Archivo de la etiqueta: Vacaciones en el infierno

Top 5 vacuno de Mel Gibson Enfurecido

Que si escucho lo que piensan las mujeres, que si tengo una marioneta con la que hablo… No y mil veces no. Nos gusta el Mel Gibson que se alimenta de odio y venganza, el que tras una matanza solo piensa en el fin, nunca en los medios, el que no se arrepiente. Y ese subgénero tiene un nombre: Mel Gibson Enfurecido. Hemos elaborado un Top 5 vacuno con lo mejor de la mala leche Gibsoniana.

5. Rescate, de Ron Howard. USA, 1996, 121 min.

Secuestran al hijo del tio Mel, y no, como comprendereis no iba a llamar a Paco Lobatón. Mel Gibson no llama a la policia, es la policia. Así que nada mejor que ir a un plató de televisión y ofrecer dinero… ¿por el rescate? No… ¡¡Por la cabeza del secuestrador!! ¿No es genial? Lástima que visto el trailer… Vista la película.

Calidad de la leche: Lleva unos dias fuera del frigorífico…

4. Conspiración, de Richard Donner, USA 1997, 135 min.

En esta ocasión encarna a un taxisto neoyorkino que ve conspiraciones hasta en la cola del super. Sin ser una obra magna, ni mucho menos, entretiene bastante, y eso a pesar de contar con Julia Roberts en el reparto, actriz con efecto somnífero, y eso es mucho decir.

Calidad de la leche: Potable

3. Vacaciones en el infierno (Get the Gringo) de Adrian Grunberg, USA, 2011, 95 min.

Esta aventura bien podía haberse titulado Mel Gibson en México. Interesante excursión de un ladrón por una de las decadentes prisiones mexicana. El papel de gringo astuto le va como anillo al dedo.

Calidad de la leche: Buena

2. Al límite (Edge of darkness) de Martin Campbell, usa 2010, 117 min.

Película que pasó timidamente por salas y fue injustamente infravalorada. Aquí Mel encarna al agente Thomas Craven, un padre coraje que intenta resolver el asesinato de su hija. En ese descenso a los infiernos de la corrupción se verá envuelto en una conspiranoia de complicada resolución. Gibson traspasa la pantalla con una presencia extraordinaria.

Calidad de la leche: Se ve que esas vacas no han pasado hambre.

1. Payback, de Brian Helgeland, USA 1999, 90 min.

Esta remake de A quemarropa es el máximo exponente del subgénero Mel Gibson Enfurecido. En ella, el actor emprende una matanza por una deuda de un puñado de dolares, venganza que llevará hasta sus ultimas consecuencias. Filme a reivindicar con un Gibson completamente desatado, no en vano su eslogan reza “Ya se acabó lo del buen chico”. 90 minutos de altura.

Calidad de la leche: Recien ordeñada

Mel Gibson lindo y querido

Vacaciones en el infierno (Get the Gringo) de Adrian Grunberg, USA, 95 min.

He visto cosas que vosotros no creeriais… He visto a Mel Gibson apuntar con un arma a ritmo de Manu Chao. Esa es la conclusión a la que llego tras ver “Vacaciones en el infierno”, el narcocorrido del actor australiano.

Mientras los Pacino, De Niro o Hoffman se decantan por posar en la película, aparecer en los títulos de crédito e ingresar dinero en la cuenta corriente, el tio Mel sigue optando por disfrutar de la profesión. No solo protagoniza la película del debutante Adrian Grunberg, también produce y participa en la escritura del guión. Por si eso no es suficiente, también se atreve con el español, y es que digamos que es junto al inglés, el idioma cooficial del filme, por lo que se antoja obligatorio verlo en versión original. Aunque digamos que el castellano de Gibson… Aún necesita unos cuantos veranos en Salamanca al estilo Gwyneth Paltrow.

Centrémonos en la trama. A grandes rasgos se trata de un ladrón estadounidense que por circunstancias de la vida digamos, termina en una prisión de Ciudad Juarez. Se trata de un tipo de carcel que poco a nada tiene que ver con las prisiones made in USA a las que tan acostumbrados estamos. “El pueblito”, sobrenombre del penal, se acerca más a lo que sería un poblado chabolista que a una prisión al uso. Gibson intentará reconducir la situación en mitad de un vertedero controlado por las mafias.

Lo mejor de la película sucede en su primer tercio. El arranque, rodado de forma trepidante, es espectacular, y las primeras horas de Gibson en Mexico y en El Pueblito enganchan por completo. Aunque el guión flojea en su llegada al nudo, nos deja por el camino grandes momentos que no os voy a spoilear.

Mexico se convierte en un personaje más de la función. La ambientación aparece como uno de los puntos fuertes del filme. Se agradece el buen rendimiento de los secundarios, latinos o no. Como decía al principio del texto, la música aporta un toque especial. De Los fabulosos Cadillacs a Manu Chao, pasando por cumbia o Narcocorridos.

Adrian Grunberg realiza un buen trabajo, y se presenta como un director de ideas claras que sabe donde poner la cámara, aunque con un Gibson tan metido en la producción y en el guión, no sabemos hasta que punto vemos Grunberg y hasta que punto vemos Gibson. No hay que olvidar que quien fuera William Wallace gritando libertad, ha dirigido filmes de la talla de Braveheart o Apocalypto.

En definitiva, estamos ante una película, que aunque no es redonda, nos ayudará a pasar un buen rato. Llega a los cines españoles el 26 de octubre, fin de semana previo a Halloween, en el que tendrá que combatir con la esperada Argo, de Ben Affleck, y las terroríficas La cabaña del bosque, La casa muda y Silent Hill: Revelation.

Aquí podeis ver el trailer:

Calidad de la leche: Buena

No es el Borbón… Es el Bourbon

He encontrado esta curiosa imagen en la última película protagonizada por Mel Gibson, titulada Get the Gringo (Vacaciones en el infierno) y cuya acción se desarrolla en Ciudad Juarez (México). El cartel publicita una marca de Bourbon llamada SanSans, pero en Google no he encontrado nada al respecto. ¿Promo real o mensajito al Bourbon? Perdón al Borbón… No vaya a ser que me cierren el blog a los dos días de vida. Sobre Vacaciones en el infierno, cuyo estreno está previsto en España el día 26 de octubre, hablaremos más adelante.