Archivo de la etiqueta: slasher

De poel (The Pool): Sirenas de agua dulce

vacometro3

Un matrimonio con dos hijos y un amigo de la pareja con una hija deciden pasar unos días de vacaciones acampando junto a un estanque. Las tensiones entre los campistas no tardarán en aflorar, y lo que parecían unos días idílicos de campamento se convertirán en una carnicería. Este es el argumento de la holandesa De Poel (The pool), la primera película de Chris W. Mitchell, que el propio director presentó en el FANT 21.

the-pool-chica-de-poel

Hay un lago, pero la película tiene bastante más que ver con El resplandor que con el Jason Voorhees cazacampistas de Crystal Lake. Dicho lago parece poseer a algunos personajes, personajes en los que la tensión ya venía de antes, por lo que no sabemos hasta que punto es un acierto la inclusión del elemento sobrenatural. Tengo la impresión de que la sangre iba a llegar al lago de todos modos.

the-pool-de-poel-estanque

the-pool-da-poel-camping

De Poel se sigue con interés, y poco más. Es disfrutable en su vertiente más retorcida, pero el guión es de hoja caduca, por lo que no va a durar muchos días en mi conciencia. Tampoco me atrevo a decir que sea una mala película, pero digamos que su historia de fantasía degrada lo que se había logrado tirando unicamente de rencillas familiares. El resultado final es un modesto cuento de horror campestre.

Lo mejor: Entretenida, rápida y ligera.

Lo peor: Toda su parte de fantasía.

The drownsman: Ahogarse en un charco

Mucho ha llovido desde que Se lo que hicisteis el último verano aprovechara el empujón de Scream para devolver el éxito en taquilla al slasher sobrenatural norteamericano. El renacimiento del terror adolescente fue fugaz, y desde entonces pocos productos de estas características se han ganado el favor del público. The drownsman es una muestra más de agotamiento, una película que ni siquiera es capaz de explotar sus virtudes.

La película, dirigida por Chad Archibald, está protagonizada por cinco amigas, que esteticamente podrían ser perfectamente las spice girls, pero que son más sosas que Ben Affleck. Una de ellas se tropieza con una botella de birra durante una fiesta y cae a un pantano. A partir de ahí, empezará a experimentar una potente hidrofobia con psicokiller incluido. Un psicokiller que aprovechará cada charco para estirar los brazos e intentar acabar con el quinteto femenino.

the-drownsman-final

the-drownsman-bañera-ataque

Con este argumento quizá no podíamos esperar una gran película, pero si una cinta enormemente divertida. Pues ni lo uno ni lo otro. Quedaba por ver si al menos ibamos a ver muertes disfrutables, pero tampoco hubo suerte en esa cuestión. Y eso que ese escenario de bañera y cloaca en la que se mueve el drownsman daba muchísimo juego.

the-drownsman-monstruo

the-drownsman-fant

the-drownsman-fant21

De lo poco que podemos agradecerle a película es de ir al grano desde el minuto uno y que su ligereza hace que resulte entretenida. Entre las influencias es notable la de Pesadilla en Elm Street. Si en el clásico de Craven la consigna era “no dormir” en esta es “No te acerques a un charco, fregadera, vaso de agua…”. Eso si, la figura de este psicokiller va más con Jason o Leatherface que con la de psicokiller colega de sagas como Elm Street o Muñeco diabólico. Por el camino encontramos guiños a Jóvenes y brujas e incluso a Star Wars.

En definitiva, una película que durará poco en mi disco duro mental, y que quizá en una tarde de domingo en la que el mando de la tele anda sin pilas y te da pereza bajar a comprar unas a los chinos, puede colar.

Lo mejor: Su poster

the-drownsman-cartel

Lo peor: Sosa en todos los aspectos