Archivo de la etiqueta: periodismo

Los archivos del Pentágono: Periodismo contra el miedo

vacometro4

Steven Spielberg confirma en cada nuevo título su trabajo como gran cronista de la historia del Siglo XX. La lista de Schindler, Salvar al Soldado Ryan, Munich, El puente de los Espías… Poco queda del otrora Rey Midas de Hollywood. Hemos perdido al cineasta que asombraba en la fantasía y ciencia ficción, pero hemos encontrado a un gran historiador con ecos del mejor cine clásico americano. Los archivos del Pentágono no hace más que confirmar esta afirmación.

La película aborda uno de los episodios clave en la historia del periodismo durante el mandato de Nixon, el de los Pentagon papers. Dichos papeles, con información clasificada, ponían en tela de juicio el papel de Estados Unidos en Vietnam, una guerra ya de por si muy cuestionada con protestas a lo largo y ancho del país. Y tampoco quiero contar mucho más, puesto que los que no conozcan lo sucedido tendrán ese plus al sentarse en la butaca.

El guión de Liz Hannah y Josh Singer indaga en la parte privada de la historia. Especialmente en la relación entre Katherine Graham, editora del Washington Post, y Ben Bradlee, director del periódico. Spielberg ha contado con dos primeros espadas para defender los personajes: Meryl Streep y Tom Hanks. Ambos intérpretes resuelven el papel con la efectividad marca de la casa. Especialmente interesante resulta el personaje de Streep, que da vida a una poderosa mujer que tendrá que enfrentarse a una dura decisión y a un momento de hombres que no la respetan. No solo ella y el Post estuvieron en juego, también el papel del periodismo en la sociedad.

Los archivos del pentágono gustará especialmente a los que disfrutaron con Todos los hombres del presidente, la obra cumbre del periodismo en el cine. De hecho, ésta última actúa como la precuela perfecta. Este subgénero, también llamado Porno para periodistas, reescribe las letras doradas de la profesión en estos tiempos oscuros. “La prensa debe servir a los gobernados, no a los gobernantes”, dice Katherine Graham en un momento de la película. Las carcajadas en la sala fueron sonoras, y no hace falta explicar el motivo. 

streep-the-post-los-archivos-del-pentagono-oscar

En definitiva, Los archivos del pentágono es una pieza sólida de la marca Spielberg. Una historia que toca especialmente a los que somos parte del periodismo, pero que duele al ver la triste realidad. Sólo hay que ver el caso de El país en España para presenciar la decadencia del periodismo y su derrota ante los intereses políticos y económicos. Aun así, vale la pena recordar que esto sucedió. La libertad de prensa también ha tenido que ganar batallas, y esta fue una de las más importantes.

Spielberg regresará a la fantasía en marzo con Ready Player One, película sobre un icónico mundo virtual. Si consigue estar a la altura de estos archivos habrá cumplido sobradamente.

Anuncios

Spotlight: Cómo ganar el Pulitzer

Spotlight contaba ya de antemano con una carta ganadora: Un material muy jugoso para ser llevado al cine. Igualmente apetecible la idea de que esa película se convirtiera en un thriller al uso que enfrentara a valientes periodistas con un grupo de malvados curas pederastas. Lo normal es que así hubiera sucedido y que Spotlight se hubiese convertido en carne de sobremesa. Por suerte alguien decidió inteligentemente no centrarse en los sucesos, si no en la investigación del equipo del Boston Globe que recibió el premio Pulitzer. ¿El resultado? Una obra maestra.

Estamos ante una película de despachos, oficinas, sótanos, bibliotecas, taxis, puertas que se abren, puestas que se cierran. Spotlight dignifica una profesión que se ha visto denigrada por culpa de dos grandes lacras: La ideología y la inmediatez. La primera tira abajo temas en las redacciones a ritmo de fichas del quién es quién. La segunda ha sido la tumba del periodismo de investigación, aquel que no entiende de tiempos y que premia el llegar primero en sacrificio del rigor. Spotlight viaja a la esencia del periodismo como servicio a la sociedad. De alguna manera  estamos una revisión de Star Wars que hace que dos grandes poderes crucen sus sables laser: La prensa y la iglesia. Todo esto arbitrado por los poderes políticos y económicos.

spotlight-2

El director Thomas McCarthy dirige de forma magistral demostrando que hay un autor tras el relato, pero quedándose en segundo plano en beneficio del mismo. Su trabajo, rico en detalles, es  impecable. La banda sonora de Howard Shore, una de las más acertadas del año, también aporta nivel al conjunto. Una partitura con personalidad, algo en peligro de extinción a día de hoy.

El trabajo interpretativo también es extraordinario. En el reparto coral encontramos a grandes actores rindiendo al nivel que se puede esperar de ellos. Fantásticos Rachel McAdams o Liev Schrieber, aunque por encima de ellos brilla un enorme Michael Keaton y a un muy oscarizable Mark Ruffalo, el mejor de la función.

108533839_o

La única duda que me invade es si Spotlight está al nivel de Todos los hombres del presidente o Zodiac, para mi los dos películas más grandes sobre investigación periodística. Al salir del cine he respondido con un rotundo sí. Una película necesaria e imprescindible para recuperar la fe en el periodismo, y quien sabe si para devolver al lado luminoso a periodistas que se han sumido en el reverso tenebroso.

Nightcrawler: El mercader de Violencia

Nightcrawler se presenta como una película de coche y noche, y por un momento pensé que estábamos ante otra hija bastarda de Drive, pero las dudas se disiparon en cuestión de minutos. Aquí el protagonista se llama sensacionalismo, la crónica de sucesos llevada al límite. Estamos ante unte un filme que empalmaría a Pedro Piqueras.

La película nos cuenta la historia de Lou Bloom, un ladrón de chatarra con aspiraciones de grandeza que encontrará en el periodismo de sucesos un auténtico filón.

En la dirección encontramos a Dan Gilroy, hermano de Tony Gilroy (Michael Clayton) y guionista de The fall (El sueño de Alexandra), Acero puro o El legado de Bourne. Ejecuta una ópera prima prometedora impulsada por la mala hostia.

gyllenhaal-nightcrawler-loco

NIGHTCRAWLER

Jake Gyllenhaal es el encargado de encarnar al gran hijo de puta protagonista, y lo hace magistralmente. Desde el minuto cero vemos su lado psicópata y malrrollista, y no tardamos demasiado en cogerle manía. Inexplicable el ninguneo de la Academia de los Oscars en la que es una de las mejores interpretaciones de su carrera.  Entre el reparto destaca también una recuperada Rene Russo, que encarna a algo muy parecido a Ana Rosa Quintana. El protagonismo material  es para el coche que maneja Gyllenhaal, modelo Challenger SRT8 392, un coche que enamora, y lo digo yo, que estoy muy lejos de ser un friki del motor.

gyllenhaal-nightcrawler-modelo-coche-challenger

nightcrawler-coche-challenger

Nightcrawler es una de esas películas en las que no hay doble lectura, y cuyo mensaje es fácil de interpretar. Critica con dureza el negocio de las desgracias ajenas, del todo vale por un punto de share. De hecho, no hay lugar para los redormientos. Gilroy parece decirnos “Esto es lo que hay, y no va a cambiar”, y razón no le falta. No estamos ante una fábula con moraleja.  No solo los medios salen mal parados, también el ser humano, y esa ambición desmedida de muchos compañeros de especie que crecen pisando a otros, que matan al sherpa cerca de la cima para coger energia comiendose sus restos.

En definitiva, Nightcrawler es una muy entretenida película que avanza libre de moralina por el infierno terrenal, el cotidiano. Que nadie espere realismo, eso si, porque no estamos ante un guión que hile demasiado fino. La trama avanza a veces sin demasiado sentido, pero merece muchísimo transitar su interminable tramo de accidentes, por lo que os la recomiendo encarecidamente. Una película interesante para mostrarle lo que no hay que hacer a futuros estudiantes de periodismo.

Lo mejor: Jake Gyllenhaal desatado.

Lo peor: Algunos agujeros de guión que entierran la verosimilitud.