Archivo de la etiqueta: Terminator

Terminator Génesis: La culpa de todo la tiene John Connor

vacometro3

Regresa la franquicia de la humanidad contra las máquinas, y lo hace con una nueva Sarah Connor (Emilia Clarke), con un nuevo John Connor (Jason Clarke), con un nuevo Kyle Reese (Jay Courtney) y con el T-800 de siempre: Arnold Schwarzenegger. Los sucesos son idénticos a los de la primera entrega, pero en esta ocasión una nueva linea temporal mandará al carajo ese pasado que ya vimos en 1984.

En Terminator Génesis el malo de la película no ha sido el T-800, el T-1000 o una Terminatrix. Ha sido el trailer. Estamos ante el caso más flagrante de la historia de los trailers destripadores, que más que vender la película lo que ha hecho es comprimir buena parte de sus highlights. Si no habeis recurrido al material promocional para abrir boca os llevareis una sorpresa tras otra. Si lo habeis visto, lo siento, os han jodido media película.

terminator-kyle-reese-culo-abdominales

Aún así he disfrutado de la nueva entrega, sobre todo gracias al guión, pero la ejecución de Alan Taylor (Thor: El mundo oscuro) deja bastante que desear. Estamos ante una labor de dirección que carece de cualquier atisbo de personalidad. Cameron, Mostow y McG dejaron su huella en la saga. Taylor no lo ha conseguido.

terminator-genesis-genisys-abuelo

Lo mejor sin duda de la cinta es Arnold Schwarzenegger, que esta vez es apodado “El abuelo” por Sarah Connor. Teniendo esto en cuenta la película bien podía haberse titulado “El abuelo que saltó por el helicóptero y se largó”. Arnie no ha perdido ni un ápice de su carisma. El guión le ha otorgado las mejores frases de la función, y también los mejores gestos, como esa sonrisa que parece decir “Dientes, que es lo que les jode” en homenaje a la Pantoja.

terminator-dientes-pantoja

terminator-puente-genisys-genesis-puente-autobus

terminator-genesis-clarke-madre-de-dragones

A su lado también brilla Emilia Clarke, la archiconocida Madre de dragones de Juego de Tronos. No es Linda Hamilton, pero es una gran solución para sustituirla. La elección de Kyle Reese no me parece tan acertada. El Michael Biehn de la primera entrega tenía menos discurso, y mucha más alma. Este Reese que interpreta Jay Courtney solo es un torso con abdonimales. El que me ha convencido es J.K. Simmons en su breve papel de “iluminado”. Nos deja con ganas de más.

Lo que menos me ha gustado de este revival es su falta de crudeza. La violencia es demasiado blanca y está muy cocinada. No recuerdo haber visto una sola gota de sangre, y los personajes hablan y hablan antes de apretar el gatillo (Salvo el T-800). Lejos queda la primera entrega, en la que no había ningún tipo de miramiento. Supongo que todo esto se debe a las restricciones de la calificación de edad. Estados Unidos la ha estrenado como PG-13 (Sugiere la compañía de un adulto para los menores de 13 años). Se intuye el miedo a ser calificada R y perder buena parte del potencial público adolescente. Demasiado light para una saga como Terminator.

terminator-genisys-primer-terminator-1984

La película aprovecha su planteamiento para hacer una radiografía de la dependencia tecnológica en nuestra sociedad. Solo hay que coger el metro para darse cuenta de que Skynet ha ganado. Somos esclavos de la pantalla, por lo que esos campos de concentración de las máquinas del futuro no quedan tan lejanos, lo que pasa que en esta ocasión entraremos en ellos voluntariamente. Al Sistema operativo Génesis del que habla la película solo le falta “la manzanita”. Cuidado al comprar el iPhone 7. Aunque el verdadero juicio final llegará cuando se haga un wikileaks de vuestros whatsapp.

terminator-genisys-t800

A pesar de que Terminator Génesis puede que sea la peor Terminator hasta la fecha (Las otras me gustan mucho, incluso 3 y Salvation como podeis leer aquí) ha conseguido dejarme con ganas de más. Tengo ya un par de ideas para llevar a buen puerto la saga para el futuro, y la mejor de ellas incluye a J.K. Simmons encarnando a un Terminator. No me digais que no sería increible ver un T-Whiplash dispuesto a todo. Aunque su debut en taquilla ha sido un poco flojo, espero que remonte y podamos saber más sobre Skynet, el futuro, el pasado, el juicio final… Terminator lo merece.

Terminator 3 y Terminator: Salvation. Las hijas bastardas

Ante la insistencia de muchos en apartar de la saga Terminator a la tercera y cuarta entrega, me veo en la obligación de desenterrarlas y colocarlas en el lugar que merecen. No voy a decir que estén al nivel de los dos primeros episodios, pero ambas son dignas integrantes de una de las mejores franquicias que ha dado al cine. Hubo vida después de James Cameron (de la Isla).

Terminator 3: La rebelión de las máquinas. De Terminator a Terminatrix

terminatrix-kristana-lokken

La narración nos lleva a 2003 para mostrarnos las horas previas al juicio final, el momento en el que Skynet toma conciencia de si misma. En ese preciso momento una Terminatrix, modelo T-X, será enviada al pasado para acabar los líderes de la resistencia futura. Un modelo 101 de la serie T-850, de apariencia idéntica al T-800 de las dos anteriores entregas, volverá al pasado para intentar protegerlos.

Si el mayor cambio en Terminator 2 era darle el papel protagónico al antagónico primer Terminator, en esta ocasión era la feminización del Terminator. Kristana Lokken era la encargada de ponerle rostro y romper con el monopolio masculino de la apariencia tecnológica. La actriz mezcla a la perfección tres adjetivos: fria, bella y letal. Con su expresión corporal y su neutralidad facial consigue una interpretación de nivel.

terminator3-kristana-lokken

©2002 T3 Productions, Inc. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION

Completando el elenco, el propio Arnie, en su último  papel pre-Gobernator, mi ya adorada por esos tiempos Claire Danes pre-Homeland y Nick Stahl, un John Connor deprimido y capaz de meterse una caja de de las que se usan para castrar animales al que podríamos rebautizar como Yonki Onnor.

terminator3-claire-danes-kate-connor

La primera hora de la peícula es antológica. Puede que adolezca de la esencia y el factor sorpresa de las dos primeras entregas, pero el director Jonathan Mostow demuestra un gran amor al material de origen. La tensión de las dos primeras entregas se sustituyen por un tono desenfadado plagado de humor. Terminator 3 tiene mucho de autoparodia, como la entrada de Arnie en un local de boys para volver su look  original, ese que pasaba de estar en cueros a vestirse de cuero. Su outfit se ve completado con unas gafas que no tienen desperdicio.

Pero Mostow no se ha olvidado de uno de los puntos fuertes de la saga: Las persecuciones. Y es que la saga Terminator tiene muchísimos elementos sacados de los cartoons entre Correcaminos y Coyote. La escena del T-X manejando una grua de grandes dimensiones mientras acaba con todo a su paso es sencillamente brutal. Absolutamente nada que envidiar a la tan de moda Mad Max: Fury road. Quizá George Miller sacó de ella un par de ideas. Una megadestrucción de las que me ponen.

Los FX dan un paso atrás respecto a Terminator 2. Ya no consiguen dejarnos boquiabiertos como antaño. Aunque la dirección artística se ha esmerado en otros aspectos, como el diseño del T-X, tanto por fuera como en su exoesqueleto, o la sorpresa que supone ver en acción al primer modelo de la era de las máquinas: El T-1, que recuerda más a la saga Robocop que a la propia Terminator. Esas máquinas se construyeron, no son solo CGI, y eso se nota en las escenas de acción. El trabajo de Stan Winston es impecable, una vez más.

Otro de los pecados de esta cuarta entrega en su pre-final, con el T-800 tomando decisiones muy humanas. El momento reinicio a través del trance que tiene Schwarzenegger es francamente ridículo. Por suerte, el sosegado desenlace arregla el estropicio y hace que terminemos la película con un buen sabor de boca.

Tras el revisionado soy incapaz de entender como este filme, más que digno, fue tan denostado. Mostow ya ha demostrado en U-571 o Breakdown ser un director efectivo, y lo confirma llevando a buen puerto el legado de Cameron. Merece la pena volver a ver esta versión autoparódica del mito.

Terminator: Salvation. El valle de la muerte de Skynet

terminator-salvation-john-connor-christian-bale

No hay tres sin cuatro, y para la cuarta entrega se tomó la arriesgada decisión de contar con MCG para las labores de dirección, un director que ya habia dejado claro en las dos entregas de Los Angeles de Charle, que en su cine el estilo está por encima de la narración. A eso había que sumarle la “ausencia” de Schwarzenegger, aún inmiscuido en tareas políticas. Era normal sentir miedo.

Por primera vez se nos muestra el futuro, la era de la guerra contra las máquinas. Los primeros minutos confirman lo que podíamos esperar de MCG, la película tiene un look fascinante. Se nos presenta a Marcus Wright, un reo condenado a muerto en el pasado que aparece misteriosamente en ese tiempo futuro. Tras sobrevivir a un ataque de las máquinas se encontrará con un adolescente Kyle Reese y con su hijo, un ya adulto John Connor convertido en lider de la resistencia humana en la guerra contra las máquinas.

TS-VFX-00122 A T-800 Terminator in a scene from Warner Bros. Pictures’ action/sci-fi feature “Terminator Salvation,” a Warner Bros. Pictures release. The film stars Christian Bale and Sam Worthington. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION. ALL RIGHTS RESERVED.

 

El tono informal de Terminator 3 desaparece y es sustituido por uno mucho más serio. MCG intenta dar nuevos aires a la franquicia creando un retrofuturo que tiene mucho de Mad Max.

A pesar de estar en el futuro, se nos cuentan hechos anteriores a la primera entrega de Terminator. El T-800 está aún en la cadena de montaje, y predominan Terminators más rudimentarios, como el T-600, una versión más grande y más torpe, o los gigantescos Harvester, encargados de recolectar humanos para el campo de concentración de Skynet.

terminator_salvation-harvester-giant-terminator

Las escenas de acción están al nivel de lo que se puede esperar de un episodio de esta saga. Las explosiones no son digitales, y eso se nota. Tanto la escena inicial del helicóptero como el ataque del Harvester y la posterior persecución de mototerminators son de altura, si bien echo en falta la sensación letal que tenían las máquinas en los capítulos anteriores. En esta ocasión no parecen tan duras de matar.

terminator-salvation-mototerminator

TS-FP-00155r (L-r) CHRISTIAN BALE stars as John Connor and SAM WORTHINGTON stars as Marcus Wright in Warner Bros. PicturesÕ action/sci-fi feature ÒTerminator Salvation,Ó a Warner Bros. Pictures release. PHOTOGRAPHS TO BE USED SOLELY FOR ADVERTISING, PROMOTION, PUBLICITY OR REVIEWS OF THIS SPECIFIC MOTION PICTURE AND TO REMAIN THE PROPERTY OF THE STUDIO. NOT FOR SALE OR REDISTRIBUTION. ALL RIGHTS RESERVED.

Quizá es la parte dramática es el punto debil del filme. Cuesta empatizar con los personajes, unos personajes demasiado estereotipados. Incluso John Connor, interpretado por Christian Bale, parece una máquina. Me parece un error el papel florero otorgado a la Kate Connor que interpreta esta vez Bryce Dallas Howard y que tan bien había funcionado en la tercera entrega.

A pesar de estos defectos estamos ante una entrega satisfactoria. Una gran creación de universo que no ha ido a más porque la taquilla no fue la esperada, pero que merece la pena recuperar. Una pena que Terminator: Génesis haya decidido prescindir de estos capítulos, que sin ser Cameron aportaron más mitología a una saga imprescindible. Somos tan de la resistencia como de Skynet. Larga vida a la saga Terminator.

Her es en realidad una precuela de Terminator

Herminator

Her, la película que obtuvo el premio al mejor guión en la pasada edición de los Oscars, es en realidad una precuela de Terminator. Esta afirmación puede parecer descabellada, pero os contamos todos los antecedentes que han desembocado finalmente en la cinta que se estrenó el pasado 21 de febrero.

Annapurna Pictures compró en 2011 los derechos para realizar tres entregas más de Terminator por una cantidad cercana a los 20 millones de dólares. Una vez descartado el director MGC (Terminator Salvation), Annapurna pictures llamó a Spike Jonze, quien muy interesado en el proyecto decidió comenzar a escribir el guión, con “ideas revolucionarias” para la franquicia bajo el título de Herminator.

Cuando la gente de Paramount (productora asociada), leyó el guión, vieron que se había excluido completamente la figura de Arnold Schwarzenegger. Inmediatamente el estudio impuso a Jonze la condición de incluir al actor austriaco dentro de la película. El director y guionista se negó y tras varios tiras y afloja fue apartado de la película en favor del guión de Patrick Lussier y Laeta Kalogridis, más convencional y primando la acción sobre el argumento.

Fue entonces cuando Annapurna pictures vio la luz y decidió hacer una cinta al margen de la saga conservando el guión de Jonze. El director, muy interesado en su idea, aceptó rapidamente. De modo que Annapurna decidió seguir implicada en la producción de Terminator, junto a Skydance productions y Paramount Pictures, mientras hacía Herminator.

Por supuesto, hubo que retocar ligeramente el guión, aunque la esencia es la misma. Jonze decidió prescindir de lo que cuentan Terminator 3 y Terminator: Salvation para desarrollar su película. En ella, Theodore, un complejo hombre que trabaja escribiendo cartas, compra un Sistema operativo con el nombre de Samantha, del que se acaba enamorando. Originalmente ese sistema operativo estaba fabricado por una filial de Ciberdyne Systems, el laboratorio que creó Skynet. En la versión inicial, el fracaso amoroso de Theodore y Samantha y la ira posterior de esta provocaba la rebelión de las máquinas. En esta versión de Herminator, que finalmente pasó a llamarse Her, la rebelión es sustituida por una reconciliación entre ambos, pero la primera mitad de lo que hubiese sido Herminator puede verse practicamente íntegro en Her.

Looper: El chico del maíz

Rian Johnson ha creado una de esas películas que al salir del cine te hacen pensar “¿Cómo c… se le habrá ocurrido?. Ponle un maizal al director del estado de Maryland y el hará el resto. Tras su debut con Brick se podía intuir que estábamos ante un gran director. Looper, la mejor película de ciencia ficción de los últimos años, lo confirma.

Y es que su última película bebe de muchas fuentes para crear su propia personalidad. Tiene algo del cine de Nolan, concretamente de Origen y Memento, pero sobre todo, tiene mucho de Terminator. De hecho sus guiños son constantes. La madre coraje de este Looper se llama Sarah, en claro vínculo con la que lleva de apellido Connor. La búsqueda de Willis recuerda mucho al primer viaje de Schwarzenegger, tirando de listín para matar a nada menos que John Connor, el lider de la resistencia futura. La animación del manga Akira también recorrerá nuestra cabeza.

Pero no, no estamos ante un plagio o perversión de ninguna de las anteriores. Looper avanza en todo momento bajo sus propios pasos y marcando su propio ritmo. La trama de desarrolla en un futuro decadente donde los Loopers son asesinos a sueldo que liquidan los cuerpos que les son enviados desde el futuro. Uno de ellos es Joseph Gordon Levitt, sin duda el actor del momento. Sin hacer mucho ruido se ha colado en 500 días juntos, Origen o El caballero oscuro: La leyenda renace, tres de las grandes referencias del manual cinéfilo actual.

Bruce Willis hace de Bruce Willis para la ocasión demostrando una vez más que no sólo es el Action hero que siempre fue. Emily Blunt le da mucha fuerza a su personaje principal, y Jeff Daniels cumple con creces en su papel de mafioso del futuro.

Rian Johnson no solo consigue que abramos la boca en alguno de sus golpes de ingenio, también ha aplicado a la película la capacidad de emocionar. Toda esa acción y sensibilidad desemboca en un espectacular final que al que escribe estas líneas le puso la piel de gallina. Creo que realmente no lloré por vergüenza, pero vosotros no os corteis.

En definitiva, Looper es un entretenimiento de altura que puede pasar a la historia del género. Para terminar una sugerencia… Productores americanos, pongan lingotes de plata sobre la mesa, Rian Johnson debe dirigir la próxima entrega de Terminator.

Calidad de la leche: Excelente. Esta leche viaja continuamente en el tiempo. Lleva tres días en la nevera y aún parece que está recien ordeñada.