Archivo de la etiqueta: marvel

Thor, El Mundo Oscuro: Juego de Thornos

Tras el fiasco de Kenneth Brannagh en el primer Thor en solitario, había muchas dudas sobre un segundo capítulo. Cierto es que “Los vengadores” dió un empujón a sus hijas cinematográficas, pero el hombre del mazo carece del carisma de Iron Man, y había dudas respecto la capacidad de regeneración del héroe.

El primer movimiento fue mover la silla, y desplazar al director Kenneth Brannagh en favor de Alan Taylor, conocido por ser uno de los hombres fuertes tras Juego de tronos. Intuyo que el fichaje de Brannagh para el primer Thor no fue casual.  Las tramas de Asgard, en las que se habla de familia y honor, tienen mucho de Shakespeare. Los pesos pesados de Marvel vieron en el que en su día fue el mejor adaptador del autor inglés a un director capaz de darle a la saga el empaque necesario. El resultado fue un fiasco. Su Asgard no funcionó, y mucho menos aún la parte de la película que se desarrollaba en la tierra. El único acierto fue la elección de Chris Hemmsworth, un héroe de garantías.

Tras el suspenso en la prueba de calidad, se ficha a Taylor para el episodio 2. El director ya ha demostrado moverse como pez en el agua en el campo de las intrigas palaciegas gracias a Juego de tronos, Marvel parecía tener muy claro la parte que necesitaba un arreglo. Y tras pisar este mundo oscuro, hemos de decir que la apuesta les ha salido bien.

Para empezar, la película nos ofrece una gran intro, mezclando el estilo de Man of steel con el de El señor de los anillos. Así se nos cuenta la historia del Aether, una poderosa materia oscura, y de como los elfos negros (primos hermanos de los teletubbies) lo perdieron. Se nos muestra también a un bélico Thor que busca la paz de Asgard a golpe de martillazo, a la vez que vemos a un Loki a punto de ser encarcelado. Todo sin rodeos y maravillosamente presentado.

elfos-negros-teletubbies

A su vez, se nos muestra la vida en la tierra, con una Natalie Portman que se ha hecho Badoo para ver si pilla cacho. Y en eso está hasta que aparece su becaria para avisarla de que algo raro sucede en la tierra. A partir de ahí veremos a la Portman en peligro y a Thor generando una peligrosa alianza para salvarla. Y esto es todo lo que puedo contar.

Los primeros 50 minutos son los mejores de la cinta. Buenos diálogos, presencia constante de humor, reparto de responsabilidades para suplir las carencias carismáticas de Thor, brillantes FX y una gran dirección artística. Este Asgard recuerda mucho al Tatooine que vimos en La amenaza fantasma. En cualquier momento parece que Jar Jar Binks va a salir de detrás de una columna.

La banda sonora de Brian Tyler es la mejor que se ha escrito desde el reinicio de Marvel. Lo es gracias a pasajes como este Into Eternity, que os recomiendo si os gustan las partituras. Una gran composición que tiene lugar en un pasaje clave de la película. Una maravilla:

Loki fue a mi juicio un pringado en Los Vengadores. El mayor ejército de superhéroes del planeta se enfrentaba a un auténtico soplagaitas con una pinta entre gótico, fan de Matrix y miembro de Locomía. Por suerte, su personaje resucita para bien en este episodio. Alejado de un rol puramente antagonista aporta buenos momentos al conjunto.

kat-dennings-natalie-portman-el-mundo-oscuro

La mención de honor hay que dársela a Kat Dennings, becaria de la Portman en el filme. Ella es la sorpresa del reparto y a la que debemos agradecer el buen humor de la película.  Su personaje se antoja vital de cara a la posibilidad de éxito de una tercera entrega.

Aunque Thor 2 está lejos del mojón que intuíamos en su título, no estamos ante una película redonda. El comienzo de la acción más allá de la primera hora viene acompañado de banalidad. Este bajón no conlleva un suspenso, pero se ve que la acción no es el punto fuerte de Alan Taylor. Lo mejor Londres, el escenario en el que tienen lugar los acontecimientos. Por suerte la primera de las dos escenas post créditos, relacionada con Guardianes de la galaxia, nos deja con ganas de más y mejoran el mal sabor de boca de la segunda mitad del filme.

Ahora solo nos queda la duda de saber que está haciendo Taylor con el nuevo episodio de Terminator. Diría que esta película ha aportado tranquilidad a este dilema, pero hasta que no veamos el regreso de Arnie a la franquicia no lo sabremos. Si Skynet toma el rumbo ascendente que ha tomado la serie Marvel en el cine, el resultado será óptimo.

El Soldado de invierno: Algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D.

Tras apostar por el juego aéreo en anteriores partidos, Marvel ha decidido poner la pelota en el piso con El Soldado de invierno, la mejor película Marvel hasta la fecha.

En el punto de partida nos encontramos a un Steve Rogers que ya ha superado el efecto “Los visitantes: No nacieron ayer” de la descongelación. El problema, haciendo referencia al inicio del Hamlet de Wlliam Shakespeare, es que algo huele a podrido en S.H.I.E.L.D. El Capitán América y la agente Romanoff (Scarlett Johansson) se verán obligados a bajar a las cloacas.

Este cambio de tercio en Marvel se puede definir como valiente. En El soldado de invierno se deja en el laboratorio todo el “yo me lanzas rayos, tú me lanzas rayos” para apostar por las peleas cuerpo a cuerpo. En ese aspecto debemos aplaudir a los directores, los hermanos Russo, que han introducido en la cinta magníficas coreografías de combate.

amazing-espectacular-scarlett-johansson-viuda-negra-romanoff

Y no sólo asistimos a un severo reparto de ostias. En el Soldado de invierno también hay cerebro. La habitual trama de indios contra vaqueros, buenos contra malos, se enreda. Veremos a personajes importantes en peligro y a los protagonistas intentando resolver que se esconde detrás.

También, por primera vez, veremos a la franquicia hablar de política. Se menciona a la crisis, y se critica el exceso de celo en la seguridad post-11M, la gran obsesión americana. Estamos en un momento histórico en el que ese control sobre la población, más que un aliado, puede ser el principal enemigo.  El personaje del Capitán América, encarnación de los valores norteamericanos, se ha vuelto más progresista, y no solo se limita a cumplir ordenes. Ahora tiene ideas propias. Lejos queda aquel tipo que en Los Vengadores le daba propina a Nick Furia.

Una de las grandes carencias de la franquicia es sin duda la ausencia de archienemigos de nivel. El Soldado de Invierno llega para tapar ese vacío. En esta ocasón tenemos la sensación de que El Capitán América se enfrenta a un enemigo peligroso de verdad, a una amenaza letal. Lo confirman las brillantes secuencias en asfalto. Eso sí, no pasamos por alto su parecido con Michael Jackson.

soldado-invierno-michael-jackson

El capitán cumple, en gran parte gracias a la aportación de Scarlett Johansson, que vuelve a interpretar a Natasha Romanoff, la viuda negra. Armada y pelirroja, mejorando lo que vimos en The avengers.

No queremos desvelar demasiado, pero también encontramos guiños maestros en la película y referencias a la cultura popular. Brillante idea la de adaptar por países la lista de “pendientes” del Capitán, que hace que en nuestros cines Camilo José Cela, Rafa Nadal o Heroes del Silencio entren en el debe. ¿Nuestro guiño favorito? El de Saw, como no podría ser de otra manera.

De postre nos esperan dos escenas tras los créditos. Se acerca la Era de Ultrón con Marvel al alza. Las expectativas pasan de altas a muy altas. Esperamos que Whedon pueda ir un paso más allá.

Iron Man 3: Hierro 3

iron-man-3-tony-stark-robert-downey-jr

A Nolan lo que es de Nolan. El director británico no solo ha conseguido crear una saga que ha marcado una época. También ha hecho mejor a la competencia. Como si de la carrera espacial se tratara, Marvel ha levantado el vuelo cualitativo gracias a Los Vengadores, y ha subido el nivel de otras franquicias como este Iron Man.

El modelo es continuista. El primer Iron Man se levantó por encima de las expectativas, y el segundo decepcionó con la típica estrategia “más de todo”. Eso sí, nos dejó un memorable duelo al sol Downey contra Rourke en el circuito urbano de Mónaco. Las cosas que funcionan siguen intactas, pero se puede decir que se ha elevado el tono del discurso. Esta entrega calará más hondo en el espectador. Hay que apuntar que esta secuela también lo es de los sucesos acontecidos en Los Vengadores.

Y es que no puede empezar mejor. De entrada nos encontramos con un retorno a los noventa con el Blue (Da Ba Dee) de Eiffel 65. Un viaje que nos pone en situación de todo lo que ocurrirá posteriormente. Los ingredientes giran como siempre en torno a la acción y al humor, desde la lengua afilada de Downey al Slapstick.

Iron_Man_3_Ben_Kingsley

Iron Man y Downey viven un feliz matrimonio, eso sigue igual. El personaje gana con la personalidad del actor, y el actor tiene un papel de superhéroe que no se cansa de interpretar. Un traje a medida. Uno de los aciertos de la saga es la Pepper Potts de Paltrow. La extraña pareja tiene una especial conexión que ha mejorado cada una de las entregas. Lejos de la tortuosa relación entre Mary Jane y Spiderman, este romance respira buen rollo, y eso le llega puro al espectador.

Otro de los grandes aciertos es el malo de turno. El Mandarín de Ben Kingsley que interrumpe las emisiones en directo para publicitar su campaña del terror. Un Bin Laden que usa el método de V, el de la Vendetta. Como todo buen personaje televisivo, un fantástico manipulador. Aquí se puede decir que la película triunfa justo donde falló Los Vengadores, puesto que Loki era el talón de Aquiles de ese filme, un villano de tercera.

También en el cast nos encontramos con un inquietante Guy Pearce, que cumple a la perfección, y una estupenda (en todos los sentidos) Rebecca Hall, antigo affaire de la época Carpe Diem de Stark. Lo que siento por Rebecca viene de lejos, es devoción, así que podeis olvidar esta línea completamente alejada de la cinefilia y escrita directamente con el… con el corazón.

13753

Los efectos especiales brillan a nivel creativo. Como siempre destacan los trajes del personaje. Iron Man está mejor y más acompañado que nunca en esta entrega y la espectacularidad alcanza nuevas cotas.

El cambio de director Favreau por Black, que ya coincidio con Downey en la desatada Kiss Kiss Bang Bang, ha dado madurez al conjunto, pero esto no es sinónimo de seriedad. Iron Man sigue siendo tan informal como en sus dos primeros episodios, pero ha ganado un extra de coherencia.

En definitiva estamos ante una tercera entrega que supera a sus predecesoras y en la que no hay ni rastro de casos como “Spiderman 3”. Si las anteriores te gustaron y la edad no te ha vuelto un cascarrabias Iron Man 3 te gustará, incluso puede que te guste aunque no te gustaran las primeras. Estamos ante una buena y espectacular entrega.