Archivo de la etiqueta: michael bay

13 horas: Los soldados secretos de Bengasi. La historia según Michael Bay

vacometro3

No quiero convertir este artículo en una carta abierta a Michael Bay, pero solo diré… “Ay Michael Bay, que grande eres”. Le tacharán de megalómano, de superficial, de sacacuartos, pero estamos ante un director único, un autor en lo suyo. Su cine casi siempre es igual. Acción desmesurada, frases grandilocuentes e imágenes ultrasaturadas. Un estilo reconocible, pero muy efectivo.

En 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi se pasa al territorio Kathryn Bigelow, con una recreación de un episodio de supervivencia USA en zona de conflicto. La ex de Cameron es hoy en día el máximo exponente del neobélico en oriente medio. La incursión de Bay sacrifica introspección para centrarse en la acción y en la puesta de escena, y en ese territorio Bay casi siempre destaca. Estamos de alguna manera ante una nueva Black hawk derribado, que sustituye la efectividad de Ridley Scott por el sentido del espectáculo de la marca Bay.

Las acusaciones a la película serán las de siempre: Americanada, patriotismo… Pero lo cierto es que no he visto en 13 horas ese madeinusismo que cierto sector de la crítica quiere vender. Cierto es que Bay no se centra en el horror de la guerra, pero en ningún caso pinta de héroes a los protagonistas, unos soldados que, seguramente como les ocurre a muchos de ellos en la vida real, se han olvidado de sentir y padecer. Ni siquiera aparece el arrepentimiento. Más que del horror bélico vemos la deshumanización interior. Los protagonistas disparan como si estuvieran jugando al Call of Duty.

Interesante también que la acción se desarrolla en 2012, bajo las reglas del nuevo marco internacional y en la época post-invasionista de Estados Unidos, con un Obama menos beligerante que sus predecesores en el cargo. Parece que los soldados USA han dejado en Texas el sombrero de Cowboy y ya no disparan primero, cosa que nunca ocurría en el cine de los 90 y 00, donde una débil amenaza era una llamada a la acción.

13-horas-soldados-bengasi

Otro acierto del filme es la apuesta por un reparto sin grandes nombres, liderado por unos efectivos James Badge Dale y John Krasinski. En definitiva, otro buen trabajo para un Bay que mejora cada vez que se aleja de Transformers, aunque no alcanza el nivel que mostró en la divertida Dolor y dinero. Aún nos queda mucho que ver del director angelino.

Bengasi, la verdadera historia

A la película solo le podemos achacar la falta de rigor, puesto que olvida contar que el ataque al consulado estadounidense comenzó como una protesta ante la película antimusulmana La inocencia de los musulmanes. Se trataba de un filme americano que podía verse a través de internet y que causo gran polémica en el norte de África y el suroeste asiático por la imagen caricaturizada que ofrecía de Mahoma. Días más tarde Al Qaeda reivindicó el ataque, un asalto que pudo usar la manifestación como tapadera para ocultar un atentado que coincidía con el aniversario del 11S. Tras los sucesos que muestra la película, decenas de libios se manifestaron para desmarcarse de los grupos radicales del país.

 

 

Dolor y dinero: Tres tontos muy tontos

Michael Bay ha aportado grandes cosas al cine. Y cuando hablo de grandes no hablo de calidad, si no de magnitud. Blockbuster es su segundo apellido. El director se ganó un sitio en los 90 sentando las bases del nuevo cine de acción. Dirigió tres títulos consecutivos de este género y de calidad destacable que consiguieron romper las taquillas de la época: Dos policías rebeldes (1995), La Roca (1996) y Armaggedon (1998). La segunda es junto a Jungla de Cristal III: La venganza, la mejor película de acción de la década.

La borrachera de éxito le llevó a creerse James Cameron y afrontar un nuevo Titanic encubierto bajo el nombre de Pearl Harbor, que resultó a la postre un estrepitoso fracaso de crítica y público. De ahí que decidiera recurrir a la semilla de su éxito con la pasable secuela de dos policias rebeldes. Tras ella intentó hacerse el Paul Verhoeven en una realidad distópica adaptando La Isla, que funcionó bien en taquilla pero no aportó nada al género, salvo unas cuantas escenas de Scarlett Johansson en todo su esplendor y HD.

Por suerte recuperó la chispa con la primera entrega de Transformers. Un producto bien montado y de calidad razonable, que desgraciadamente ha padecido dos míseras secuelas que también figuran bajo la firma Bay. Y ese es el peor error de su cine, limitarse en ocasiones a fabricar el producto.

Dwayne johnson la roca dolor y dinero

Con su carrera en clara decadencia pega un volantazo que deja a los FX fuera de la ecuación en Dolor y dinero, la historia de tres ratas de gimnasio que toman la vía del crimen como atajo para cumplir el sueño americano. ¿Su plan? Secuestrar a un millonario para desplumarle y quedarse con toda su fortuna. Hasta aquí todo bien, si no fuera porque los musculosos protagonistas sumar un cerebro entre los tres, por lo que las decisiones que adoptan son ridículas en su mayor parte, pero eso ya lo dejo que lo comprobeis por vosotros mismos. Aquí como sabeis no incluimos ningún spoiler, de hecho estamos convencidos que spoiler es una raza de perro.

Lo que más nos llama la atención de este rocambolesco relato es que está basado en un suceso real que fue recogido en un artículo del Miami New Times. Incluso Bay se toma la licencia de recordárnoslo con un rótulo de vez en cuando. No es para menos, Dolor y dinero es en suma una gran recopilación de WTF’s.

Bay deja la sutilidad a un lado para ir de frente contra el sueño americano y todos los que nos venden la moto. Refleja con nitidez toda la superficialidad made in USA, y lo hace retratando a un estereotipo de Hércules con la cabeza hueca. Nadie mejor que un director de cine superficial para criticarlo. En ocasiones parece una película autoparódica del propio cine de Bay. Sería muy fácil hacer la crítica desde un sello independiente a lo Korine, pero en esta ocasión se hace desde un gran estudio, desde el imperio de Hollywood, y eso siempre tiene más mérito.

Tony shalhoub en dolor y dinero

El apartado interpretativo está liderado por unos mastodónticos Mark Whalberg y Dwayne Johnson. Sobre todo es La roca el que brilla con luz propia, gracias a su simpático personaje de Delincuente religioso. Con él se alcanza el esplendor cómico. Otro que merece mención especial es Tony “Monk” Shalhoub, descacharrante en su papel de judio cabrón.

Que nadie se engañe, aunque la portada del filme pueda llevar a pensar que estamos antes el enésimo título de acción, Dolor y dinero es una comedia surrealista. Pero tranquilos, que también hay dosis de disparos y violencia. La imagen y el estilo de producción no pierde el sello Bay. La banda sonora mantiene el tono fílmico tirando de hits como el main theme de Mentes peligrosas. Gran acompañamiento. Puedo afirmar también que los 130 minutos de metraje no pesan. La acción se pasa volando y los buenos momentos están bien repartidos entre introducción, nudo y desenlace.

Las primera críticas y los discretos resultados en taquilla hacen pensar que Dolor y dinero está aún por descubir. Creedme cuando os digo que con el tiempo se la valorará en su justa medida como lo que es… No solo un gran entretenimiento, también una gran película. Además se trata de una historia con personajes de altura. Tres tontos muy tontos a los que nos les cuesta nada meterse al espectador en el bolsillo.

dolor y dinero trio

Y de propina nos deja una cita para la historia del cine… “My name is Daniel Lugo and I believe in fitness”

Calidad de la leche: Leche proteínica.