor

El primer puñal que nos clavó la serie fue un aviso a navegantes. ¿Recordáis como dolió? No es que quisiéramos a Ned Stark, es que le adorábamos. Y de pronto, el protagonista tras nueve episodios ¡Es ejecutado en público! Y nosotros como gilipollas pensando que en el último momento alguien le salvaría. Arya desolada, y muchos cuestionando el futuro de la serie.  Lejos de pasar factura la ejecución está en este ranking. Un trágico acierto.

5. La muerte de Hodor

Episodio 6×05: El portón

Una pena que con el tiempo nos acordemos más de la polémica traducción (Hold the door / El portón) que de la pérdida de este carismático personaje más alla del muro en un tras un encontronazo con el ejército de los muertos. El juego presente-pasado con Brann de testigo nos impactó fuerte. Un trauma futuro que marcó el pasado. Cosas del cuervo de tres ojos. La serie nos metía una buena hostia, y además lo hacía inteligentemente.

4. Terrorismo en el Septo de Baelor

Episodio 6×10: Vientos de invierno

Cersei es como la banca, que de un modo u otro siempre gana. Que sí, que la han tocado varias veces, pero es quizá el personaje con mayor capacidad de supervivencia de la serie. Prueba de ello, su juicio junto al de Loras Tyrell, que nos dejó una de las mejores secuencias de la serie. Diez minutos intensos, apoteósicos a nivel banda sonora con un piano que suena como nunca hasta ahora en Juego de tronos. Terrorismo de bellísima ejecución para acabar con el gorrión supremo. Pero claro, Margaery y Mace Tyrrell también ardieron bajo el fuego valyrio. A la mierda el Septo de Baelor. Eso sí, cuando parecía que el plan de Cersei era un diez, Tommen se tira por la ventana en un precioso y silencioso plano fijo. Como decía Qyburn “Antes de adoptar lo nuevo lo viejo debe abandonarse”

3. El piquete de ojos

Episodio 4×08: La montaña y la víbora

La víbora roja contra la montaña, o o que es lo mismo, el gran combate de Juego de tronos. “Hoy no es el día de mi muerte” decía Oberyn a Tyrion mientras bebía una copa de vino antes del duelo. Pero claro, esto es juego de tronos. Juradme que no gritasteis “Mátalo ya joder” mientras Ser Gregor Clegane rozaba el KO en el suelo. Pues eso, las imprudencias se pagan. El mejor momento gore de la serie.

2. Casa Austera

Episodio 5×08: Casa austera

Esto es Dunkerque antes de Nolan, un abismo lejos de Helm. Capitulazo en el que los protagonistas se acercaron al invierno, y no al revés. En Casa Austera vivimos el primer enfrentamiento con las hordas del Rey de la noche. Una batalla épica que nos dejó con los ojos abiertos de par en par y en la que Jon encontró el camino para eliminar a los caminantes blancos: Acero valirio. Replegarse o morir. ¿Alguien ha conseguido sacarse de la cabeza al rey de la noche elevando los brazos? Por momentos parecía dirigir a la filarmónica de Viena, pero en realidad sumaba adeptos a su Santa Compaña. Magistral. 

1. La boda roja

Episodio 3×09: Las lluvias de Castamere

Posiblemente el final del episodio 3×09 de juego de tronos, más conocido la boda roja, sea el mejor momento de la historia de la ficción televisiva. Con la muerte de Ned estábamos ya prevenidos de que algo trágico podía suceder en cualquier momento, y aun así nos lo comimos con patatas. Si lo de Ned fue un puñal, aquí directamente nos tirotearon como a Sonny en El Padrino, pero que momentazo. La tragedia como una de las bellas artes. Aquí nos dejaron Robb Stark, Catelyn Stark, Talisa y el hijo que llevaba en su vientre. Revisionando el episodio, encoge el corazón ver como Catelyn se empieza a dar cuenta de todo con los primeros acordes de los músicos, que por cierto, entre ellos está Will Champion, batería de Coldplay.

¿Qué os parecido el ranking? ¿Cambiarías posiciones? ¿Falta o sobra algo? Déjanos tu opinión en la zona de comentarios.

Anuncios

Thor, El Mundo Oscuro: Juego de Thornos

Tras el fiasco de Kenneth Brannagh en el primer Thor en solitario, había muchas dudas sobre un segundo capítulo. Cierto es que “Los vengadores” dió un empujón a sus hijas cinematográficas, pero el hombre del mazo carece del carisma de Iron Man, y había dudas respecto la capacidad de regeneración del héroe.

El primer movimiento fue mover la silla, y desplazar al director Kenneth Brannagh en favor de Alan Taylor, conocido por ser uno de los hombres fuertes tras Juego de tronos. Intuyo que el fichaje de Brannagh para el primer Thor no fue casual.  Las tramas de Asgard, en las que se habla de familia y honor, tienen mucho de Shakespeare. Los pesos pesados de Marvel vieron en el que en su día fue el mejor adaptador del autor inglés a un director capaz de darle a la saga el empaque necesario. El resultado fue un fiasco. Su Asgard no funcionó, y mucho menos aún la parte de la película que se desarrollaba en la tierra. El único acierto fue la elección de Chris Hemmsworth, un héroe de garantías.

Tras el suspenso en la prueba de calidad, se ficha a Taylor para el episodio 2. El director ya ha demostrado moverse como pez en el agua en el campo de las intrigas palaciegas gracias a Juego de tronos, Marvel parecía tener muy claro la parte que necesitaba un arreglo. Y tras pisar este mundo oscuro, hemos de decir que la apuesta les ha salido bien.

Para empezar, la película nos ofrece una gran intro, mezclando el estilo de Man of steel con el de El señor de los anillos. Así se nos cuenta la historia del Aether, una poderosa materia oscura, y de como los elfos negros (primos hermanos de los teletubbies) lo perdieron. Se nos muestra también a un bélico Thor que busca la paz de Asgard a golpe de martillazo, a la vez que vemos a un Loki a punto de ser encarcelado. Todo sin rodeos y maravillosamente presentado.

elfos-negros-teletubbies

A su vez, se nos muestra la vida en la tierra, con una Natalie Portman que se ha hecho Badoo para ver si pilla cacho. Y en eso está hasta que aparece su becaria para avisarla de que algo raro sucede en la tierra. A partir de ahí veremos a la Portman en peligro y a Thor generando una peligrosa alianza para salvarla. Y esto es todo lo que puedo contar.

Los primeros 50 minutos son los mejores de la cinta. Buenos diálogos, presencia constante de humor, reparto de responsabilidades para suplir las carencias carismáticas de Thor, brillantes FX y una gran dirección artística. Este Asgard recuerda mucho al Tatooine que vimos en La amenaza fantasma. En cualquier momento parece que Jar Jar Binks va a salir de detrás de una columna.

La banda sonora de Brian Tyler es la mejor que se ha escrito desde el reinicio de Marvel. Lo es gracias a pasajes como este Into Eternity, que os recomiendo si os gustan las partituras. Una gran composición que tiene lugar en un pasaje clave de la película. Una maravilla:

Loki fue a mi juicio un pringado en Los Vengadores. El mayor ejército de superhéroes del planeta se enfrentaba a un auténtico soplagaitas con una pinta entre gótico, fan de Matrix y miembro de Locomía. Por suerte, su personaje resucita para bien en este episodio. Alejado de un rol puramente antagonista aporta buenos momentos al conjunto.

kat-dennings-natalie-portman-el-mundo-oscuro

La mención de honor hay que dársela a Kat Dennings, becaria de la Portman en el filme. Ella es la sorpresa del reparto y a la que debemos agradecer el buen humor de la película.  Su personaje se antoja vital de cara a la posibilidad de éxito de una tercera entrega.

Aunque Thor 2 está lejos del mojón que intuíamos en su título, no estamos ante una película redonda. El comienzo de la acción más allá de la primera hora viene acompañado de banalidad. Este bajón no conlleva un suspenso, pero se ve que la acción no es el punto fuerte de Alan Taylor. Lo mejor Londres, el escenario en el que tienen lugar los acontecimientos. Por suerte la primera de las dos escenas post créditos, relacionada con Guardianes de la galaxia, nos deja con ganas de más y mejoran el mal sabor de boca de la segunda mitad del filme.

Ahora solo nos queda la duda de saber que está haciendo Taylor con el nuevo episodio de Terminator. Diría que esta película ha aportado tranquilidad a este dilema, pero hasta que no veamos el regreso de Arnie a la franquicia no lo sabremos. Si Skynet toma el rumbo ascendente que ha tomado la serie Marvel en el cine, el resultado será óptimo.