Archivo de la etiqueta: marvel

Logan: Slow food para la última cena mutante

vacometro2

Reconozco la valentía de la pareja Hugh Jackman-James Mangold al intentar darle un final digno a uno de los grandes personajes del cine de superhéroes. Tras dos spin-offs insatisfactorios, Logan no solo pone fin al más célebre personaje de la Patrulla X, también despide a la primera generación cinematográfica de mutantes. La apuesta de Mangold era dejar de lado el fast-food cinema para hacer una pellicula más pausada, más íntima, con sabor a western crepuscular. Algo más que la habitual empanadilla de hostias. El director sacrifica acción poniendo corazón, y en parte funciona. La pena es que al resultado final le falta cabeza.

La acción nos sitúa en un futuro incierto en el que los mutantes se encuentran en peligro de extinción. En ese contexto, un Lobezno alcohólico y desmejorado parece haber olvidado su pasado mutante. Alguien se cruzará en su camino para encomendarlo una último misión.

logan-laura.jpg

La película se alimenta de algunos de los grandes títulos de los últimos años. La relación Logan-Laura recuerda a la que mantuvieron en los 90 Arnold Schwarzenagger y Edward Furlong en Terminator 2, y los enemigos del filme parecen lanzados por Skynet.  La búsqueda de la tierra prometida y algunas escenas en vehículo nos llevan a Mad Max: Furia en la carretera. También está presente el terror fronterizo de No es país para viejos. Y no nos olvidamos de las series. La película parece en ocasiones pariente de Stranger Things. Los paralelismos entre Once y Laura son evidentes, al igual que los de sus lugares de origen.

logan-viejo-hugh-jackman

Logan es además un gran espectáculo interpretativo. Jackman rinde a gran altura. Hugh Jackman es Lobezno, y Lobezno es Hugh Jackman. Por muchos Lobeznos que veamos en el futuro nunca habrá debate. No habrá uno mejor. Si los premios consideraran este género, Hugh Jackman sería una de los cinco candidatos finales al próximo Oscar. No se queda atrás Patrick Stewart, que encarna a un profesor Xavier entrado en la noventena y con importantes problemas de salud.

malo-logan-lobezno

 

A pesar de las virtudes, los problemas de Logan son evidentes. El principal sus 135 minutos de duración, que se hacen largos ante el vacío de acontecimientos en algunas partes. A eso hay que sumar un guión nunca está a la altura de la estética. Vemos el ocaso del héroe, pero en ocasiones falta un porqué. La película avanza con claros acelerones y frenazos. Nunca encuentra su ritmo. Por suerte, su antológico plano final y el Hurt de Johnny Cash en los créditos elevan un escalón la calidad de la película.

Estamos ante una película para devotos del personaje que gustará a muchos cinéfilos ajenos al género, pero que decepcionará a los que busquen la película definitiva de los X Men. Al menos en esta ocasión hay amputaciones sin censura Made in Lobezno. Decepcionante, pero Logan no es ni mucho menos una mala película.

 

 

Anuncios

Doctor Strange: Un ‘Origen’ para las guerras venideras

vacometro3

Tras la muy física Civil War, Marvel termina 2016 mostrando su lado más místico con Doctor Strange, un estimulante entretenimiento bajo el sello de la casa de las ideas. La película cuenta la historia de Stephen Strange, un excéntrico cirujano de la escuela ‘House’ que se verá obligado a buscar soluciones más allá de la medicina tras un accidente de coche.

El éxito del filme tiene nombre y apellido: Benedict Cumberbatch, que resulta un acierto total del equipo de casting. Una vez más, el actor interpreta a la perfección a un personaje más complejo de lo que Marvel nos tiene habituados. Si una mitad es Cumberbatch, la otra mitad es la psicodélica dirección artística. Los FX funcionan, pero… ¿Hubieran sido así de no existir Origen de Christopher Nolan? El parecido es tan evidente que la duda es más que razonable. La película también tiene imágenes que recuerdan a Matrix o conceptos que parecen sacados de Star Wars, e incluso Star Trek.

null

doctor-strange-extrano

Entre los puntos débiles encontramos a un desaprovechado Madds Mikkelsen, que interpreta a Kaecilius y un descafeinado Chiwetel Ejiofor, que da vida a Mordo. Lo compensa Tilda Swinton, interpretando a una especie de Maestra Miyagi nepalí.

Doctor Strange es un nuevo acierto de Marvel. No está a la altura de las entregas de las dos últimas entregas de Capitán América, pero supone una atractiva variación en la saga a la que seguro que podrán sacar más partido en el futuro. Lo mejor, es que a pesar de su complejidad (Habla de multiversos y viajes en el tiempo) la saga no pierdo una de sus principales cartas: El humor. Este doctor Extraño nos prepara además para las guerras venideras. No olvidemos que el próximo año vuelven Thor y los guardianes de la galaxia.

Lo mejor: La parte nepalí

Lo peor: Le falta un climax potente

 

Los Vengadores. La Era de Ultrón: Otro sparring con masillas para el Dream Team

vacometro2

Es dificil explicar lo que me pasa por la cabeza tras el visionado de la Ultrairregular secuela de Los Vengadores, una película capaz de mutar del espectáculo a la vergüenza ajena en cuestión de segundos.

En la Era de Ultrón, la pandilla superheroica se enfrenta a un robot licencidado en filosofía consecuencia de las chapuzas de Tony Stark. No está solo, los Gemeliers también se unirán a la causa antivengadora. Toca salvar el mundo, otra vez.

bruja-escarlata-era-de-ultron

la-era-de-ultron-plano-vengadores

iron-man-megazord-los-vengadores

Josh Whedon empieza fuerte en su última aparición al frente de la franquicia. Los vengadores comienza como una crítica en todo regla al invasionismo americano. Ese que se cuela en un país X con la excusa Y para imponer su particular ley del talión. Y lo hace además con acción dinámica y varios vengadores en plano. Vamos, que empezaba bien. Lástima que tras un afortunado prólogo la película se convierta por momentos en algo demasiado parecido a Trascendence, la película que se alzó el pasado año con la caca de la vaca 2015. En otras palabras, se mete en una ciénaga de inteligencia artificial de la que es dificil salir.

Ultrón, el malo de turno, es fiel reflejo de lo que le sucede a la cinta. Estamos ante un robot de inteligencia avanzada que alterna interesantes monólogos con pataletas de niño chico. Son esas incongruencias las que impiden que esta entrega sea lo buena que pudo haber sido. Al igual que en la primera entrega, el oponente es un mierdas secundado por millones de masillas de los power rangers. Aquí falta un Joker, un Bane, un hijoputa del universo DC.

masillas-chitauri-la-era-de-ultron

A algunos vengadores se les nota ya el desgaste de tanta entrega, lo que se traduce en una gran pérdida de carisma. El que más lo sufre es Iron Man, convertido en una parodia de si mismo. Lo mismo le ocurre a Thor o El Capitán América, aunque en menor medida. La única que parece aguantar el tipo entrega tras entrega es la viuda negra, más ligera de equipaje al carecer de película propia. Johansson protagoniza además un guiño en camilla de Whedon a la escalera de Jacob.

la-era-de-ultron-la-escalera-de-jacob

Por suerte encontramos también algún pasaje de acción digno de mención, como ese Iron Man en versión Megazord que tendrá que enfrentarse a un Hulk completamente desatado. El gigante verde sigue funcionando mejor como criatura que como “persona humana”. De hecho Mark Ruffalo nunca estuvo peor que en esta entrega. ¿De verdad alguien pretende que nos creamos que Romanov se quiera chuscar a este pan sin sal?

romance-la-era-de-ultron

A pesar de algún tramo de acción inspirado, también hay acción de relleno. Incluso los FX flaquean cuando los vengadores comienzan a volar. El final también peca de excesos. En el desenlace Whedon se postula a ser el próximo director en trasladar el universo de Bola de dragón a la gran pantalla. En otras palabras, nos cuela un miniepisodio de la serie de Akira Toriyama cambiando a Goku por Ironman.

bola-de-dragon-los-vengadores

A pesar de los pesares hay que reconocer que estamos ante una película adictiva. Como dice Visión en la recta final de la película: “Hay belleza en sus defectos”. Así que los que ya esteis en el barro Marvel podeis degustarla sin problema. Eso sí… Si no os gustaron las anteriores ¡CORRED INSENSATOS!

Ant-man: Paul Rudd se divierte en El hormiguero

vacometro3

Ant-man es una de esas películas en las que si no das con la tecla adecuada  te puede salir una película totalmente ridícula. Hablamos del Hombre Hormiga, un superhéroe que no tiene el peso de Iron Man o El Capitán América. Pero Marvel ha vuelto a dar en el clavo y le ha dado al personaje justo la película que necesita.

Ant-Man cuenta la historia de Scott, célebre Robin Hood del robo que tras dejar la penitenciaria de San Quintín busca empezar una nueva vida dejando atrás la amistad con lo ajeno. La reinserción no será un camino de rosas, por lo que se verá tentado de nuevo por el delito. En un nuevo atraco conocerá al Doctor Hank Pym, el hombre que le convertirá en un superhéroe con la capacidad de hacerse diminuto.

ant-man-michael-douglas-antman

ant-man-bañera

Todo esto puede parecer esperpéntico, pero Peyton Reed en la dirección y Edgard Wright, Joe Cornish, Adam McKay y Paul Rudd en tareas de guión han hecho que todo fluya. La clave ha sido deshacerse completamente de la capa de seriedad que en infinidad de ocasiones mandan al traste estos proyectos y apostar por una película desenfadada y sin complejos de principio a fin. Que suena música latina junto a los créditos iniciales de Marvel es un aviso de lo que viene.

ant-man-amor-rudd-lilly

El carismático casting funciona a la perfección siguiendo la premisa. Paul Rudd es el Ant-Man perfecto. Tiene todo lo que echamos en falta en personajes como Spiderman. Evangeline Lilly conquista cada una de las escenas en las que aparece. La mítica Kate de Perdidos pide a gritos un papel de heroína protagonista. Michael Douglas funciona con una presencia imponente que también se presta al juego cómico. La sorpresa es la aportación de Michael Peña, como pez en el agua como personaje torpe cuya intervención es una sucesión de gags.

Evangeline-Lilly-Ant-Man-escena-final

paul-rudd-ant-man-puente-san-francisco

La película rinde pleitesía al clásico El increible hombre menguante, que Jack Arnold dirigió en 1957. Imposible no tenerla en mente durante el metraje. En ella Scott Carey  veía como tras un incidente nuclear su tamaño empezaba a disminuir progresivamente hasta llegar a lo infinitesimal. El drama de Douglas por la pérdida de su esposa recuerda al sufrimiento de Carey por los micromundos. Ant man no llega al nivel de la obra maestra de Arnold, pero si está por encima del clásico familiar Cariño, he encogido a los niños o la infumable Los Borrowers.

De esta forma, Marvel acaba con buena nota la fase II de su universo, que ya espera a la guerra civil del Capitán América. El logro de Ant-Man es similar al que consiguió Guardianes de la galaxia el pasado verano: Aportar buenas dosis de humor e imaginación a la franquicia. No tengais miedo a lo ridículo que pueda sonar ir a ver una película de “El hombre hormiga” y dejaros llevar por este señor de los insectos. La película es más grande de lo que aparenta.

*No olvideis permanecer en el cine hasta el final de los créditos. Vereis un aviso de lo que viene.

The amazing Spiderman 2: The power of love

The amazing Spiderman fue una película irregular que alternaba potentes imágenes del trepamuros entre edificios con un drama demasiado profundo para una película de este tipo. Aún así, su director Marc Webb (500 días juntos) fue reelegido para ponerse al frente de su secuela. Objetivo: Revitalizar una franquicia, que a pesar del carisma del personaje rinde muy por debajo de Los Vengadores o X Men. Un Marvel menor.

¿De qué va?

La película desarrolla el romance entre Peter Parker y Gwen Stacey. De fondo todo lo demás. Un nuevo archienemigo se presenta en sociedad: Electro. También seremos testigos de la decadencia de Harry Osborn.

La primera conclusión es clara: Marc Webb centra la historia de Spiderman en el amor. Un error monumental. ¿Alguien ha comprado alguna vez un comic de Spiderman por la historia de amor que cuenta? Ahora vendrá algún friki y me dirá que sí, pero si eres una persona sin antecedentes penales lo normal es que digas que es por el carisma del personaje, por la acción, por su conflicto interior, por sus peleas con archienemigos… pero no por amor, para eso es mejor una película de Jennifer Aniston.

Resumen de la película:

spiderman-resumen

El segundo gran error es un error de casting. En esta secuela el protagonista finalmente se despeña. Andrew Garfield puede funcionar en su papel de adolescente enrrollado, pero como actor es pésimo. No es que Emma Stone sea una diosa de la interpretación, pero lo devora en cada escena. Tiene toda la chispa de la que carece Garfield ¿No tuvimos suficiente con Tobey Maguaire? Con lo bien que me caía el Spiderman de la serie animada…

electro-spiderman-poder-electro

Aquí no se salva ni el malo de turno. Curioso el caso de Electro, que pasa de desconocer lo que le pasa a dominar por completo su poder en cuestión de segundos. ¿En qué estaría pensando Jamie Foxx al aceptar semejante personaje?.  Atentos a sus lineas de guión. Su frase célebre y malvada es…  “Voy a cortar la luz”. No jodas anda, que a mi se me va un par de veces al día y no me ha pasado nada. Estamos ante una mezcla entre el azul del Doctor Manhattan de Watchmen y la gilipollez del Mr. Freeze de Batman y Robin. De vergüenza ajena.

El guión es uno de los más chirriantes que se han rodado en los últimos tiempos. Todo ocurre sin razón alguna y los cambios de humor de los personajes les lleva a la multipolaridad desenfrenada. Ya sea Spiderman, su novia, su tia, su amigo o su enemigo. Todo está pegado con cinta aislante. Ojo al hallazgo y conversión de la estación de metro abandonada. No tengo palabras. El montaje tampoco se salva. El collage final sobre Gwen es una práctica que creí extinguida.  La BSO solo funciona en los momentos de Electro. Se recurre hasta al típico momento canción romántica. Y la duración… ¿De verdad eran necesarias dos horas y veinte para esto? Os aseguro que en los primeros 50 minutos no sucede nada con fundamento. Realmente nada con fundamente sucede en la película.

El poder de Electro se puede definir como una secuela de transición. En su recta final bien parece un trailer interesante de lo que podemos ver en una tercera película. Parece que aquí deciden incoporar al filme lo que en otras aparece tras los créditos, pero visto lo visto… o cambian mucho las cosas o no leereis en la vaca de twister la crítica de ese tercer capítulo.

edificio-oscorp

En definitiva, estamos ante un bodrio. Una película que va de mal en peor y con la que he tenido la tentación de “pasar hacia adelante”. Desde esta humilde página queremos lanzar una iniciativa para que Marc Webb no siga destrozando a un personaje de la talla de Spiderman. La única forma de salvar esta nueva saga es cambiarlo todo: Director, guionista y  protagonista. Basta ya de este Spiderman repelente.

Guardianes de la galaxia: Marvel fuera de órbita

Acudo al cine virgen de referencias de los Guardianes de la galaxia. No conozco su historia, su estética ni sus motivaciones, solo su existencia y pertenencia al clan Marvel. Con esto pierdo la capacidad para insertar en el texto detalles del comic, así que hablaré de los Guardianes solo como película, con lo que de entrada os ahorrais todas esas lineas sobre una supuesta infidelidad a la materia prima.

La película muestra sus cartas desde el inicio, sin trampa ni cartón. Y desde luego que tiene una buena mano: Personajes carismáticos, efectos digitales, humor y aire retro. Con esto la película se asegura captar tanto a jóvenes como a la generación que creció en los años ochenta, la que creció con el (venerado) walkman que porta Star Lord, que por cierto, se trata del primero modelo que la compañía japonesa Sony puso a la venta . Todos contentos, siempre y cuando se sepan apreciar las aventuras espaciales, y desde el entretenimiento.

Las comparaciones con Star Wars no se han hecho esperar, lo cual es todo un halago. La primera similitud es su arquitectura. Guardianes de la Galaxia levanta un nuevo universo, lo cual ya es todo un logro. El humor, las interrogantes familiares del protagonista o la visita a una de esas cantinas galácticas son algunos de sus puntos de encuentro. Quizá no alcance el tono épico ni incluya la carga filosófica de la saga de Lucas, pero suple esa solemnidad con toneladas de absurdidad.

la-guerra-de-las-galaxias-guardianes-galaxia

Los neo trekkies también pueden estar contentos, pues Guardianes de la galaxia tiene en el reboot de Star Trek parte de sus referentes, visuales y estéticos. Por momentos da la impresión de que el desenlace tiene lugar en el mismo escenario que el de Star Trek: En la oscuridad. Influencia JJ Abrams. Otras películas que podríamos emparentar son Galaxy Quest: Héroes fuera de órbita, y La guía del autoestopista Galáctico.

He leido en infinidad de críticas, quizá por contagio, que Guardianes de la Galaxia es la menos Marvel de las películas Marvel, idea con la que discrepo frontalmente. Cierto es que estos Guardianes están más cerca de momento de Linterna verde de que sus compatriotas superheroicos Marvelianos, pero el espíritu de la franquicia está presente en cada rincón. Si bien no tienen aún la trascendencia de Los Vengadores, multiplican los gags que tan bien funcionaron en la película de Whedon. Y ese sello es Marvel.

XXX GUARDIANS-GALAXY-MOV-JY-0704.JPG A ENT

guardianes-de-la-galaxia-batista

Sobre el casting, solo confirmar que una vez más se ha acertado. Chris Pratt y Zoe Saldana funcionan de maravilla. Se agradece que no se optara por estrellones de Hollywood. Hubiera sido un gran error. El diseño de Rocket es espectacular. Gran trabajo el que ha realizado la maquilladora Margaret Castor. Entended que no he podido resistirme a escribir esta parida. Lo mismo ocurre con Groot (el árbol) y Batista, que también rinde fuera del cuadrilátero.

En definitiva, estamos ante una película que en otra manos podría haber sido un fracaso estrepitoso, pero el director James Gunn, apoyado por la “carta blanca” que le han dado los jefazos de Marvel, ha sabido darle personalidad propia a la película. Lo único que puedo lamentar es que no se haya hecho una versión sin disparos para poder disfrutarla con mi sobrino de tres años. Quizá nadie se atreva a realizar otro intento, pero para mi James Gunn es desde ya el principal candidato a dirigir la adaptación definitiva de Dragon ball al cine. Hollywood, NO HAY HUEVOS.

 

Thor, El Mundo Oscuro: Juego de Thornos

Tras el fiasco de Kenneth Brannagh en el primer Thor en solitario, había muchas dudas sobre un segundo capítulo. Cierto es que “Los vengadores” dió un empujón a sus hijas cinematográficas, pero el hombre del mazo carece del carisma de Iron Man, y había dudas respecto la capacidad de regeneración del héroe.

El primer movimiento fue mover la silla, y desplazar al director Kenneth Brannagh en favor de Alan Taylor, conocido por ser uno de los hombres fuertes tras Juego de tronos. Intuyo que el fichaje de Brannagh para el primer Thor no fue casual.  Las tramas de Asgard, en las que se habla de familia y honor, tienen mucho de Shakespeare. Los pesos pesados de Marvel vieron en el que en su día fue el mejor adaptador del autor inglés a un director capaz de darle a la saga el empaque necesario. El resultado fue un fiasco. Su Asgard no funcionó, y mucho menos aún la parte de la película que se desarrollaba en la tierra. El único acierto fue la elección de Chris Hemmsworth, un héroe de garantías.

Tras el suspenso en la prueba de calidad, se ficha a Taylor para el episodio 2. El director ya ha demostrado moverse como pez en el agua en el campo de las intrigas palaciegas gracias a Juego de tronos, Marvel parecía tener muy claro la parte que necesitaba un arreglo. Y tras pisar este mundo oscuro, hemos de decir que la apuesta les ha salido bien.

Para empezar, la película nos ofrece una gran intro, mezclando el estilo de Man of steel con el de El señor de los anillos. Así se nos cuenta la historia del Aether, una poderosa materia oscura, y de como los elfos negros (primos hermanos de los teletubbies) lo perdieron. Se nos muestra también a un bélico Thor que busca la paz de Asgard a golpe de martillazo, a la vez que vemos a un Loki a punto de ser encarcelado. Todo sin rodeos y maravillosamente presentado.

elfos-negros-teletubbies

A su vez, se nos muestra la vida en la tierra, con una Natalie Portman que se ha hecho Badoo para ver si pilla cacho. Y en eso está hasta que aparece su becaria para avisarla de que algo raro sucede en la tierra. A partir de ahí veremos a la Portman en peligro y a Thor generando una peligrosa alianza para salvarla. Y esto es todo lo que puedo contar.

Los primeros 50 minutos son los mejores de la cinta. Buenos diálogos, presencia constante de humor, reparto de responsabilidades para suplir las carencias carismáticas de Thor, brillantes FX y una gran dirección artística. Este Asgard recuerda mucho al Tatooine que vimos en La amenaza fantasma. En cualquier momento parece que Jar Jar Binks va a salir de detrás de una columna.

La banda sonora de Brian Tyler es la mejor que se ha escrito desde el reinicio de Marvel. Lo es gracias a pasajes como este Into Eternity, que os recomiendo si os gustan las partituras. Una gran composición que tiene lugar en un pasaje clave de la película. Una maravilla:

Loki fue a mi juicio un pringado en Los Vengadores. El mayor ejército de superhéroes del planeta se enfrentaba a un auténtico soplagaitas con una pinta entre gótico, fan de Matrix y miembro de Locomía. Por suerte, su personaje resucita para bien en este episodio. Alejado de un rol puramente antagonista aporta buenos momentos al conjunto.

kat-dennings-natalie-portman-el-mundo-oscuro

La mención de honor hay que dársela a Kat Dennings, becaria de la Portman en el filme. Ella es la sorpresa del reparto y a la que debemos agradecer el buen humor de la película.  Su personaje se antoja vital de cara a la posibilidad de éxito de una tercera entrega.

Aunque Thor 2 está lejos del mojón que intuíamos en su título, no estamos ante una película redonda. El comienzo de la acción más allá de la primera hora viene acompañado de banalidad. Este bajón no conlleva un suspenso, pero se ve que la acción no es el punto fuerte de Alan Taylor. Lo mejor Londres, el escenario en el que tienen lugar los acontecimientos. Por suerte la primera de las dos escenas post créditos, relacionada con Guardianes de la galaxia, nos deja con ganas de más y mejoran el mal sabor de boca de la segunda mitad del filme.

Ahora solo nos queda la duda de saber que está haciendo Taylor con el nuevo episodio de Terminator. Diría que esta película ha aportado tranquilidad a este dilema, pero hasta que no veamos el regreso de Arnie a la franquicia no lo sabremos. Si Skynet toma el rumbo ascendente que ha tomado la serie Marvel en el cine, el resultado será óptimo.

El Soldado de invierno: Algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D.

Tras apostar por el juego aéreo en anteriores partidos, Marvel ha decidido poner la pelota en el piso con El Soldado de invierno, la mejor película Marvel hasta la fecha.

En el punto de partida nos encontramos a un Steve Rogers que ya ha superado el efecto “Los visitantes: No nacieron ayer” de la descongelación. El problema, haciendo referencia al inicio del Hamlet de Wlliam Shakespeare, es que algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D. El Capitán América y la agente Romanoff (Scarlett Johansson) se verán obligados a bajar a las cloacas.

Este cambio de tercio en Marvel se puede definir como valiente. En El soldado de invierno se deja en el laboratorio todo el “yo me lanzas rayos, tú me lanzas rayos” para apostar por las peleas cuerpo a cuerpo. En ese aspecto debemos aplaudir a los directores, los hermanos Russo, que han introducido en la cinta magníficas coreografías de combate.

amazing-espectacular-scarlett-johansson-viuda-negra-romanoff

Y no sólo asistimos a un severo reparto de ostias. En el Soldado de invierno también hay cerebro. La habitual trama de indios contra vaqueros, buenos contra malos, se enreda. Veremos a personajes importantes en peligro y a los protagonistas intentando resolver que se esconde detrás.

También, por primera vez, veremos a la franquicia hablar de política. Se menciona a la crisis, y se critica el exceso de celo en la seguridad post-11M, la gran obsesión americana. Estamos en un momento histórico en el que ese control sobre la población, más que un aliado, puede ser el principal enemigo.  El personaje del Capitán América, encarnación de los valores norteamericanos, se ha vuelto más progresista, y no solo se limita a cumplir ordenes. Ahora tiene ideas propias. Lejos queda aquel tipo que en Los Vengadores le daba propina a Nick Furia.

Una de las grandes carencias de la franquicia es sin duda la ausencia de archienemigos de nivel. El Soldado de Invierno llega para tapar ese vacío. En esta ocasón tenemos la sensación de que El Capitán América se enfrenta a un enemigo peligroso de verdad, a una amenaza letal. Lo confirman las brillantes secuencias en asfalto. Eso sí, no pasamos por alto su parecido con Michael Jackson.

soldado-invierno-michael-jackson

El capitán cumple, en gran parte gracias a la aportación de Scarlett Johansson, que vuelve a interpretar a Natasha Romanoff, la viuda negra. Armada y pelirroja, mejorando lo que vimos en The avengers.

No queremos desvelar demasiado, pero también encontramos guiños maestros en la película y referencias a la cultura popular. Brillante idea la de adaptar por países la lista de “pendientes” del Capitán, que hace que en nuestros cines Camilo José Cela, Rafa Nadal o Heroes del Silencio entren en el debe. ¿Nuestro guiño favorito? El de Saw, como no podría ser de otra manera.

De postre nos esperan dos escenas tras los créditos. Se acerca la Era de Ultrón con Marvel al alza. Las expectativas pasan de altas a muy altas. Esperamos que Whedon pueda ir un paso más allá.

Iron Man 3: Hierro 3

iron-man-3-tony-stark-robert-downey-jr

A Nolan lo que es de Nolan. El director británico no solo ha conseguido crear una saga que ha marcado una época. También ha hecho mejor a la competencia. Como si de la carrera espacial se tratara, Marvel ha levantado el vuelo cualitativo gracias a Los Vengadores, y ha subido el nivel de otras franquicias como este Iron Man.

El modelo es continuista. El primer Iron Man se levantó por encima de las expectativas, y el segundo decepcionó con la típica estrategia “más de todo”. Eso sí, nos dejó un memorable duelo al sol Downey contra Rourke en el circuito urbano de Mónaco. Las cosas que funcionan siguen intactas, pero se puede decir que se ha elevado el tono del discurso. Esta entrega calará más hondo en el espectador. Hay que apuntar que esta secuela también lo es de los sucesos acontecidos en Los Vengadores.

Y es que no puede empezar mejor. De entrada nos encontramos con un retorno a los noventa con el Blue (Da Ba Dee) de Eiffel 65. Un viaje que nos pone en situación de todo lo que ocurrirá posteriormente. Los ingredientes giran como siempre en torno a la acción y al humor, desde la lengua afilada de Downey al Slapstick.

Iron_Man_3_Ben_Kingsley

Iron Man y Downey viven un feliz matrimonio, eso sigue igual. El personaje gana con la personalidad del actor, y el actor tiene un papel de superhéroe que no se cansa de interpretar. Un traje a medida. Uno de los aciertos de la saga es la Pepper Potts de Paltrow. La extraña pareja tiene una especial conexión que ha mejorado cada una de las entregas. Lejos de la tortuosa relación entre Mary Jane y Spiderman, este romance respira buen rollo, y eso le llega puro al espectador.

Otro de los grandes aciertos es el malo de turno. El Mandarín de Ben Kingsley que interrumpe las emisiones en directo para publicitar su campaña del terror. Un Bin Laden que usa el método de V, el de la Vendetta. Como todo buen personaje televisivo, un fantástico manipulador. Aquí se puede decir que la película triunfa justo donde falló Los Vengadores, puesto que Loki era el talón de Aquiles de ese filme, un villano de tercera.

También en el cast nos encontramos con un inquietante Guy Pearce, que cumple a la perfección, y una estupenda (en todos los sentidos) Rebecca Hall, antigo affaire de la época Carpe Diem de Stark. Lo que siento por Rebecca viene de lejos, es devoción, así que podeis olvidar esta línea completamente alejada de la cinefilia y escrita directamente con el… con el corazón.

13753

Los efectos especiales brillan a nivel creativo. Como siempre destacan los trajes del personaje. Iron Man está mejor y más acompañado que nunca en esta entrega y la espectacularidad alcanza nuevas cotas.

El cambio de director Favreau por Black, que ya coincidio con Downey en la desatada Kiss Kiss Bang Bang, ha dado madurez al conjunto, pero esto no es sinónimo de seriedad. Iron Man sigue siendo tan informal como en sus dos primeros episodios, pero ha ganado un extra de coherencia.

En definitiva estamos ante una tercera entrega que supera a sus predecesoras y en la que no hay ni rastro de casos como “Spiderman 3”. Si las anteriores te gustaron y la edad no te ha vuelto un cascarrabias Iron Man 3 te gustará, incluso puede que te guste aunque no te gustaran las primeras. Estamos ante una buena y espectacular entrega.