Archivo de la etiqueta: rob

Los mejores momentos musicales en cine de 2013

Adele bailando moño

¡Qué grande es el cine! Y si hay algo tan grande como el cine, eso es la música. Fruto de esa hermosa convivencia ve la luz este artículo, con un ranking de los mejores momentos musicales que hemos visto en 2013. Y también fruto de las ganas que tengo de empezar a hacer un repaso de lo mejor del año, no os voy a mentir. Ha sido un parto prematuro digamos. Si de aquí a nochevieja cambio de opinión os lo haré saber. Escuchad atentamente.

5. Maniac

El remake de Maniac es musicalmente la Drive de 2013. Robin Coudert, más conocido como ROB, hace las veces de Kavinsky para ambientar el descenso a los infiernos de Elijah Wood. Su música lleva a la película más allá.

Esta pieza marca la pauta. Ideal para la caza urbana del Predator Wood.

 

 

Con la ayuda vocal de Chloe Alper, Rob consigue su Nightcall

 

 

4. Oblivion

M83 y Sussane Sundorf unieron fuerzas para reivindicar la importancia del main theme en el cine con su composición para Oblivion. Un auténtico temazo, que se engrandece aún más con esta interpretación en directo.

 

 

3. La vida de Adele

Adele se pasa buena parte del metraje de su película danzando. Por encima de todas las canciones que aparecen en la película brilla I follow rivers, de Lykke Li. Ideal para una maniobra de evasión en plena fiesta.

 

 

2. Las Brujas de Zugarramurdi

La parte final de Las brujas de Zugarramurdi nos deja una escena para el recuerdo, la del Akelarre, todo ello acompañado por el Baga, Biga, Higa de Mikel Laboa, con unos coros malrrollistas que poco tienen que envidiar a los del Another Brick in the wall de Pink Floyd. Un 10 a la valentía de Álex por atreverse a meter la canción entera. El tema ideal para una reunión de brujas. Todo un rave in the cave.

 

 

1. The Lords of Salem

No solo estamos ante el mejor momento musical del año, también estamos ante la mejor escena de 2013. Rob Zombie ya ha demostrado ser un crack en lo de matrimoniar audio y video. Los momentos Free bird/Los renegados del diablo y Halloween 2/Nights in white Satin son de lo mejor que se ha visto proyectado en una pantalla. Ahora le toca al turno al Requiem de Mozart. Una maravillosa presentación del anticristo con un apoteósico WTF final.

 

 

¿Y vosotros? ¿Teneis ya momento musical favorito del 2013? ¿A qué esperais para ponernos a caer de un burro?

Maniac: Como ser el hijo de puta de Elijah Wood

Maniac se ha hecho con total merecimiento con el Premio al Mejor largometraje de la Sección Oficial en el 19º FANT, Festival de Cine Fantástico de Bilbao. La película de Franck Khalfoun (Parking 2) remakea al clásico Slasher de 1980 dirigido por William Lustig en el que un psycokiller asesina mujeres para embellecer sus maniquís.

Khalfoun no está solo. Alexandre Aja le respalda en el guión y en la producción, y eso se nota y mucho. No obstante Aja se encuentra sentado en el trono del terror actual. Ha demostrado su buen hacer con productos propios (Alta tensión) o ajenos (los remakes de Las colinas tienen ojos o Piraña).

Si algo coloca a Maniac por encima de la media del horror actual es su ambientación. Recuerda por momentos al estilo Drive gracias al retrato al volante de una ciudad, acompañado por la excelente banda sonora de Rob, un Kavinsky por momentos. También me vino a la cabeza el retrato urbano que se hace en Shame, el descenso a los infiernos de Michael Fassbender.

La otra carta ganadora de la película es el uso de la cámara en primera persona. Aquí debemos alejarnos del cine y afirmar que su principal fuente es Smack my bitch up, el excelso videoclip del temazo de Prodigy dirigido por Jonas Akerlund.

Los ojos de la cámara son los de su protagonista, un Elijah Wood en estado de gracia que tiene más que ver con Frodo que con Gollum. Da gusto viajar por la noche en la piel de este desequilibrado con trauma infantil que posee en su casa un auténtico museo del horror. En ocasiones parece un remake mezquino de otro título que también vimos hace unas temporadas en el FANT: Lars y una chica de verdad, en el que Ryan Gosling se enamoraba de una muñeca hinchable.

Otra de las películas que tienen parentesco con este Maniac es sin duda El fotógrafo del pánico, por eso de los traumas infantiles y del morbo de ver las cosas desde una cámara, en este caso la de los ojos de Elijah.

maniac cabellera

Los asistentes a la proyección de la película en la sección del lunes noche del FANT aplaudieron entusiastas las primeras cuchilladas de nuestro psycokiller. Es todo lo que un buen espectador de FANT quiere ver: Horror y momentos gore de altura, y además con un gran look. Así de gusto.