Archivo de la etiqueta: Marc Webb

The amazing Spiderman 2: The power of love

The amazing Spiderman fue una película irregular que alternaba potentes imágenes del trepamuros entre edificios con un drama demasiado profundo para una película de este tipo. Aún así, su director Marc Webb (500 días juntos) fue reelegido para ponerse al frente de su secuela. Objetivo: Revitalizar una franquicia, que a pesar del carisma del personaje rinde muy por debajo de Los Vengadores o X Men. Un Marvel menor.

¿De qué va?

La película desarrolla el romance entre Peter Parker y Gwen Stacey. De fondo todo lo demás. Un nuevo archienemigo se presenta en sociedad: Electro. También seremos testigos de la decadencia de Harry Osborn.

La primera conclusión es clara: Marc Webb centra la historia de Spiderman en el amor. Un error monumental. ¿Alguien ha comprado alguna vez un comic de Spiderman por la historia de amor que cuenta? Ahora vendrá algún friki y me dirá que sí, pero si eres una persona sin antecedentes penales lo normal es que digas que es por el carisma del personaje, por la acción, por su conflicto interior, por sus peleas con archienemigos… pero no por amor, para eso es mejor una película de Jennifer Aniston.

Resumen de la película:

spiderman-resumen

El segundo gran error es un error de casting. En esta secuela el protagonista finalmente se despeña. Andrew Garfield puede funcionar en su papel de adolescente enrrollado, pero como actor es pésimo. No es que Emma Stone sea una diosa de la interpretación, pero lo devora en cada escena. Tiene toda la chispa de la que carece Garfield ¿No tuvimos suficiente con Tobey Maguaire? Con lo bien que me caía el Spiderman de la serie animada…

electro-spiderman-poder-electro

Aquí no se salva ni el malo de turno. Curioso el caso de Electro, que pasa de desconocer lo que le pasa a dominar por completo su poder en cuestión de segundos. ¿En qué estaría pensando Jamie Foxx al aceptar semejante personaje?.  Atentos a sus lineas de guión. Su frase célebre y malvada es…  “Voy a cortar la luz”. No jodas anda, que a mi se me va un par de veces al día y no me ha pasado nada. Estamos ante una mezcla entre el azul del Doctor Manhattan de Watchmen y la gilipollez del Mr. Freeze de Batman y Robin. De vergüenza ajena.

El guión es uno de los más chirriantes que se han rodado en los últimos tiempos. Todo ocurre sin razón alguna y los cambios de humor de los personajes les lleva a la multipolaridad desenfrenada. Ya sea Spiderman, su novia, su tia, su amigo o su enemigo. Todo está pegado con cinta aislante. Ojo al hallazgo y conversión de la estación de metro abandonada. No tengo palabras. El montaje tampoco se salva. El collage final sobre Gwen es una práctica que creí extinguida.  La BSO solo funciona en los momentos de Electro. Se recurre hasta al típico momento canción romántica. Y la duración… ¿De verdad eran necesarias dos horas y veinte para esto? Os aseguro que en los primeros 50 minutos no sucede nada con fundamento. Realmente nada con fundamente sucede en la película.

El poder de Electro se puede definir como una secuela de transición. En su recta final bien parece un trailer interesante de lo que podemos ver en una tercera película. Parece que aquí deciden incoporar al filme lo que en otras aparece tras los créditos, pero visto lo visto… o cambian mucho las cosas o no leereis en la vaca de twister la crítica de ese tercer capítulo.

edificio-oscorp

En definitiva, estamos ante un bodrio. Una película que va de mal en peor y con la que he tenido la tentación de “pasar hacia adelante”. Desde esta humilde página queremos lanzar una iniciativa para que Marc Webb no siga destrozando a un personaje de la talla de Spiderman. La única forma de salvar esta nueva saga es cambiarlo todo: Director, guionista y  protagonista. Basta ya de este Spiderman repelente.

The Amazing Spiderman: Yo fui un hombre araña adolescente

Spiderman entre edificios

Marc Webb, director de la excelente (500) dias juntos fue el elegido para tomar las riendas de un complicado proyecto, empezar de cero con la saga Spiderman. Atrás quedó la trilogía del hombre araña según Raimi, que conquistó taquillas de medio mundo pero convenció a pocos.

El spiderman raiminiano se puede calificar como irregular. La primera entrega fue una buena presentación de personaje, pero aún no me explico por qué compraron en los chinos el disfraz (no se puede calificar como traje) del duende verde. El episodio II fue más directo, y más satisfactorio en algunos aspectos, pero la parte humana y dramática del personaje no estaba al nivel de la acción, por momentos empezaba a resultar ridícula. Todo esto estalló en el lamentable episodio 3, más cercana a la parodia que el propio personaje. Ni la presencia de Venom pudo evitar el desastre.

Andrew Garfield es Peter Parker

Esto nos lleva a otra conclusión: La mejor adaptación hasta la fecha del personaje fue la de animación que pudimos ver en televisión. En ella veíamos a un Peter Parker cercano, un héroe con motivaciones claras y con grandes dilemas internos, un personaje con el que identificarse fácilmente. Tobey Maguaire nunca convenció como Parker.

Esta vez el elegido ha sido Andrew Garfield, joven larguirucho con look de pringadillo adolescente. Para respaldarlo nadie mejor que Emma Stone, una de las estrellas emergentes preferidas por el público norteamericano, que interpreta a Gwen Stacy, uno de los personajes olvidados en la trilogía de Raimi.

Este nuevo Spiderman comienza su vida en el instituto y avanza con paso firme en sus primeros minutos. Llama la atención el escaso porcentaje de escenas trepidantes para tratarse de una película de superhéroes. La acción pasa a segundo plano para anteponer tramas como el drama familiar o amoroso de Peter Parker. Los 136 minutos de la película bien se podían haber quedado en un 110 a lo máximo.

The amazing Spiderman

No se puede decir que estemos antes una mala película. Spiderman siempre resulta interesante, pero a la película le falta la personalidad que le sobraba a la de Raimi, aunque la supera ampliamente en aspectos como el realismo o la construcción de personajes, si bien el peso dramático de las muertes durante el metraje convierte a esta adaptación en una auténtica tragedia. Como Oasis encontramos espectaculares momentos, como el del héroe herido abriéndose paso entre gruas.

En el apartado técnico destacar las sublimes escenas del Skyline o la genial banda sonora y underscore que acompaña a la película en todo momento. El guión resulta bastante flojo, optando siempre por soluciones sencillas y dejando de lado los riesgos. Hay una docena de agujeros que no son fáciles de tapar. Se echa muchísimo de menos el aracnosentido o la utilización de la voz en off, rasgos muy presentes en la ya mencionada versión televisiva.

El lagarto es otro de los problemas de este “amazing” Spiderman. Hubiera sido un buen villano en una película multivillano, pero no convence para cargar con todo el antagonismo superheroico. Este problema fue el que impidió a Los vengadores ser una película redonda. La franquicia Batman ha tenido en cambio a dos bestias como el insustituible Joker o el portentoso Bane. A esto debo añadir que a nivel estético el lagarto me hubiera convencido más con hocico que con su look jurassicparkiano.

Marc Webb tendrá en 2014 una segunda oportunidad sin necesidad de presentaciones, consciente de que hay cosas por mejorar y a la espera al fin de una película de Spiderman redonda.

Calidad de la leche: Leche de araña