Archivo de la etiqueta: rec

[•REC] 4: Apocalipsis. Momento de [•REC]apacitar

La noticia del futuro lanzamiento de [•REC] 3 y [•REC] 4 supuso una tremenda alegría para los fans de la que ha sido la franquicia zombie española con más adeptos. Tal fue la expectación levantada que la entretenida y desacomplejada tercera parte supuso una ligera decepción para muchos, entre los que me incluyo. Aún así había grandes esperanzas en REC 4, el ansiado capítulo de calle, el que iba a abandonar la historia de escalera de las dos primeras entregas para trasladar la plaga a una gran ciudad.

Manuela Velasco retomaba el personaje de Ángela Vidal, el que la ha convertido en la scream queen española, en un icono con camiseta blanca y alguna gota de sangre, lo cual no hacía más que engrandecer la expectiva. Pero la esperanza cayó en picado cuando nos enteramos de que esta cuarta entrega se desarrollaría en un barco. Adiós a la alternativa española a Resident Evil: Apocalipsis o Guerra mundial Z. Y mal empiezas cuando no le das al fan lo que demanda. Por lo que tengo entendido, la ciudad era la primera opción, pero una Barcelona zombie era una utopía presupuestaria. Aún así no hay tres sin cuatro, y me enfrento a la cuarta parte con la esperanza puesta en Balagueró, un auténtico dominador del género.

rec4-secundaria-boda-superviviente

La primera media hora nos sirve para comprobar que en este capítulo final también encontramos un acierto que se ha repetido en cada película de la saga, el de ofrecer interesantes secundarios. Mención especial a la superviviente del bodorrio. También encontramos alguna situación descacharrante, como ese mono que pasa por cordero gracias al esmero del chef. El mix de fun terror siempre ha funcionado.

La película pierde fuelle a mitad de metraje, cuando poco a poco [•REC] se va convirtiendo en algo convencional, en una película típica de zombis y carreras. De ahí al final tan solo algún momento gore reseñable hace que mantengamos la atención.

Por el camino, la película explora en su propia leyenda para intentar darnos algunas claves sobre el origen de la infección, pero acaba fracasando en esta misión. El guión es posiblemente lo más descuidado en esta entrega, aunque cuente con algún retrodetalle que los fans sabrán apreciar.

rec4-apocalipsis-zombie

rec4-barco-zombis

Reconozco que he disfrutado, y a pesar de ser quizá el episodio menos inspirado considero que esta [•REC] está  lejos de ser una mala película. Sí, se la pueda acusar de convencional por meterse en senderos habituales del género en lugar de agarrarse a su propio lenguaje, pero mantiene la buena fotografía y estética que han sido punto fuerte de la tetralogía. Otras sagas, como por ejemplo Saw, han tocado un fondo al que creo que [•REC] no se ha acercado.

Dicen que no habrá más tras esta cuarta entrega, y es una pena que esto no termine por todo lo alto. Aún así nos hemos divertido con cuatro películas que cuentan con una buena legión de fans, y no solo en España, también en Francia, Alemania o Estados Unidos. No estaría nada mal unir fuerzas y crear una potentísima quinta entrega.

MATICES EN SPOILER (No leer si no has visto la película)

He detectado cierta incoherencia en el personaje de Ángela. No se comprende ese histerismo y esa mala hostia desde el primer minuto. En todo momento encontramos en ella algo sospechoso. El espectador es consciente de ello, pero hacia el final descubre que Ángela no lleva el huesped dentro, por lo que me pregunto… ¿Por qué se comporta como si fuera otra persona?

La segunda gran pregunta sería… ¿Por qué este cuarto capítulo lleva “Apocalipsis” en el título? En ningún momento parece el final, y vemos en el último plano que ese caos no se ha hecho efectivo. ¿Habrá quinta entrega? Quizá metan la saga en la nevera unos años, pero visto lo visto no es nada descartable, al menos argumentalmente.

La Cueva: El proyecto de la gruta de REC. Inauguración del FANT 20

La cueva, de Alfredo Montero, ha sido la película encargada de iniciar el vigésimo FANT, Festival de cine Fantástico y de Terror de Bilbao. Una de supervivencia extrema que veremos desde la cámara de uno de los protagonistas. Es la historia que no os va a contar Jesús Calleja.

La premisa es un poco lo de siempre. Un grupo de amigos viaja hasta Formentera con intención de pasar un finde al raso, durmiendo en el “Hotel Quetchua two seconds”.  Un plan no exento de sexo y alcohol.  La cueva se puede diferenciar en dos partes: La primera, más corta, es la parte Happy. La segunda, la parte hardcore, o grutesca.

Ya vimos en películas como Hostel que el periodo previo al sufrimiento suele ser bastante gamberro. La Cueva no es una excepción. Las bromas y paridas de los protagonistas consiguen meterse al público en el bolsillo sin dificultad. Es de agradecer que se nos presente todo de manera tan agil.

la-cueva-rata

Tras el descontrol llega la resaca, resacaverna en este caso, la peor que conocerán en sus días. Es fácil emparentar a La cueva con la gran The descent, pero aquí es donde esta última se empieza a alejar. En The descent, las protagonistas saben de que va el rollo. Se dirigen a la aventuras bien equipadas. En La cueva, lo de entrar al título es parte del fin de semana de descontrol, no es algo premeditado.

Lo que empieza como un “Vamos a entrar a ver que hay” acabará convirtiéndose en un Ravenous (película a rescatar) con agobio in crescendo. Preparate para retorcerte en la butaca. Para el recuerdo algunos momentos como el descubrimiento de la cueva trasera de Jaco o la aparición de un primo de “Mickey Mouse”. Ir más alla sería caer en el spoiler. También se agradecen los momentos cómicos ya dentro de la caverna, auténticos respiraderos entre tanto agobio.

En definitiva, La Cueva, sin descubir América, es una buena pieza del subgénero Supervivencia o Homo homini lupus est. Cumple con su propósito de hacer que el espectador las pase putas y añore el mundo exterior. El elenco de actores responde a la perfección al reto.

Rito inicial

Antes de la película pudimos ver un buen ejemplo de como debe ser una ceremonia inaugural. Lander Otaola fue el encargado de conducir la apertura del FANT por un sendero breve y divertido, ahorrándonos la tan cargante lectura del programa que llevan a cabo otros festivales. Para eso está el folleto de la programación.

Tres actores se encargaron de dinamizar musicalmente. También vimos a Lander protagonizar su particular Frankenstein, que se grabó hace unos días en Bilbao. Todo un acierto.

Otaola se dirigió a los políticos asistentes para pedirles que “no se fuera al de 10 minutos”, comentario muy acertado en unos tiempos en los que la mayoría de dirigentes solo se acercan a la cultura para “salir en la foto”. En este caso el Alcalde de Bilbao, Ibon Areso, fue una valiente excepción. A sus 70 años resistió estoicamente una película que no es para el gran público, violenta y dura de cojones. No imaginaba a Areso en una de estas, pero visto lo visto, no descarto ya verle en el Grindhouse de la Troma.

Incidencias

Las carcajadas durante los momentos más truculentos fueron sonoras. Begoña, uno de los personajes, provocó incluso aplausos en plena proyección. La proyección finalizó con una sonora ovación. Público satisfecho.

la-cueva-fant

Tras la película, el director y el cast charlaron con el público. Nos hablaron de lo complicado de rodar en una cueva o del paso de la cinta por Sitges, en el que Morena Films se fijó en la película, y tras el que se rodó nuevo material con el fin de mejorar el resultado final.