Archivo de la etiqueta: terror sobrenatural

Múltiple: El niño de ‘El sexto sentido’ deja de ver a Shyamalan

vacometro3

M. Night Shymalan ha vuelto para confirmar que lo que vimos en La Visita no fue un espejismo. El ‘Isabel Gemio’ hindú, ha regresado de entre los muertos con Múltiple.

En esta ocasión, el director lleva a las últimas consecuencias dos subgéneros del thriller: El psicológico y el sobrenatural. En Múltiple, un hombre con severo trastorno de personalidad secuestra a tres jóvenes. Las chicas pronto se darán cuenta de que su captor está muy lejos de ser un delincuente al uso.

La película es un gran estudio de traumas severos. La mezcla de thriller, terror, drama y acción funciona como en los días gloriosos del director de El sexto sentido, El Bosque, El protegido o Señales. Prueba de ello son las tres semanas consecutivas que el filme lleva liderando el ranking USA. Con la calidad también vuelve el público.

anya-taylor-joy-multiple-chica

En el aspecto interpretativo asistimos a un duelo de primer nivel, el que enfrenta a Anya Taylor Joy (La bruja) y James McAvoy. La joven intérprete encarna a la perfección el resultado de una infancia difícil, mientras que el actor británico acierta en uno de esos papeles que permiten lucirse. McAvoy más desatado que nunca dando vida a los habitantes inciertos del antagonista. Un enemigo de primer nivel. También destaca la veterana Betty Buckley, que da vida a la doctora Karen Fletcher, un personaje que recuerda al doctor Loomis de La noche de Halloween.

En definitiva, una película que entusiasmará a los adeptos del director, y que entretendrá a la gran mayoría de la audiencia. Un título que deja con ganas de más.

ANÁLISIS EN SPOILER (Si no la has visto ni se te ocurra leer esto. Te arrepentirás toda tu puta vida)

multiple-james-mcavoy-senora-patricia

El nacimiento de la falsecuela

Shyamalan es un género en si mismo, y la conclusión de la película no hace más que confirmar esta afirmación. Tras el rótulo final, suenan unos acordes que nos resultan familiares. ¿Esto no es la banda sonora de El protegido? Habréis recordado muchos. Y allí está él, al final de la barra, David Dunn (Bruce Willis), revelando que todo lo visto hasta ese momento no era otra cosa que la presentación del archienemigo de la película que Shyamalan había dirigido 15 años antes. Pelos como escarpias. El director ha vuelto a dar en el clavo con un giro histórico. Ahora solo falta poner fecha al duelo de titanes que enfrentará a David Dunn y La horda. Un héroe que no puede sufrir dolor y un enemigo que castiga a las personas que no han sufrido. Épico. Los actores están por la labor.

Y el cabrón de M. Night Shyamalan se la saca diciendo que ya dio la pista en el poster. Los posters de El protegido y múltiple… ¡Encajan!

posters-el-protegido-multiple

 

Regresión: El legado del hombre del saco

vacometro2

Soy muy de Amenabar, uno de los cineastas que me hizo cinéfilo en plena adolescencia gracias a dos películas: Tesis y Abre los ojos. Más tarde disfruté con Los Otros, pero menos de lo que he disfrutado revisionándola, quizá porque en esos días El sexto sentido me pilló demasiado cercana en el tiempo. Desde esos tres primeros filmes el director no me ha vuelto a emocionar. Tras ver el trailer de Regresión recuperé la esperanza de volver a encontrar al genio de aquellos días, esperanzas que se han desvanecido a la salida del cine. Reconozco que me entusiasma la idea y el sentido de su última película. ¿La pena? La ejecución.

La acción se desarrolla en un pueblo de Minessota. Un policía intenta resolver un caso de abusos a una menor ayudado por un psicólogo, que aplica terapias de regresión en los interrogatorios. Tirando del hilo los investigadores se encontrarán con una trama de tintes satanistas.

Argumento totalmente de mi gusto. El problema es que a Amenabar se le cala el coche y tarda más de una hora en arrancarlo. Hasta entonces todo es demasiado gris y acartonado, interpretaciones incluidas. Ni Hawke ni Watson ni Thewlis aparecen en su mejor versión. En buena parte por culpa del guión. La relación Hawke-Watson es increible, y no en el sentido “GUAUUU”, si no en el de “No se la cree ni Cristo”. Y esto no es lo peor del guión de Amenabar, que parece en sus primeros minutos el relleno de un disco. Una auténtica cara B de su filmografía.

Por suerte a la salida del cine el sabor de boca no es tan malo. La película gana cuando Amenabar explica (y re-explica) lo que de verdad nos quería contar, de largo lo más interesante del filme. En este caso no es lo bueno el Qué ni el Cómo, si no el Por qué. Lo explico más adelante, en el apartado *Spoiler.

regresion-poster-emma-watson

Esperamos que el director nacido en Chile no se obsesione en exceso con esta película fallida y pueda afrontar un nuevo proyecto sin la sombra de la derrota. Esto que parece simple se antoja básico para volver a realizar una obra trascendente.

*Spoiler (Si no has visto la película mejor pasa de este párrafo)

Se nos habla del origen de nuestros miedos. De como todo lo que tenemos al alcance puede sugestionarnos. Del cine a los libros, pasando por cuarto milenio o las historias de terror de los campamentos. Si nadie nos hubiera contado la historia de la chica de la curva jamás nos parecería verla en ese trayecto nocturno. Si no nos hablaran de muertos vivientes no nos daría mal rollo un cementerio. Y lo hace poniendo el caso real de las regresiones.

influencias-regresion

Amenabar hace un guiño de cinefilia al desvelar el misterio, concretamente a El exorcista y El resplandor. Esa cara blanca tan de los flashes de la película de Friedkin y esa sangre bajo la puerta tan “ascensores del hotel Overlook”. Lástima que estos destellos solo sean eso.

 

 

 

Horns: Crepúsculo cambia colmillos por cuernos

vacometro2

No es nada nuevo en este blog afirmar que nos encanta Alexandre Aja. Nos dejamos conquistar en su dia por Alta tensión, y aunque puede que el resto de su filmografía no esté a la altura, su marcha a Hollywood nos ha dejado varias películas disfrutables. Es el caso del remake de Las colinas tienen ojos o Piraña 3D. En este ocasión adapta la novela homónima de Joe Hill con Daniel Radcliffe como protagonista.

Horns, su última película, es víctima de la indefinición. Comienza como Perdida de Fincher, con un joven acusado del asesinato de su novia, pero enseguida aparece el elemento satánico en forma de cuernos.  ¿Necesario? Tengo mis dudas. Despojada de él, Horns es simple y llanamente un culebrón.

Aja se empeña en darle al conjunto un toque de solemnidad, cuando realmente es en el gamberrismo donde ha encontrado la gasolina para que sus anteriores trabajos arrancaran. Lo mismo le ocurría a su Mirrors (Reflejos), que despojada de esa rebeldía acababa resultando una peli de terror para la sobremesa. Quizá haya sido el querer llegar a un público más amplio que el de jóvenes con ganas de gritar, y echarse unas risas. Y ahí el error, salvo por algún detalle gore estamos ante una película “so sweet”, que intenta abarcar demasiado y acaba por prescindir de personalidad. A grandes rasgos, la historia de Ig y su amada no está demasiado lejos de los Cullen.

radcliffe-espejo-cuerno-horns

radcliffe-horns-cuernos

Tampoco Radcliffe consigue brillar en el que parecía el papel definitivo para quemar en el infierno a Harry Potter. El ex mago parece destinado a llevar una carrera similar a la del ex Frodo Elijah Wood. Más acertados están secundarios como Max Minghella, David Morse o Heather Graham, nadie mejor que ella para dar vida a la eterna camarera americana.

heather-graham-horns-cuernos

Por último, su gran pecado final es el espacio entre sus dos desenlaces. Horns se alarga innecesaramente hasta los 120 minutos cuando no da para más de 90. Su última página es más de cuento que de película, moraleja incluída. Esperamos que Alexandre Aja coja aire y vuelva al lugar en el que se encontraba, la cima del terror, una colina con ojos.

De poel (The Pool): Sirenas de agua dulce

vacometro3

Un matrimonio con dos hijos y un amigo de la pareja con una hija deciden pasar unos días de vacaciones acampando junto a un estanque. Las tensiones entre los campistas no tardarán en aflorar, y lo que parecían unos días idílicos de campamento se convertirán en una carnicería. Este es el argumento de la holandesa De Poel (The pool), la primera película de Chris W. Mitchell, que el propio director presentó en el FANT 21.

the-pool-chica-de-poel

Hay un lago, pero la película tiene bastante más que ver con El resplandor que con el Jason Voorhees cazacampistas de Crystal Lake. Dicho lago parece poseer a algunos personajes, personajes en los que la tensión ya venía de antes, por lo que no sabemos hasta que punto es un acierto la inclusión del elemento sobrenatural. Tengo la impresión de que la sangre iba a llegar al lago de todos modos.

the-pool-de-poel-estanque

the-pool-da-poel-camping

De Poel se sigue con interés, y poco más. Es disfrutable en su vertiente más retorcida, pero el guión es de hoja caduca, por lo que no va a durar muchos días en mi conciencia. Tampoco me atrevo a decir que sea una mala película, pero digamos que su historia de fantasía degrada lo que se había logrado tirando unicamente de rencillas familiares. El resultado final es un modesto cuento de horror campestre.

Lo mejor: Entretenida, rápida y ligera.

Lo peor: Toda su parte de fantasía.

The drownsman: Ahogarse en un charco

Mucho ha llovido desde que Se lo que hicisteis el último verano aprovechara el empujón de Scream para devolver el éxito en taquilla al slasher sobrenatural norteamericano. El renacimiento del terror adolescente fue fugaz, y desde entonces pocos productos de estas características se han ganado el favor del público. The drownsman es una muestra más de agotamiento, una película que ni siquiera es capaz de explotar sus virtudes.

La película, dirigida por Chad Archibald, está protagonizada por cinco amigas, que esteticamente podrían ser perfectamente las spice girls, pero que son más sosas que Ben Affleck. Una de ellas se tropieza con una botella de birra durante una fiesta y cae a un pantano. A partir de ahí, empezará a experimentar una potente hidrofobia con psicokiller incluido. Un psicokiller que aprovechará cada charco para estirar los brazos e intentar acabar con el quinteto femenino.

the-drownsman-final

the-drownsman-bañera-ataque

Con este argumento quizá no podíamos esperar una gran película, pero si una cinta enormemente divertida. Pues ni lo uno ni lo otro. Quedaba por ver si al menos ibamos a ver muertes disfrutables, pero tampoco hubo suerte en esa cuestión. Y eso que ese escenario de bañera y cloaca en la que se mueve el drownsman daba muchísimo juego.

the-drownsman-monstruo

the-drownsman-fant

the-drownsman-fant21

De lo poco que podemos agradecerle a película es de ir al grano desde el minuto uno y que su ligereza hace que resulte entretenida. Entre las influencias es notable la de Pesadilla en Elm Street. Si en el clásico de Craven la consigna era “no dormir” en esta es “No te acerques a un charco, fregadera, vaso de agua…”. Eso si, la figura de este psicokiller va más con Jason o Leatherface que con la de psicokiller colega de sagas como Elm Street o Muñeco diabólico. Por el camino encontramos guiños a Jóvenes y brujas e incluso a Star Wars.

En definitiva, una película que durará poco en mi disco duro mental, y que quizá en una tarde de domingo en la que el mando de la tele anda sin pilas y te da pereza bajar a comprar unas a los chinos, puede colar.

Lo mejor: Su poster

the-drownsman-cartel

Lo peor: Sosa en todos los aspectos