Archivo de la etiqueta: sitges

Crónica del 14 de octubre en Sitges: What happenned to monday, Jojo’s bizarre adventure y How to talk to girls at parties

Para cerrar Sitges un sábado muy loco con varios titulazos, en el sentido literal. No digáis que no molan “¿Qué le pasó a Lunes? o “Como hablar con chicas en las fiestas”. Vamos a ello.

what-hapenned-to-monday-rapace-accion

He entrado a la proyección de What happened to monday? sin tener ni la más remota idea de lo que iba a ver. Solo sabia que era una distopía protagonizada por siete hermanas, cada día con un día de la semana asignado, y que salía Noomi Rapace. Mi cabeza había autocompletado pensando que iba a ver un drama intimista. La primera sorpresa que me llevo es que dirige Tommy Wirkola, el de Zombis nazis, pero he pensado… “Pues habrá apostado por un cine más maduro…”. Y la primera media hora de película no se salía mucho de esta idea. La primera media hora, porque a partir de ahí todo se ha convertido en Jungla de cristal con la Rapace dando hostias como panes y tirando de ametralladora. Yo flipando, claro. Estamos ante una película con buenas ideas, pero que en mi opinión se equivoca al querer ser una de Jean Claude Van Damme. Que no hace falta ser Blade Runner, pero una solución intermedia hubiera sido más satisfactoria. Aún así no se puede decir que no sea entretenida. Eso sí, si eres fan de la Rapace es tu día de suerte. Las siete hermanas son ella.

Jojo-970x545

Tras el buen sabor de boca de Blade of the immortal el día anterior, había cierta esperanza en disfrutar de la locura de Miike en Jojo’s bizarre Adventure: Diamond is unbreakable. Pero mal empezaba la sesión por cuestiones ajenas a la proyección. Una persona no identificada en la fila delantera transmitía un olor corporal muy potente, y no precisamente bueno. Cuando se dice que el cine es una experiencia sensitiva debe ser por esto. Si ha sido algún tipo de prueba para el cine en 4D… ¡Aborten! A lo que íbamos. ¿Qué queríamos? Pues simple y llanamente 2 horas de diversión. ¿Qué encontramos? Posiblemente la peor de las cien película de Miike. Ok, no he visto ni un cuarto de su filmografía, pero esto es difícil, muy difícil de empeorar. Por ahorraros la tortura, resumiré el argumento con ‘una película de jóvenes con superpoderes rodada en Sitges’. Y Sitges es lo único salvable de la función con su gran interpretación de pueblo nipón. Un rollo adolescente Pokemon mezclado con Pequeños guerreros y trazas de Locomía. Tampoco os puedo contar mucho más. He intentado abstraerme, pensar en otras cosas, y evitar seguir prestando atención a este engendro que hace buena a Dragonball Evolution.

how-to-talk-to-girls-at-parties-nicole-kidman-imagen-sitges-david-bowie

Pero nunca hay que arrojar la toalla, y How to talk to girls at parties ha sido un gran cierre para nuestras sesiones del festival. Una punkarrada, en el sentido más británico de la palabra, que mezcla descaro y rabia con extraterrestres. Todo en tono de comedia. Destacar la presencia de Nicole Kidman, muy pero que muy alejada de los papeles serios que acostumbra. En esta ocasión interpreta a una especie de matriarca con aspecto de David Bowie en Dentro del laberinto. Elle Fanning, protagonista de The Neon Demon, confirma que es algo más que una actriz de moda. La película es como Under the Skin pero en versión musical dirigida por John Cameron Mitchell. También tiene algo del cine del cine de John Carney (Sing Street), momentos musicales incluidos. Si te gusta el punk y las películas atípica de invasión extraterrestre, es tu película. Si solo te gusta el punk disfrutarás igualmente.

Y hasta aquí nuestras crónicas de esta 50ª edición del mejor festival sobre la faz de la tierra. A partir de ahora quedará un día menos para el siguiente. La Semana de Terror de Donostia y el FANT harán la espera más llevadera.

Anuncios

Crónica del 13 de octubre en Sitges: Happy death day, Errementari y Blade of the immortal

Viernes 13 en la 50ª edición del Festival de Sitges. Contra todo pronóstico, una película mainstream made in USA de terror adolescente y bucles temporales, se ha convertido en mi preferida de lo que va de Sitges. Happy death day (Feliz día de tu muerte), de Christopher Landon, es un Atrapado en el tiempo protagonizada por la chica popular de la universidad. La joven despierta una y otra vez en el día de su cumpleaños, una jornada en la que siempre acaba asesinada.

feliz-dia-de-tu-muerte

Ojito, porque puede que estemos ante el Scream de los milennials. La ridícula máscara de Ghostface es traje de etiqueta al lado del Babyface de esta función. Hora y media de referencias sin complejos y música juvenil. Entretenimiento puro. Le deseamos la mejor de las suertes en la taquilla USA. El terror necesita esta clase de fenómenos.

errementari-paul-urkijo

La segunda del día ha sido un golpe de mano ejecutado por Paul Urkijo Alijo, director al que veníamos siguiendo del corto y que ya demostró en El bosque negro su buen hacer en el género de Espada y Brujería. En Errementari, se sirve de la mitología vasca para contarnos un cuento en euskera de herreros y demonios. Una película que lo apuesta todo a la dirección artística para acabar ganado la partida. La película soluciona los problemas de presupuesto con imaginación, aunque a veces se nota que hay más ambición que euros. El herrero Kandido Urania y Uma Brancaglia, la niña protagonista, son dos aciertos totales de casting. En conjunto, una buena opera prima que esperamos que sea el Batman Begins de Urkijo. La primera de muchas.

blade-of-immortal

Para acabar, una carrerita hasta el Retiro para disfrutar de Blade of the immortal, live action del manga homónimo del género de espadazos nipón. La película 100 del prolífico Takashi Miike, que incluso se permite hacer algún guiño autorreferencial en la película a esta cuestión. 140 minutos de amputaciones con tiempos muertos para filosofar al estilo oriental. La película está a años luz de Ichi the killer, Gozu y Audition, pero es una de sus obras más destacadas en los últimos tiempos. Quizá lo más negativo, es que la gran secuencia de la película es la primera de todas. Un largo ‘yo contra el mundo’ con violencia extrema en elegante blanco y negro. A partir de ahí, demasiada repetición por momentos.

 

Que la sala haya recibido a Takashi al grito unánime de “Miike, Miike, Miike” demuestra la importancia de su figura en el microcosmos de Sitges. Estamos ante una leyenda viva.

Crónica del 12 de octubre en Sitges: Survival family, Krotkaya, Stephanie y La piel fría

El sueño se acumula en Sitges. Por eso suele ser importante que la primera película del día no sea un ladrillaco que haga perder la esperanza. No ha sido el caso de la japonesa Survival Family, de Shinobu Yaguchi, una simpática película que sigue los pasos de una familia tras un apagón tecnológico completo.

survival-family-sitges

A pesar de ser comedia, el humor no es su punto fuerte. Lo mejor es su manera de hacer pensar por la vía ligera, y destapar la mentira de que la tecnología une a las personas. Con la ‘obligación’ de comunicarse, veremos que los lazos familiares se vuelven a estrechar. Unos lazos que se van destensando de generación en generación. Disfrazada en ocasiones de película de aventuras, la película consigue además entretener de principio a fin.

A Gentle Creature

Tras ella, tocaba Krotkaya (A Gentle creature), de Sergei Loznitsa, una película que llega a la sección Noves Visions procedente de la Sección Oficial del Festival de Cannes, donde recogió palos y alabanzas a partes iguales. Y contra pronóstico, esta es la mejor película de lo que llevamos de festival. Eso sí, de Festival de Sitges tiene más bien poco. El filme nos hace cómplices del infierno que vive una mujer cuyo deseo es entregar un paquete a su marido encarcelado. Su viaje se convertirá en un frustrante laberinto sin salida poblado por personajes en forma de obstáculo. Cine en estado puro. Cine para interesados en adentrarse en las profundas heridas de la vieja Europa. Y un puñado de buenas canciones a capella que hacen mucho más llevaderos sus 143 minutazos. Su cierre es antológico.

stephanie-sitges

Ya por la tarde, ligera decepción con Stephanie, dirigida por el guionista Akiva Goldsman, responsable de los libretos de Cinderella man, Una mente maravillosa, Tiempo de matar o El cliente. Una vuelta de tuerca al terror con presencia infantil que tras unos potables primeros minutos se va desvaneciendo. Hablamos de Low Cost, pero los FX dejan mucho, muchísimo que desear. Algunas Apps de FX para video en el móvil cantan menos que los del tramo final de esta película. A eso hay que añadir que Goldsman está muy, pero que muy lejos de ser Shyamalan.

la-piel-fria-aura

Por último, turno para La piel fría de Xavier Gens. Una historia de supervivencia en la que lobos de mar se enfrentan a los primos de los masillas. Adaptación literaria de estética Lovecraftiana que destaca especialmente en lo visual y sonoro. A nivel técnico, esta coproducción entre España y Francia está a la altura de cualquier película de Hollywood. Hay que resaltar especialmente el nivel de detalle de la horda de criaturas. Tecnología digital bien utilizada. ¿Lo malo? Problemas de ritmo, reiteraciones y un metraje que acaba resultando pesado. Empieza todo demasiado pronto, y en la última media hora hay signos evidentes de fatiga.

Termina una jornada sin peliculón, pero seguimos disfrutando del ambiente festivalero. Mañana más, y seguramente mejor.

Crónica del 11 de octubre en Sitges: Thelma, Hostile y A day

Primer día en Sitges 2017 para La Vaca de Twister. Jornada de repescas de la Sección Oficial (Thelma y A day) y una francesa de Panorama Fantástico: Hostile.

joaquim-trier-thelma-sitges

Empezamos al mediodia en el Retiro, con el pase de una de las películas más destacadas hasta el momento en la Sección Oficial; la noruega Thelma, de Joaquim Trier. La película empieza en un punto de partida muy similar al que nos mostró Raw (Crudo), con una joven raruna que deja el hogar para empezar la carrera de Biología. La socialización será inevitable, y también el choque frontal entre sus valores cristianos y la vida propia de una adolescente. Estamos ante una versión psíquica de Carrie que recuerda a títulos como Camino, La Vida de Adele, La señal, Requiem (El exorcismo de Micaela) y Chronicle. Todo ello con frío y ritmo propios del cine nórdico. Al dejar la sala cuesta aterrizar, y dar un veredicto claro, pero una vez superada la hora de reflexión hay que decir que Thelma no enamora, pero es una buena película. Lo es por sus ideas y la potencia de sus imágenes. En la parte negativa está esa frialdad. El exceso de contención no le sienta bien a un filme al que nos gustaría haber visto sin corsé.

hostile-sitges-ashworth

IMG_2735

Tras Thelma, una película a priori más ligera en la sección Panorama Fantástico; la francesa Hostile, de Mathieu Turi. En sus primeros minutos parece que vamos a ver un filme similar a Infectados, de los hermanos Pastor, pero pronto muta hacia otra película que pasó por Sitges la pasada temporada: La simpática It stains the sands red, en la que una choni americana era perseguida en el desierto por un zombie. En esta ocasión se nos presenta a una heroína más al uso. Pero lo que parecía iba a ser un survival horror futurista se convierte de pronto y mediante flashbacks en una especie de Pretty Woman, en la que un tipo guapo y forrado recicla a un yonki que tocaba fondo. El drama aumenta en las escenas del pasado, mientras las imágenes del apocalíptico presente se convierten en una mera excusa para presentar la película en el festival de Sitges. Inevitablemente llegan las risas a las butacas, provocadas por un final que aún no se si es ridículo o la mejor forma en la que podría terminar. Poca cosa. Eso sí, destacable la gran interpretación a nivel físico de Brittany Ashworth.

a-day-sitges-cho-sun-ho

Y para terminar, A day, de Cho Sun-ho, la alternativa surcoreana a Atrapado en el tiempo. Una entretenida muestra del subgénero ‘bucle temporal’ que empieza frenética y divertida pero se desinfla en su parte final. Cuenta la historia de un padre disaster atrapado en una bucle que acaba siempre con el atropello (Salvaje y explícito) de su hijo. En su último acto la acción decae y la sus momentos cómicos desaparecen para dar paso al típico tramo moralizante que hace que lleguemos a la meta cansados. Sermones en Sitges no, por favor.

Así con todo, y tras unos mojitos en la playa de Balmins, una gran toma de contacto de un festival que los aficionados al género hacen único. Seguiremos desinformando.

 

La invitación: Una fiesta de mierda

vacometro2

Netflix nos ha dado la oportunidad de repescar The invitation, ganadora en el Festival de Sitges 2015 que hace unos meses tuvo un estreno limitado en las salas españolas. Un thriller cuyo punto de partida es la clásica reunión de amigos que deciden hacer frente al todopoderoso “Ya te llamaré y quedamos”. Pero no queridos lectores, no esperéis en The invitaron un fiestón al estilo Project X o Malditos Vecinos. Lo que debía ser una tranquila velada de reencuentro pronto se convertirá en una auténtica fiesta de mierda.

El guión por momentos está cogido con alfileres. Es difícil justificar que tras los reproches y momentos rarunos todavía haya quien no coja la puerta y se de a la fuga. Y así me he pasado medio metraje, diciendo que yo al de 5 minutos ya me hubiera pirado. Falta solidez narrativa y, en más de un pasaje, se echa en falta un mínimo de credibilidad. La dirección de Karyn Kusama (Aeon Flux, Jennifer’s Body) tampoco es ninguna maravilla.

A pesar de todo esto, The invitation guarda una sorpresa para los que lleguen al fin de fiesta, una escena final sublime, un WTF que deja con ganas de más. Lástima que llegar hasta ella no sea precisamente un camino de rosas. En definitiva, estamos ante un thriller casero que no pasará a la historia de las vencedoras en Sitges. Eso sí, si lo que quieres únicamente es pasar el rato, la película funciona como un buen entretenimiento.

The Salvation: Falsas promesas del oeste

vacometro3

El Pre-Fant abrió su sección Sitges Tour A contracorriente con la proyección de The Salvation, un western made in Dinamarca rodado en Sudáfrica. A pesar de esta singularidad, el director Kristian Levring ha hecho un western revival correctísimo con elementos comunes de directores grandes del género, como Eastwood y Leone.

La película cuenta la historia de un inmigrante europeo que tras abrirse paso en Estados Unidos decide traerse al país a la mujer y al hijo que dejó en la otra orilla. Lo que parecía la consecución del sueño americano pronto se tornará en tragedia.

The Salvation arranca con crudeza, de manera despiadada. El impactante pasaje de la diligencia que abre la trama es a mi juicio el mejor de la película. La primera mitad de la cinta supera ampliamente al desenlace. El último tramo, aunque correcto, se agarra demasiado al homenaje. Un poco más de riesgo en esos minutos podría haber hecho crecer a un filme que pisa demasiado sobre seguro.

En el casting destaca el siempre acertado Mads Mikkelsen, que carga sin problema con el peso de la película. El actor danés demuestra una vez más que está hecho de otra pasta. El antagonista, interpretado por Jeffrey Dean Morgan también realiza un trabajo de nivel. El problema de algunos intérpretes, como el del Eric Cantona o Eva Green, es el de defender a personajes sin fundamento, de esos que han llegado a la película con pegamento de barra. Presencia y poco más. El ex futbolista apenas aporta dos frases al relato. Imposible no recordar el spot de western que hizo para Pepsi cuando aún estaba en activo.  En el caso de Eva Green encontramos un personaje icónico a base de cicatrices que a pesar de su protagonismo progresivo queda totalmente desaprovechado. Al menos la actriz aporta su ración de morbo habitual.

the-salvation-eva-green-sex-scene

La película habla de corrupción, de caciquismo y del uso del miedo como manera de gobierno, problemas globales que parecen estar aún lejos de la extinción. Levring no deja pasar la oportunidad de darle el enésimo tartazo en la cara al sueño americano. Es todo ese mensaje lo más europeo de un filme que mantiene la esencia de uno de los grandes géneros del cine estadounidense.