Archivo de la etiqueta: Michael Fassbender

Alien Covenant: Apocalipsis antes del Génesis

Pocas películas han despertado en los últimos años tantas filias y fobias como Prometheus. A mi personalmente me encantó el regreso de Ridley Scott al universo del xenomorfo. Prometheus no solo mostraba ese miedo a lo desconocido tan de la saga Alien. Se atrevía con una vuelta de tuerca que ponía en contacto al ser humano con sus creadores.

Revisionando Prometheus esta semana me di cuenta de la verdadera cuestión que abarcaba la película: El inevitable choque entre el creador y su creación. Pusimos el foco en los seres humanos y los misteriosos arquitectos, pero descuidamos que David, el sintético que interpreta Michael Fassbender, era también una creación, en este caso humana. Precisamente en ese punto empieza Alien: Covenant, con una conversación en flashback entre Peter Weyland (Creador) y David (Creación).

Los que esperaban un falso remake del Alien original, al estilo de Jurassic World o El despertar de la fuerza, pueden estar tranquilos. Hay más elementos de Alien: El octavo pasajero que en su predecesora, pero podemos decir que Covenant tiene un 50% de Alien y otro 50% de la metafísica de Prometheus. Los primeros acordes de la banda sonora de Jed Kurzel evocan a la partitura que Jerry Goldsmith compuso en 1979. El espíritu inicial está de vuelta, pero a diferencia del clásico, hay algo más que ‘La mujer y el monstruo’.

Alien-Covenant-espalda

Estamos ante una película ciertamente irregular. Empieza bien, pero Scott se toma su tiempo en el nudo para subrayar algunas lineas. Sin desvelar nada, diré que sobra alguna clase de flauta que otra en la parte central. Quizá el mayor problema de Covenant es que Scott ha cedido ante los que pedían más criaturas que en Prometheus. Si por algo se ha caracterizado la saga es por esa sensación de no saber por donde te va a aparecer el xenomorfo. Si viene de arriba, de abajo, de dentro, de fuera… En ese sentido Scott peca de querer contentar a los fans, o al estudio, y mostrar demasiado al bicho. Aunque hay que reconocer que los highlights de la saga no fallan.

Por suerte, Scott lo compensa con un gran prólogo, un intenso climax y un gran cierre. Al final la película pasa volando. Tenía muchas dudas con la elección de Katherine Waterston en el papel protagonista, la nueva ‘Ripley’, que toma el relevo de personajes femeninos fuertes que ya encarnaron en la saga Sigourney Weaver y Noomi Rapace. Pero la protagonista de Animales Fantásticos y Donde encontrarlos demuestra estar a la altura de las circunstancias. Aunque una vez más, el gran protagonista acaba siendo un Michael Fassbender que se come la pantalla.

_DSC7134.ARW

Intuímos que a Covenant no le vendrá mal un futuro revisonado, porque la película está plagada de referencias. La biblia, El paraíso perdido de Milton, Lord Byron, el mito de Prometeo, Frankenstein (Cuyo nombre original era Frankenstein o el moderno Prometeo), el soneto soneto Ozymandias de Percy Bysshe Shelley, Richard Wagner… Claves que esconden otras claves. Claves que conectan con algunos misterios sin resolver. Un ejemplo, ¿Sabías que Lord Byron murió desangrado a causa de las sanguijuelas que le pusieron alrededor del cuerpo para curar una fiebre? Nada es casual. Y esto ya es mucho más de lo que ofrece cualquier blockbuster. En ese sentido, Scott demuestra que sigue siendo un autor.

alien-covenant-katherine-waterston-danny-mcbride

Al acabar la película uno se queda con ganas de más, y eso siempre es una gran señal. Cruzamos los dedos para que la película funcione en la taquilla americana y podamos tener universo Alien para rato.

Assassin’s Creed: Videojuego en Sevilla, ninguna maravilla

vacometro1

Es un poco triste tener que abrir un artículo con un tópico, pero Assassin’s Creed confirma de nuevo que el salto a la pantalla de los videojuegos suele ser un salto al vacío que casi siempre acaba en hostiazo. Y eso que daba la impresión de que esta vez la cosa podía funcionar. El director Justin Kurzel repetía con Michael Fassbender y Marion Cotillard, con los que acababa de trabajar en su reciente adaptación de Macbeth. Parecía que el estudio no quería renunciar a intentar hacer algo más que un producto, y tras ver la película, ese intento de dignificar la película es quizá lo que ha terminado de hundirla.

En Assasin’s Creed un condenado a muerte se libra de la ejecución a cambio de participar en un programa que pretende recuperar la manzana mordida de Eva, una reliquia que puede hacer que la violencia desaparezca de la sociedad. La acción se desarrolla a caballo entre el presente y la España de 1492.

assassins-creed-torquemada

Tras unas intrigantes y prometedoras escenas iniciales todo se viene abajo rápidamente. Ese continuo juego presente-pasado provoca que nunca nos acabemos de trasladarnos a ninguna de las dos épocas. El vehículo que utiliza la película para hacer el viaje se denomina el ‘Animus’, una evolución tecnológica capaz de viajar a los recuerdos. Las escenas de Fassbender en el presente y de Aguilar, su antepasado español, son lo peor de la película. Justo cuando parecemos estar ante la inquisición volvemos adelante para ver como Fassbender sufre jugando a una especie de Wii extrema.

Kurzel se empeña en darle trascendencia a lo que en realidad es poco más que una película de hostias, y el interés cae en picado con el paso del metraje. Llega un momento en el que ya no sabes si estas viendo El código Da Vinci, La Isla, El Ministerio del tiempo o Aguila roja. Las interpretaciones no ayudan. Fassbender y Cotillard están peor que nunca. Uno se pregunta quién les convenció para meterse en este jardín, y todo indica que la respuesta tiene unos cuantos ceros.

Estamos ante una película que ni siquiera agradará a los ultras de la saga de la videoconsolas. Asassin’s Creed no es solo decepcionante, también es muy mala. De momento la única adaptación potable de un videojuego sigue siendo la de Silent Hill. ‘El caballero oscuro’ de este subgénero aún está por venir.

 

El Consejero: La avaricia y sus consecuencias

Michael Fassbender, Cameron Diaz, Javier Bardem, Penélope Cruz y Brad Pitt a las órdenes de Ridley Scott con un guión original del escritor Cormac McCarthy. La base de El consejero era espectacular. De vez en cuando Hollywood nos ofrece una de estas películas del género Constelación de estrellas, películas que rara vez funcionan. El consejero no es una excepción. Ya me duele decir esto, porque la película tiene un gran look, pero claro, para hacer un buen regalo no basta con un buen papel de regalo.

El viaje que propone Scott llevará a un abogado a inmiscuirse (Fassbender) en asuntos turbios. Un descenso a los infiernos por elección personal con compañías nada recomendables.

Uno de los grandes fallos de la película es la impaciencia. Nos quiere colar diálogos magistrales desde el primer minuto de película, pero eso no puede hacerse dejando al espectador fuera de juego, necesitamos motivos. El filme echa de menos una buena premisa, una buena base que haga que esas conversaciones, brillantes por momentos, no lleguen a nosotros como palabras vacías. Falta un “que” potente que le de sentido a esas grandilocuentes conversaciones. En este sentido estamos ante una película tremendamente teatralizada.

el-consejero-camisa-javier-bardem

Lo más interesante es sin duda el duelo interpretativo, del que solo sale victoriosa una inmensa Cameron Díaz, de largo lo mejor de la película. Erotismo al servicio de la inteligencia. Consigue que el resto del reparto baile a su son. A Fassbender no le acaba de sentar bien el traje de “víctima”. Como en No es país para viejos, al personaje de Javier Bardem lo recordaremos solo por las pintas. Penélope Cruz interpreta a un florero, y ni en esas cumple, pero quizá el peor parado sea Brad Pitt, un cowboy con pinta de chuloputas del que no no me he creído absolutamente nada. Su caracterización está más cercana a un imitador de Elvis que al tiburón que pretende ser.

No diré que estamos ante un bodrio, porque El consejero aporta hermosas imágenes y contiene una escena de sexo al estilo Cronenberg de Crash que puede dejar satisfechos algunos paladares. Se puede hablar de pelicula fallida, puesto que Scott parece creer que hace una obra maestra, y esa ambición en un veterano merece un aplauso. Es un filme ideal, por ejemplo, para crear debate en una clase de filosofía.

Cameron Díaz en las Bardenas reales

cameron-diaz-bardenas-realesç

el-consejero-bardenas-reales

Una de las primeras escenas, en la que Bardem y Díaz ven cazar a sus leopardos, está rodada en Navarra, concretamente en el Parque Natural de las Bardenas Reales. Alex De la Iglesia ya utilizó este escenario semidesértico para dar vida al Planeta Asturias de Acción Mutante.

accion-mutante-bardenas-reales

También Terry Gilliam pensó allí parte de su frustrada El hombre que mató a  Don Quijote, que podemos ver en el documental su rodaje Lost in La Mancha.

don-quijote-bardenas-reales

El mundo nunca es suficiente o Airbag, el clásico de Juanma Bajo Ulloa, también pisaron las Bardenas reales.